Amparo Muñoz Quesada (Vélez-Málaga, Málaga, 20 de junio de 1954-Málaga, 27 de febrero de 2011) fue una actriz y modelo española, ganadora del certamen de belleza Miss Universo 1974.

Amparo Muñoz
Información personal
Nombre de nacimiento Amparo Muñoz Quesada
Nacimiento 20 de junio de 1954
Bandera de España Vélez-Málaga, Málaga, España
Fallecimiento 27 de febrero de 2011 (56 años)
Bandera de España Málaga, España
Causa de muerte Cáncer de mama Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Características físicas
Altura 172 centímetros Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Pareja Patxi Andión
Máximo Valverde
Elías Querejeta
Antonio Flores
Flavio Labarca
Víctor Santiago Rubio Guijarro
Información profesional
Ocupación Actriz y modelo
Años activa 1973–2011
Año de debut 1973
Año de retiro 2011
Premios artísticos
Otros premios Miss España en 1973.
Miss Universo en 1974.
Distinciones
[editar datos en Wikidata]

Índice

BiografíaEditar

Nació en Vélez-Málaga, municipio de la comarca la Axarquía, el 21 de junio de 1954, en el seno de una familia humilde formada por un forjador y un ama de casa. Los recursos se hacían escasos para una prole tan numerosa, así que Amparo se crió con sus padrinos, que no tenían hijos. Los problemas económicos familiares no le permitieron estudiar más que la etapa elemental y Amparo comenzó a trabajar en los desaparecidos Almacenes Mérida como dependienta. Tras varios cursos de taquigrafía y mecanografía pudo emplearse como secretaria.[1]

La joven renunció al título Miss Arroyo de los Ángeles pero motivada por un viaje a Lanzarote como premio final se presentó y se llevó el título de Miss Costa del Sol. Cuando fue a la organización a reclamar el viaje, única razón por la que había participado, le dijeron que no cubrirían su estancia en la isla si no participaba en el certamen de Miss España. En 1973, y con tan sólo 19 años, Amparo fue elegida Miss España. El título de Miss y su belleza le abrieron las puertas del cine. Continuó con un par de incursiones más en el campo cinematográfico, hasta que fue reclamada para cumplir los términos del contrato que le llevaría a Miss Universo.

Miss UniversoEditar

En 1974 Filipinas se volcó en el certamen internacional de Miss Universo con el objetivo de difuminar la dictadura y cumplir el capricho de su primera dama. Con un espectáculo televisivo seguido por más de seiscientos millones de espectadores en todo el mundo, Amparo Muñoz se alzaba como ganadora del título de Miss Universo, evento que se celebró en Manila.

«Después de treinta años, todavía recuerdo con terror mi experiencia como Miss Universo. Tanto que aprendí a dormir sentada: tumbada en la cama daba una cabezada durante una o dos horas y enseguida volvía el pánico a todo lo que me estaba ocurriendo, a todo lo que veía. Recuerdo una noche en la que Miss Filipinas me invitó a una fiesta en el ático del hotel y me encontré que la fiesta era especial: hombres y mujeres en grupos de dos, tres y hasta más personas se abrazaban y besaban. Era una auténtica bacanal. Por no hablar de las propuestas de entrar en el mundo de la prostitución.»

Amparo Muñoz[2]

Su reinado estuvo marcado por la polémica al negarse a ser manipulada por la organización que le exigía acudir a eventos de entidades que buscaban su imagen como parte de su publicidad. Sintiéndose un objeto de negocio, Amparo rechazó participar en la cabalgata de Nueva York junto a Robert De Niro y Al Pacino, poniendo rumbo a Málaga para pasar las fiestas en familia. Desde Málaga anunció que no viajaría a Tokio, su próximo destino. Tras seis meses de reinado renunciaba por completo a la corona, algo que tendría como consecuencia múltiples amenazas por parte de la organización.[3][1]​ Con su renuncia aceptaba también perder el dinero restante estipulado, así como los coches y otros regalos. Nunca antes una Miss Universo había dimitido.

