Abrir menú principal

Alzamiento del 18 de octubre de 1891

El alzamiento del 18 de octubre de 1891 fue un intento de golpe de estado[1]​ o una revolución,[2]​ dependiendo del punto de vista, ocurrido en Paraguay durante la presidencia de Juan Gualberto González. Fue uno de los muchos episodios que enfrentaron a los partidos Colorado y Liberal.

Índice

AntecedentesEditar

El resultado de las elecciones de 1890, que desembocaron en el gobierno colorado de Juan Gualberto González, no fue aceptado por la oposición liberal, quién consideraba que había sido inducido por fraudes y violencia por parte del régimen.[2]​ Según un acuerdo pactado antes de las elecciones, el liberal Victor Soler debía acceder a la vicepresidencia, lo que no se dio finalmente, aunque el partido Liberal recibió varias carteras ministeriales.[3]

DesarrolloEditar

El domingo 18 de octubre, a las 19:00 horas, los liberales indignados tras los hechos ocurridos, se apoderaron de tres tranvías tirados por caballos, y realizaron el trayecto hasta la calle el Paraguayo Independiente y 14 de Mayo, donde tenía su cuartel el Batallón Escolta Presidencial, luego sede de la Escuela Militar. Luego de ultimaron al centinela de la esquina, atropellaron la guardia de prevención, resultando en la muerte del oficial Mora, y de varios suboficiales y soldados que intentaron oponerse ya dentro del cuartel.

Resultó muerto también el comandante Santos Miño, sub jefe de la unidad, y otros soldados, dejando herido de gravedad al comandante, coronel Luis Cristaldo, quien falleció el 7 de diciembre a consecuencia de las heridas sufridas durante el ataque.

Simultáneamente, otra columna, al mando de Pedro Pablo Caballero, atacó el cuartel de la infantería, cuyo jefe, coronel Ángel Ozuna, cayó bajo las balas de los atacantes.

En el cuartel de la escolta, un grupo de hombres resistió denodadamente el impetuoso ataque del Mayor Eduardo Vera. En medio del tiroteo cayó muerto el jefe atacante, herido por error por sus propios compañeros, lo cual hizo cundir la desmoralización entre los sediciosos. También cayó herido de muerte el diputado Juan Bautista Machain.

Antonio Taboada llegó con un grupo de refuerzo, pero evacuó el lugar al notar la vigorosa reacción de los soldados leales. Otro grupo al mando del coronel José del Carmen Pérez —baqueano del ejército aliado durante la guerra de la Triple Alianza— había asaltado la casa del General Bernardino Caballero en Asunción (Cnel. Bogado esquina Escalada, antes México). Tras intenso tiroteo, el general Caballero logró repeler la agresión.

La defensaEditar

La organización de la defensa no se hizo esperar: pasados los primeros momentos de sorpresa, el jefe de policía, coronel Juan C. Meza, desplegó a sus hombres, hizo cerrar las puertas de su cuartel e instaló cantones sobre el edificio. No le fue posible abrir fuego sobre el vecino cuartel de caballería, porque ignoraba quién controlaba allí la situación.

El Ministro de Guerra y Marina, coronel Juan B. Egusquiza, acompañado de un sargento, penetró en los cuarteles atacados por un portón que daba sobre las ruinas de la Iglesia de la Encarnación, lugar donde fue construido mucho después el Estadio Comuneros. Llegó al lugar en el momento en que el coronel Cristaldo caía gravemente herido, pero pudo reagrupar a las tropas y efectuar un exitoso contraataque.

Rivarola, acompañado de un piquete de marineros y de varios sediciosos de la Capitanía de Puertos, huyó en el vapor "Teniente Herreros", al servicio de la Aduana. También lograron huir Antonio Taboada, Adolfo Soler, Cecilio Báez, Pedro P. Caballero, Daniel Candia y otros.

Cerca de la medianoche se restableció la calma en la ciudad.

Polca 18 de octubreEditar

Esa noche, fue estrenada en los cuarteles una alegre polca, compuesta por el jefe de la banda de la policía, para rendir homenaje a los caídos en defensa del orden constitucional. Paradójicamente, esa misma polca, con el nombre "18 de octubre" pasó a convertirse con el correr del tiempo, en la canción oficial del liberalismo.

ConsecuenciasEditar

Fueron detenidos numerosos miembros del Centro Democrático. Entre ellos, Ignacio Ibarra, Manuel Irala, José Macías, José Urdapilleta, Fernando Saguier, Manuel I. Frutos, Francisco Guanes, Benigno Riquelme, Fernando Carreras, Victor y Enrique Soler, Manuel Ávila y muchos más. En total, los detenidos sumaban alrededor de 150.

Al día siguiente, el Poder Ejecutivo decretó el Estado de Sitio en toda la República, por 30 días. Además, se comenzó a destituir a numerosos funcionarios públicos que habían tomado parte del abortado golpe de estado, entre ellos Antonio Taboada, miembro del Consejo Superior de Educación, y Juan B. Rivarola, Administrador General de Aduanas, miembros del comité organizador del atraco, junto con Eduardo Vera y Pedro P. Caballero, acusados de haber traicionado su compromiso de lealtad con el gobierno del que formaban parte.

En allanamientos sucesivos se encontraron armas, balas y dinamita, principalmente en el domicilio del señor Emilio Cabañas Saguier, sobre la calle El Paraguayo Independiente, donde debía instalarse un cantón rebelde.

Los presos políticos fueron tratados con corrección y deferencia, según lo hace constar Gomes Freire Esteves, en su "Historia Contemporánea del Paraguay". El Ministro del Interior dirigió una circular a las autoridades de campaña, el 23 de octubre, en el que informaba que el movimiento no había tenido ramificaciones en el interior y que el país se hallaba en completa calma.

ReferenciasEditar

  • “Enciclopedia Republicana”. Leandro Prieto Yegros
  • “Historia contemporánea del Paraguay”. Gomes Freire Esteves
  • "Advenimiento de los Partidos Políticos". Helio Vera

ReferenciasEditar