7, Rebolling Street

7, Rebolling Street es una historieta creada por Francisco Ibáñez cuando empezó a trabajar para la Editorial Grijalbo.

7, Rebolling Street nació tras el despido de Francisco Ibáñez de la Editorial Bruguera, la cual publicaba, entre otras obras de Ibáñez “13, Rue del Percebe” y “Mortadelo y Filemón”. Con motivo de la suspensión de pagos de la Editorial Bruguera que condujo a la absorción de su fondo editorial a Ediciones B y a que muchos autores fuesen despedidos, siendo desprovistos de sus derechos sobre la publicación de sus propios personajes, ya que la editorial Bruguera registraba los personajes a su nombre y no al del autor. Ibáñez fue a parar a la Editorial Grijalbo y empezó a publicar en la revista Guai!, con dos series: Chicha, Tato y Clodoveo y 7, Rebolling Street.

Trayectoria editorialEditar

La serie se publicó en los 175 números de la revista Guai!, salvo en los números 63, 71, 73, 75 y 77, lo que da un total de 170 entregas. Además, otras cinco entregas aparecieron en la Revista Yo y Yo de la edición de 1990, en los números 5, 6, 7, 8, y 9. La serie consta, por lo tanto, de 175 entregas.

La historieta fue recopilada en los tomos "Tope Guai" números 5 11 17 y 22, que recientemente fueron recopilados en el Súper Humor n.º48 de Ediciones B el cual contiene hasta la publicación número 97, dando opción a recopilar en otro tomo las publicaciones no reeditadas.

En 1994, se reedió parcialmente en el suplemento "Mini Mundo".

CaracterísticasEditar

7, Rebolling Street tiene características similares a 13, Rue del Percebe, obra del mismo autor. Es decir, es un bloque de apartamentos, y cada viñeta es el interior de cada uno de ellos. En estas historietas aparecen elementos típicos de 13, Rue del Percebe como el ratón que maltrata al gato, la portera, etc. El propio Ibáñez la definió como "13, Rue del Percebe pero corregida y aumentada".[1]

El edificio entero ocupa dos páginas en lugar de una, como 13, Rue del Percebe, siendo su disposición más horizontal que vertical. Hay 10 apartamentos, una portería, un bar, una azotea, un banco y un taller de reparaciones. La distribución es de cuatro pisos por planta, haciendo un total de tres plantas, más la azotea. De izquierda a derecha, la distribución de los vecinos es la siguiente:

