Grasas saturadas

(Redirigido desde «Ácido graso saturado»)

Los ácidos grasos saturados (también, grasas saturadas) son ácidos carboxílicos de cadena larga sin dobles enlaces entre sus átomos de carbono.[1]​ Se encuentran presentes en los lípidos, raramente libres, y casi siempre esterificando al glicerol (eventualmente a otros alcoholes). Son generalmente de cadena lineal y tienen un número par de átomos de carbono.[2]​ La razón de esto es que en el metabolismo de los eucariotas, las cadenas de ácido graso se sintetizan y se degradan mediante la adición o eliminación de unidades de acetato.[3]​ Hay excepciones, ya que se encuentran ácidos grasos de número impar de átomos de carbono en la leche y grasa de los rumiantes, procedentes del metabolismo bacteriano del rúmen, y también en algunos lípidos vegetales, que no se utilizan comúnmente para la obtención de aceites. De los ácidos grasos saturados cabe destacar que se diferencian de los insaturados en que todos los enlaces entre dos átomos de carbono son sencillos, mientras que en los ácidos grasos insaturados aparecen dobles enlaces.[4]

Las grasas de la mantequilla están formados por ácidos grasos saturados.

Tienen la cadena hidrocarbonada repleta de hidrógenos, por lo que todos los enlaces entre sus átomos de carbono son simples, sin ningún doble enlace, lo que se traduce en una estructura rectilínea de la molécula. Los ácidos grasos saturados son más comunes en los animales. Tienen un punto de fusión más elevado que sus homólogos insaturados por lo que son sólidos a temperatura ambiente.[5]

La mayoría de las grasas animales están saturadas. Las grasas de las plantas y del pescado son generalmente insaturadas.[6]​ Varios alimentos contienen diferentes proporciones de grasas saturadas e insaturadas. Muchos alimentos procesados, como los alimentos fritos en aceite hidrogenado y las salchichas, tienen un alto contenido de grasas saturadas. Algunos productos horneados comprados en tiendas también, especialmente aquellos que contienen aceites parcialmente hidrogenados.[7][8][9]​ Otros ejemplos de alimentos que contienen una alta proporción de grasas saturadas y colesterol incluyen productos de grasas animales como manteca de cerdo o schmaltz, carnes grasas y productos lácteos elaborados con leche entera o reducida en grasa como yogur, helado, queso y mantequilla.[10]​ Ciertos productos vegetales tienen un alto contenido de grasas saturadas, como el aceite de coco y el de almendra de palma.

Las grasas saturadas, un tipo de lípidos, son triglicéridos formados por tres moléculas de ácidos grasos saturados y una molécula de glicerol.[11]

Las pautas publicadas por muchas organizaciones médicas, incluida la OMS, han abogado por la reducción de la ingesta de grasas saturadas para promover la salud y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Muchos artículos de revisión también recomiendan una dieta baja en grasas saturadas para reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares, [12]diabetes o muerte.

Grasa saturada de alimentos comunesEditar

 
Representación bidimensional del ácido mirístico.
 
Representación tridimensional del ácido mirístico.
Perfil de grasa saturada de alimentos comunes; ácidos grasos esterificados como porcentaje de grasa total [13]
Comida Ácido láurico Ácido mirístico Ácido palmítico Ácido esteárico
Aceite de coco 47% 18% 9% 3%
Aceite de palma 48% 1% 44% 5%
Mantequilla 3% 11% 29% 13%
Carne de vaca picada 0% 4% 26% 15%
Salmón 0% 1% 29% 3%
Huevo, yemas 0% 0.3% 27% 10%
Anacardos 2% 1% 10% 7%
Aceite de soja 0% 0% 11% 4%

Grasas saturadas y salud en humanosEditar

Las grasas saturadas, se utilizan, entre otros, como fuente de energía, componentes básicos para elementos estructurales, para la modificación de proteínas y para la regulación de la transcripción de genes. El tejido adiposo y el hígado poseen la capacidad de sintetizar y almacenar grasas saturadas de novo, particularmente palmitato, a partir de precursores polares, en particular glucosa. La glándula mamaria posee los medios para producir grasas saturadas específicas, como los ácidos mirístico y láurico. Los carbohidratos complejos, como la fibra dietética, son metabolizados por la microbiota del colon y luego fermentados a ácidos grasos de cadena corta, principalmente acetato, propionato y butirato.[14]

Los efectos de las diferentes grasas saturadas sobre el organismo humano son muy variables. Por ejemplo, el ácido butírico, un ácido graso saturado de cadena corta, ha sido considerado "extremadamente beneficioso" para la salud por sus efectos antiinflamatorios y preventivos del cáncer; los ácidos caprílico, cáprico y láurico tienen propiedades antibacterianas, antivirales y anticándida; por su parte, el ácido palmítico juega un papel esencial en numerosos procesos patológicos como molécula de señal intracelular.[15][16]

