Contrato de arrendamiento

contrato por el cual el arrendador se obliga a transferir temporalmente el uso y goce de una cosa mueble o inmueble al arrendatario, quien a su vez se obliga a pagar por ese uso o goce un determinado precio
(Redirigido desde «Alquiler»)

El contrato de arrendamiento o locación (locatio-conductio por su denominación originaria en latín) es un contrato por el cual una de las partes, llamada arrendador, se obliga a transferir temporalmente el uso y goce de un bien mueble o inmueble a otra parte denominada arrendatario, quien a su vez se obliga a pagar por ese uso o goce un precio cierto y determinado.[1]

Tiene que ver con el precio que puede consistir en una suma de dinero pagada de una sola vez, o bien en una cantidad periódica, que en este caso recibe el nombre de renta. También puede pagarse la renta en cualquier otra cosa equivalente, con tal de que sea cierta y determinada, por ejemplo, con los frutos que produce la cosa arrendada (renta en especie); que a la vez puede ser una cantidad fijada previamente o un porcentaje de la cosecha (aparcería).

Índice

Naturaleza jurídicaEditar

Confiere un título de mero tenedor, porque el arrendatario no tiene el título de propietario, sino que reconoce dominio ajeno (del arrendador, en este caso). Sean casas, autos, o distintos inmuebles.

Clases de arrendamientosEditar

Muchos derechos occidentales, como el derecho español, de acuerdo con el Derecho romano, distinguen tres especies:[2]

  • Arrendamiento (locación de cosas o locatio conductio rei ): éste crea un vínculo personal, por virtud del cual puede exigir el arrendatario, el uso y disfrute de aquellas, en tanto pesa sobre este la obligación de pagar la merced convenida.
  • Prestación de servicios (locación de servicios o locatio conductio operarum): en éste el arrendatario se obliga a trabajar o a prestar determinados servicios al arrendante en forma, lugar y tiempo convenidos mediante un pago. El arrendatante está obligado a retribuir los servicios. Este tipo de contrato concluye por incumplimiento de obligaciones, por terminación de contrato o por la muerte.
  • Arrendamiento de obra o locación de obras (locatio conductio operis): en este contrato una persona se compromete con otra a realizar una obra o un trabajo determinado mediante el pago de un precio. Esto recae sobre el resultado de un trabajo, sobre el producto del mismo, ya acabado. Ejemplo: la confección de un traje o la construcción de una casa.

Regulación por paísEditar

EspañaEditar

En España, el contrato de arrendamiento es legislado por la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos y por los artículos 1542 y siguientes del Código Civil de España.[3]

El artículo 36 de su Ley de Arrendamientos Urbanos establece que el arrendador y el arrendatario podrán pactar cualquier tipo de garantía de alquiler.[4]​Las garantías disponibles en el mercado son el aval bancario, el depósito a favor del arrendador, el seguro de impago (protección) de alquileres y últimamente la prenda (pignoración) sobre una póliza de seguro de vida según lo establecido en el artículo 99 de su Ley de Contrato de Seguro.[5]

ChileEditar

En Chile el contrato de arrendamiento se encuentra regulado en el Título XXVI del Libro IV del Código Civil, artículos 1915 a 2021.[6]

ColombiaEditar

En Colombia, el contrato de arrendamiento de vivienda urbana está legislado por la Ley 820/2013.[7]​ LEY DE ARRENDAMIENTO DE INMUEBLES DESTINADOS A VIVIENDA URBANA y por los artículos 1974 y siguientes del Código Civil Colombiano.[8]​ y el contrato de local comercial por el Código Comercio Colombiano.<ref>[1].<ref> artículo 518 a 524.

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

Enlaces externosEditar