Adyuvante

sustancia que se añade a una vacuna para potenciar o dirigir la respuesta inmunológica frente a un antígeno

En inmunología, un adyuvante es una sustancia que aumenta o modula la respuesta inmunitaria a una vacuna.[1]​ La palabra "adyuvante" procede del latín adiuvare, que significa ayudar o auxiliar. "Un adyuvante inmunológico se define como cualquier sustancia que actúa para acelerar, prolongar o mejorar las respuestas inmunitarias ante antígenos específicos".[2]

En los primeros tiempos de la fabricación de vacunas, se suponía correctamente que las variaciones significativas en la eficacia de diferentes lotes de la misma vacuna se debían a la contaminación de los recipientes de reacción. Sin embargo, pronto se descubrió que una limpieza más escrupulosa parecía reducir la eficacia de las vacunas, y que algunos contaminantes en realidad potenciaban la respuesta inmunitaria.

Se conocen muchos adyuvantes de uso generalizado, como las sales de aluminio, los aceites y los virosomas.[3]

ResumenEditar

Los adyuvantes en inmunología se utilizan a menudo para modificar o aumentar los efectos de una vacuna, estimulando el sistema inmunitario para que responda a la vacuna con mayor vigor, y proporcionando así una mayor inmunidad a una enfermedad concreta. Los adyuvantes cumplen esta tarea imitando conjuntos específicos de moléculas evolutivamente conservadas, los llamados patrones moleculares asociados a patógenos, que incluyen liposomas, lipopolisacáridos, jaulas moleculares para antígenos, componentes de las paredes celulares bacterianas y ácidos nucleicos endocitados como el ARN de doble cadena, el ADN de cadena simple y ADN conteniendo dinucleótidos CpG no metilados.[4]​ Dado que los sistemas inmunitarios han evolucionado para reconocer estos restos antigénicos específicos, la presencia de un adyuvante junto con la vacuna puede aumentar en gran medida la respuesta inmunitaria innata al antígeno al aumentar las actividades de las células dendríticas, los linfocitos y los macrófagos imitando una infección natural.[5][6]

Algunas enfermedades provocadas por la respuesta del sistema inmune a agentes externos, como la polinosis, se ven potenciadas por la presencia de adyuvantes asociados de forma natural al alérgeno. Por ejemplo en el caso de las bacterias que se dispersan a través del aire adheridas a los granos de polen y que poseen la capacidad de estimular la sensibilización del organismo.[7]

 
El polen de Artemisia es el principal vector de endotoxinas del aire. Éstas son un adyuvante natural para la polinosis. Sólo el polen con elevado contenido bacteriano induce sensibilización inmunológica.[8]

TiposEditar

Adyuvantes inorgánicosEditar

Sales de aluminioEditar

Hay muchos adyuvantes, algunos de ellos inorgánicos, que tienen el potencial de aumentar la inmunogenicidad.[13][14]​ El alumbre fue la primera sal de aluminio que se utilizó con este fin, pero ha sido sustituido casi por completo por el hidróxido de aluminio y el fosfato de aluminio en las vacunas comerciales.[15]​ Las sales de aluminio son los adyuvantes más utilizados en las vacunas humanas. Su actividad adyuvante se describió en 1926.[16]

El mecanismo de acción exacto de las sales de aluminio sigue sin estar claro, pero se han obtenido algunos conocimientos. Se pensaba que funcionaban como sistemas de distribución, generando depósitos que atrapaban los antígenos en el lugar de la inyección, permitiendo una liberación lenta que seguía estimulando el sistema inmunitario.[17]​ Sin embargo, los estudios han demostrado que la eliminación quirúrgica de estos depósitos no tenía ningún impacto en la magnitud de la respuesta IgG1.[18]

