Anexo:Cronología de la paleontología

Duria Antiquior - Un Dorset más antiguo es una acuarela pintada por el geólogo Henry De la Beche en 1830, basándose en fósiles descubiertos por Mary Anning. A finales del siglo xviii y a inicios del siglo xix ocurrieron cambios rápidos y dramáticos en el pensamiento acerca la historia de la vida en la Tierra.

La historia de la paleontología recorre la historia de los esfuerzos para entender la historia de la vida en la Tierra a través del estudio del registro fósil dejado por organismos vivos. Ya que tiene que ver con la comprensión de los organismos vivos del pasado, la paleontología puede ser considerada como un campo de la biología, pero su desarrollo histórico ha estado estrechamente ligado a la geología y el esfuerzo para entender la historia de la Tierra misma.

En la antigüedad, Jenófanes (570-480 a. C.), Heródoto (484-425 a. C.), Eratóstenes (276-194 a. C.), y Estrabón (64 a. C.-24 d. C.) escribieron acerca de los fósiles de organismos marinos que indicaban que su tierra había estado alguna vez bajo el agua. Durante la Edad Media, el naturalista persa Ibn Sina (conocido como Avicena en Europa) trató a los fósiles en su escrito El libro de la curación (1027), en el que propuso una teoría de los fluidos petrificantes que Alberto de Sajonia extendería en el siglo xiv. El naturalista chino Shen Kuo (1031-1095) propondría una teoría del cambio climático basado en evidencia de bambú petrificado.

En la Europa moderna, el estudio sistemático de los fósiles surgió como una parte integral de los cambios en la filosofía de la naturaleza que se produjeron durante la Edad de la Razón. La naturaleza de los fósiles y su relación con la vida en el pasado alcanzó mayor comprensión durante los siglos xvii y xviii; al final del siglo xviii la obra de Georges Cuvier decidió un largo debate acerca de la realidad de la extinción, lo que llevó al surgimiento de la paleontología asociada a la anatomía comparada como disciplina científica. El creciente conocimiento del registro fósil también jugó un papel creciente en el desarrollo de la geología, especialmente de la estratigrafía.

En 1822, el término «paleontología» fue acuñado por Henri Marie Ducrotay de Blainville (editor de la revista científica francesa Journal de physique) para referirse al estudio de los antiguos organismos vivos mediante fósiles, y durante la primera mitad del siglo xix las actividades geológicas y paleontológicas se volvieron más organizadas con el crecimiento de sociedades y museos geológicos y con el número creciente de profesionales geólogos y especialistas en fósiles. Este hecho contribuyó a un rápido aumento del conocimiento acerca de la historia de la vida en la Tierra, y a lograr un importante progreso hacia la definición de la escala temporal geológica basada en su mayoría en evidencia fósil. Dado que el conocimiento de la historia de la vida continuó mejorando, se hizo cada vez más evidente que existía algún tipo de orden sucesivo durante el desarrollo de la vida. Esta afirmación alentaría las teorías evolutivas tempranas sobre la transmutación de las especies.[1]

Después de que Charles Darwin publicara El origen de las especies en 1859, gran parte del enfoque de la paleontología se dirigió hacia la comprensión de las vías evolutivas, incluyendo la evolución humana y las teorías evolucionistas.[1]

Durante la segunda mitad del siglo xix ocurrió una tremenda expansión de la actividad paleontológica, especialmente en América del Norte. La tendencia continuó durante el siglo xx cuando diversas regiones de la Tierra que se abrieron para la recolección sistemática de fósiles, como lo demuestra una serie de descubrimientos importantes en China, cerca del final del siglo xx. Se han descubierto muchas formas transicionales, y actualmente se cuenta con abundante evidencia de cómo se relacionan todas las clases de vertebrados, gran parte de ella en forma de formas de transición.[2]​ Durante las últimas dos décadas del siglo xx aumentó el interés en las extinciones masivas y el del papel que juegan en la evolución de la vida en la Tierra.[3]​ También se renovó el interés en la explosión cámbrica, durante la cual surgieron los planos corporales de la mayoría de los filos animales. El descubrimiento de fósiles de la biota de Ediacara y el desarrollo de la paleobiología extendieron el conocimiento de la vida mucho antes del Cámbrico.