Asociación con enfermedadesEditar

Enfermedades cardiovascularesEditar

El efecto de las grasas saturadas en las enfermedades del corazón ha sido ampliamente estudiado.[17]​ Estudios han determinado relaciones fuertes, consistentes y graduadas entre la ingesta de grasas saturadas, los niveles de colesterol en la sangre y las enfermedades cardiovasculares;[18]​ las relaciones se han aceptado como causales.[18][19][20][14]​ El concepto de que las grasas, especialmente las saturadas, (así como el colesterol de la dieta) aumentan el colesterol de lipoproteínas de baja densidad en sangre y, por tanto, el riesgo de enfermedad cardiovascular, ha sido acuñado como la "hipótesis lipídica de la enfermedad cardiovascular".[14]

No obstante, existen estudios clínicos que muestran que la mortalidad global y debida a eventos cardiovasculares no disminuye como resultado de la reducción del consumo de grasas saturadas. Datos estadísticos de 41 países europeos muestran que un mayor consumo de grasas saturadas se asocia con una cantidad considerablemente menor de enfermedades cardíacas. Más de 25 estudios han demostrado que los pacientes con enfermedad coronaria no consumen más grasas saturadas que las personas sin esta enfermedad.[15][21]

En ese contexto, muchas autoridades sanitarias, como la Academia de Nutrición y Dietética,[22]​ la Asociación Dietética Británica,[23]​ la Asociación Estadounidense del Corazón,[18]​ la Federación Mundial del Corazón,[24]​ el Servicio Nacional de Salud Británico,[25]​ entre otros,[26][27]​ advierten que las grasas saturadas son un factor de riesgo en las enfermedades cardiovasculares. En 2020, la Organización Mundial de la Salud recomendó reducir la ingesta dietética de grasas saturadas a menos del 10 % del consumo total de energía y aumentar la ingesta de grasas no saturadas.[28]​ Existe evidencia de calidad moderada de que reducir la proporción de grasas saturadas en la dieta y reemplazarlas con grasas insaturadas o carbohidratos durante un período de al menos dos años conduce a una reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular.[17]​ Una revisión de 2021 encontró que las dietas altas en grasas saturadas se asociaron con una mayor mortalidad por todas las causas y enfermedades cardiovasculares.[29]

En 2019, el Comité Asesor Científico sobre Nutrición (SACN) del Reino Unido publicó el informe "Grasas saturadas y salud" que examinó 47 revisiones sistemáticas y metanálisis. Su informe concluyó que un mayor consumo de grasas saturadas está relacionado con un aumento del colesterol en la sangre y un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.[30][31]

DislipidemiaEditar

El consumo de grasas saturadas generalmente se considera un factor de riesgo para la dislipidemia, que a su vez es un factor de riesgo para algunos tipos de enfermedades cardiovasculares.[32][33][34][35][36]

Los niveles anormales de lípidos en la sangre, es decir, colesterol total alto, niveles altos de triglicéridos, niveles altos de lipoproteínas de baja densidad (LDL, colesterol "malo") o niveles bajos de lipoproteína de alta densidad (HDL, colesterol "bueno") están asociados con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.[37]

CáncerEditar

Un metanálisis publicado en 2003 encontró una relación significativamente positiva tanto en estudios de control como de cohortes entre las grasas saturadas y el cáncer de mama.[38]​ Sin embargo, dos revisiones posteriores han encontrado asociaciones débiles o insignificantes entre su consumo y el riesgo de cáncer de mama,[39][40]​ y señalan la prevalencia de factores de confusión.[39]

Los metanálisis de estudios clínicos encontraron evidencia de un mayor riesgo de cáncer de ovario por un alto consumo de grasas saturadas.[41]

Una revisión encontró evidencia limitada de una relación positiva entre el consumo de grasa animal y la incidencia de cáncer colorrectal.[42]

Algunos investigadores han indicado que el ácido mirístico sérico,[43]​ el ácido palmítico[44]​ y los ácidos grasos saturados mirísticos[45]​ y palmíticos dietéticos y el palmítico sérico combinado con suplementos de alfa-tocoferol[43]​ están asociados con un aumento en el riesgo de cáncer de próstata de forma dependiente de la dosis. Sin embargo, estas asociaciones pueden reflejar diferencias en la ingesta o el metabolismo de estos ácidos grasos entre los casos de precáncer y los controles, en lugar de ser una causa real.[44]

ReferenciasEditar

  1. Fundamentos de alimentación saludable. Universidad de Antioquia. 2006. ISBN 9789586559904. Consultado el 28 de enero de 2018. 
  2. Macarulla, José M.; Marino, Aída (1994). Cuestiones sobre biomoléculas. Reverte. ISBN 9788429173420. Consultado el 28 de enero de 2018. 
  3. Yúfera, Eduardo Primo (1995). Química orgánica básica y aplicada: de la molécula a la industria. Reverte. ISBN 9788429179545. Consultado el 28 de enero de 2018. 
  4. Ácido graso insaturado. Consultado el 30 de noviembre de 2022. 
  5. Fundación del corazón: Grasas. Consultado el 30 de noviembre de 2022. 
  6. Reece, Jane; Campbell, Neil (2002). Biology. San Francisco: Benjamin Cummings. pp. 69–70. ISBN 978-0-8053-6624-2. 
  7. «Saturated fats». American Heart Association. 2014. Consultado el 1 de marzo de 2014. 
  8. «Top food sources of saturated fat in the US». Harvard University School of Public Health. 2014. Consultado el 1 de marzo de 2014. 
  9. «Saturated, Unsaturated, and Trans Fats». choosemyplate.gov. 2020. 
  10. «Saturated Fat». American Heart Association. 2020. 
  11. Baker, Arnie (11 de enero de 2002). Medicina del ciclismo. Editorial Paidotribo. ISBN 9788480195867. Consultado el 28 de enero de 2018. 
  12. «Reduction in saturated fat intake for cardiovascular disease». The Cochrane Database of Systematic Reviews 6 (6): CD011737. June 2015. PMID 26068959. doi:10.1002/14651858.CD011737. 
  13. «USDA Base de Datos Nacional de Nutrientes para Referencia Estándar, Publicación 20». Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. 2007. Archivado desde el original el 14 de abril de 2016. 
  14. a b c Ruiz-Núñez, Begoña; Dijck-Brouwer, D. A. Janneke; Muskiet, Frits A. J. (1 de octubre de 2016). «The relation of saturated fatty acids with low-grade inflammation and cardiovascular disease». The Journal of Nutritional Biochemistry (en inglés) 36: 1-20. ISSN 0955-2863. doi:10.1016/j.jnutbio.2015.12.007. Consultado el 26 de abril de 2022. 
  15. a b Waehler, Reinhard (27 de mayo de 2021). «Fatty acids: facts vs. fiction». International Journal for Vitamin and Nutrition Research: 1-21. ISSN 0300-9831. doi:10.1024/0300-9831/a000713. Consultado el 26 de abril de 2022. 
  16. Rodríguez-Alcalá, Luis M.; Castro-Gómez, M. Pilar; Pimentel, Lígia L.; Fontecha, Javier (15 de noviembre de 2017). «Milk fat components with potential anticancer activity—a review». Bioscience Reports 37 (6): BSR20170705. ISSN 0144-8463. doi:10.1042/BSR20170705. Consultado el 26 de abril de 2022. 
  17. a b Hooper, Lee; Martin, Nicole; Jimoh, Oluseyi F.; Kirk, Christian; Foster, Eve; Abdelhamid, Asmaa S. (21 de agosto de 2020). «Reduction in saturated fat intake for cardiovascular disease». The Cochrane Database of Systematic Reviews 8: CD011737. PMC 8092457. PMID 32827219. doi:10.1002/14651858.CD011737.pub3. 
  18. a b c «Dietary Fats and Cardiovascular Disease: A Presidential Advisory From the American Heart Association». Circulation 136 (3): e1-e23. julio de 2017. PMID 28620111. doi:10.1161/CIR.0000000000000510. 
  19. «European guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice: executive summary». European Heart Journal 28 (19): 2375-2414. 2007. PMID 17726041. doi:10.1093/eurheartj/ehm316. 
  20. Labarthe, Darwin (2011). «Chapter 17 What Causes Cardiovascular Diseases?». Epidemiology and prevention of cardiovascular disease: a global challenge (2nd edición). Jones and Bartlett Publishers. ISBN 978-0-7637-4689-6. 
  21. Colin, Casey R.; Kattelmann, Kendra K. (October/December 2019). «Restricting Saturated Fat May Not Be Required to Reduce Risk of Cardiovascular Disease: A Narrative Review». Topics in Clinical Nutrition (en inglés estadounidense) 34 (4): 315-332. ISSN 0883-5691. doi:10.1097/TIN.0000000000000184. Consultado el 26 de abril de 2022. 
  22. «Position of the American Dietetic Association and Dietitians of Canada: Dietary Fatty Acids». Journal of the American Dietetic Association 107 (9): 1599–1611 [1603]. septiembre de 2007. PMID 17936958. doi:10.1016/j.jada.2007.07.024. 
  23. «Food Fact Sheet - Cholesterol». British Dietetic Association. Consultado el 3 de mayo de 2012. 
