Abrir menú principal

Anexo:Anfibios y reptiles de Cantabria

Herpetofauna de Cantabria. De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Bufo bufo, Rana temporaria, Ichthyosaura alpestris, Mauremys leprosa, Lacerta bilineata y Vipera seoanei.

La fauna vertebrada en Cantabria presenta una amplia diversidad gracias a la variedad de nichos ecológicos existentes en la región y a la posición geográfica de la misma, equidistante entre el mundo mediterráneo del sur peninsular y el cercano mundo de la Europa atlántica.

En estos anexos se muestran todos los vertebrados silvestres que viven en Cantabria, clasificados según el género y familia a la que pertenecen. Además del nombre científico de cada especie, se incluye también el nombre común en la lengua española, los nombres vernáculos más utilizados en esta región, una escueta descripción, un mapa de distribución en España y el estado de conservación.


  Fish icon (The Noun Project 27052).svg Peces continentales   Zusatzzeichen 1006-37.png Anfibios y reptiles   Duck Sotka1.svg Aves   Lapin01 flipped.svg Mamíferos  

La herpetofauna de Cantabria está compuesta por un número significativo de especies. Algunas de ellas son endemismos ibéricos, como el sapillo pintojo ibérico, la ranita de San Antón, la rana patilarga, la salamandra rabilarga, el eslizón ibérico, la lagartija serrana, el lagarto verdinegro y la víbora de Seoane o cantábrica, mientras que otras como el galápago de Florida, la lagartija italiana, la salamanquesa o el perenquén son especies introducidas por el hombre. Su distribución es variable; desde especies como el sapo común o la culebra de agua que se encuentran en todo el territorio regional, hasta otras como la lagartija italiana o la salamandra rabilarga muy difíciles de ver.

AnfibiosEditar

En Cantabria habitan quince especies de anfibios de los órdenes Anura y Caudata, todas ellas íntimamente ligadas a los diferentes medios acuáticos: humedales, ríos de montaña, charcas estacionales, lagos, lagunas, albuferas, marismas, etc. donde pasan toda o parte de su vida. Las familias representadas son: Alytidae, Bufonidae, Hylidae, Pelodytidae, Ranidae y Salamandridae. Algunas de estas especies están ampliamente distribuidas, como la salamandra común, el Tritón alpino o el sapo partero, mientras que otras como el sapillo moteado o la rana patilarga son muy escasas o en el caso de la salamandra rabilarga, prácticamente inexistentes.[1][2][3][4]

En relación a la conservación, las poblaciones de anfibios de Cantabria, al igual que las de todo el mundo, están sufriendo un marcado declive debido principalmente a la pérdida de hábitat, enfermedades y los cambios climáticos.[5][6]

Orden AnuraEditar

Los anuros, conocidos vulgarmente como ranas y sapos, se caracterizan (en su fase adulta) por su cuerpo compacto, carecer de cola y poseer unas patas posteriores muy desarrolladas y adaptadas para el salto. En Cantabria se encuentran representadas cinco familias, que agrupan a diez especies.

Especie Nombre común y vernáculo (NV)[nota 1] Distribución Descripción[nota 2] EC[nota 3] Imagen
Alytidae Fitzinger, 1843
Alytes obstetricans[9] Sapo partero común  
Frecuente en toda la región[10]
L:cm. Sapo de pequeño porte, aspecto voluminoso y cabeza grande. La piel es granulosa con pequeñas verrugas agrupadas en los costados. Su coloración varía de gris a parda con manchas verdes, rojizas y negras poco marcadas; la zona ventral clara. Los machos transportan los huevos en su dorso.
NT
 
Discoglossus galganoi[11] Sapillo pintojo ibérico  
Escaso e irregularmente repartido[10]
L: 4,5-7,5 cm. Sapillo de cabeza aplanada, casi tan larga como ancha, y hocico puntiagudo. De piel lisa o con pequeñas granulaciones de coloración muy variable, desde tonalidades pardas, rosáceas, verdosas o casi negras.
LC
 
Bufonidae Gray, 1825
Bufo bufo[12] Sapo común
NV: (común a todos los sapos) Sapo, quico.
 
