Anexo:Patrimonio de la Humanidad en Chile

Flag of UNESCO.svg Flag of Chile.svg

Lo que este anexo contempla son todos los bienes declarados como Patrimonio de la Humanidad y Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad en Chile.

Actualmente hay seis lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, todos ellos tienen un carácter cultural.[1]​ Y además tiene un bien cultural inmaterial en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.[2]

Bienes culturales y naturalesEditar

Chile cuenta actualmente con los siguientes lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco:[3]

  Parque Nacional de Rapa Nui
Bien cultural inscrito en 1995.
Localización:   Región de Valparaíso

Rapa Nui –nombre indígena de la Isla de Pascua– ofrece el testimonio de un fenómeno cultural único en el mundo. Asentada en esta isla hacia el año 300 d.C., una sociedad de origen polinesio creó, al margen de toda influencia externa, grandiosas formas arquitectónicas y esculturales dotadas de una gran fuerza, imaginación y originalidad. Desde el siglo X al XVI, construyó santuarios y esculpió numerosos moai, gigantescos personajes de piedra que forman un paisaje cultural inigualable y fascinan hoy al mundo entero. (UNESCO/BPI)[4]

  Iglesias de Chiloé
Bien cultural inscrito en 2000.
Localización:   Región de Los Lagos

Construidas enteramente de madera, las iglesias de Chiloé constituyen un ejemplo único de la arquitectura religiosa en Latinoamérica. Son representativas de una tradición arquitectónica iniciada por los predicadores itinerantes jesuitas en los siglos XVII y XVIII. Tras haber sido continuada y enriquecida por los franciscanos en el siglo XIX, esa tradición perdura todavía en nuestros días. Además de ilustrar la riqueza cultural del archipiélago de Chiloé, estas iglesias atestiguan la lograda fusión de la cultura y las técnicas indígenas con las europeas, la perfecta armonización de su arquitectura con el paisaje y al entorno físico, y la perdurable continuidad de los valores espirituales las comunidades isleñas. (UNESCO/BPI)[5]

  Barrio histórico de la ciudad portuaria de Valparaíso
Bien cultural inscrito en 2003.
Localización:   Región de Valparaíso

La ciudad colonial de Valparaíso constituye un ejemplo notable del desarrollo urbano y arquitectónico de América Latina a finales del siglo XIX. Enmarcada en un sitio natural en forma de anfiteatro, la ciudad se caracteriza por un tejido urbanístico tradicional especialmente adaptado a las colinas circundantes, que contrasta con el trazado geométrico utilizado en terreno llano. En su paisaje urbano, dotado de unidad formal, se yergue una gran variedad de campanarios de iglesias. La ciudad ha conservado interesantes estructuras de los inicios de la era industrial, por ejemplo los múltiples funiculares que recorren las escarpadas laderas de las colinas. (UNESCO/BPI)[6]

  Oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura
Bien cultural inscrito en 2005, en peligro desde ese mismo año.
Localización:   Región de Tarapacá

Las oficinas de Humberstone y Santa Laura cuentan con un total de 200 lugares de extracción del salitre, donde trabajadores llegados de Chile, Perú y Bolivia vivieron agrupados en campamentos de las compañías mineras. Aquí forjaron la cultura comunitaria específica de los pampinos, caracterizada por su creatividad, la riqueza de su expresión lingüística, los vínculos solidarios entre sus miembros y su lucha precursora por la justicia social, que dejaría una honda huella en la historia de los movimientos sociales. A estas y otras oficinas salitreras instaladas en el desierto de la Pampa –una de las zonas más áridas del planeta y más hostiles al ser humano– acudieron miles de pampinos desde 1880 para vivir y trabajar en ellas por espacio de sesenta años, a fin de extraer del yacimiento de salitre más grande del mundo el nitrato de sodio, fertilizante que transformó la agricultura en las dos Américas y en Europa, proporcionando a Chile una riqueza considerable. (UNESCO/BPI)[7]

  Ciudad minera de Sewell
Bien cultural inscrito en 2006.
Localización:   Región del Libertador General Bernardo O'Higgins

