Amón

Amón (también conocido como: Amón, griego Ἄμμων Ámmōn, Ἅμμων Hámmōn) era una divinidad egipcia. Fue atestiguado desde el Imperio Antiguo junto con su esposa Amonet. Durante el reinado de la 11 ª dinastía (siglo 21 AC), se elevó a la posición de patrono de Tebas sustituyendo a Montu.[1]

Después de la invasión realizada por los Hicsos durante el reinado de Amosis I (siglo XVI aC), Amón adquirió importancia nacional, expresada en su fusión con el dios del Sol, Ra, como Amón-Ra o Amón-Re.

Durante el Imperio Nuevo de Egipto Amón-Ra conservó su estatus de dios principal en el panteón egipcio (excepto durante el Periodo amarniense). Amón-Ra en este período (siglos XVI al XI aC) ocupaba la posición de divinidad trascendental,[2]​ creadora de sí mismo por excelencia, era el dios de los pobres y de la piedad personal.[3]​ Su posición como Rey de los Dioses se desarrolló hasta el punto del monoteísmo virtual donde otros dioses se convirtieron en manifestaciones de él. Junto con Osiris, Amon-Ra es el más ampliamente registrado de los dioses egipcios.[3]

Como la principal deidad del Imperio Egipcio, Amón-Ra también llegó a ser adorado fuera de Egipto, de acuerdo con el testimonio de historiógrafos. Amón llegó a ser identificado con Zeus en Grecia o con Júpiter en Roma.

Índice

Templo en KarnakEditar

La historia de Amón como el dios patrón de Tebas comienza en el siglo XXI BC, con la construcción del Recinto de Amón-Ra en Karnak durante el reinado de Sesostris I. Ates de la 11ª dinastía Tebas no parecía tener relevancia.

Los trabajos de construcción del recinto de Amón-Ra ocurrieron durante el reinado de la Dinastía XVIII de Egipto cuando Tebas se convirtió en la capital del Egipto antiguo unificado. La construcción de la Sala Hipóstila también puede haber comenzado durante la XVIII dinastía, aunque la mayoría de la construcción se llevó a cabo bajo los reinados de Seti I y de Ramsés II. Merenptah conmemoró sus victorias sobre los Pueblos del Mar en las paredes de la Corte de Cachette, lugar donde iniciaba la ruta procesional al Templo de Luxor. La Gran Inscripción (que ahora ha perdido cerca de un tercio de su contenido) muestra las campañas del rey y su eventual retorno con botín y prisioneros. Junto a esta inscripción está la Estela de la Victoria, que es en gran parte una copia de la más famosa Estela de Merenptah encontrada en el complejo funerario de Merenptah en la orilla oeste del Nilo en Tebas.[4]​ El hijo de Merenptah, Seti II añadió 2 obeliscos pequeños delante del Segundo Pilar y un triple relicario de corteza al norte de la avenida procesional en la misma zona. Este estaba construido de piedra arenisca, con una capilla a Amón flanqueada por los templos de Mut y Jonsu.

El último cambio importante en el recinto de Amón-Ra fue la adición del primer pilón y las masivas paredes del recinto que rodearon todo el recinto, ambos construidos por Nectanebo I.

Imperio NuevoEditar

 
Bajorrelieve que representa a Amón como el faraón

Identificación con Min y RaEditar

 
Fragmento de una estela mostrando a Amón entronizado. Mut, que lleva la doble corona, está detrás de él. Ambos están recibiendo ofrendas de Ramsés I (la parte de Ramsés esta perdida). Museo Petrie de Arqueología Egipcia, Londres

Cuando el ejército del fundador de la Dinastía XVIII de Egipto expulsó a los gobernantes Hicsos de Egipto, Tebas, se convirtió en la ciudad más importante de Egipto, la capital de la nueva dinastía. La deidad local de Tebas, Amón, por lo tanto, se hizo importante a nivel nacional. Los faraones de esa nueva dinastía atribuyeron todas sus campañas exitosas a Amón, y prodigaron gran parte de su riqueza en la construcción de templos dedicados a Amón.[5]

La victoria lograda por los faraones que adoraban a Amón contra los "gobernantes extranjeros", lo llevó a ser visto como el dios de los menos afortunados, manteniendo los derechos de justicia para los pobres.[3]​ Ayudando a los que viajaban en su nombre, se convirtió también en el Protector del camino. Amón mantuvo los principios de Maat (verdad, justicia y bondad),[3]​ los que querían adorar a Amón primero tenían que mostrar que eran dignos de estar en su presencia y dignos de decirles sus pecados a Amón.