Presencia regular en toda la región[10]
L: 8-13 cm. Cuerpo recubierto de protuberancias a modo de verrugas. El color de su piel varía entre una amplia gama de tonos pardos, grisáceos y verdosos. Sus ojos son anaranjados. Presenta un marcado dimorfismo sexual, las hembras son mucho mayores que los machos.
LC
 
Epidalea calamita[13] Sapo corredor   L: 5-6(9) cm. De aspecto robusto y grandes patas posteriores, se distingue del sapo común por una raya amarilla a lo largo de la columna. Tienen una forma extraña de andar.
LC
 
Hylidae Rafinesque, 1815
Hyla arborea[14] Ranita de San Antonio  
Habitual en zonas costeras[10]
L: 4,5-5 cm. Fácilmente reconocibles por el intenso color verde brillante. De cabeza ancha, ojos grandes y extremidades esbeltas adaptadas al salto, poseen unas líneas que van del marrón al negro dibujadas a lo largo de los costados.
VU[15]
 
Hyla molleri Ranita de San Antonio  
Habitual en zonas costeras[10]
L: 3,5-5 cm. Pequeña rana trepadora de piel lisa generalmente verde, a menudo es vista subida a los carrizales y otro tipo de vegetación riparia. Como comienzan a croar cuando se aproxima lluvia, era usada antiguamente como barómetro.[16]
LC
 
Pelodytidae Bonaparte, 1850
Pelodytes punctatus[2][17] Sapillo moteado   L: 4,5 cm. Presenta verrugas alargadas en el dorso, muchas veces en filas a lo largo del cuerpo.
LC
 
Ranidae Rafinesque, 1814
Pelophylax perezi[18] Rana común
NV:Ranu (rana joven).
 
Presente en zonas no montañosas[10]
L: 8 (11) cm. Piel de color verde y marrón muy variable, con manchas negras y una línea dorsal verde más clara y sin la característica mancha temporal de las ranas pardas. El vientre es de color grisáceo.
LC
 
Rana iberica[4]​ [19] Rana patilarga   L: 3-6 cm. Rana de montaña de color pardo rojizo. Se encuentra en arroyos y charcas de agua fría sobre sustrato rocoso y entre vegetación de ribera.
VU[15]
 
Rana temporaria[20] Rana bermeja   L: 6-9 cm. A pesar de su nombre su coloración puede variar entre los tonos pardo rojizos, ocres y verdosos. Vive en tierra y vuelve al agua para refugiarse y reproducirse.
LC
 

Orden CaudataEditar

A diferencia de los anuros, los caudados poseen un cuerpo alargado provisto de cola, tanto en su fase larvaria como en la adulta. Este orden se encuentra representado en la región por cinco especies: Ichthyosaura alpestris, Chioglossa lusitanica, Lissotriton helveticus, Salamandra salamandra y Triturus marmoratus. Dos de ellas Ichthyosaura alpestris y Lissotriton helveticus solamente se encuentran en España en la franja norte.

Especie Nombre común y vernáculo (NV)[nota 1] Distribución Descripción[nota 2] EC[nota 3] Imagen
Salamandridae Goldfuss, 1820
Ichthyosaura alpestris[21] Tritón alpino  
Escaso en toda la región[10]
Lc:< 11 cm. Uno de los urodelos más pequeños de Europa. El macho presenta en época de celo un colorido único.
VU
 
Chioglossa lusitanica[22][23] Salamandra rabilarga   Lc: 13 (16) cm. Se distingue de todas las demás especies de urodelos ibéricos por el tamaño de su cola, que sobrepasa el del resto del cuerpo. Es un endemismo de la península ibérica.
VU
 
Lissotriton helveticus[24] Tritón palmeado  
Presente en toda la región[10]
Lc:< 9 cm. El menor de los tritones ibéricos. Dorso parduzco con manchas, garganta blanca y vientre amarillo. Su nombre común se debe a las membranas interdigitales de las patas posteriores.
LC
 