  • Planta baja
    • Esquina izquierda: Un banco llamado "Estrujenbank". Está regentado por un director algo mayor, calvo pero con las cejas blancas y prominente bigote también blanco. Suele tener dos ventanillas, una de "Pagos" y otra de "Cobros".
    • Centro izquierda: Un taller de reparaciones llamado "La Chapuza", regentado por un mecánico con un cigarro y barba de tres días, tan poco profesional como Pepe Gotera y Otilio.
    • Centro derecha: La portería, con la portera y el ascensor, que están prácticamente calcados de 13, Rue del Percebe. El ascensor suele funcionar mal o presentar extraños dispositivos. En caso contrario suele ser reemplazado por artilugios variopintos para que la gente pueda subir a los pisos superiores.
    • Esquina derecha: Una tasca llamada Churrúpez (en el toldo aparece como "Bar Churrúpez Snack"), regentado por un camarero calvo y gordo de arrugada nariz que siempre tiene un puro torcido en la boca, que suele timar a sus clientes con las bebidas.
  • Primera planta
    • Esquina izquierda: La consulta de un doctor de dudosa reputación, que atiende a personas de la forma más irreverente (en el 13, Rue del Percebe era un veterinario).
    • Centro izquierda: Una empresa en la que el jefe y sus empleados tienen numerosas desavenencias y rencillas entre ellos.
    • Centro derecha: Una pensión regentada por una mujer algo entrada en kilos, de pelo negro recogido en moño y un colmillo de la parte inferior de la mandíbula que sobresale. Suele hacer exigencias extrañas a sus huéspedes y recurrir a numerosas tretas con ellos.
    • Esquina derecha: Un tipo que intenta constantemente vender el piso, usando toda clase de artimañas. Va siempre trajeado, con sombrero y bigote negro. Suele aparecer con una carpeta de papeles bajo un brazo y una sonrisa sardónica.
  • Segunda planta
    • Esquina izquierda: Un científico loco que realiza experimentos con animales y con personas, con resultados de lo más chocante.
    • Centro izquierda: Una anciana amante de los animales, que suele tener roces o llevarse sorpresas con ellos. Preferentemente suele adoptar perros, pero también se han visto gatos, aves como buitres o canarios y hasta focas y pulpos.
    • Centro derecha: Una chica rubia, algo oronda, buscando esposo una y otra vez (en un claro guiño a Ofelia, que busca infructuosamente llamar la atención de Mortadelo). Por su piso aparecen toda clase de hombres, algunos muy peculiares.
    • Esquina derecha: Un ladrón y su novia, envueltos en robos a cual más estrafalario.
  • Tercera y última planta
    • Azotea: Ocupa dos pisos completos (esquina izquierda y centro izquierda). Por ella deambulan toda clase de personajes y situaciones. Frecuentemente aparecen dos mujeres discutiendo mientras una tiende la colada.
    • Centro derecha: Es el ático. En principio vivían unos hippys, desahuciados por el casero de su piso en la tira 142 por no pagar el alquiler y sustituidos después por un hombre comilón con nariz de cerdo, llamado Tragoncio, que siempre aparece comiendo alimentos excesivamente grandes, o en situaciones al borde del canibalismo, haciendo un guiño a Otilio, personaje de Pepe Gotera y Otilio, de su autoría.
    • Esquina derecha: Es la buhardilla del edificio. En él vive un deportista de grandes gafas obsesionado con su profesión. A diferencia del resto de pisos, es el único no del todo cuadrado debido al tejado, que está ligeramente inclinado hacia la calle.
  • Elementos adicionales
    • El árbol: Aparece por detrás de la parte izquierda del edificio (es decir, por detrás del Estrujenbak, del médico y el científico loco), por lo que solo se ve la mitad de él, implicado en toda clase de situaciones.
    • El rascacielos al fondo: A diferencia del 13, Rue del Percebe, el Rebolling Street posee una panorámica con varios edificios en el horizonte, en la parte superior izquierda. Uno de ellos es un edificio empresarial, más alto que los edificios colindantes, donde también ocurren cosas disparatadas debido a problemas en su diseño y construcción, adoptando las formas más inverosímiles.
    • El tejado: Encima del deportista, sobre el tejado, hay un ratón que maltrata al gato (cosa que también ocurría en 13, Rue del Percebe).
    • La acera: Rodea todo el edificio y por ella caminan todo tipo de personajes y objetos. Enfrente de la portería a veces aparece un agujero de alcantarilla (igual que en 13, Rue del Percebe) por la que salen y entran constantemente todo tipo de gente.
    • La tubería: Desciende por la fachada entre los dos pisos centrales hasta la acera. Es común que por ella se escuchen conversaciones de un piso fantasma.
    • Las escaleras: Se sitúan al lado del ascensor. Y al igual que en 13, Rue del Percebe nunca se ve a nadie subiendo o bajando por ellas, siendo prácticamente un elemento más decorativo que funcional.
    • Las telarañas: Una constante en toda la obra de Ibáñez (en Mortadelo y Filemón las usaba para marcar las esquinas y dar sensación de profundidad, un rasgo que también aplica a los pisos del Rebolling). Aparecen habitualmente en el techo de las escaleras, en el segundo y tercer piso, pero también pueden verse en la buhardilla o en el ático de los hippys. En dichas telarañas aparecen una o dos arañas colgando de un hilo, ejerciendo funciones tan variadas como leer, fumar en pipa o practicando boxeo.

Desafiando las leyes físicasEditar

Una constante en 7, Rebolling Street, al igual que ocurría con Mortadelo y Filemón (sin ir más lejos, la capacidad de Mortadelo para disfrazarse de pulga o mosca, animales y hasta objetos como tanques y motos), es la anulación total de toda ley física, lo que proporciona situaciones imposibles. Algunos ejemplos claros de esto son los siguientes:

