An American Tail

An American Tail (Un cuento americano en Hispanoamérica[1][2]​, El sueñito americano en Perú, y Fievel y el nuevo mundo en España) es una película animada de 1986, producida por la productora de Steven Spielberg, Amblin Entertainment, y dirigida por Don Bluth. Originalmente distribuida en salas de cine el 21 de noviembre de 1986, fue la primera película animada producida por Universal Pictures.

TramaEditar

La familia ruso-judía Mousekevitz (Ratonovitz en español) celebra la fiesta de Janucá. Durante la celebración, el pequeño Fievel recibe como regalo de Papa una boina azul, aunque le queda un poco grande, mientras que su hermana mayor Tanya recibe una bandana tradicional. Papa les habla sobre América (Estados Unidos), una tierra ideal donde supuestamente no hay gatos. La celebración se interrumpe debido a una carga de cosacos que ataca la villa junto con feroces gatos. Pese a su tamaño, Fievel sale a enfrentarlos, siendo perseguido por estos. Luego de una breve persecución, Fievel resulta ileso. Debido al ataque, la casa de los Mousekevitz, y el de otras familias, son destruidas.

La familia se traslada a Hamburgo para abordar un barco que los llevará a América. Los demás ratones viajan con la ilusión de iniciar una nueva vida. De pronto se produce una fuerte tormenta que casi lleva el barco a la deriva, pero Fievel cae al mar y su rastro se pierde. El barco arriba a Nueva York y todos los ratones son registrados por las autoridades locales. Papa, con mucha tristeza, omite el nombre de Fievel, creyéndolo muerto.

No obstante, Fievel sobrevive en el mar flotando dentro de una botella y es rescatado por Henri, un palomo francés, quien lo acoge en el interior de la Estatua de la Libertad en plena construcción. Fievel se angustia por haberse separado de su familia, pero Henri lo anima a ir a la ciudad con la misión de encontrarla. Ya en los suburbios, se topa con Warren T. Rat (Honorio S.Rata en español), quien se presenta como una rata dedicada a los negocios, y con una gran habilidad de persuasión. Con la excusa de saber donde está su familia, este engaña a Fievel para venderlo a un taller de explotación laboral. Fievel logra escapar con la ayuda de Tony Toponi, un ratón de origen italiano. Paralelamente, Papa intenta olvidarse de Fievel para seguir adelante, pero Tanya aun tiene esperanzas de que su hermano sigue vivo.

Fievel se reencuentra con Tony, y ambos conocen a Bridget, una ratoncita de origen irlandés, quien llama a los demás ratones migrantes a unirse contra los gatos que abusan de ellos. Pese a la elocuencia de su discurso, los ratones sienten miedo de los felinos, pero logra que Tony se enamore de ella. Fievel aun tiene la idea de que no hay gatos en América, hasta que es atacado por uno sorpresivamente y casi es devorado por este. Aparecen otros gatos que atacan al resto de los ratones. Fievel, Tony, y Bridget logran sobrevivir y se dirigen a hablar con John el Honesto, un alcohólico político que conoce a los ratones votantes (e inscribe a los fallecidos en el registro electoral) para que los ayude a encontrar a los Mousekevitz. Pero como son recién llegados, John no los tiene registrados. En ese momento llega Gussie Mouseheimer (Ratonheimer en español), una ratona aristocrática, quien le pide a John que reúna a los ratones contra los gatos. A su vez, Tanya insiste a sus padres que Fievel puede estar vivo, pero ellos le piden que olvidara esa idea. Pese a esto, Fievel y Tanya no pierden la fe de volverse a encontrar.

Gussie y John reúnen a los ratones para decidir qué hacer frente a los abusos de los gatos. El problema es que muchos ratones eran extorsionados por Warren T. Rat, quien les exige una paga a cambio de protección (cosa que no reciben). En eso, Fievel le susurra a Gussie un plan que podría funcionar contra los gatos. Los Mousekevitz estaban presente en la congregación, pero debido a la alta multitud no pudieron reconocer a Fievel.