Carrera cinematográficaEditar

Amparo consiguió su primer papel gracias al productor José Luis Dibildos para la película Vida conyugal sana de Roberto Bodegas y protagonizada por Ana Belén, Alfredo Mayo y José Sacristán. El mismo año rodó en Méjico El diablo en persona junto Valentín Trujillo y Eduardo de la Peña[4]

Desde pequeña se sintió atraída por el mundo del arte y la interpretación, su verdadera gran pasión desde que una vez se saltara una clase para asistir, en el difunto cine Astoria, a la proyección de Un hombre llamado caballo. Tras abandonar Miss Universo decidió ser actriz para poder llegar a cumplir un sueño. El comienzo de su carrera cinematográfica coincidió con el auge comercial del destape, interpretando personajes cada vez más relevantes en películas como Tocata y fuga de Lolita, de Antonio Drove; Sensualidad, de Germán Lorente y junto a Fernando Fernán Gómez y Clara es el precio, de Vicente Aranda. Aranda resalta su “belleza e impresionante fotogenia. Antes del estreno las entradas subieron a 100 pesetas, pero eso no impidió que fuera la película mía que más ha recaudado, por encima de El Lute. Y eso se debió al morbo que despertaba Amparo”. En 1976 protagonizó La otra alcoba [5]​ de Eloy de la Iglesia. Para esta película Amparo efectuó su primer desnudo en pantalla. Rodada en Madrid la película obtuvo un notable éxito comercial: registró más de 1.400.000 espectadores durante su pase por las carteleras..[6]​ En 1981 volvería a rodar bajo las órdenes de Eloy la película La mujer del ministro,[7]​ en la que volvería a coincidir con Simón Andreu.

En 1976 participa en la serie de televisión infantil Las aventuras del Hada Rebeca para Televisión española. Su carrera filmográfica se continúa con Mauricio, mon amour (1976), Volvoreta (1976), Acto de posesión (1977), Del amor y de la muerte (1977), Experiencia extramatrimonial de una esposa (1978), El tahúr (1979), y Mírame con ojos pornográficos (1980). Amparo rechazó contratos en el cine americano y trabajos en publicidad, a cambio de continuar en España con su familia. En los años sucesivos Amparo logró consagrarse como actriz y obtuvo el beneplácito de la crítica con Mamá cumple cien años, de Carlos Saura y que protagonizó junto a Geraldine Chaplin. La película fue nominada por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood al Premio Oscar a la mejor película extranjera y ganó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de San Sebastián en 1979. Amparo ganó el premio a mejor actriz secundaria en el Festival de Bruselas.

El éxito le facilitó su intervención en títulos de la importancia de Dedicatoria (Jaime Chávarri, 1980); El Gran Triunfo (1981); Como México no hay dos (1980), Las siete cucas (1981), Trágala, perro (1981), Si las mujeres mandaran (o mandasen) (1982); Hablamos esta noche (Pilar Miró, 1982); El gran mogollón (1982); Todo un hombre (1983). En 1984 interpretó a La Mujer en la película El balcón abierto de Jaime Camino en homenaje a Federico García Lorca y al año siguiente protagonizó La reina del mate. En 1986 se estrenaron Lulú de noche (Emilio Martínez Lázaro, 1985) y Delirios de amor (1985). Fue portada de prestigiosas publicaciones de moda y protagonizó desfiles como el de la firma francesa Cacharel. Con la película Dedicatoria estuvo nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

En abril de 1987, al finalizar el rodaje de Vidas privadas, la actriz fue detenida en una redada policial a causa de la droga. Con todo, ese año interviene junto a Giuliano Gemma en Al acecho de Gerardo Herrero y estrena en el cine tres películas: Las dos orillas, En penumbra y Los invitados, en la que interpreta a La Catalana. En 1989 protagoniza La luna negra de Imanol Uribe y participa, como actriz invitada, en un capítulo de la serie Brigada Central, pero la actriz es detenida de nuevo cuando compraba heroína en Barcelona. Durante el verano, tras recuperarse momentáneamente de su adicción, intervino en dos capítulos de la serie de TVE Sonatas de estío, dirigida por Fernando Méndez-Leite, en la que interpreta el papel de Niña Chole y en la serie Las pícaras.

El escándalo de la heroína le costó ocho años de profesión en los que solo Jaime Chávarri le ofreció actuar en el corto La intrusa, inspirado en un cuento de Jorge Luis Borges y que sirvió de primer capítulo de la serie homónima de TVE, aunque para la serie no contaron con la actriz. En 1996 el director y actor Paul Naschy la llamó para protagonizar Licántropo: el asesino de la luna llena, con la que logró abrirse de nuevo las puertas del cine. Ese mismo año se estrenó Familia de Fernando León de Aranoa, que consiguió con ésta el Premio Goya al mejor director novel, y que dijo años después: «Lo que más me gusta de Amparo es su naturalidad. Con su mirada puede ser muy dulce y muy dura; tiene una gran mezcla de fuerza y fragilidad. Es la bomba, la actriz más profesional con la que he trabajado». Después de la excelente acogida de su interpretación en el Festival Internacional de Cine de Miami y el éxito por parte de la crítica internacional, los medios empezaron a hablar de su resurrección artística. En 1997 participó en Fotos de Elio Quiroga y en Elles junto a Miou-Miou, Carmen Maura y Marisa Berenson, en las que parecía que iba a destruirse su fama de actriz errática y problemática. Consiguió abandonar sus adicciones durante un breve tiempo hasta que volvió a manejar grandes sumas de dinero, lo que la sumergió de nuevo en las drogas. En 1999 estrenó su últimas películas, Tierra de cañones (de Antoni Ribas) y Un paraíso bajo las estrellas (de Gerardo Chijona), antes de enfermar y retirarse del cine. En 2008 recibió el Premio Archidona Cinema en el Festival del Cine de Archidona

Vida personalEditar

RelacionesEditar

En 1976 coincidió en el rodaje de La otra alcoba con el que se convertiría en su primer marido, el actor y cantautor Patxi Andion.[3]​ Para Amparo, aquel matrimonio fue «un calvario por los celos continuos e infundados de Patxi. De él solo tengo malos recuerdos. Lo pisoteó todo y me anuló». Se separó en 1978 y se divorció en 1983.[8]​ Tras su separación de Patxi Andion, estuvo unida sentimentalmente al productor de cine Elías Querejeta, relación que finalizaría al pedirle Amparo que se divorciara y tener un hijo juntos. Querejeta estaba casado y tenía una hija, Gracia, y no quiso divorciarse. Poco antes de que falleciera en febrero de 2011, la propia Amparo confesó: «Querejeta fue una de las poquísimas personas que se preocuparon por mí cuando caí enferma. Eso no lo podré olvidar».[9]

«Patxi me maltrataba, no podía soportar más mi situación a su lado. Me quedé embarazada y tuve un aborto espontáneo. El embarazo no llegó al cuarto mes. Los primeros dolores se presentaron una noche. Como estábamos enfadados, no le dije nada. Cuando a mediodía no pude aguantar más, nadie me hizo caso. Al tercer día, no había forma de controlar la hemorragia. Intentaba no quejarme. Pensaba que si me hacía la fuerte, tal vez podría salvar al niño. Patxi, por supuesto, no estaba en casa. Patxi convirtió la convivencia en un infierno. Es mi experiencia con él, no trato de insultarle ni de fastidiarle, pero no puedo hablar bien de él, no sería sincera. Creo que mi matrimonio con él y la posterior ruptura son la clave de muchos errores que he cometido después”»

Amparo Muñoz


En 1980 conoció en México al anticuario chileno Flavio Labarca, con el que se casó en Bali, aunque sin validez en España, en junio de 1983. Labarca había ingresado en Carabanchel en 1981 tras su detención con 150 gramos de cocaína y fue el hombre que introdujo a Amparo en la droga. Juntos buscaron fortuna en Manila, la pesadilla de la exmiss, pero también una puerta a la prosperidad ya que allí seguía siendo un icono, especialmente entre la comunidad gay. Se separó de Flavio y en febrero de 1991 la actriz contrajo matrimonio por tercera vez, con Víctor Santiago Rubio Guijarro, del que se separó en 1994. En 1996 declaró sentirse ilusionada por empezar los trámites para adoptar un hijo [10]


«Durante un paseo al atardecer por el puerto de Venecia, Flavio se detuvo junto a un barco. Extendió una mezcla de heroína y cocaína sobre la lona que lo cubría. Me dijo: "No seas tonta, pruébala. No te va a pasar nada. Verás lo bien que te sientes". Flavio me inició en la droga, pero uno se mete en eso porque quiere. Empecé a tontear por desconocimiento, por falta de información. Tuve muchas decepciones personales y profesionales, lo pasé mal y me agarré a eso. Tenía éxito pero eso no significaba que fuera feliz.»

Amparo Muñoz


En su libro de memorias escribió que tuvo relaciones sentimentales con el actor Máximo Valverde, el cantante Antonio Flores y un político de la Transición al que no identificó.[8][11]​ Valverde se refirió toda su vida a Amparo como «la mujer a la que más he querido de todas las mujeres a las que he amado».[12]

ImagenEditar

Muñoz empezó a verse guapa cinco años después de ser Miss Universo. En sus memorias cuenta que un día Antonio Asensio, el que fuera presidente del Grupo Zeta, la invitó a cenar y le ofreció un contrato de cinco películas. Aquella misma noche, cuando llegó a casa, al quitarse el maquillaje pensó: “pues realmente no estoy nada mal”. En cuanto a los concursos de belleza: “A mí estos concursos siempre me han parecido una utilización de la mujer. Me parece lícito que una chica los utilice como trampolín, pero yo me presenté a rastras”. [13]​ Tras seis meses de tortuoso reinado, durante los cuales le diagnosticaron una depresión nerviosa, en enero de 1975 se plantó, “harta de ser tratada como una muñeca”. Fue la única Miss que rechazó el título en la historia del certamen.

«No me arrepentiré nunca de haber sido la primera Miss Universo que supo decir: Basta! Tampoco reniego, al contrario, me abrireron los ojos al mundo. Volví para empezar de nuevo con el mismo deseo de comerme al mundo, con la traquilidad de haber sido fiel a mis sentimientos y coherente con la mentalidad de una chica de veinte años. Medí fuerzas con un gigante. Y yo no era David. La belleza me abrió las puertas, pero también me acercó al precipicio»

Amparo Muñoz


Muchos directores se refirieron a la actriz. Carlos Saura decía que «Amparo parecía como de otro planeta; podía mirarla durante horas», y a Jaime Chávarri le daba igual que le acusaran de machista por decir: «Quitaba el aliento. Y no es que fuera provocativa; estaba en su esencia ser así». Para Eloy de la Iglesia, «su atractivo [refiriéndose a su antigua musa] está más en la sexualidad que reprime que en la que extrovierte». Vicente Aranda resalta su “belleza e impresionante fotogenia. A pesar de subir las entradas 100 pesetas fue la película mía que más ha recaudado. Y eso se debió al morbo que despertaba Amparo”.

«Había estado escondida más allá de su rostro. Se había desvanecido al cerrarse un abrigo sobre su desnudez, la baldosa polar que fue también cien años de una mansión vacía. No quiso ser su historia, pero al final lo fue, y fue la niña guapa de la Costa del Sol: una iluminación hacia el futuro que había de refundir el metal de los sueños. Fueron ésos sus años de esplendor: se elevó sobre el mundo, fue una diosa en Manila, reconoció la sábana de raso deslizada en su piel como el girasol tierno para después volver su sonrisa a los focos. Así recuperó su retrato en Familia, pero era ya otra voz resquebrajada, porque eran ya unos ojos que habitaron el eco de un abismo, los que resplandecieron. Había que sumergirse, bucear en los párpados que no podían guardar una espina secreta: la vida siempre ha sido una mala escritora de guiones, le dice Humphrey Bogart a Ava Gardner en La condesa descalza. Ella no fue condesa, pero sí caminó descalza por la lumbre de la vida hasta curtir las plantas de sus pies con una geografía de cortes invisibles. En ese itinerario dibujando el alambre habría de macerar la mejor biografía: la de una reconquista, la de una resistencia, poder reconocerse otra vez en sí misma. Nada puede acabar con la belleza si es una plenitud del corazón.»

«La suya fue una vida muy triste, muy destructiva y es que al final las sombras pudieron sobre las luces. Su ilusión era que la recordaran por sus trabajos y no por una carrera de autodestrucción que se ha cobrado la primera víctima: ella misma.»