El alumbre puede provocar que las células dendríticas y otras células inmunitarias secreten interleucina-1 beta (IL-1β), una señal inmunitaria que promueve la producción de anticuerpos. El alumbre se adhiere a la membrana plasmática de la célula y reorganiza ciertos lípidos en ella. Las células dendríticas se ponen en marcha, recogen el antígeno y se dirigen a los ganglios linfáticos, donde se adhieren a una célula T colaboradora y presumiblemente inducen una respuesta inmunitaria. Un segundo mecanismo depende de que el alumbre mate las células inmunitarias en el lugar de la inyección, aunque los investigadores no están seguros de cómo mata el alumbre a estas células. Se ha especulado que las células moribundas liberan ADN que sirve de alarma inmunitaria. Algunos estudios han descubierto que el ADN de las células moribundas hace que las células dendríticas se adhieran con más fuerza a las células T auxiliares, lo que en última instancia conduce a un aumento de la liberación de anticuerpos por parte de las células B. Sea cual sea el mecanismo, el alumbre no es un adyuvante perfecto porque no funciona con todos los antígenos (por ejemplo, la malaria y la tuberculosis).[19]

Adyuvantes orgánicosEditar

El adyuvante completo de Freund es una solución de Mycobacterium tuberculosis inactivada en aceite mineral desarrollada en 1930. No es lo suficientemente seguro para el uso humano. Una versión sin la bacteria, que es sólo aceite en agua, se conoce como adyuvante incompleto de Freund y ayuda a que las vacunas liberen antígenos durante más tiempo. A pesar de los efectos secundarios, su potencial beneficio ha dado lugar a algunos ensayos clínicos.[16]

El escualeno es un compuesto orgánico de origen natural que se utiliza en las vacunas humanas y animales. El escualeno es un aceite, formado por átomos de carbono e hidrógeno, que producen las plantas y está presente en muchos alimentos. El escualeno también es producido por el hígado como precursor del colesterol y está presente en el sebo.[20]​ El MF59 es una emulsión de aceite en agua de adyuvante de escualeno utilizada en algunas vacunas humanas. Se han administrado más de 22 millones de dosis de una vacuna con escualeno sin problemas de seguridad.[21]

El extracto vegetal QS-21 es un liposoma compuesto por saponinas vegetales de Quillaja saponaria.[22]​ Forma parte de la vacuna Shingrix aprobada en 2017.[23]

El monofosforil lípido A (MPL), una versión desintoxicada del lipopolisacárido de Salmonella minnesota, interactúa con el receptor TLR4 para mejorar la respuesta inmunitaria. También forma parte de la vacuna Shingrix.[23][16]

Respuesta inmune adaptativaEditar

Para comprender los vínculos entre la respuesta inmune innata y la respuesta inmune adaptativa, a fin de ayudar a fundamentar la función de los adyuvantes en la potenciación de las respuestas inmunes adaptativas al antígeno específico de una vacuna, deben tenerse en cuenta los siguientes puntos:

  • Las células de la respuesta inmunitaria innata, como las células dendríticas, engullen los patógenos mediante un proceso denominado fagocitosis.
  • A continuación, las células dendríticas migran a los ganglios linfáticos, donde las células T (células inmunitarias adaptativas) esperan señales que desencadenen su activación.[24]
  • En los ganglios linfáticos, las células dendríticas cortan el patógeno engullido y luego expresan los trozos del patógeno como antígeno en su superficie celular acoplándolos a un receptor especial conocido como complejo mayor de histocompatibilidad.
  • A continuación, las células T pueden reconocer estos trozos y sufrir una transformación celular que da lugar a su propia activación.[25]
  • Las células T γδ poseen características tanto de la respuesta inmune innata como de la adaptativa.
  • Los macrófagos también pueden activar las células T de forma similar (pero no lo hacen de forma natural).

Este proceso, llevado a cabo tanto por las células dendríticas como por los macrófagos, se denomina presentación de antígeno y representa un vínculo físico entre las respuestas inmunes innata y adaptativa.