"(Amón) que viene a la voz del pobre en angustia, que da aliento al que es miserable ... Tú eres Amón, el Señor del silencio, que viene a la voz de los pobres, cuando le llamo en Mi misericordia Viene y me rescata ... Aunque el siervo estaba dispuesto a hacer el mal, el Señor está dispuesto a perdonar El Señor de Tebas no pasa un día entero en cólera, su ira pasa en un momento, Vuelve a nosotros en misericordia ... Que tu ka sea amable, que perdones, no volverá a suceder."[6]

 
Amón-Min es representado con un Falo y un Flego

Posteriormente, cuando Egipto conquistó Kush, los egipcios identificaron a la principal deidad de los kushitas como Amón. Esta deidad Kush estaba representada con una cabeza de carnero, más específicamente un carnero lanudo con cuernos curvos. Amón se asoció así con el carnero que surgía de la apariencia envejecida de la deidad del carnero de Kush. Una deidad solar en forma de un carnero se puede remontar a la cultura pre-alfabetizada de Kerma en Nubia, contemporánea al Imperio Viejo de Egipto. Puesto que los carneros eran considerados un símbolo de virilidad, Amón también se convirtió en una deidad de la fertilidad, y así comenzó a absorber la identidad de Min, convirtiéndose en Amón-Min. Esta asociación con la virilidad llevó a Amón-Min a ganar el epíteto de Kamutef, que significa Toro de su madre,[7]​ en algunos templos de Karnak, Amón fue representado con un Falo, en ocasiones también era representado con un Flagelo, así como Min era representado.

 
Ra-Horus ("Ra (que es el) Horus de los dos Horizontes"), la fusión de (Ra) y Horus, en la representación típica del Imperio Nuevo. Ra-Horus fue identificado a su vez con Amón

A medida que el culto de Amón crecía en importancia, Amón se identificó con la deidad principal que era adorada en otras áreas durante ese período, el dios del sol Ra. Esta identificación condujo a otra fusión de identidades, con Amon que se convierte en Amon-Ra. En el Himno a Amón-Ra se le describe como:

"Señor de la verdad, padre de los dioses, creador de los hombres, creador de todos los animales, Señor de las cosas que son, creador de la plantilla de la vida".[8]

Herejía de AtónEditar

 
Cartuchos con jeroglíficos en el pilar trasero de la estatua de Amenhotep III. Hay 2 cartuchos donde los agentes de Akenatón borraron el nombre de Amón, más tarde los cartuchos fueron restaurados en una superficie más profunda. Museo Británico, Londres

Durante la última parte de la Dinastía XVIII de Egipto, el faraón Akenatón (también conocido como Amenhotep IV) disgustado por el gran poder que estaban adquiriendo los sacerdotes de Amón comenzó con el culto a Atón, una deidad cuyo poder se manifestó en el disco solar, literal y simbólicamente. Akenatón ordeno desfigurar los símbolos de muchas de las viejas deidades, y basó sus prácticas religiosas en la deidad, Atón. Movió su capital lejos de Tebas, pero este cambio abrupto fue muy impopular con los sacerdotes de Amón, que ahora se encontraban sin poder. La religión de Egipto estaba inexorablemente ligada a la dirección del país, siendo el faraón el líder de ambos. El faraón era el sacerdote más alto del templo de la capital, y los sacerdotes del templo de Amón en Tebas eran importantes asesores del faraón, muchos de los cuales eran administradores de la burocracia que dirigía el país.

