Abrir menú principal

Se conoce como Albercas de Chapultepec a una serie de depósitos usados desde el periodo prehispánico hasta inicios del siglo XX, para albergar las aguas de los manantiales del cerro de Chapultepec que sirvieran para dotar de agua potable a la ciudad de México. Entre los restos de estos están los llamados Baños de Moctezuma en Chapultepec, los cuales fueran remodelados recientemente y restos de unas albercas coloniales en el Pozo 5 o Manantial Chico de Chapultepec.[1]

Vista al interior de la Alberca Chica o Baño de Moctezuma luego de su remodelación en 2010.

HistoriaEditar

Época PrehispánicaEditar

Cuando la ciudad de México-Tenochtitlán empezó a crecer y buscar alternativas para abastecer de agua a sus habitantes, el Huey Tlatoani Tenochca Chimalpopoca en 1381 solicita a su abuelo el Huey Tlatoani de Azcapotzalco Tezozomoc que le permita aprovechar las aguas de los manantiales de Chapultepec para abastecer a la población de su ciudad, permiso que se le concede y por lo cual los Tenochcas empiezan a construir el acueducto.[2]

Este acueducto no fue bien realizado por los tenochcas y fue uno de los motivos de la guerra en la cual México-Tenochtitlan se unió a Texcoco para hacerse de la hegemonía en el valle de México y formar luego la Triple Alianza.[2]​ Como el cerro de Chapultepec tenía varios manantiales en su mayoría ubicados al costado sur del cerro, los texcocanos dirigidos por su Huey Tlatoani Nezahualcóyotl en 1466 realizaron una serie de obras, entre canales y depósitos para encausar las aguas por el Acueducto de Chapultepec, para esto construyeron las llamadas albercas las cuales tenían la intención de aumentar el nivel de las aguas y la presión de esta en la tubería del acueducto. Además de permitir el regadío del Bosque de Chapultepec.[2]

Durante el sitio de la ciudad de México por los españoles y sus aliados indígenas, Hernán Cortes mando destruir parte de estas albercas y tomar el sitio que tenía un pequeño pueblo al costado poniente del cerro de Chapultepec, hecho esto dejó sin agua potable a la ciudad.[2]

Tomada la ciudad y determinado a usarla como asiento de la capital de Nueva España, Hernán Cortés mando reconstruirlas, con el tiempo estas albercas sufrieron una serie de modificaciones, tendientes a aumentar su nivel, lo que no siempre significo aumentar su volumen, ya que desde 1740 se notó un decremento de los volúmenes de agua lo que determino en 1929 el cierre total de las albercas.[2]

En la actualidad una de ellas fue reconstruida y solo presenta una exposición de esculturas y mapas alusivos, a esta se le llama popularmente Los Baños de Moctezuma, al costado oriente del hemiciclo dedicado al Escuadrón 201 se encuentran los restos de algunas de las albercas coloniales, donde incluso se pueden ver restos prehispánicos, dentro del mismo se encuentra el Pozo cinco de Chapultepec, dependiente de la CONAGUA.[2]​ En su auge las albercas no solo fueron usadas para él agua potable, ya que concesiones a particulares permitió la construcción de albercas privadas para el servicio de regadío e incluso el de baños públicos (en realidad era una alberca publica abierta a cambio de un pago por el uso).[2]

DescripciónEditar

 
Restos de albercas, con características prehispánicas, coloniales y modernas ubicados al lado del pozo 5 o Manantial Chico de Chapultepec.

Las llamadas albercas eran hechas de mampostería y cal, de las varias que existieron solo se dispone de información de tres de ellas, las cuales tenían los siguientes nombres:[2]

  • Alberca Grande o de los Llorones.
  • Alberca de los Nadadores.
  • Alberca Chica o de Moctezuma (los Baños de Moctezuma)

La Alberca Grande situada en lo que hoy seria la barda limítrofe entre el bosque y la avenida de los constituyentes tenía forma rectangular, con 17.47 m de largo y 1.39 metros de ancho con una profundidad de 2.67m o de 12 m de profundidad, esta era usada para el regadío en la zona de Tacubaya y pertenecía al Conde de Peñasco.[2]

La Alberca de los Nadadores era aún más extensa pero de menor profundidad, esta estaba situada más al oriente y fue la primera alberca pública o balneario (como se le dice en México) de la ciudad de México.[2]

La Alberca Chica o de Moctezuma era la de mayor altura con respecto a la ciudad de México y es muy probable que la más antigua, de esta partían las cañerías para los acueductos, por ello fue la única de la cual se conocen los años de su remodelación (1548, 1571, 1714 y 1870), gracias a una serie de lapidas las cuales se hallaban en un cuarto de bombas situado a su costado para dar servicio al Castillo de Chapultepec, estas reconstrucciones hicieron que la alberca fuera cada vez más reducida y alta, esta alberca fue estudiada en 1974 por los arqueólogos Rubén Cabrera, María Antonieta Cervantes y Felipe Solís, los cuales encontraron seis cajas una dentro de otra, las cuales iban reduciendo en tamaño, la más antigua, que estaba muy destruida, tenía unos 15 m de largo y era cuadrada con esquinas redondeadas, hasta la cuarta se encuentran restos de ladrillo cocido, fechada en 1870, con las quinta y sexta se encuentra el uso de cemento, es esta última la que se podía ver antes de su reconstrucción en 2010, tenía 5.70 m por lado techo de concreto y vidrios, una escalera de fierro, a su entrada que miraba al su estaba el cuarto de bombas.[2][3]

ControversiasEditar

Existe una creencia popular que dice que estas albercas eran los Baños de Moctezuma, en las cuales nadaba y limpiaba, así se cree que otros personajes como el emperador Maximiliano los usaban para nadar, lo cual sería desde todo punto poco higiénico y además están las prohibiciones que varios gobernantes impusieron al uso de esas aguas para el baño, si se encontraban en las instalaciones del acueducto y las albercas, en último caso lo más probable es que fueran usadas para eso las otras albercas que tenían un uso para regadío.[1]

ReferenciasEditar

  1. a b https://web.archive.org/web/20110809132413/http://www.chapultepec.org.mx/web2010/chapultepec/1secc/1secc_sitios/banos_moctezuma.php
  2. a b c d e f g h i j k * Raquel Pineda Mendoza. (2000). Origen, vida y muerte del acueducto de Santa Fe. México: UNAM. pp. 34 a 40. 968-36-6926-3. 
  3. http://www.eluniversal.com.mx/notas/722545.html Inauguración de los trabajos de remodelación.

Enlaces externosEditar

Coordenadas: 19°25′20.9″N 99°10′4.93″O / 19.422472, -99.1680361