Ana María Luisa de Médici

Ana María Luisa de Médici (Florencia, 11 de agosto de 1667-ibidem, 18 de febrero de 1743) fue la última representante de la familia de los Médici.

Ana María Luisa de Médici
Electora consorte del Palatinado
Antonio Franchi 001.jpg
Retrato por Antonio Franchi.
Reinado
29 de abril de 1691-8 de junio de 1716
Predecesor Isabel Amalia de Hesse-Darmstadt
Sucesor Violeta Teresa de Thurn y Taxis
Información personal
Otros títulos Princesa de Toscana
Nacimiento 11 de agosto de 1667
Bandera de Toscana Palacio Pitti, Florencia, Gran Ducado de Toscana
Fallecimiento 18 de febrero de 1743 (75 años)
Bandera de Toscana Palacio Pitti, Florencia, Gran Ducado de Toscana
Sepultura Capilla de los Medici en la Basílica de San Lorenzo
Familia
Casa real Médici
Padre Cosme III de Médici
Madre Margarita Luisa de Orleans
Consorte Juan Guillermo del Palatinado
Coat of arms of Anna Maria Luisa de' Medici.png
Escudo de Ana María Luisa de Médici

BiografíaEditar

Hija del gran duque de Toscana, Cosme III de Médici, y de la princesa Margarita Luisa de Orleans. En 1691, se casó con Juan Guillermo del Palatinado, príncipe elector del Palatinado. El matrimonio fue estéril. Muerto su marido en 1716, Ana María Luisa volvió a Florencia, donde estaba ya cerca la extinción de la familia Médici. Habían sido, de hecho, también estériles los matrimonios de sus hermanos, Fernando y Juan Gastón, y también la tragicómica tentativa de Cosme III de hacer abandonar el capelo cardenalicio a su hermano menor, Francisco María, para que se casase con la princesa Eleonora Gonzaga con la esperanza de conseguir un heredero.

 
La estatua de Ana María Luisa en la parte posterior de la Basílica de San Lorenzo de Florencia.

Cosme III, ya resignado a la extinción de su casa, intentó prolongar el gobierno disponiendo que a su muerte el trono pasase a Ana María Luisa, pero la propuesta fue bloqueada por las potencias europeas que consideraban al Gran Ducado de Toscana como una preciosa pieza en el juego de mercadeo de tronos. Después de varias guerras y tratados, se decidió que el trono toscano pasase a Francisco Esteban de Lorena.

A la muerte de su hermano Juan Gastón en 1737, el representante lorenés, el Príncipe de Craon, ofreció a Ana María Luisa la regencia del Gran Ducado en nombre de Francisco Esteban, nuevo soberano, pero la princesa declinó la oferta, aunque permaneció viviendo en el Palacio Pitti dedicándose a su pasión por el arte y las antigüedades.

Fue justo esta pasión la que la llevó a realizar el gesto por el cual es recordada y que constituyó la verdadera fortuna de Florencia: en 1737, Ana María Luisa estipuló con la nueva dinastía reinante el llamado "Patto di Famiglia", que estipulaba que los Lorena no podían transportar o "levare fuori della Capitale e dello Stato del GranDucato ... Gallerie, Quadri, Statue, Biblioteche, Gioje ed altre cose preziose... della successione del Serenissimo GranDuca, affinché esse rimanessero per ornamento dello Stato, per utilità del Pubblico e per attirare la curiosità dei Forestieri". Con este pacto Ana María Luisa permitió que Florencia no perdiese ninguna obra de arte y que no sufriese la suerte de Urbino, que a la extinción de la Casa de los Della Rovere fue literalmente vaciada de sus tesoros artísticos.

AntepasadosEditar







Enlaces externosEditar

BibliografíaEditar