Salamandra salamandra[25] Salamandra común
NV: Vicaruela, bicaruelu, vacariza, escurpión, mamavacas.
  Lc: 18-25 cm. Especie bastante común con características manchas amarillas sobre fondo negro. Cuerpo grueso y cola relativamente corta, sin cresta dorsal ni caudal.
NT
 
Triturus marmoratus[26] Tritón jaspeado  
Dispar y escaso en toda la región[10]
Lc: 15-16 cm. Su coloración verde le distingue de otros tritones europeos. Durante la época de cría, el verde se torna más vivo y el macho adquiere una gran cresta dorsal salpicada por listas verticales blancas, negras y naranjas.
LC
 

ReptilesEditar

Los reptiles se originaron a partir de anfibios en el periodo Carbonífero, siendo los primeros animales en poseer pulmones bien desarrollados. Se caracterizan por tener una piel resistente y generalmente escamosa. En Cantabria se encuentran dos órdenes de reptiles: testudines (tortugas y quelonios) y Squamata (escamosos) que agrupan a veintisiete especies de reptiles diferentes.[1][27]

Orden TestudinesEditar

Conocidas como tortugas o quelonios, las especies del orden testudines se caracterizan por tener un tronco ancho y corto, y un caparazón o envoltura que protege los órganos internos de su cuerpo. De su caparazón salen, por delante, la cabeza y las patas delanteras, y por detrás las patas traseras y la cola.

Especie Nombre común y vernáculo (NV)[nota 1] Distribución Descripción[nota 2] EC[nota 3] Imagen
Cheloniidae Oppel, 1811
Caretta caretta Tortuga boba P: 65-107 kg. L: 82-109 cm. Tienen aletas con dos garras, cabeza grande y redonda con pico muy grueso. El caparazón es liso en los adultos y de color entre café oscuro y amarillo anaranjado. En los juveniles es de color marrón oscuro y más áspero. El dorso es color crema.  
Lepidochelys kempii Tortuga lora P: 45 kg. L: 61-91 cm. Tortuga de caparazón gris verdoso y peto amarillo verdoso y blanco. Igual que otras tortugas marinas posee un pico córneo.  
Dermochelyidae Fitzinger, 1843
Dermochelys coriacea Tortuga laúd L: hasta 270 cm. Es la mayor de todas las tortugas. Su caparazón, liso y oscuro, está formado por tejido conectivo blando delimitado por una suave curva que da una apariencia semicilíndrica al animal. Posee siete crestas que lo recorren desde la cabeza hasta la cola. Aletas delanteras mucho más largas que en todas las demás tortugas. Pico en forma de gancho.  
Geoemydidae Theobald, 1868
Mauremys leprosa Galápago leproso   L: 15 (20) cm. Caparazón aplanado, con la quilla vertebral ligeramente patente, de color verde, pardo o marrón. Plastrón amarillo, en ocasiones con manchas negras. Tiene unas líneas anaranjadas o rojizas en el cuello.
VU
 
Emydidae Rafinesque, 1815
Trachemys scripta elegans*[4] Jicotea elegante o galápago de Florida L: 12-20 (40) cm. Caparazón verde o parduzco y plastrón amarillo claro. Poseen unas características manchas rojas o amarillas en la parte posterior de los ojos. Las hembras son ligeramente mayores que los machos.  

Orden SquamataEditar

El orden de los escamosos (Squamata) incluye a lagartos, camaleones, iguanas, serpientes y culebras entre otras. Evolutivamente, es el orden más reciente de reptiles y también los que han alcanzado mayor éxito ecológico, gracias, entre otras cualidades, a la presencia de un cráneo cinético que facilita la deglución de las presas.[28]​ En Cantabria se encuentran veintidós especies agrupadas en seis familias: Scincidae, Lacertidae, Gekkonidae, Anguidae, Colubridae y Viperidae. Algunas como la lagartija serrana (Iberolacerta monticola') o la vívora de seoanei (vipera seoanei') son endémicas del norte peninsular, mientras que otras como la lagartija italiana (Podarcis sicula'), la salamanquesa común (Tarentola mauritanica') o el perenquén común (Tarentola delalandii'), han sido introducidas por el hombre.