DrogasEditar

En 1987 en España fue detenida por presunta posesión de heroína en Barcelona dentro de la 'Operación Primavera', una redada en la que cayeron 700 personas.[14][1]​ Aunque a efectos penales aquello no tuvo consecuencias, la repercusión sobre su imagen fue brutal. En julio de 1989 unos desconocidos le propinaron una paliza, como consecuencia de la cual fue ingresada con múltiples contusiones.

En 1990 el diario Ya publicó en portada un artículo de Rosa Villacastín en el que aseguraba que «el SIDA pone a Amparo Muñoz al borde de la muerte». El semanario Tribuna reseñaba que «la psicosis se ha despertado no sólo en los ambientes nocturnos en los que se movía la actriz, sino también entre quienes han trabajado con ella en sus últimas películas». Dos días más tarde se daba por hecho que se encontraba en «fase terminal», lo que la actriz desmintió con análisis médicos en el programa de Julián Lago La máquina de la verdad. En el mismo programa el periodista Jesús Mariñas farfulló que la actriz practicaba la prostitución, una acusación que la hizo llorar.[1]

El escándalo le costó ocho años de profesión y de tener que vender inmuebles. Empezó a practicar budismo en Málaga y, en 1997, se trasladó al centro budista karpama Mikyo Dorje, en Gulina, cerca de Pamplona. Viajó a India y a Nepal.

EnfermedadEditar

En la primavera de 1991, Amparo sufrió una pancreatitis aguda y la factura del hospital subió más de un millón de pesetas (6.000 euros) por lo que tuvo que deshacerse de gran parte de los inmuebles que había ido adquiriendo a lo largo de su carrera. En 2003, los médicos le confirmaron que tenía un tumor cerebral y una malformación arterial en las proximidades del cerebelo y que podía morir en cualquier momento. Pese al riesgo que suponía la intervención decidió operarse con microcirugía en Valencia de una malformación en el cerebelo. La recuperación fue lenta y con muchas complicaciones. Amparo sufre dos aneurismas cerebrales, que le paralizan la mitad del cuerpo. Más tarde recibió quimioterapia.[14][8]

En 2005, presenta su libro de memorias La vida es el precio (Ediciones B).,[14][8]​ redactado con la ayuda del periodista y escritor Miguel Fernández, en el que repasa sin tapujos, directamente y sin eufemismos, una vida sentimental marcada por sus fracasos matrimoniales, su adicción a las drogas y su lucha contra la muerte. Tras publicar sus memorias se retiró a vivir a Málaga, donde permaneció alejada de los medios de comunicación. El 27 de febrero de 2011 falleció a la edad de 56 años.[3]​ Siete años antes había pronunciado una frase que resultó premonitoria: «Salí de casa con 18 años y volví, enferma, a morir entre los míos».

«La belleza frutal hirió de coz
mortal a otra princesa de barriada,
Miss Universo, Venus descarriada,
metáfora brutal de un siglo atroz.

Febrero quiso que Amparo Muñoz,
la malquerida, la tridivorciada,
la desamparo, la desamparada,
pusiera crisantemos en mi voz.

Prófuga de palabras y de besos,
aguafuerte sin panes y sin peces,
la muerte estaba loca por sus huesos.

Al cine se asomó, aunque menos veces
que a las páginas malvas de sucesos.
Descansa en paz que al fin se lo merece.»