Cronología de la paleontologíaEditar

Se recogen a continuación, en forma de taba, los acontecimientos más relevantes en la historia de la paleontología . El autor del descubrimiento o avance téorico se enlaza solo la primera vez que aparece, y en los demás casos simplemente se anota su apellido. El significado de los sombreados de color es el siguiente:

Descubrimientos
(el sombreado destaca el fósil)
Avances
teóricos
Publicaciones Acontecimientos
relacionados
Fósiles animales Fósiles humanos
Cronología de la paleontología
Año Autor Acontecimiento
Siglo VI a. C. Jenófanes de Colofón, filósofo griego presocrático Sostiene que los fósiles de organismos marinos muestran que la tierra seca estuvo alguna vez bajo el agua.[4]
1027 Avicena, naturalista persa Explica la petreidad de los fósiles en El libro de la curación (ca. 1014-1020) al proponer la teoría de los fluidos petrificantes (succus lapidificatus).[5]
1031-1095 Shen Kuo, naturalista chino Argumenta la evidencia de fósiles marinos encontrados en las montes Taihang para inferir que los procesos geológicos provocaron el desplazamiento de las costas a lo largo del tiempo,[6]​ y usa los bambúes petrificados que se encuentran bajo tierra en Yan'an, para defender un gradual cambio climático.[7]
1320-1390 Alberto de Sajonia (1316-1390), filósofo y científico alemán Elabora la teoría de Avicena de los fluidos petrificantes (succus lapidificatus).[5]
c. 1500 Leonardo da Vinci Usa icnofósiles para complementar su hipótesis sobre la naturaleza biogénica de los fósiles corporales.[8]
1665 Robert Hooke En su libro Micrographia compara la madera petrificada con la madera, concluyendo que la madera petrificada se formaba a partir de madera empapada en agua rica en minerales, y argumenta que los fósiles como las conchas de ammonites, se produjeron de la misma manera, lo que provocó un debate sobre el origen orgánico de los fósiles y la posibilidad de extinción.[9]
1669 Nicolas Steno Escribe que algunos tipos de rocas se formaron a partir de capas de sedimentos depositados en el agua, y que los fósiles eran restos orgánicos enterrados en el proceso.[9]
1770 Se encuentran los huesos fosilizados de un animal enorme en una cantera cerca de Maastricht en los Países Bajos. En 1808, Georges Cuvier lo identificó como un reptil marino extinto y en 1822 William Conybeare lo llamó Mosasaurus.[10][11]
1789 Es desenterrado en Argentina el esqueleto de un animal grande. En 1796, Cuvier informa que tenía una afinidad con los modernos perezosos y lo llama Megatherium.[12]
1796 Cuvier Presenta un artículo sobre elefantes vivos y fósiles que muestra que los mamuts eran una especie diferente de cualquier elefante actual. Argumenta que esto demuestra la realidad de la extinción, que atribuye a una catástrofe geológica.[13]
1800 Cuvier Escribe que un dibujo de un fósil encontrado en Baviera muestra un reptil volador. En 1809 lo llama pterodactilo.
1808 Cuvier y Alexandre Brongniart Publican los resultados preliminares de su estudio de la geología de la cuenca de París en el que utilizan los fósiles encontrados en los diferentes estratos para reconstruir la historia geológica de la región.[14]
1811 Mary Anning y su hermano Joseph Descubren los restos fosilizados de un ictiosaurio en Lyme Regis.
1815 William Smith Pública el primer mapa geológico de Inglaterra, Gales y el sur de Escocia, utilizando fósiles para correlacionar los estratos rocosos.
1821 William Buckland (1784-1856), naturalista, geólogo y paleontólogo inglés Analiza la cueva Kirkdale en Yorkshire, que contiene los huesos de leones, elefantes y rinocerontes, y concluye que era una guarida de hienas prehistóricas.
1821-1822 Mary Anning Descubre el primer esqueleto de Plesiosauro en Lyme Regis.
1822 Gideon Mantell (1790-1852), naturalista, geólogo y paleontólogo inglés Descubre los dientes fósiles del dinosaurio Iguanodon, pero hasta 1825 no lo describe con certeza como un nuevo dinosaurio herbívoro.[15]
1822 Henri Marie Ducrotay de Blainville (1777-1850), naturalista, zoólogo y anatomista francés El editor de la revista francesa Journal de Phisique, inventa la palabra «paleontologie» para la reconstrucción de animales y plantas antiguas a partir de fósiles.
1823 Buckland Encuentra un esqueleto humano con restos de mamut en la cueva Paviland, en la península de Gower, pero en ese momento no se acepta que eso demostrara que coexistieron.[16]
1824 Buckland Encuentra un gran diente hallado en una cantera de pizarra de Oxfordshire, y nombró Megalosaurus al animal propietario de aquel diente gigantesco, siendo el primer dinosaurio que tuvo nombre propio. Cuando se encontraron los demás dientes, seguían perfectamente anclados en la mandíbula inferior del dinosaurio carnívoro.[17]
1829 Buckland Pública un informe sobre los trabajos que él y Mary Anning habían hecho para identificar y analizar las heces fosilizadas encontradas en Lyme Regis y en otros lugares. Buckland acuña el término coprolito para ellos y los usa para analizar antiguas cadenas alimenticias.[18]
1830 El debate Cuvier-Geoffroy en París sobre la determinación de la estructura animal.
1831 Mantell Pública un artículo influyente titulado "The Age of Reptiles" [La edad de los reptiles] que resume la evidencia de un período prolongado durante el cual grandes reptiles habrían sido los animales dominantes.[19]
1832 Mantell Encuentra un esqueleto parcial del dinosaurio Hylaeosaurus.
1836 Edward Hitchcock (1793-1864), naturalista y geólogo estadounidense Describe huellas (Eubrontes y Otozoum) de aves gigantes en formaciones jurásicas en Connecticut. Más tarde serían reconocidas como huellas de dinosaurios.