Especie Nombre común y vernáculo (NV)[nota 1] Distribución Descripción[nota 2] EC[nota 3] Imagen
Scincidae Gray, 1825
Chalcides bedriagai[29] Eslizón ibérico
NV: Eslabón, enano, nánago, enánago, inano, ánago, anagón.
  Lagarto de pequeño tamaño, con una cabeza pequeña, triangular, ensanchada y con hocico redondeado. Cuerpo corto y grueso de sección redondeada o cuadrangular, recubierto de escamas lisas y brillantes. Extremidades pequeñas, cola de sección circular de menor longitud que el cuerpo.
NT
 
Chalcides striatus[30] Eslizón tridáctilo
NV: Eslabón, enano, nánago, enánago, inano, ánago, anagón.
  Muy similar al eslizón ibérico, del cual se diferencia principalmente por tener solamente tres dedos en cada extremidad.
LC
 
Lacertidae Gray, 1825
Iberolacerta monticola[31] Lagartija serrana   Lagartija de talla mediana, aspecto robusto y cabeza relativamente aplastada. Con el dorso de color parduzco o verde brillante con reticulado en negro, vientre blancuzco, azulado o verdoso amarillento, con puntos negros. Ocelos axiales azules.
NT
 
Timon lepidus[32] Lagarto ocelado
NV: (Común a todos los lagartos) Legarto/u, regartezón.
  L: 22,5 cm. Lc: 75,5 cm; 59,4 cm (hembra). Es el mayor lagarto ibérico. Su capa es verde amarillenta en los machos y parda en las hembras, en ambos moteada en negro. En los costados tienen ocelos azules que pueden estar enmarcados en negro o no. Su parte inferior es blanquecina. Los juveniles suelen ser verdosos salpicados con ocelos blancos en lomo y costados.
LC
 
Lacerta schreiberi[33] Lagarto verdinegro   Lc: 40 cm. De cabeza corta y ancha, la cola es el doble de larga que el cuerpo y su vientre amarillento. Los machos son verdes vermiculados en negro, con la edad disminuye el negro. Durante el celo su cabeza y garganta se vuelve azul. Las hembras tienen una coloración pardusca o verdosa.
NT
 
Lacerta bilineata[34] Lagarto verde occidental   L: 12 cm. Capa verde amarillenta, verde azulada o parduzca con motas negras. Los machos tienen la garganta azul y las hembras y los jóvenes presentan 2 franjas longitudinales oscuras.
LC
 
Zootoca vivipara[35] Lagartija vivípara o de turbera
NV: Común a todas las lagartijas:Lagartesa, ligartesa, lagarteza, ligaterna, legaterna, regarteza.
  L: 6,5 cm; 7,5 cm (hembra). Tienen una larga cola, entre 1,1 y 2,5 veces la longitud del cuerpo. Son de color pardo o grisáceo con bandas longitudinales, oscuras y claras. Los juveniles suelen completamente negruzcos.
NT
 
Podarcis hispanicus[36] Lagartija ibérica   L: 4,2-5,9 (6,5) cm; 4,1-5,7 cm (hembra). C: 10 cm. Color pardo verdoso muy variable, de pecho amarillento y cabeza y dorso ocasionalmente rojizos. Presenta moteaduras en los machos y bandas laterales en las hembras, entre las que destacan dos gruesas y oscuras que pueden ir perfiladas por otras amarillentas más delgadas.
LC
 
Podarcis muralis[37] Lagartija roquera   L: 7,7 cm; 7 cm (hembra). Lagartija esbelta de dorso parduzco o grisáceo y vientre blanquecino. Presenta una línea de puntos en el centro de la espalda y una banda longitudinal ancha y oscura en los costados, flanqueada de dos franjas claras que pasan por encima y debajo de los ojos. Sus pupilas son rojizas.
LC
 
Podarcis sicula *[38] Lagartija italiana   L: (9 cm). Los machos tienen la cola más larga. Lagartija verde con 3 bandas oscuras longitudinales, una en el centro de la espalda y dos en los costados, salpicadas de ocelos claros.
LC
DD*
* En Cantabria
 
Psammodromus manuelae[4][39] Lagartija colilarga occidental   L: 7-7,5 cm. Coloración del dorso pardo clara, pardo cobriza u olivácea, con dos líneas blancuzcas o amarillentas. Ocelos azulados a cada lado del cuerpo, de tamaño decreciente hacia la parte posterior. Los machos adultos presentan en primavera los lados de la cabeza y la garganta de color naranja y amarillo, y los costados con abundante coloración negra formando series verticales paralelas alternando con coloración amarilla.
LC
 
Gekkonidae Oppel, 1811
Tarentola mauritanica*[40] Salamanquesa común L: 5-7 cm. C: 5-8 cm. El lomo, las patas y la cola tienen bultos cónicos prominentes. Cabeza grande y ancha, triangular y con ojos grandes con pupila vertical sin párpados. Su coloración puede variar del pardo al gris oscuro, con manchas; el vientre es blanquecino. Tiene cinco dedos en cada pata, con protuberancias laminares laterales e inferiores que le proporcionan cierta adherencia para trepar y desplazarse por superficies verticales.
LC
 
Tarentola delalandii *[41] Perenquén común Lc: 73 cm; 63 cm (hembra). Salamanquesa grande y robusta de dorso gris con bandas transversales oscuras poco destacadas seguidas de manchas claras y parte inferior blancuzca o amarillenta. Su iris es amarillento o pardo dorado.
LC
 
Anguidae Gray, 1825
Anguis fragilis[42] Lución
NV: Enánago, nánago/u,[43]​ enanu, inanu, ánago, anagón, alamón, eslabón, cedajón, salayón, babón, gamón.
  Lc: 30-40 cm; 50 cm (hembra). Lagarto sin patas. Cuerpo con escamas duras de tonos marrones. Párpados móviles.
LC
 
Colubridae Oppel, 1811
Coronella austriaca[44] Culebra lisa europea
NV:(Comunes a toda la familia) Culiebra, culiebru.
  Lc: 50-60 (75) cm. El color del dorso varía entre pardorrojizo y gris, con manchas oscuras irregulares. El vientre es negruzco, grisáceo o pardorrojizo más o menos uniforme. Una antifaz oscuro va desde los orificios nasales y borde inferior del ojo hasta el cuello.
LC
 
Coronella girondica[45] Culebra lisa meridional   Lc: 67,7 cm; 80 cm (hembras). Tiene la cabeza pequeña y deprimida y la cola relativamente corta. Su coloración varía entre los tonos pardos, ocres, grises, rosados y rojizos. Presenta dos manchas oscuras en los parietales que se extienden hacia atrás, tiene la espalda recorrida con manchas transversales oscuras, a veces manchas rojizas en los costados.
LC
 
Natrix maura Culebra viperina o de agua   Lc: 50-70 (80) cm. Coloración muy variada, generalmente olivácea o marrón amarillenta, aunque también puede ser rojiza. Presenta a lo largo de la línea medio dorsal una fila de manchas que en algunos ejemplares pueden llegar a juntarse hasta dar forma a una línea en zigzag. Se caracteriza por mostrar escamas muy carenadas en el dorso.
LC
 
Natrix natrix[4] Culebra de collar
NV:Culebra collarina, culebra de los prados.[43]
  Lc: 120 (200) cm. Tiene el cuerpo grueso, la cabeza redondeada y los ojos de pupilas redondas. El color es muy variable, lo más habitual es pardo o verde oscuro.
LC
 
Zamenis longissimus[4] Culebra de esculapio   Lc: (225) cm. Cabeza es alargada y estrecha. Coloración parda, verdosa o grisácea en el dorso, con motas blanquecinas en los costados. Parte inferior amarilla al igual que los laterales del cuello.
DD
 
