¡Así es mi tierra!

película mexicana de 1937 dirigida por Arcady Boytler

¡Así es mi tierra! es una película de comedia mexicana de 1937 dirigida por Arcady Boytler y el ingeniero de sonido fue socio José B. Carles y protagonizada por Antonio R. Frausto, Mercedes Soler, Juan José Martínez Casado, Manuel Medel y Cantinflas.[1][2]​ Es la primera película en presentar a Cantinflas en un papel prominente (su película debut No te engañes, corazón solo presentándolo en una corta aparición) y la primera de las películas que Cantinflas hizo junto con Medel como equipo.[3]​ La dirección de arte de la película fue de José Rodríguez Granada.[4]

Argumento editar

La trama transcurre en 1916 en plena Revolución mexicana cuando un general (Antonio R. Frausto) regresa a su pueblo natal en compañía de sus tropas y de un licenciado a su pueblo, donde lo reciben con grandes fiestas. Uno de los hombres que lo felicita es «El Tejón» (Cantinflas), un peón que adula al general.

El general se interesa por la joven Chabela (Mercedes Soler) sin saber que ella mantiene un romance secreto con Filomeno (Juan José Martínez Casado). Mientras tanto, «El Tejón» y el bigotón Procopio (Manuel Medel), lugarteniente del general, se disputan el amor de la rancherita Chole (Margarita Cortés).

Reparto editar

Recepción editar

Los autores de Mexico: An Encyclopedia of Contemporary Culture and History argumentan que la película parodió el género cinematográfico de la comedia ranchera, diciendo: «Dada su personalidad decididamente no de macho, parece apropiado y no es coincidencia que el primer objetivo de su humor haya sido el más varonil de los géneros cinematográficos mexicanos, la comedia ranchera».[5]​ Michael Werner en su Concise Encyclopedia of Mexico reconoció en la película una «estética eisensteiniana» que Boytler incorporó a la película.[3]​ Por el contrario, en sus libros Escenas de pudor y liviandad y Los ídolos a nado: Una antología global, Carlos Monsiváis declaró que el personaje del «pelado» de Cantinflas era incompatible con el entorno rural de la película, en contraste con el entorno de la ciudad de sus películas posteriores, diciendo que «lo suyo es la nueva sensibilidad urbana».[6][7]​ En su libro Más allá de las lágrimas, Isaac León Frías recoge las críticas de Aurelio de los Reyes al limitado rodaje en exteriores de la película, en contraste con Allá en el Rancho Grande, diciendo: «Intenta captar el retorno a casa de los revolucionarios, pero el regreso es un pretexto para que la acción de la película se desarrolle "intra muros" en los sets cinematográficos. Los exteriores y los escenarios naturales ocupan un segundo lugar, lo contrario de Allá en el Rancho Grande. Se refugia en los estudios tal vez porque ahí se fabrica más cómodamente otra realidad».[8]

Referencias editar

  1. García Riera, Emilio; Macotela, Fernando (1984). La guía del cine mexicano de la pantalla grande a la televisión, 1919-1984. Editorial Patria. pp. 15, 35. ISBN 9789683900296. 
  2. Agrasánchez, Rogelio (2001). Carteles de la Época de Oro, 1936-1956. Chronicle Books. p. 1930. ISBN 9780811830584. 
  3. a b Werner, Michael (2015). Concise Encyclopedia of Mexico (en inglés). Routledge. p. 489. ISBN 978-1-135-97370-4. 
  4. Criollo L., Raúl Alberto (1998). Tendencias del cine mexicano de los años 30. CONACULTA. p. 81. 
  5. Coerver, Don M.; Pasztor, Suzanne B.; Buffington, Robert (2004). Mexico: An Encyclopedia of Contemporary Culture and History (en inglés). ABC-CLIO. p. 59. ISBN 1-576071-32-4. 
  6. Monsiváis, Carlos (2016). Escenas de pudor y liviandad. Penguin Random House Grupo Editorial México. p. 87–88. ISBN 9786073148245. 
  7. Monsiváis, Carlos (2011). Los ídolos a nado: Una antología global. Penguin Random House Grupo Editorial España. p. 92. ISBN 9788499920580. 
  8. León Frías, Isaac (2019). Más allá de las lágrimas: Espacios habitables en el cine clásico de México y Argentina. Fondo Editorial Universidad de Lima. p. 266. ISBN 978-9972-45-486-8. 

Enlaces externos editar