1837 Hermann von Meyer (1801-1869), paleontólogo alemán Designó el espécimen holotipo de un nuevo género, Plateosaurus, a partir de algunas vértebras y huesos de las patas descubiertos en 1834 en Heroldsberg (cerca de Núremberg), por el físico Johann Friedrich Engelhardt.[20]
1841 Richard Owen (1804-1892), biólogo, paleontólogo y anatomista inglés Crea un nuevo orden de reptiles, dinosauria, para los animales — Iguanodon, Megalosaurus y Hylaeosaurus—, encontrados por Mantell y Buckland.
1841 John Phillips (1800-1874), geólogo y naturalista inglés Define la primera escala de tiempo geológica global según el tipo de fósiles que se encuentran en diferentes capas de roca. Él acuña el término Mesozoico para lo que Mantell había llamado la edad de los reptiles.
1856 Se encuentran fósiles en el valle de Neander en Alemania, que Johann Carl Fuhlrott y Hermann Schaaffhausen reconocen como un humano diferente de los humanos modernos. Unos años después, William King nombra al Homo neanderthalensis.
1858 Joseph Leidy (1823-1891), paleontólogo y naturalista estadounidense. Describe el primer esqueleto de dinosaurio encontrado en los Estados Unidos, el Hadrosaurus,[21]​ a partir de unos primeros huesos descubiertos en 1838 por William Estaugh Hopkins. Esos huesos lamaron la atención de un visitante, William Parker Foulke, por lo que el esqueleto fue desenterrado completamente en 1858.
1859 Charles Darwin Pública On the Origin of Species [Sobre el origen de las especies].
1861 Johann A. Wagner El médico y coleccionista de fósiles Joseph Oberndorfer adquirió un espécimen descubierto ese mismo años 1859 en la región de Baviera de Riedenburg-Kelheim.[22]Johann A. Wagner analizó el espécimen brevemente en 1859, cuando acuñó el nombre Compsognathus longipes,[23]​ y lo describió en detalle en 1861.[24]
1861 El primer Archaeopteryx, el esqueleto se encuentra en Baviera, Alemania, y se reconoce como una forma de transición entre reptiles y aves.
1869 Joseph Norman Lockyer (1836-1920), científico y astrónomo inglés Comienza la revista científica Nature.
1869 Thomas Henry Huxley (1825-1895), biólogo y filósofo británico Anuncia en una conferencia una nueva especie, Hypsilophodon, entendiendo que representaba una especie diferente de Iguanodon. El texto, publicado el mismo año, forma el artículo oficial de nombramiento, porque contenía una descripción suficiente.[25]​ Los primeros restos de Hypsilophodon se recuperaron en los primeros días de la paleontología en 1849, cuando los trabajadores de la Isla de Wight desenterraron el llamado bloque Mantell-Bowerbank. Una pieza se vendió a Gideon Mantell, la otra al naturalista James Scott Bowerbank. Sin embargo, en ese momento, se pensaba que los huesos pertenecían a un Iguanodon joven, primero Mantell en 1849,[26]​ y luego Richard Owen en 1855, describiendo el bloque como tal.[27]
1871 Othniel Charles Marsh (1831-1899), paleontólogo estadounidense Descubre los primeros fósiles estadounidenses de pterosaurio.
1874-1877 Marsh Encuentra una serie de fósiles de Equidae en el oeste americano que arrojan luz sobre la evolución del caballo.
1877 Marsh Nombra y describe al Stegosaurus, uno de los muchos dinosaurios recogidos y descritos por primera vez en la llamada Guerra de los Huesos,[28]​ a partir de restos encontrados al norte de Morrison, Colorado. Esos primeros restos son el holotipo de Stegosaurus armatus.
1877 Marsh Nombra y describe el género Allosaurus y A. fragilis como especie tipo,[29]​ basado en un material descubierto en Garden Park, al norte de Canyon City, Colorado. El resto más antiguo corresponde a una vértebra caudal incompleta encontrada en 1869 por los nativos de Middle Park, cerca de Granby, Colorado,, que fue entregada al geólogo Ferdinand Vandiveer Hayden, quien pensó que era la pezuña fosilizada de un caballo prehistórico.