Viperidae Oppel, 1811
Vipera aspis[4] Vívora áspid o áspid   L: 60 (85) cm; (75) cm (hembra). Cola relativamente corta. Cabeza ancha, triangular y bien diferenciada del cuello. Escamas del cuerpo grisáceas o amarillas, doradas o cúpreas, con manchas negras o verdosas con borde negro, en aparente zigzag sobre el lomo.
LC
 
Vipera latastei[4] Víbora hocicuda o víbora de Lataste   Lc: 50 (70) cm. Parte posterior de la cabeza ancha y hocico triangular terminado en una prominencia hacia arriba. Cola corta. Su color varía del gris al pardo y tiene una banda en zigzag que recorre la espalda.
NT
 
Vipera seoanei[4] Víbora de Seoane o vívora cantábrica   L: 45-48 (75) cm. Cabeza grande y hocico aplastado o ligeramente levantado. Cola pequeña (10-15% del total). Notable variación individual y geográfica de su patrón de color; el fondo generalmente es marrón claro pero su diseño puede ser con una banda en forma de rosario, en zig-zag, manchas discontinuas o incluso bilineada.
LC
 

NotasEditar

  1. a b c d El nombre vernáculo hace referencia a la denominación tradicional de la especie en Cantabria. Las referencias principales para los nombres vernáculos son, salvo que se indique otra cosa en la tabla, El lenguaje popular de la Cantabria Montañesa[7]​ y el apartado de vocabulario del libro El dialecto cabuérnigo.[8]
  2. a b c d Se utilizan los siguientes códigos:
    • L: Longitud sin cola
    • Lc: Longitud con cola
    • C: Longitud de la cola
    • P: Peso
    Cuando existe variabilidad en las medidas se indica el rango más habitual separado con un guion y entre paréntesis, los registros puntuales que se salen de ese rango.
  3. a b c d Estado de conservación a nivel del Estado Español de las especies según los Atlas y libros rojos editados por la Dirección General de Conservación de la Naturaleza:[1]
    • EX: extinto
    • EW: extinto en estado silvestre (solo en cautividad)
    • CR: en peligro crítico
    • EN: en peligro
    • VU: vulnerable
    • NT: próximo a la amenaza
    • LC: preocupación menor
    • DD: datos insuficientes.

