Abrir menú principal
Astrónomos jesuitas con estudiosos chinos en el siglo XVIII

Los jesuitas han hecho numerosas contribuciones significativas al desarrollo de la ciencia. Por ejemplo, históricamente se han dedicado al estudio de los terremotos, y en ocasiones la sismología ha sido descrita como "la ciencia jesuita".[1]​ También han sido descritos como "el principal contribuyente a la física experimental en el siglo diecisiete."[2]​ Según Jonathan Wright en su libro titulado "God's Soldiers" (Soldados de Dios), en el siglo dieciocho los jesuitas habían "contribuido al desarrollo de relojes de péndulo, pantógrafos, barómetros, telescopios de reflexión y microscopios; y a campos científicos tan variados como el magnetismo, la óptica y la electricidad. Observaron, en algunos casos antes que cualquier otro, las bandas coloreadas sobre la superficie de Júpiter, la nebulosa de Andrómeda y los anillos de Saturno. Formularon teorías acerca de la circulación de la sangre (independientemente de Harvey), sobre la posibilidad teórica del vuelo, sobre la manera en que la luna afecta a las mareas, y sobre la naturaleza ondulatoria de la luz."[3]

Las misiones jesuitas en China de los siglos XVI y XVII introdujeron la astronomía y la ciencia occidentales, (entonces experimentando su propia revolución) en China. Un historiador moderno escribe que en la corte Ming tardía, los jesuitas fueron "considerados como especialmente impresionantes por sus conocimientos de astronomía, confección de calendarios, matemáticas, hidráulica, y geografía."[4]​ La Compañía de Jesús introdujo, según Thomas Woods, "un cuerpo sustancial de conocimiento científico y una variedad vasta de herramientas mentales para comprender el universo físico, incluyendo la geometría euclidiana que hizo el movimiento planetario comprensible."[5]​ Otro experto citado por Woods dijo que la revolución científica traída por por jesuitas coincidió con una época en la que la ciencia tenía un nivel muy bajo en China.

Esta es una lista de jesuitas científicos que contribuyeron de alguna manera a la historia de la ciencia. Algunos miembros de la Compañía de Jesús tienen una función histórica ocasionalmente polémica en la historia de ciencia, siendo así mismo muchos de ellos científicos notables que no intervinieron en la muchas veces difícil relación entre la religión y la ciencia. También se han incluido nombres de personajes literarios de ficción en literatura caracterizados como científicos jesuitas, así como personas históricas. Está ordenada cronológicamente según los siglos en que nacieron.

Índice

Siglo XVIEditar

Siglo XVIIEditar

  • Jacques de Billy (1602–1679), matemático francés que escribió acerca de la teoría de números y sobre astronomía.
  • Michał Boym (c. 1602–1659), misionero en China polaco, conocido por sus trabajos botánicos y zoológicos.
  • José Casani (1673-1750), astrónomo y matemático español
  • Paolo Casati (1617–1707), científico italiano, notable en meteorología y por sus especulaciones sobre el vacío.
  • Tommaso Ceva (1648–1737), poeta y matemático italiano que escribió un trabajo sobre geometría.
  • Albert Curtz (1600–1671), astrónomo alemán.
  • Honoré Fabri (1608-1688), matemático y físico.
  • Francesco Maria Grimaldi 1618–1663), físico italiano, quien acuñó la palabra 'difracción' y utilizó instrumentos para medir los elementos geológicos de la Luna.
  • Bartolomeu de Gusmão (1685–1724), naturalista brasileño notable por el desarrollo de los primeros aeróstatos manejables.
  • Georg Joseph Kamel (1661–1706), misionero y botánico checo. El género Camellia está nombrado en su honor.
  • Eusebio Kino (1645–1711), misionero, matemático, cartographer y astrónomo de Trento, que dibujó los mapas basados en sus exploraciones, siendo el primero en demostrar que California no era una isla como entonces se creía, y que publicó un tratado astronómico en Ciudad de México basado en sus observaciones del Cometa Kirsch.
  • Athanasius Kircher (1601–1680), naturalista alemán, que en su Scrutinium Pestis de 1658 escribió sobre la presencia de "gusanos pequeños" o "animalcules" en la sangre, y concluyó que la enfermedad estuvo causada por micro organismos, antecedente a la teoría de los gérmenes.
  • Antoine de Laloubère (1600–1664), matemático francés quién estudió las propiedades geométricas de las hélices.
  • Francesco Lana de Terzi (1631-1687), pionero de la aeronaútica.
  • Théodore Moretus (1602-1667), matemático belga, tiene un cráter lunar dedicado con su nombre.
  • Ignace-Gaston Pardies (1636-1673), científico francés. Polemizó epistolarmente con Isaac Newton sobre su teoría del color, lo que permitió a Newton aclarar ciertos puntos difíciles. El trabajo de Pardies influyó en las investigaciones de Johann Bernoulli, Gottfried Leibniz y Christiaan Huygens. Sus cartas e investigaciones se publicaron en la revista de la Royal Society.
  • Franz Reinzer (1661–1708), autor austriaco, que escribió sobre cometas, meteoros, relámpagos, vientos, fósiles, metales, etc.
  • Giovanni Girolamo Saccheri (1667–1733), matemático italiano que quizás fue el primer europeo en escribir sobre geometría no euclidiana.
  • Georg Schönberger (1596-1645), astrónomo y matemático alemán.
  • Gaspar Schott (1608–1666), científico alemán que escribió sobre varios temas mecánicos y científicos, por ejemplo los engranajes, pero con poca investigación original.
  • Valentin Stansel (1621–1705), astrónomo checo en Brasil, quien descubrió el cometa Estancel-Gottignies tras un cuidadoso cálculo de su posición en colaboración con F. de Gottignies, que residía en Goa.
  • André Tacquet (1612–1660), matemático flamenco cuyo trabajo preparó el terreno para el inmediato descubrimiento del cálculo.