1877 Marsh Nombra y describe al Apatosaurus, sobre la base de un esqueleto casi completo descubierto en las estribaciones orientales de las Montañas Rocosas en el condado de Gunnison, Colorado. La especie fue A ajax.[30][31][32]
1877 E. D. Cope ( 1840-1897), paleontólogo y anatomista estadounidense Nombra al Camarasaurus , a partir de los primeros fósiles hallados ese mismo año 1877 por Oramel W. Lucas en Colorado, unas pocas vértebras dispersas.[33]
1878 Marsh Nombra el género Diplodocus por el Diplodocus longus, un primer esqueleto hallado en el año 1878 en Como Bluff, Wyoming, por Benjamin Mudge y Samuel Wendell Williston.[34]​ Varias especies de Diplodocus fueron descritas entre 1878 y 1924.
1879 Marsh Describió y nombró el hallazgo del 4 de septiembre de 1879 de William Harlow Reed de los restos de un pequeño ornitópodo en el condado de Albany (Wyoming). Lo nombró como Camptosaurus.[35]​ En 1985 lo renombró debido a que el nombre original ya estaba en uso en un grillo.[36]
1884 Marsh El primer espécimen de Ceratosaurus fue descubierto en 1883 por Marshall P. Felch, en la Mina 1, una de las canteras más ricas de fósiles de la Formación Morrison, en el Garden Park, en la zona norte de Cañon City en Colorado. Marsh en 1884 describió sobre la base de este esqueleto un nuevo género y especie, Ceratosaurus nasicornis, aunque al principio lo asigno a Megalosaurus. Gracias a los restos relativamente completos de Ceratosaurus hoy es uno de los terópodos del Jurásico más conocidos de América.[37][38][39][40]
1889 Cope Nombró y describió el género Coelophysis, a partir de un espécimen descubierto en 1881 por David Baldwin un coleccionista aficionado de fósiles que trabajaba para él, en estratos del Triásico de la formación Chinle en el noroeste de Nuevo México y que había previamente catalogado de manera incorrecta en varios géneros (en 1887).[41]
1889 Marsh Describe el Triceratops a partir de un espécimen, obtenido en 1888 por John Bell Hatcher en la formación Lance de Wyoming. Marsh ya había estudiado un par de cuernos orbitales unidos a un pedazo del techo del cráneo, encontrado cerca de Denver, Colorado en la primavera de 1887.[42]​ que creyó que provenían de rocas de una formación datada en el Plioceno, y que los huesos pertenecían a un gran e inusual bisonte, al que denominó Bison alticornis.[42][43]​ El propio Marsh fue el primero en describir los dinosaurios con cuernos, un año después al presentar al Ceratops a partir de restos fragmentarios,[44]​ pero siguió pensando que B. alticornis era un mamífero del Plioceno. Tras cambiar de idea, aceptó su Bison alticornis como otra especie de Ceratops[45]​ (más tarde incluida en Triceratops).[46]
1891 Eugene Dubois (1858-1940), anatomista neerlandés Descubre fósiles del hombre de Java (Homo erectus) en Indonesia.
1901 W.W. Orcutt (1869-1942), geólogo petrolero estadounidense Recupera los primeros fósiles de la mina de alquitrán de Rancho La Brea en el sur de California, una rica fuente de restos de mamíferos de la glaciación Wisconsin.
1903 Elmer S. Riggs (1869-1963), paleontólogo estadounidense Pública la descripción del género Brachiosaurus, y la especie tipo B. altithorax, basándose en un esqueleto parcial postcraneal de Fruita, en el valle del río Colorado, en el oeste de Colorado.[47]​ que había sido recogido en 1900 por Riggs y su equipo —una expedición del Museo Field Columbian, ahora Museo Field de Historia Natural, de Chicago[48]​— de las rocas de la cuenca Brushy de la formación Morrison.[49]​ Riggs publicó un informe breve en 1901, indicando la longitud inusual del húmero en comparación con el fémur.'[48]
1905 Henry Fairfield Osborn (1857-1935), geólogo y paleontólogo estadounidense Describe y nombra el Tyrannosaurus rex. El primer espécimen, una vértebra parcial, había sido descubierto en 1892 por el paleontólogo estadounidense Edward Drinker Cope (1840-1897) y se describió en su momento como Manospondylus gigas. Fue atribuida a Tyrannosaurus rex en 1912 por Osborn.[50]
1908 Barnum Brown (1873-1963), paleontólogo estadounidense Nombra el Ankylosaurus, a partir del espécimen tipo de A. magniventris descubierto en 1906 en la formación Hell Creek de Montana, y encontrado por el coleccionista Peter Kaisen.[51][52][53]
1909 Charles Walcott (1850-1927), naturalista y paleontólogo estadounidense, Descubre fósiles cámbricos en Burgess Shale.
1910 Lawrence Morris Lambe (1863-1919), geólogo y paleontólogo canadiense Describió el género Euoplocephalus, a partir de la especie tipo Stereocephalus tutus descrita por él en 1902 a partir del primer espécimen también descubierto por él en 1897 en el área del actual Parque provincial de los dinosaurios, en el valle del río Red Deer, Alberta, Canadá.
1912 Alfred Wegener Propone la deriva continental, que conducirá a la tectónica de placas, que explicara muchos patrones de biogeografía antigua revelados por el registro fósil.
1912 Charles Dawson (1864-1916), arqueólogo aficionado inglés Anuncia el descubrimiento del Hombre de Piltdown en Inglaterra, un engaño que confundiría a la paleoantropología hasta que los fósiles se revelaron como falsificaciones en 1953.[54]
1912-1915 Spinosaurus se encuentra en el norte de África y se especula que es el depredador terrestre más grande que jamás haya existido.
1913 Lawrence Lambe (1863-1919), geólogo y paleontólogo canadiense Recolección de los primeros restos fósiles de Styracosaurus en Alberta, Canadá por C.M. Sternberg (de un área ahora conocida como parque Provincial del Dinosaurio, en la formación Dinosaur Park) y nombrado por Lambe en 1913.
1914 Barnum Brown (1873-1963), paleontólogo estadounidense Nombra y describe la especie tipo, Corythosaurus casuarius, basándose en el primer espécimen recogido por él en 1912 en Río Red Deer, Alberta.[55]​. El Corythosaurus es uno de los muchos lambeosaurinídos que poseen crestas, y fue la cresta la que le dio su nombre al Corythosaurus .
1920 A. E. Douglass (1867-1962), astrónomo estadounidense Propone la dendrocronología (datación de anillos de árboles).
1923 Walter W. Granger (1872-1941), paleontólogo estadounidense y W. K. Gregory (1876-1970), zoólogo y paleontólogo estadounidense Describieron formalmente la especie tipo de Protoceratops, P. andrewsi, de restos provenientes de la formación Minhe (provincia de Gansu, Mongolia interior). En 1922 una expedición científica que buscaba a los ancestros humanos en el desierto de Gobi de Mongolia, encabezada por el explorador estadounidenseRoy Chapman Andrews (1884-1960), siendo el fotógrafo del grupo, J. B. Shackelford (1886-1969), el que consiguió encontrarlos. Además, se hallaron los primeros huevos de dinosaurios. Ese descubrimiento demostró por primera vez que los dinosaurios eran ovíparos; anteriormente, aunque se considerara que los dinosaurios eran reptiles, no se sabía como se reproducían.
1924 Raymond Dart (1893-1988), anatomista y antropólogo australiano Examina los fósiles de Taung Child, encontrados por los canteros en Sudáfrica, y nombra a Australopithecus africanus.
1943 Barnum Brown (1873-1963) y Erich Maren Schlaikjer, paleontólogos estadounidenses Establecieron el género Pachycephalosaurus e hicieron a "T. wyomingensis" —nombrada por Charles W. Gilmore en 1931—, su especie tipo.con nuevo y más completo material. Hay restos atribuidos retrospectivamente a Pachycephalosaurus ya encontrados desde principios de la década de 1850.
1944 George Gaylord Simpson (1902-1984), paleontólogo y geólogo estadounidense La publicación de Tempo and Mode in Evolution integra la paleontología en la síntesis evolutiva moderna.
1946 Reginald Claude Sprigg (1919-1994), geólogo australiano Descubre fósiles de la biota ediacárica en Australia. En la década de 1960, Martin Glaessner demostraría que eran precámbricas.
1947 Willard Frank Libby (1908-1980), químico estadounidense galardonado con el Nobel en 1960. Introduce la datación por carbono 14.
1953 Stanley A. Tyler Descubre microfósiles en la formación de cianobacterias de esquito Gunflint (una secuencia bandeada de formación de hierro) que crearon estromatolitos pre-cámbricos, hace aproximadamente 2000 millones de años.
1967 Paul S. Martin (1928-2010), geocientífico estadounidense Propone la hipótesis de la sobrecaza, que la extinción de la megafauna del Pleistoceno en América del Norte se debió a la caza excesiva de los nativos americanos.
1969 John H. Ostrom (1928-2005), paleontólogo estadounidense Publicó su descubrimiento de una nueva especie dándole el nombre de Deinonychus (Deinonychus antirrhopus).[56]​ (El nombre del género significa en griego, δεινός, 'terrible' y ὄνυξ, con el genitivo ὄνυχος 'garra' y el específico "antirrhopus", significa "contrapeso" y se refiere a los probables efectos probables de una cola rígida.[57]​ Ostrom había descubierto los restos en 1964 en una expedición del Museo Peabody de la Universidad de Yale y revolucionó la comprensión moderna de los dinosaurios, al demostrar que estos animales eran más parecidos a grandes aves no voladoras que a los reptiles,
1972 Niles Eldredge y Stephen Jay Gould Proponen un equilibrio puntuado, afirmando que la historia evolutiva de la mayoría de las especies implica largos intervalos de estasis entre períodos relativamente cortos de cambio rápido.
1974 Donald Johanson (n. 1943), paleoantropólogo estadounidense, y Tom Gray Descubren un fósil de homínido hembra de 3.5 millones de años que está completo al 40% y lo llaman «Lucy».
1980 Luis Alvarez, Walter Alvarez, Frank Asaro y Helen Michel Proponen la hipótesis Alvarez, de que un cometa o asteroide golpeó la Tierra hace 66 millones de años y causó el evento de extinción Cretácico-Paleógeno, incluyendo la extinción de los dinosaurios no aviares, y enriquecimiento del iridio en el límite K – T.
1982 Jack Sepkoski (1948-1999), paleontólogo estadounidense, y David M. Raup (1933-2015), paleontólogo y morfólogo estadounidense Publican un análisis estadístico del registro fósil de invertebrados marinos que muestra un patrón (posiblemente cíclico) de extinciones en masa.
1984 Hou Xianguang Descubre el sitio de fósiles del cámbrico de Maotianshan Shales en la provincia de Yunnan de China.
1986 Alan J. Charig y Angela C. Milner, paleontólogos británicos Publicaron la descripción del espécimen-tipo de Baryonyx y le dieron el nombre de Baryonyx walkeri en honor de William J. Walker, aficionado cazador de fósiles que en 1983 había descubierto una gran garra, un hueso de falange y parte de una costilla en el pozo Smokejacks, cerca de Ockley en Surrey. El Museo de Historia Natural de Londres completó la excavación del esqueleto entero en el verano de ese año 1983.[58][59]
1993 Johannes G.M. Thewissen y Sayed Taseer Hussain Descubren los fósiles del ancestro anfibio ballenero Ambulocetus en Pakistán.
1996 Li Yumin Descubre un fósil del dinosaurio terópodo Sinosauropteryx que muestra evidencia de plumas en la provincia de Liaoning de China.
2004 Ted Daeschler, Neil H. Shubin y Farish A. Jenkins Jr. Descubren en Canadá Tiktaalik, una forma de transición entre peces con aletas lobulares y tetrápodos.
2009 Carlos Jaramillo y Jonathan Bloch Se desentierran fósiles deTitanoboa, una serpiente gigante, en las minas de carbón de Cerrejón en La Guajira, Colombia, lo que sugiere que las temperaturas ecuatoriales del paleoceno eran más altas que en la actualidad.[60]
2016 Lida Xing Encuentra en Myanmar los fósiles de la cola de una especie bebé de Coelurosauria, completamente conservada en ámbar, incluyendo tejidos blandos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b Buckland W & Gould SJ (1980). Geology and Mineralogy Considered With Reference to Natural Theology (History of Paleontology). Ayer Company Publishing. ISBN 978-0-405-12706-9. 
  2. Prothero, D (27 de febrero de 2008). Evolution: What missing link? (2645). New Scientist. pp. 35-40. 
  3. Bowler Evolution: The History of an Idea pp. 351-352.
  4. «Evolution and Paleontology in the Ancient World». University of California Museum of Paleontology. Consultado el 5 de julio de 2012. 
  5. a b Rudwick, M. J. S. (1985). The Meaning of Fossils: Episodes in the History of Palaeontology. University of Chicago Press. p. 24. ISBN 0-226-73103-0. 
  6. Shen Kuo,Mengxi Bitan (梦溪笔谈; Dream Pool Essays) (1088)
  7. Needham, Joseph (1986). Science and Civilization in China: Volume 3, Mathematics and the Sciences of the Heavens and the Earth. Caves Books Ltd. p. 614. ISBN 0-253-34547-2. 
  8. Baucon, A. 2010. Leonardo da Vinci, the founding father of ichnology. Palaios 25. Abstract available from the author's homepage
  9. a b Rudwick, M. J. S. (1985). The Meaning of Fossils: Episodes in the History of Palaeontology. University of Chicago Press. pp. 45-68. ISBN 0-226-73103-0. 
  10. Rudwick, Martin, Georges Cuvier: Fossil Bones and Geological Catastrophes (1997), p. 158
  11. «Mosasaurus hoffmanni - The First Discovery of a Mosasaur?». Oceans of Kansas. Consultado el 22 de julio de 2012. 
  12. Rudwick, Martin, Georges Cuvier: Fossil Bones and Geological Catastrophes (1997), pp. 25-32
  13. Rudwick, M. J. S. (1985). The Meaning of Fossils: Episodes in the History of Palaeontology. University of Chicago Press. pp. 101-109. ISBN 0-226-73103-0. 
  14. Rudwick, Martin, Georges Cuvier: Fossil Bones and Geological Catastrophes (1997), pp. 127-156
  15. Mantell, Gideon A. (1825). «Notice on the Iguanodon, a newly discovered fossil reptile, from the sandstone of Tilgate forest, in Sussex». Philosophical Transactions of the Royal Society 115: 179-186. ISSN 0261-0523. JSTOR 107739. doi:10.1098/rstl.1825.0010. 
  16. Rudwick, Martin Worlds Before Adam: The Reconstruction of Geohistory in the Age of Reform (2008) pp. 77-79.
  17. «Megalosaurus - Fotos, Hechos y Historia | Dinosaurios». Dinosaurios (en inglés estadounidense). 21 de octubre de 2013. Consultado el 17 de octubre de 2018. 
  18. Rudwick, Martin Worlds Before Adam: The Reconstruction of Geohistory in the Age of Reform (2008) pp. 153-155
  19. Cadbury, Deborah The Dinosaur Hunters (2000) pp. 171-175.
  20. Meyer, H. von (1845). «System der fossilen Saurier» [Taxonomy of fossil saurians]. Neues Jahrbuch für Mineralogie, Geognosie, Geologie und Petrfakten-Kunde (en alemán) 1845: 278-285. 
  21. Leidy, J. 1858. "On the bones of a huge herbivorous saurian near Haddonfield". Proceedings of the Academy of Natural Sciences of Philadelphia 10:215-218
  22. Wellnhofer, P. (2008). «Dinosaurier». Archaeopteryx — der Urvogel von Solnhofen. Munich: Verlag Dr. Friedrich Pfeil. p. 256. ISBN 978-3-89937-076-8. 
  23. Wagner, J. A. (1859). «Über einige im lithographischen Schiefer neu aufgefundene Schildkröten und Saurier». Gelehrte Anzeigen der Bayerischen Akademie der Wissenschaften 49: 553. 
  24. Wagner, Johann Andreas (1861). «Neue Beiträge zur Kenntnis der urweltlichen Fauna des lithographischen Schiefers; V. Compsognathus longipes Wagner». Abhandlungen der Bayerischen Akademie der Wissenschaften 9: 30-38. 
  25. Huxley, T.H., 1869, "On Hypsilophodon, a new genus of Dinosauria", Geological Society of London, Abstracts of Proceedings, 204: 3-4
  26. Mantell, G.A., 1849, "Additional observations on the osteology of the Iguanodon and Hylaeosaurus", Royal Society of London, Philosophical Transactions, 139: 271-305
  27. Owen, R., 1855, Monograph on the fossil Reptilia of the Wealden and Purbeck formations. Part II. Dinosauria (Iguanodon). [Wealden]. Palaeontographical Society Monographs, London, 7: 1-54
  28. Marsh OC (1877). «A new order of extinct Reptilia (Stegosauria) from the Jurassic of the Rocky Mountains». American Journal of Science (en inglés) 3 (14): 513-514. 
  29. Marsh OC. (1877). Notice of new dinosaurian reptiles from the Jurassic formation. American Journal of Science and Arts 14:514-516
  30. Riggs, Elmer (1903). «Structure and Relationships of Opisthocoelian Dinosaurs. Part I, Apatosaurus Marsh». Publications of the Field Columbian Museum. Geological Series (2): 165-196. 
  31. Marsh, O.C. (1877). «Notice of New Dinosaurian Reptiles from the Jurassic formation». American Journal of Science 14 (84): 514-516. 
  32. Tschopp, E.; Mateus, O. V.; Benson, R. B. J. (2015). «A specimen-level phylogenetic analysis and taxonomic revision of Diplodocidae (Dinosauria, Sauropoda)». PeerJ 3: e857. doi:10.7717/peerj.857. 
  33. Cope, E. D. (1877a). «On a gigantic saurian from the Dakota eopoc of Colorado». Palaeontological Bulletin (25): 5-10. 
  34. Marsh, O. C.: «Principal characters of American Jurassic dinosaurs. Part I.» American Journal of Science 3; 411-416 (1878).
  35. Marsh, O.C. (1879). «Notice of new Jurassic reptiles». American Journal of Science and Arts 18: 501-505. 
  36. Marsh, O.C. (1885). «Names of extinct reptiles». American Journal of Science 29: 169. 
  37. Britt, B. B.; Chure, D. J.; Holtz, T. R., Jr.; Miles, C. A.; Stadtman, K. L. (2000). «A reanalysis of the phylogenetic affinties of Ceratosaurus (Theropoda, Dinosauria) based on new specimens from Utah, Colorado, and Wyoming». Journal of Vertebrate Paleontology. 20 (suppl.) 32A. 
  38. Rauhut, O. W. M. (2003). «The Interrelationships and Evolution of Basal Theropod Dinosaurs». Special Papers in Palaeontology (Wiley). p. 25. 
  39. Carrano, Matthew T.; Sampson, Scott D. (January 2008). «The Phylogeny of Ceratosauria (Dinosauria: Theropoda)». Journal of Systematic Palaeontology 6: 192. ISSN 1477-2019. doi:10.1017/S1477201907002246. 
  40. http://dml.cmnh.org/2000May/msg00490.html
  41. Cope, E.D. (1889). «On a new genus of Triassic Dinosauria». The American Naturalist 23: 626. doi:10.1086/274979. 
  42. a b Carpenter, K. (2006). «"Bison" alticornis and O.C. Marsh's early views on ceratopsians.» En: Carpenter, K. (ed.). Horns and beaks: ceratopsian and ornithopod dinosaurs Bloomington e Indianapolis: Indiana University Press. Págs. 349–364. ISBN 0-253-34817-X.
  43. Marsh, O.C. (1887). «Notice of new fossil mammals». American Journal of Science 34: 323–331.
  44. Marsh, O.C. (1888). «A new family of horned Dinosauria, from the Cretaceous». American Journal of Science 36: 477–478.
  45. Marsh, O.C. (1889b). «Notice of gigantic horned Dinosauria from the Cretaceous». American Journal of Science 38: 173–175
  46. Hatcher, J. B., Marsh, O. C. and Lull, R. S. (1907) The Ceratopsia. Government Printing Office, Washington, D.C. ISBN 0-405-12713-8.
  47. Glut, D.F. (1997). «Brachiosaurus». Dinosaurs: The Encyclopedia. McFarland & Company. pp. 213-221. ISBN 978-0-89950-917-4. 
  48. a b Riggs, E.S. (1903). «Brachiosaurus altithorax, the largest known dinosaur». American Journal of Science. 4 15 (88): 299-306. 
  49. Turner, C.E.; Peterson, F. (1999). «Biostratigraphy of dinosaurs in the Upper Jurassic Morrison Formation of the Western Interior, USA». En Gillete, David D. (ed.), ed. Vertebrate Paleontology in Utah. Miscellaneous Publication 99-1. Salt Lake City, Utah: Utah Geological Survey. pp. 77-114. ISBN 978-1-55791-634-1. 
  50. Breithaupt, Brent H.; Elizabeth H. Southwell y Neffra A. Matthews (18 de octubre de 2005). «In Celebration of 100 years of Tyrannosaurus Rex: Manospondylus Gigas, Ornithomimus Grandis, and Dynamosaurus Imperiosus, the Earliest Discoveries of Tyrannosaurus Rex in the West». Abstracts with Programs. 2005 Salt Lake City Annual Meeting 37 (7). Geological Society of America. p. 406. Consultado el 8 de octubre de 2008. 
  51. Brown, B. 1908. The Ankylosauridae, a new family of armored dinosaurs from the Upper Cretaceous. Bulletin of the American Museum of Natural History 24: 187–201.
  52. Creisler, B. (7 de julio de 2003). «Dinosauria Translation and Pronunciation Guide A». Archivado desde el original el 18 de agosto de 2010. Consultado el 3 de septiembre de 2010. 
  53. Liddell, H. G.; Scott, R. (1980) [1871]. A Greek-English Lexicon (abridged edición). Oxford University Press. p. 5. ISBN 0-19-910207-4. 
  54. Lewin, Roger (1987), Bones of Contention, ISBN 0-671-52688-X 
  55. Lowell Dingus and Mark Norell, 2011 Barnum Brown: The Man Who Discovered Tyrannosaurus rex, University of California Press, p. 143
  56. Ostrom, J. H. (1969). «Osteology of Deinonychus antirrhopus, an unusual theropod from the Lower Cretaceous of Montana». Peabody Museum of Natural History Bulletin 30: 1-165. 
  57. Ostrom, John Harold (1969). «A new theropod dinosaur from the Lower Cretaceous of Montana». Postilla (en inglés) 128: 1-17. 
  58. Edwards, D. D. (1986). «Fossil Claw Unearths a New Family Tree». Science News 130 (23): 356. JSTOR 3970849. doi:10.2307/3970849. 
  59. Moody, R. T. J.; Naish, D. (2010). «Alan Jack Charig (1927–1997): An overview of his academic accomplishments and role in the world of fossil reptile research». Geological Society, London, Special Publications 343: 89-109. Bibcode:2010GSLSP.343...89M. doi:10.1144/SP343.6. 
  60. Head, Jason J.; Jonathan I. Bloch; Alexander K. Hastings; Jason R. Bourque; Edwin A. Cadena; Fabiany A. Herrera; P. David Polly; Carlos A. Jaramillo (2009). «Giant boid snake from the paleocene neotropics reveals hotter past equatorial temperatures.». Nature 457 (7230): 715-718. PMID 19194448. doi:10.1038/nature07671. Consultado el 5 de febrero de 2009. 

Enlaces externosEditar