Abrir menú principal

Término que en 1924 propuso el filólogo Américo Castro Quesada,[1]​ así como el de importación lingüística, para sustituir la denominación préstamo lingüístico, ya que cuando un elemento de una lengua es adquirido por otra, nunca se devuelve.[2]

Notas y referenciasEditar