Siglo XVIIIEditar

Siglo XIXEditar

  • Joseph Bayma (1816–1892), matemático italiano que trabajó sobre la estereoquímica.
  • James Cullen (1867–1933), matemático irlandés, conocido por los números de Cullen.
  • Gyula Fényi (1845–1927), astrónomo húngaro notable por sus observaciones del Sol.
  • Johann Georg Hagen (1847-1930), astrónomo y matemático alemán naturalizado estadounidense, primer director del Observatorio Vaticano.
  • Pierre Marie Heude (1836–1902), misionero y zoólogo francés.
  • Franz Xaver Kugler (1862–1929), matemático y químico alemán, conocido por su estudio de las tablillas cuneiformes.
  • Eugène Lafont (1837–1908), fundador belga de la Asociación India para el Cultivo de la Ciencia.
  • Giuseppe Lais (1845-1921), astrónomo italiano.
  • Georges Lemaître (1894-1966), fue un sacerdote belga, astrónomo y profesor de física en la sección francesa de la Universidad Católica de Lovaina. Fue el primer académico conocido en proponer la teoría de la expansión del universo.
  • Émile Licent (1876–1952), jesuita francés formado como historiador natural. Dedicó más de veinticinco años a sus investigaciones en Tianjin, China.
  • James Macelwane (1883–1956), sismólogo estadounidense.
  • Paul McNally (1890–1955), astrónomo estadounidense, director del Observatorio de Georgetown .
  • Manuel Magri (1851–1907), folklorista y arqueólogo maltés.
  • Joseph Maréchal (1878–1944), psicólogo y filósofo belga.
  • François-Napoléon-Marie Moigno (1804-1884), físico y divulgador científico francés. Un cráter de la luna lleva su nombre.
  • Luís Rodés (o Lluís Rodés i Campderà) (1881–1939), astrónomo español. Un cráter de la luna lleva su nombre.
  • Angelo Secchi (1818–1878), astrónomo italiano que descubrió la existencia de "espículas solares" y trazó uno de los primeros mapas de Marte.
  • Johan Stein (1871-1951), astrónomo holandés, director del Observatorio Vaticano.
  • Pierre Teilhard de Chardin (1881–1955), filósofo y paleontólogo francés implicado en el descubrimiento del homínido denominado Hombre de Pekín.
  • Francesco de Vico (1805-1848), astrónomo italiano. Un cráter de la luna lleva su nombre.
  • Benito Viñes (1837–1893), científico español que dirigió el Observatorio Universitario Bethlehem en La Habana, conocido como el “Padre Huracán” debido a su trabajo sobre este fenómeno.
  • Erich Wasmann (1859–1931), entomólogo conocido por el estudio del mimetismo de los seres vivos.
  • José María Algué (1856–1930), director del Observatorio de Manila. Inventó el nefoscopio y el barociclonómetro.
  • Theodor Wulf (1868–1946), físico alemán que fue uno de los primeros experimentadores en detectar la radiación atmosférica procedente de los rayos cósmicos.

Siglo XXEditar

Entre los sacerdotes jesuitas que han dedicado buena parte de su apostolado en demostrar que fe y ciencia no se contraponen ( a través de conferencias, libros, etc) se pueden citar a:

Y el antes citado Manuel Carreira.

Jesuitas de ficciónEditar

El 'jesuita científico' ha sido utilizado como personaje en varios trabajos de ficción científica. Algunos ejemplos incluyen:[6]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar