Analítica web

La analítica web 2.0 se define como: el análisis de datos cuantitativos y cualitativos desde un sitio web y de la competencia para impulsar una mejora continua de la experiencia online que tienen tanto los clientes habituales como los potenciales y que se traduce en unos resultados esperados.

La analítica web en la empresaEditar

Gracias a esta evolución, la analítica web comenzó a desempeñar un papel central en aquellas organizaciones (habitualmente anglosajonas) con cierta presencia en Internet. Ahora, no sólo los departamentos de sistemas y diseño web desean información acerca del tráfico, sino también el departamento de marketing. Es notorio que en la última década el uso de Internet ha experimentado un crecimiento considerable entre los usuarios domésticos, pasando muchos mercados de una situación “Off-line” a una situación “On-line”, enfrentándose las empresas a nuevos comportamientos de compra, y a unos mercados cada vez más dinámicos e inciertos, caracterizados por un gran volumen de datos que deben ser convertidos rápidamente en información útil.

La anterior situación hace necesaria la implementación de una herramienta de analítica web que permita a las entidades tomar decisiones de marketing más eficientes, mejorar su estrategia de posicionamiento en Internet, incrementar su cartera de clientes y optimizar el diseño de su página web, además de permitir la evaluación en tiempo real del retorno económico de todas estas actividades.[1]​Así, los marketers pueden conocer mejor a su público objetivo y determinar aquellos segmentos o individuos del mercado más rentables; decidir si la web de la empresa es susceptible de recibir más inversiones; detectar oportunidades de mejora o de negocio; comprender mejor los indicadores del rendimiento económico o KPI[2]​ (ROI, ROE, ROS, TIR,...); averiguar qué productos son más rentables; precisar las estrategias del marketing mix; hacer un adecuado seguimiento de clientes, tanto actuales como potenciales; averiguar la procedencia y destino de los visitantes; aumentar la fidelidad de sus clientes,...; en definitiva, gestionar todos los aspectos relevantes de su negocio en Internet, incluso más allá de las capacidades con las que contaban para el análisis de sus mercados off-line.

Independientemente de si en su organización existe un departamento de innovación o si estas funciones son realizadas por otra área como mercadeo o I&D. Es necesario tener definidas métricas de innovación que nos permitan evaluar el desempeño de la compañía en innovación. En las famosas palabras de Lord Kelvin “Lo que no se mide, no se puede mejorar”. A continuación, vamos a mencionar las métricas más recomendadas para gestionar y hacer seguimiento a los esfuerzos de innovación. Estas se dividen en indicadores de resultado si se centran en los beneficios alcanzados en innovación para la compañía (estas son en su mayoría métricas comerciales y financieras) y en indicadores de proceso si se centran en la eficiencia de cada uno de los sub procesos relacionados con la innovación, estos últimas son claves para determinar las áreas donde hay que intervenir con el fin de mejorar los indicadores de resultado.[3]

HerramientasEditar

ReferenciasEditar

  1. www.marketingdirecto.com. «Los nuevos retos a los que se enfrentan los profesionales en marketing». Consultado el 15 de octubre de 2018. 
  2. Eric T. Peterson: The big book of Key Performance Indicators
  3. «Indicadores (KPI’s) de un departamento de innovación». IDx Transformación Digital. 1 de agosto de 2017. Consultado el 15 de agosto de 2017. 

Enlaces externosEditar