Tras su activación, los mastocitos liberan heparina e histamina para aumentar el tráfico y sellar el lugar de la infección, permitiendo que las células inmunitarias de ambos sistemas limpien la zona de patógenos. Además, los mastocitos también liberan quimiocinas que provocan la quimiotaxis positiva de otras células inmunitarias, tanto de la respuesta inmune innata como de la adaptativa, hacia la zona infectada.[26][27]

Debido a la variedad de mecanismos y vínculos entre la respuesta inmune innata y la adaptativa, una respuesta inmune innata potenciada por los adyuvantes da lugar a una respuesta inmune adaptativa mejorada. En concreto, los adyuvantes pueden ejercer sus efectos de mejora inmunológica según cinco actividades inmunológicas.[28]

  • En primer lugar, los adyuvantes pueden contribuir a la translocación de los antígenos a los ganglios linfáticos, donde pueden ser reconocidos por las células T. En última instancia, esto conducirá a una mayor actividad de las células T, lo que dará lugar a una mejor depuración del patógeno en todo el organismo.
  • En segundo lugar, los adyuvantes pueden proporcionar protección física al antígeno, lo que garantiza una entrega prolongada del mismo. Esto significa que el organismo estará expuesto al antígeno durante más tiempo, lo que hace que el sistema inmunitario sea más robusto, ya que aprovecha el tiempo adicional regulando la producción de células B y T necesarias para una mayor memoria inmunológica en la respuesta inmune adaptativa.
  • En tercer lugar, los adyuvantes pueden contribuir a aumentar la capacidad de provocar reacciones locales en el lugar de la inyección (durante la vacunación), induciendo una mayor liberación de señales de peligro por parte de las células liberadoras de quimiocinas, como los linfocitos T auxiliares y los mastocitos.
  • En cuarto lugar, pueden inducir la liberación de citoquinas inflamatorias, lo que ayuda no sólo a reclutar células B y T en los lugares de infección, sino también a aumentar los eventos transcripcionales que conducen a un aumento neto de las células inmunitarias en su conjunto.
  • Por último, se cree que los adyuvantes aumentan la respuesta inmune innata al antígeno al interactuar con los receptores de reconocimiento de patrones (PRR).

Receptores de tipo TollEditar

La capacidad del sistema inmunitario de reconocer moléculas ampliamente compartidas por los patógenos se debe, en parte, a la presencia de receptores inmunitarios denominados receptores tipo Toll (TLR) que se expresan en las membranas de los leucocitos, incluidas las células dendríticas, los macrófagos, las células natural killer (NK), los linfocitos T y B, y células no inmunitarias (células epiteliales, endoteliales y fibroblastos).[29]

La unión de los ligandos -ya sea en forma de adyuvante utilizado en las vacunas, o en forma de moléculas invasoras durante los momentos de infección natural- de los TLR marca los acontecimientos moleculares clave que, en última instancia, conducen a las respuestas inmunes innatas y al desarrollo de la inmunidad adquirida específica del antígeno.[30][31]