  • En una viñeta, la anciana del segundo, centro izquierda, adopta un canario gigante, del que solo se ven sus patas en el piso. Sin embargo, el resto del animal no aparece en la azotea.
  • En la azotea aparece un coche de autoescuela, y a bordo de él, un atribulado instructor que pregunta a su aprendiz cómo hicieron para llegar allí arriba.
  • El vendedor del primero, esquina derecha, ofrece su piso a un vampiro, el cual intenta ocultarse de un deslumbrante sol que se filtra por la ventana de la pared exterior, pero fuera del edificio no hay sol.
  • Un elefante volador se aparece ante un asustado hombre en la azotea, mientras otro a su lado le explica que desde que se instaló una central nuclear cercana pasan "cosas muy raras".
  • El director del Estrujenbank llama a la policía alertando sobre un robo que han sufrido, diciendo a la policía que lo reconocerán por haber perdido un zapato. Dicho zapato, puesto de pie, mediría como dos metros de alto, por lo que semejante ladrón no podría entrar en el banco.
  • En la acera detrás del Bar Churrúpez Snack aparece un hombre anuncio, cuyas piernas miden unos dos metros y medio de alto.
  • El ladrón del segundo, esquina derecha intenta colar un jet que acaba de robar por la ventana de su piso.
  • El árbol de detrás del edificio aparece con sombrero vaquero y pistola, en actitud de desenfundar, por culpa de un "abono híbrido americano" que le echaron para crecer.
  • La empresa del primero, centro derecha suele tener una puerta en su pared derecha, que da al despacho del director. Algo imposible, ya que esta puerta los comunicaría con la pensión que hay justo a su derecha.
  • Un barco estrella su proa contra la fachada izquierda del edificio, afectando al Estrujenbak y a los pisos del doctor y del científico loco.
  • De la acera detrás del Bar Churrúpez Snack surge un misil nuclear.
  • Un transeúnte despistado se pone a caminar sobre un rayo como si subiese por una escalera, sin que sea afectado por la corriente.
  • Dos tenistas juegan un partido de tenis en la fachada derecha del edificio, desafiando la ley de la gravedad.
  • Un hombre observa atónito desde la azotea una nube, dotada de varios diales y un altavoz, que emite música, mientras otro le pregunta jocoso si nunca había oído hablar de nubes radioactivas.
  • El vendedor del primero, esquina derecha justifica la presencia de un pterodáctilo (con nido y dos huevos en él) con la excusa de que el piso "lleva bastante tiempo sin alquilar".
  • Ante una señal de tráfico que indica "Arriba", un motorista asciende por la fachada derecha del edificio, para seguir luego por el aire.
  • Un paciente del doctor posee una cremallera en el vientre, debido a sus múltiples operaciones de estómago.
  • Dos viandantes observan atónitos un árbol que da misiles en vez de frutas, debido a una bala, caída hace años entre adoquines tras un atraco, que terminó por germinar.
  • El rascacielos del fondo aparece construido en zig-zag, debido a que el constructor no se dio cuenta de que los planos del edificio tenían pliegues.
  • El camarero del Bar Churrúpez observa atónito a un centauro frente a él, pidiendo que le sirva rápido ya que según dice "trae un hambre de caballo".
  • Del árbol de detrás del edificio aparecen diversos diplomas de carreras universitarias, mientras un hombre le preguntaba a otro si no había oído hablar del árbol de la sabiduría.
  • En la azotea aparece un hombre hablando por teléfono con San Pedro (el cable del auricular aparece perdiéndose en lo alto), mientras a su lado otro hombre le explica a un tercero (en actitud sorprendida) que el otro hombre "es tan bueno que tiene línea directa con los de arriba".
  • De la alcantarilla surge el dios Poseidón (con larga barba, corona y tridente) comentando confuso que otra vez ha vuelto a desorientarse.
  • Un hombre en traje de baño nada a través de las gotas de lluvia mientras comenta sorprendido no recordar otro día con una lluvia tan torrencial.
  • El médico del primero, esquina izquierda comenta a una mujer que jamás había visto un caso tan grave de sonambulismo, señalando al marido de ésta (que camina dormido por la pared de la consulta).
  • Un hombre vestido de ángel (con túnica, alas y aureola) baja por una nube con pose enfadada, mientras su mujer, cerca de él en la azotea, le pregunta sorprendida si hasta del cielo ha tenido que irse por ser incapaz de llevarse bien con nadie.
  • Un hippy es medio tragado por un hipopótamo volador, mientras otro le avisaba de que no esnifase la cocaína de la pandilla del ático, por ocasionar alucinaciones muy fuertes.
  • Un forzudo, haciendo levantamiento de pesas, separa a su vez los últimos pisos del rascacielos del fondo, mientras en una azotea cercana uno hombre le pregunta al otro si por fin se convence de que en aquel piso vive el campeón del mundo de halterofilia.

ReferenciasEditar