La introducción del Atonismo bajo Akenatón constituyó la primera religión monoteísta en la historia y representó un enfrentamiento directo con los sacerdotes de Amón. El Himno de Amón era muy parecido al Himno de Atón:

Apareces henchido de belleza en el horizonte del cielo,
Disco viviente, que das comienzo a la Vida.
Al alzarte sobre el horizonte de Levante
llenas los países con tu perfección.
Eres hermoso, grande, brillante, alto por sobre tu Universo.
Tus rayos cubren los países hasta el confín de lo que creaste.
Porque eres el Sol, los has conquistado hasta sus confines
y los sujetas para tu Hijo al que amas.
Por lejos que estés, tus rayos tocan la Tierra.
Estás ante nuestros ojos, pero Tu camino sigue siéndonos ignoto.
Cuando te ocultas en el horizonte de Poniente
el Universo se sumerge en las tinieblas y queda como muerto.
Los hombres duermen en sus moradas con la cabeza tapada
y ninguno puede ver a su hermano...
El mundo yace en silencio.
Es que Su Creador reposa tras el horizonte.
Pero, al alba, desde que te alzas en el horizonte
y brillas, Disco del Sol, durante el día,
expulsas a las tinieblas e irradias tus rayos.
Entonces, el Doble País es una fiesta...
Himno a Atón; traducción de Guillermo Fatás.

Cuando Akenatón murió, los sacerdotes de Amón-Ra consiguieron otra vez el poder. El nombre de Akenatón fue sacado de los registros egipcios, todos sus cambios religiosos y gubernamentales fueron deshechos, y la capital fue devuelta a Tebas. El regreso a la capital anterior y su deidad patronal se llevó a cabo tan rápidamente que parecía como si este culto monoteísta y sus reformas gubernamentales nunca hubieran existido. La adoración de Atón cesó y la adoración de Amon-Ra fue restaurada. Los sacerdotes de Amón incluso persuadieron al joven hijo de Akenatón, Tutankhatón, cuyo nombre significaba "la imagen viva de Aton" a cambiárselo y pasar a llamarse Tutankamón, "la imagen viva de Amón".

Tercer Período IntermedioEditar

Poder de los sacerdotes tebanos de AmónEditar

Aunque no se consideraba una dinastía, los sumos sacerdotes de Amón en Tebas eran, sin embargo, de tal poder e influencia que eran efectivamente los gobernantes de Egipto desde el 1080 a c. al 943 AC. En el momento en que Herihor fue proclamado como el primer Sumo Sacerdote gobernante de Amón en 1080 AC (en el 19º Año del reinado de Ramsés XI) el sacerdocio de Amón ejerció un poder efectivo sobre la economía de Egipto. Los sacerdotes de Amón poseían dos tercios de todas las tierras en Egipto y el 90% de sus barcos y muchos otros recursos. En consecuencia, los sacerdotes de Amón eran tan poderosos como el Faraón, si no más. Uno de los hijos del Sumo Sacerdote Pinedjem eventualmente asumiría el trono y gobernaría Egipto durante casi la mitad de una década bajo el nombre de faraón Psusenes I, mientras que otro Sumo Sacerdote de Tebas tomaría el trono como faraón Psusennes II (el gobernante final de la 21ª Dinastía).

DecliveEditar

Durante el siglo X a. C., el abrumador dominio de Amón sobre todo Egipto empezó gradualmente a declinar. En Tebas, sin embargo, su adoración continuó inabarcable, especialmente bajo la Dinastía XXV de Egipto, durante la Dinastía XXV los nubios llegaron a considerar a Amón como dios nacional. El Templo de Amón, Jebel Barkal, fundado durante el Imperio Nuevo, llegó a ser el centro de la ideología religiosa del Reino de Kush. La estela de la victoria de Piye en Gebel Barkal (8vo siglo AC) distingue ahora entre un "Amón de Napata" y un "Amon de Tebas". Tanutamani (murió el 653 a. C.), el último faraón de la Dinastía XXV, aún llevaba un nombre teofórico que se refería a Amón en la forma nubia de Amani.

ReferenciasEditar

  1. Warburton (2012:211).
  2. Michael Brennan Dick, Born in heaven, made on earth: the making of the cult image in the ancient Near East, Eisenbrauns, 1999 ISBN 1575060248, p. 184 (fn. 80)
  3. a b c d Vincent Arieh Tobin, Oxford Guide: The Essential Guide to Egyptian Mythology, Edited by Donald B. Redford, p. 20, Berkley books, ISBN 0-425-19096-X
  4. Blyth, 2007, p.164
  5. Ancient Egyptian Literature: Volume II: The New Kingdom, Miriam Lichtheim, p105-106, University of California Press, 1976, ISBN 0-520-03615-8
  6. Hart 2005, p. 21
  7. Budge, E.A. Wallis,An Introduction to Egyptian Literature, p.214, Dover edition 1997, first pub. 1914, ISBN 0-486-29502-8