El plan se pone en marcha. Los ratones utilizan un museo abandonado en el muelle de Chelsea como centro de operaciones para construir su arma secreta contra los gatos. Los Mousekevitz trabajan activamente en el proceso, sin tener pistas de Fievel. Por su parte, Fievel y Tony corren hacia el muelle, pero el primero se cae por una alcantarilla y encuentra la guarida de los gatos. Mientras unos jugaban póker y tocaban el piano, otro se quitaba un disfraz frente a un espejo. Y descubre que ese gato era nada menos que Warren T. Rat, quien se hacía pasar por rata para engañar a los ratones. Fievel es descubierto y los gatos lo persiguen. Cuando logra salir a la superficie, es capturado a último momento. Mientras tanto, el arma secreta de los ratones está terminada y se aplicaría el día siguiente.

Fievel es encerrado en una jaula por los gatos. Allí conoce a Tigre, un tímido gato que se encariña con el ratón. Así Fievel se entera que no todos los gatos son malos. Tanto así que Tigre lo libera y se hacen amigos. Pronto son descubiertos y Fievel logra escapar hacia el muelle, perseguido por los gatos. Debido a su torpeza, Warren despide a Tigre.

Fievel advierte a los ratones que los gatos se acercan. Todos se preparan para soltar el arma secreta. Cuando los gatos llegan al muelle, Warren intenta persuadir a los ratones, pero gracias al aviso de Fievel, Tony golpea a Warren con una honda y revela su verdadera identidad. Pese a ello, Warren intenta incendiar el muelle. Era el momento de soltar el arma secreta, pero debido a la descoordinación entre los ratones, este no avanza. Fievel logra quemar una de las cuerdas que sostenía el arma, pero se golpea en el proceso, quedando inconsciente.

El arma es liberada, y resulta ser el "Ratón Gigante de Minsk", un enorme ratón mecánico inspirado en uno de los cuentos que Papa le contaba a Fievel. Los gatos huyen horrorizados y se lanzan al mar. Mientras los ratones celebran la victoria, los gatos se las arreglan para abordar un barco con destino a Hong Kong. Pero debido al uso de líquidos inflamables usados con el arma secreta, y al amago de incendio de Warren, el muelle se enciende en llamas y los ratones deben escapar. En medio del caos, Tony y Bridget buscan desesperadamente a Fievel y sus gritos son escuchados por Tanya, quien avisa a sus padres. Pese a la incredulidad de Papa, Mama encuentra abandonada la boina azul de su hijo.

Fievel es arrastrado por la corriente debido al accionar de bomberos humanos que llegaron a extinguir el incendio. Logra llegar a un refugio donde habían ratones huérfanos. Estos lo tratan despectivamente y se burlan de él por estar buscando a su familia. Uno de ellos le pregunta por qué lo hace si se supone que su familia debería buscarlo, dándole la impresión que su familia se olvidó de él. Completamente rendido, Fievel se resigna a la idea de no volverlos a ver.

Los Mousekevitz, junto con Tony, Bridget, Gussie, montados sobre Tigre (quien accedió a ayudarlos), buscan a Fievel. Al no haber ninguna señal, Papa usa como último recurso tocar el violin. Pronto Fievel reconoce la melodía y reaviva su esperanza. Finalmente Papa y Fievel se reencuentran emotivamente, junto con el resto de la familia. Y Fievel recupera su boina.

En el epílogo, los Mousekevitz sobrevuelan la terminada Estatua de la Libertad con la ayuda de Henri y las palomas. Al pasar frente a ella, la estatua les sonríe.


RepartoEditar

Inglés  Editar

Español hispanoamericanoEditar

Doblaje grabado en el estudio Intersound, Inc. (Hollywood, California, EE.UU.)

Esta versión, con este doblaje, fue también proyectada en España, con el título de Fievel y el nuevo mundo.

Premios y nominacionesEditar

Premio Categoría Persona Resultado
Premios Óscar canción original James Horner (música), Barry Mann (música) y Cynthia Weil (letras) Nominada
Premios Globo de Oro canción original Nominada

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. DVDventas.com - Fievel: Un cuento americano
  2. «IMDb. Fievel y el nuevo mundo». Archivado desde el original el 20 de octubre de 2009. Consultado el 15 de octubre de 2011. 

Enlaces externosEditar