  24. «Cardiovascular Disease Risk Factors». World Heart Federation. 30 de mayo de 2017. Archivado desde el original el 10 de mayo de 2012. Consultado el 3 de mayo de 2012. 
  25. «Lower your cholesterol». National Health Service. Consultado el 3 de mayo de 2012. 
  26. «Nutrition Facts at a Glance – Nutrients: Saturated Fat». Food and Drug Administration. 22 de diciembre de 2009. Consultado el 3 de mayo de 2012. 
  27. «Scientific Opinion on Dietary Reference Values for fats, including saturated fatty acids, polyunsaturated fatty acids, monounsaturated fatty acids, trans fatty acids, and cholesterol». European Food Safety Authority. 25 de marzo de 2010. Consultado el 3 de mayo de 2012. 
  28. «Healthy diet: key facts». World Health Organization. 29 de abril de 2020. Consultado el 6 de julio de 2021. 
  29. Kim Y, Youjin J, Giovannucii EL (2021). «Association between dietary fat intake and mortality from all-causes, cardiovascular disease, and cancer: A systematic review and meta-analysis of prospective cohort studies». Clinical Nutrition 40 (3): 1060-1070. PMID 32723506. doi:10.1016/j.clnu.2020.07.007. 
  30. "Saturated Fats and Health". Scientific Advisory Committee on Nutrition (SACN). Consultado el 26 de julio de 2021.
  31. "SACN's 'Saturated fats and health' Report". The Nutrition Society. Consultado el 24 de octubre de 2021.
  32. Faculty of Public Health of the Royal Colleges of Physicians of the United Kingdom. «Position Statement on Fat». Consultado el 25 de enero de 2011. 
  33. Report of a Joint WHO/FAO Expert Consultation (2003). «Diet, Nutrition and the Prevention of Chronic Diseases». World Health Organization. Archivado desde el original el 4 de abril de 2003. Consultado el 11 de marzo de 2011. 
  34. «Cholesterol». Irish Heart Foundation. Consultado el 28 de febrero de 2011. 
  35. U.S. Department of Agriculture and U.S. Department of Health and Human Services (diciembre de 2010). Dietary Guidelines for Americans, 2010 (7th edición). Washington, DC: U.S. Government Printing Office. 
  36. Cannon, Christopher; O'Gara, Patrick (2007). Critical Pathways in Cardiovascular Medicine (2nd edición). Lippincott Williams & Wilkins. p. 243. ISBN 9780781794398. 
  37. «Cardiovascular Disease Risk Factors». World Heart Federation. 30 de mayo de 2017. Archivado desde el original el 10 de mayo de 2012. Consultado el 3 de mayo de 2012. 
  38. «Dietary fat and breast cancer risk revisited: a meta-analysis of the published literature». British Journal of Cancer 89 (9): 1672-1685. noviembre de 2003. PMC 2394401. PMID 14583769. doi:10.1038/sj.bjc.6601314. 
  39. a b «Nutrition and primary prevention of breast cancer: foods, nutrients and breast cancer risk.». European Journal of Obstetrics, Gynecology, and Reproductive Biology 123 (2): 139-149. 1 de diciembre de 2005. PMID 16316809. doi:10.1016/j.ejogrb.2005.05.011. 
  40. «Impact of diet on breast cancer risk.». Current Opinion in Obstetrics and Gynecology 21 (1): 80-85. febrero de 2009. PMID 19125007. doi:10.1097/GCO.0b013e32831d7f22. 
  41. «Dietary fat intake and risk of epithelial ovarian cancer: a meta-analysis of 6,689 subjects from 8 observational studies». Nutrition and Cancer 40 (2): 87-91. 2001. PMID 11962260. doi:10.1207/S15327914NC402_2. 
  42. Lin OS (2009). «Acquired risk factors for colorectal cancer». Cancer Epidemiology. Methods in Molecular Biology 472. pp. 361-72. ISBN 978-1-60327-491-3. doi:10.1007/978-1-60327-492-0_16. 
  43. a b «Fatty acids and risk of prostate cancer in a nested case-control study in male smokers». Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 12 (12): 1422-8. diciembre de 2003. PMID 14693732. 
  44. a b «Fatty acid composition of plasma phospholipids and risk of prostate cancer in a case-control analysis nested within the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition». The American Journal of Clinical Nutrition 88 (5): 1353-63. noviembre de 2008. PMID 18996872. doi:10.3945/ajcn.2008.26369. 
  45. «Dairy product, saturated fatty acid, and calcium intake and prostate cancer in a prospective cohort of Japanese men». Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 17 (4): 930-7. abril de 2008. PMID 18398033. doi:10.1158/1055-9965.EPI-07-2681. 

Enlaces externosEditar