En 2016, varios ligandos del TLR estaban en desarrollo clínico o se estaban probando en modelos animales como posibles adyuvantes.[32]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Collin, Nicolas (19 de septiembre de 2013). «Modern Vaccines/Adjuvants Formulation—Session 2 (Plenary II)». Human Vaccines & Immunotherapeutics 9 (9): 2015-2016. ISSN 2164-5515. doi:10.4161/hv.26208. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  2. Sasaki, Shin; Okuda, Kenji (2000). Lowrie, Douglas B., ed. DNA Vaccines: Methods and Protocols. Methods in Molecular Medicine™ (en inglés). Humana Press. pp. 241-249. ISBN 978-1-59259-688-1. doi:10.1385/1-59259-688-6:241. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  3. «Deciphering Immunology's Dirty Secret». The Scientist Magazine® (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2021. 
  4. Gavin, Amanda L.; Hoebe, Kasper; Duong, Bao; Ota, Takayuki; Martin, Christopher; Beutler, Bruce; Nemazee., David (22 de diciembre de 2006). «Adjuvant-enhanced antibody responses occur without Toll-like receptor signaling». Science (New York, N.Y.) 314 (5807): 1936-1938. ISSN 0036-8075. PMC 1868398. PMID 17185603. doi:10.1126/science.1135299. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  5. «Immunopharmacology of infectious diseases: Vaccine adjuvants and modulators of non-specific resistance: Edited by JEANNINE A. MAJDE. 1987. Alan R. Liss, Inc., New York. Pp. xxiii and 359.  68.00». Journal of Medical Microbiology 27 (1): 80-80. 1 de septiembre de 1988. ISSN 0022-2615. doi:10.1099/00222615-27-1-80. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  6. «Immunization schedule in India 2020». SuperBaby (en inglés estadounidense). 23 de junio de 2020. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  7. Oteros J et al. (2019). «Artemisia pollen is the main vector for airborne endotoxin». Journal of Allergy and Clinical Immunology 143 (1): 367-377. PMID 30012513. 
  8. Oteros J et al. (2019). «Artemisia pollen is the main vector for airborne endotoxin». Journal of Allergy and Clinical Immunology 143 (1): 367-377. PMID 30012513. 
  9. a b c d e f Guimarães, Luísa Eça; Baker, Britain; Perricone, Carlo; Shoenfeld, Yehuda (2015-10). «Vaccines, adjuvants and autoimmunity». Pharmacological Research 100: 190-209. ISSN 1043-6618. PMC 7129276. PMID 26275795. doi:10.1016/j.phrs.2015.08.003. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  10. «The use of propolis as vaccine's adjuvant». Vaccine (en inglés) 31 (1): 31-39. 17 de diciembre de 2012. ISSN 0264-410X. doi:10.1016/j.vaccine.2012.10.095. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  11. «PEANUT OIL USED IN A NEW VACCINE; Product Patented for Merck Said to Extend Immunity». The New York Times (en inglés estadounidense). 19 de septiembre de 1964. ISSN 0362-4331. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  12. Smith, J. W.; Fletcher, W. B.; Peters, M.; Westwood, M.; Perkins, F. J. (1975-04). «Response to influenza vaccine in adjuvant 65-4.». The Journal of Hygiene 74 (2): 251-259. ISSN 0022-1724. PMC 2130368. PMID 1054729. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  13. «The global impact of vaccines containing aluminium adjuvants». Vaccine (en inglés) 20: S24-S33. 31 de mayo de 2002. ISSN 0264-410X. doi:10.1016/S0264-410X(02)00168-8. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  14. Saunders, J.C. (1935-02). «ALUM-PRECIPITATED TOXOID». The Lancet 225 (5816): 402. ISSN 0140-6736. doi:10.1016/s0140-6736(00)57269-9. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  15. Marrack, Philippa; McKee, Amy S.; Munks, Michael W. (2009-4). «Towards an understanding of the adjuvant action of aluminium». Nature reviews. Immunology 9 (4): 287-293. ISSN 1474-1733. PMC 3147301. PMID 19247370. doi:10.1038/nri2510. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  16. a b c Apostólico, Juliana de Souza; Lunardelli, Victória Alves Santos; Coirada, Fernanda Caroline; Boscardin, Silvia Beatriz; Rosa, Daniela Santoro (2016). «Adjuvants: Classification, Modus Operandi, and Licensing». Journal of Immunology Research 2016. ISSN 2314-8861. PMC 4870346. PMID 27274998. doi:10.1155/2016/1459394. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  17. «Unmet needs in modern vaccinology: Adjuvants to improve the immune response». Vaccine (en inglés) 28: C25-C36. 31 de agosto de 2010. ISSN 0264-410X. doi:10.1016/j.vaccine.2010.07.021. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  18. Hutchison, Sharon; Benson, Robert A.; Gibson, Vivienne B.; Pollock, Abigail H.; Garside, Paul; Brewer, James M. (2012-3). «Antigen depot is not required for alum adjuvanticity». The FASEB Journal 26 (3): 1272-1279. ISSN 0892-6638. PMC 3289510. PMID 22106367. doi:10.1096/fj.11-184556. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  19. Leslie, Mitch (5 de julio de 2013). «Solution to Vaccine Mystery Starts to Crystallize». Science (en inglés) 341 (6141): 26-27. ISSN 0036-8075. PMID 23828925. doi:10.1126/science.341.6141.26. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  20. Del Giudice, Giuseppe; Fragapane, Elena; Bugarini, Roberto; Hora, Maninder; Henriksson, Thomas; Palla, Emanuela; O'Hagan, Derek; Donnelly, John et al. (2006-9). «Vaccines with the MF59 Adjuvant Do Not Stimulate Antibody Responses against Squalene». Clinical and Vaccine Immunology 13 (9): 1010-1013. ISSN 1556-6811. PMC 1563566. PMID 16960112. doi:10.1128/CVI.00191-06. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  21. «WHO | Squalene-based adjuvants in vaccines». WHO. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  22. Alving, Carl R.; Beck, Zoltan; Matyas, Gary R.; Rao, Mangala (2 de junio de 2016). «Liposomal adjuvants for human vaccines». Expert Opinion on Drug Delivery 13 (6): 807-816. ISSN 1742-5247. PMID 26866300. doi:10.1517/17425247.2016.1151871. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  23. a b Research, Center for Biologics Evaluation and (25 de marzo de 2021). «SHINGRIX». FDA (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2021. 
  24. Bousso, Philippe; Robey, Ellen (2003-06). «Dynamics of CD8 + T cell priming by dendritic cells in intact lymph nodes». Nature Immunology (en inglés) 4 (6): 579-585. ISSN 1529-2916. doi:10.1038/ni928. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  25. Mempel, Thorsten R.; Henrickson, Sarah E.; von Andrian, Ulrich H. (2004-01). «T-cell priming by dendritic cells in lymph nodes occurs in three distinct phases». Nature (en inglés) 427 (6970): 154-159. ISSN 1476-4687. doi:10.1038/nature02238. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  26. Kubes, Paul (18 de agosto de 2020). Adhesion Molecules in Allergic Disease. CRC Press. pp. 279-296. ISBN 978-1-003-06760-3. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  27. Kashiwakura, Jun-ichi; Yokoi, Hidenori; Saito, Hirohisa; Okayama, Yoshimichi (15 de octubre de 2004). «T Cell Proliferation by Direct Cross-Talk between OX40 Ligand on Human Mast Cells and OX40 on Human T Cells: Comparison of Gene Expression Profiles between Human Tonsillar and Lung-Cultured Mast Cells». The Journal of Immunology (en inglés) 173 (8): 5247-5257. ISSN 0022-1767. PMID 15470070. doi:10.4049/jimmunol.173.8.5247. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  28. «Immunological concepts of vaccine adjuvant activity: Commentary». Current Opinion in Immunology (en inglés) 12 (4): 456-463. 1 de agosto de 2000. ISSN 0952-7915. doi:10.1016/S0952-7915(00)00120-5. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  29. Delneste Y, Beauvillain C, Jeannin P (Enero 2007). «Innate immunity: structure and function of TLRs». Médecine/Sciences. doi:10.1051/medsci/200723167. 
  30. Takeda, K. (22 de noviembre de 2004). «Toll-like receptors in innate immunity». International Immunology 17 (1): 1-14. ISSN 1460-2377. doi:10.1093/intimm/dxh186. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  31. Medzhitov, Ruslan; Preston-Hurlburt, Paula; Janeway, Charles A. (1997-07). «A human homologue of the Drosophila Toll protein signals activation of adaptive immunity». Nature (en inglés) 388 (6640): 394-397. ISSN 1476-4687. doi:10.1038/41131. Consultado el 25 de junio de 2021. 
  32. Toussi, Deana N.; Massari, Paola (25 de abril de 2014). «Immune Adjuvant Effect of Molecularly-defined Toll-Like Receptor Ligands». Vaccines 2 (2): 323-353. ISSN 2076-393X. PMC 4494261. PMID 26344622. doi:10.3390/vaccines2020323. Consultado el 25 de junio de 2021.