Abrir menú principal

Abrojo (arma)

arma
Abrojo romano (Westfälisches Museum für Archäologie, Herne, Alemania).

Un abrojo (de abre y ojo),[1]​ o miguelito en Hispanoamérica, es un arma simple formada por cuatro o más púas metálicas afiladas de unos pocos centímetros de largo, dispuestas en forma de tetraedro, de tal manera que al dejarla caer al suelo, una de las púas siempre apunta hacia arriba, mientras las otras forman la base. Se esparcen sobre el terreno, habitualmente en gran cantidad, para obstruir el avance de caballos, camellos, elefantes de guerra, carruajes o soldados de a pie. En tiempos modernos se han usado contra los neumáticos de los vehículos.

Comparte su forma y su nombre con el abrojo Tribulus terrestris (Zygophyllaceae), cuyas púas afiladas pueden dañar los pies. También se le puede comparar a la Centaurea calcitrapa, cuyo nombre latino medieval calcitrappa significa 'trampa para pies' (cf. infra).

Los antiguos romanos lo llamaron tribulus (por la planta de la misma forma) o murex ferreus (hierro puntiagudo). En latín medieval se lo conoció como calcitrappa (de donde «calcitrapa», que es el nombre de varias plantas con cabezuelas florales espinosas).

Los abrojos de hierro fueron usados en el año 348 a. C. en la batalla de Gaugamela, según Quinto Curcio Rufo.

Abrojos modernos encadenados en un control policial.

El historiador militar romano Flavio Vegecio Renato, refiriéndose a los carros de guerra en su obra De re militari, escribió:

Los carros armados usados en la guerra por Antíoco y Mitridates aterrorizaron a los romanos al principio, pero luego hicieron burla de ellos. Como un carro de este tipo no siempre encuentra terreno llano, el mínimo obstáculo lo detiene. Y si uno de los caballos resulta muerto o herido, cae en manos del enemigo. Los soldados romanos los inutilizaron con la siguiente estratagema: en el momento en que el combate comenzó, esparcieron abrojos por el campo de batalla, y los caballos que tiraban de los carros, corriendo a gran velocidad sobre ellos, fueron infaliblemente heridos. Un abrojo es un artefacto compuesto por cuatro pinchos unidos de tal forma que de cualquier manera que se lance al suelo, descansa sobre tres y presenta el cuarto hacia arriba.
Epitoma rei militaris, III, 24
Abrojo utilizado en la guerra de Vietnam.

Los escoceses usaron estos artilugios con éxito contra los ingleses en la batalla de Bannockburn en 1314 para detener a los jinetes. El clan Drummond esparció abrojos, deteniendo a la caballería inglesa en una batalla que dejó más de 4.000 soldados ingleses muertos y Eduardo II tuvo que retirarse. El uso de esta arma contribuyó decisivamente a la victoria escocesa. También fueron usados en la guerra de Vietnam, en ocasiones con las puntas untadas de veneno o excrementos para provocar la infección de las heridas.

En Japón se lo conoce como makibishi o tetsubishi.

Modernamente se han utilizado en huelgas y conflictos laborales contra las ruedas de los vehículos.

En algunos lugares, como el estado de Illinois, la tenencia de estos artilugios está considerada una falta.

Los disciplinantes en Semana Santa ponen a veces en el extremo de los azotes con los que se autoflagelan terminaciones metálicas en forma de abrojos (también llamadas tríbulos), para así agravar el daño de las heridas producidas.

MiguelitoEditar

En países como Chile, Venezuela, Uruguay, Argentina, Paraguay y otros países latinoamericanos[2]​ se conoce al abrojo como «miguelito». Su uso está destinado a penetrar y desinflar un neumático para detener el vehículo. Cuando se usa masivamente puede sabotear el transporte sobre neumáticos. También se usa para obligar a los viajeros a bajar del vehículo para asaltarlos, e incluso asesinarlos.

La pieza es robusta y de puntas afiladas y su forma varía dependiendo de su elaboración. Puede asemejar tres aristas de un cubo, ya sea de vértice común o con dos vértices aledaños. Su tamaño varía de 4 a 10 cm. Su forma implica que el miguelito siempre queda con una punta hacia arriba, rompiendo de esta manera el neumático del vehículo que lo arrolle.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «Abrojo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  2. «Fabrican clavos “Miguelito” para boicotear elecciones». La Tribuna. 12 de noviembre de 2009. Archivado desde el original el 30 de octubre de 2010. Consultado el 31 de octubre de 2010. 

Enlaces externosEditar

  •   Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre abrojos.
  • Project Gutenberg. New Discoveries at Jamestown, Site of the First Successful English Settlement in America. By John L. Cotter and J. Paul Hudson. 1957.