ReferenciasEditar

  1. a b c Pleguezuelos, Márquez y Lizana, 2002.
  2. a b VV.AA. (2002). «Lista preliminar de los vertebrados continentales de Cantabria». Locustella (2). 
  3. SIMAL AJO, Roberto; FERNÁNDEZ ARANSAY, José Javier. «Anfibios y reptiles de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel». Locustella (IV). Consultado el 25 de febrero de 2014. 
  4. a b c d e f g h i Pleguezuelos, Márquez y Lizana, 2002, pp. 457-481«VII Análisis regional de la herpetofauna española»
  5. Price, Stephen J.; Garner, Trenton W. J.; Nichols, Richard A.; Balloux, François; Ayres, César; Mora-Cabello de Alba, Amparo; Bosch, Jaime (3 de noviembre de 2014). «Collapse of amphibian communities due to an introduced Ranavirus» (pdf). Current Biology (en inglés) (24): 2586-2591. Consultado el 13 de septiembre de 2015. 
  6. García Herrera, Alejandro. Herpetofauna. Anfibios y reptiles de Cantabria (pdf). Consultado el 13 de septiembre de 2015. 
  7. García Lomas, 1999.
  8. García González, 2010, p. 141-201.
  9. Bosch, Jaime (2002). «Alytes obstetricans». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  10. a b c d e f g h i Fombellida, Isidoro; Ruíz Agüero, Ramón. Guía de vertebrados del monte Tolío. Mortera Verde. 
  11. Martínez-Solano, Íñigo (2002). «Discoglossus galganoi». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  12. Lizana, Miguel (2002). «Bufo bufo». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  13. Reques, Ricardo; Tejedo París, Miguel (2002). «Bufo calamita». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  14. Márquez, Rafael (2002). «Hyla arborea». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  15. a b García, Jesús; Espinosa, Javier; Álvarez, Elena. Catálogo regional de especies amenazadas de Cantabria. Consejería de desarrollo rural, ganadería, pesca y biodiversidad. p. 19. Consultado el 16 de noviembre de 2015. 
  16. Pamela. «Información sobre la Ranita de San Antonio». Consultado el 3 de octubre de 2015. 
  17. barbadillo, Luis Javier (2002). «Pelodytes punctatus». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  18. A. Llorente, Gustavo; Montori, Albert; Carretero, Miguel A.; Santos, Xabier (2002). «Rana perezi». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  19. Esteban, marisa; Martínez Solano, Íñigo (2002). «Rana ibérica». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  20. Esteban, Marisa; García París, Mario (2002). «Rana temporaria». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  21. Recuero-Gil, Ernesto; Martínez-Solano, Íñigo (2002). «Triturus alpestris». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  22. Torío Castañeda, Sergio; Simal Ajo, Roberto (2009). «Sobre la presencia de Salamandra Rabilarga en Cantabria». Locustella (VI): 120-122. Consultado el 25 de agosto de 2014. 
  23. Vences, Miguel (2002). «Chioglossa lusitanica». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  24. Barbadillo, Luis Javier (2002). «Triturus helveticus». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  25. Buckley, David; Alcobendas, Marina (2002). «Salamandra salamandra». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  26. Albert, Eva María; García-París, Mario (2002). «Triturus marmoratus». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  27. VV.AA. (2002). «Lista preliminar de los vertebrados continentales de Cantabria». Locustella (2). 
  28. «Sbclase Diapsida. O. Squamata». Evopuzzles. Consultado el 4 de octubre de 2015. 
  29. J. Pollo, César (2002). «Chalcides bedriagai». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  30. J. Pollo, César (2002). «Chalcides striatus». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  31. Pérez-Mellado, Valentín (2002). «Iberolacerta monticola». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  32. Mateo, José A. (2002). «Lacerta lepida». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  33. Marco, Adolfo (2002). «Lacerta schreiberi». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  34. Barbadillo, Luis Javier (2002). «Lacerta bilineata». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  35. Braña, Florentino; Bea, Antonio (2002). «Lacerta vivipara». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  36. Sá Sousa, Paulo; Pérez-Mellado, Valentín (2002). «Podarcis hispanica». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  37. Pérez-Mellado, Valentín (2002). «Podarcis muralis». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  38. Pérez-Mellado, Valentín (2002). «Podarcis sicula». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  39. Carretero, Miguel A.; Montori, Albert; Llorente, Gustavo A.; Santos, Xavier (2002). «Psammodromus algirus». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480144506. 
  40. Hódar, José A. (2002). «Tarentola mauritanica». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480145763. 
  41. Gómez de Berrazueta, Juan Manuel (2006). «Salamanquesas canarias (Tarentola delalandii) en Cantabria». Boletín de la Asociación Herpetológica Española 17 (2): 80-81. ISSN 1130-6939. Consultado el 17 de septiembre de 2014. 
  42. Galán, Pedro (2002). «Anguis fragilis». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480145763. 
  43. a b García Díaz, Jesús (1995). «La Fauna». Guía del parque natural Saja-Besaya. Santander: Estudio. ISBN 8487934358. 
  44. Galán, Pedro (2002). «Coronella austriaca». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480145763. 
  45. Santos, Xavier; Pleguezuelos, Juan M. (2002). «Coronella girondica». (PLEGUEZUELOS, J.M., R. MÁRQUEZ y M. LIZANA, eds.), ed. Atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). ISBN 9788480145763. 

BibliografíaEditar

  • Pleguezuelos, J. M.; Márquez, R.; Lizana, M., eds. (2002). Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España. Madrid: Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetologica Española. p. 587. ISBN 8480144505. 
  • García Lomas, Adriano (1999). El lenguaje popular de la Cantabria Montañesa. Santander: Ediciones de librería Estvdio. ISBN 8487934765. 
  • García González, Francisco (2010). «Vocabulario». El Dialecto Cabuérnigo. Torrelavega: Cantabria Tradicional, S.L. ISBN 9788496042896.