FilmografíaEditar

Películas

Año Película Personaje Notas
1973 El diablo en persona Lupita
1974 Vida conyugal sana modelo publicitaria
Tocata y fuga de Lolita Lolita Villar
1975 Sensualidad Ana
Clara es el precio Clara Valverde
1976 La otra alcoba Diana
Mauricio, mon amour Doctora Verónica Anglada
Volvoreta Volvoreta
1977 Del amor y de la muerte Elena
Acto de posesión Berta
1979 El anillo matrimonial Alba
Mamá cumple cien años Natalia Nominada - Premio Oscar a la mejor película extranjera
Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de San Sebastián
Medalla del CEC a la mejor película
Ganadora- Mejor actriz secundaria en el Brussels Film Festival
El tahúr Alejandra
1980 Memorias de un visitador médico Magdalena
Dedicatoria Clara Nominada - Palma de Oro en el Festival de Cannes
1981 El Gran Triunfo Rosita Montes
La mujer del ministro Teresa
Como México no hay dos Silvia Escandon
Las siete cucas Cresencia
Trágala, perro Sor Patrocinio
1982 Si las mujeres mandaran (o mandasen) Agustina
Hablamos esta noche Clara
El gran mogollón María Ángeles
1983 Todo un hombre Laura Monteros
Hayop sa ganda
Se me sale cuando me río
1984 El balcón abierto La Mujer
1985 La reina del mate Cristina
1986 Lulú de noche Nina
Delirios de amor Angélica Durán
1987 Las dos orillas
Los invitados La catalana
En penumbra Helena
1988 La luna negra Lilit Premiere en el San Sebastián Film Festival
Premio en Sitges Film Festival y Fantasporto Film Festival
1989 Al acecho
1996 Familia Carmen Premiere en Vancouver International Film Festival
Premio en Festival Internacional de Cine de Mar del Plata
Licántropo: el asesino de la luna llena Dra. Mina Westenra
1997 Fotos Rosa Ganadora - Mejor película en Sitges Film Festival
Nominada - Mejor película en Festival Internacional de Cine Fantástico de Bruselas
Elles Maria Premiere en el Festival Internacional de Cine de Palm Springs
1999 Tierra de cañones La Cantero
2000 Un paraíso bajo las estrellas Olivia Premiere en Sundance Film Festival



Televisión

Año Película Papel
1968 Hora once
1976 Las aventuras del Hada Rebeca
1982 Sonata de estío Niña Chole
1983 Las pícaras
Sonatas Niña Chole
1987 Vida privada Concha Pujol
1989 Brigada central Marisa
1993 Los cuentos de Borges Gracia
2011 El cas de la núvia dividida Sra. Hardisson


Teatro

Año Obra Personaje Notas
2000 La habitación del hotel Karen Wright









Predecesora:
Rocío Martín
Miss España
1973
Sucesora:
Consuelo Martín
Predecesora:
Margarita Morán
  Filipinas
Miss Universo
1974
Sucesora:
Anne Marie Pohtamo
  Finlandia

Notas y referenciasEditar

  1. a b c d Galán, Diego (28 de febrero de 2011). El País, ed. «Amparo Muñoz, un bello juguete roto». Consultado el 26 de julio de 2014. 
  2. Silvia Castillo (noviembre de 2005). «Amparo Muñoz». Consultado el 22 de noviembre de 2005. 
  3. a b c La Vanguardia, ed. (28 de febrero de 2011). «Fallece en Málaga la actriz Amparo Muñoz». Consultado el 26 de julio de 2014. 
  4. http://www.larazon.es/historico/3568-fallece-amparo-munoz-la-primera-miss-universo-espanola-KLLA_RAZON_361284?sky=Sky-Agosto-2017#Ttt1tpMongxmgFDX
  5. País, Ediciones El (6 de marzo de 1992). «Crítica | La otra alcoba». EL PAÍS. Consultado el 24 de junio de 2017. 
  6. «La otra alcoba (1976) - Box office / business». IMDb. Consultado el 20 de julio de 2017. 
  7. «La mujer del ministro - Instituto Mexicano de Cinematografía». IMCINE. Consultado el 27 de junio de 2017. 
  8. a b c d Pisano, Isabel (13 de noviembre de 2005). El Mundo, ed. «Volví a Málaga para morir». Consultado el 26 de julio de 2014. 
  9. http://www.abc.es/estilo/gente/20130615/abci-elias-quejereta-201306142010.html
  10. https://elpais.com/diario/1996/05/24/agenda/832888804_850215.html
  11. Interviú, ed. (14 de noviembre de 2005). «Pagar con la vida». 
  12. http://www.diariosur.es/v/20110301/cultura/triste-vida-bella-20110301.html
  13. http://www.elmundo.es/magazine/2001/MG099/MG099-amparocont.html
  14. a b c Castillo, Silvia (22 de noviembre de 2005). «No todo lo que he vivido ha sido una mierda». ABC. Consultado el 26 de julio de 2014.