Situada a 60 km al este de Rancagua, a más de 2000 metros de altitud, en la cordillera andina, la ciudad minera de Sewell fue construida por la empresa Braden Copper a principios del siglo XX para albergar a los trabajadores de la mina El Teniente, que pronto se iba a convertir en la mayor explotación subterránea de cobre del mundo. Sewell es un ejemplo notable de las ciudades construidas por empresas industriales, que surgieron en muchos rincones apartados del planeta como resultado de la fusión entre la mano de obra local y los recursos técnicos y financieros de algunas naciones industrializadas, con vistas a explotar yacimientos mineros y transformar recursos naturales valiosos. Construida en una ladera demasiado abrupta para permitir la circulación de vehículos con ruedas, Sewell se estructuró en torno a una gran escalera central que se elevaba desde la estación ferroviaria. A lo largo de su recorrido, esa escalera iba jalonando plazoletas de configuración irregular, ornadas de árboles y plantas, que constituían el espacio público urbano principal. Los edificios que se alinean a lo largo de las calles son de madera y con frecuencia están pintados con diversos colores llamativos: verde, amarillo, rojo y azul. La ciudad minera fue abandonada por una gran mayoría de sus pobladores en el decenio de 1970, pero en su momento de apogeo llegó a contar con 15 000 habitantes. (UNESCO/BPI)[8]

  Qhapaq Ñan, sistema vial andino
Bien cultural inscrito en 2014.
Localización:   Región de Arica y Parinacota,   Atacama y   Antofagasta.
Este bien es compartido con   Argentina,   Bolivia,   Colombia,   Ecuador y   Perú

Se trata de una vasta red viaria de unos 30.000 kilómetros construida a lo largo de varios siglos por los incas –aprovechando en parte infraestructuras preincaicas ya existentes– con vistas a facilitar las comunicaciones, los transportes y el comercio, y también con fines defensivos. Este extraordinario sistema de caminos se extiende por una de las zonas geográficas del mundo de mayores contrastes, desde las cumbres nevadas de los Andes que se yerguen a más de 6.000 metros de altitud hasta la costa del Pacífico, pasando por bosques tropicales húmedos, valles fértiles y desiertos de aridez absoluta. La red viaria alcanzó su máxima expansión en el siglo XV, llegando a extenderse por todo lo largo y ancho de la cordillera andina. El nuevo sitio del patrimonio mundial, que consta de 273 componentes y se extiende a lo largo de más de 5.000 kilómetros. Los componentes se han seleccionado para poner de relieve la importante función social y política de la red viaria; las obras maestras de arquitectura e ingeniería y las infraestructuras conexas dedicadas a las actividades mercantiles, el alojamiento y el almacenamiento de mercancías; y los sitios con un significado religioso. (UNESCO/BPI)[9]

* Sitio compartido con Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

Lista indicativaEditar

La inscripción en esta lista es la primera etapa para cualquier futura candidatura. Chile ha presentado los siguientes sitios:[10]

  Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández

Bien natural

Propuesto en 1994

  Parque Nacional Torres del Paine y Bernardo O'Higgins en la región de Magallanes

Bien natural

Propuesto en 1994

  Iglesias del altiplano chileno

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Sitios arqueológicos de la cultura Chinchorro

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Paseo Baquedano

Bien cultural

Propuesto en 1998

  San Pedro de Atacama

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Ayquina y Toconce

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Santuario alto del Cerro el Plomo

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Palacio de La Moneda

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Iglesia y convento de San Francisco

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Casas de la hacienda San José del Carmen el Huique

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Viaducto del Malleco

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Casa de Máquinas de la Estación Ferroviaria de Temuco

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Torreón Los Canelos o Complejo defensivo de Valdivia

Bien cultural

Propuesto en 1998

Arte rupestre de la Patagonia chilena

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Cuevas de Fell y Pali Aike

Bien cultural

Propuesto en 1998

  Sitio arqueológico de Monte Verde

Bien cultural

Propuesto en 2004

Patrimonio Cultural InmaterialEditar

Chile cuenta actualmente con un elemento inscrito en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; además, comparte otro con Bolivia y Perú inscrito bajo el artículo 18.

  El baile chino
Bien inmaterial inscrito en 2014.[11]
Localización: Norte Chico y zona Central de Chile

Los bailes chinos son hermandades de músicos que expresan su fe por intermedio de la música, la danza y el canto, con motivo de la celebración de fiestas conmemorativas. Esta expresión cultural, que se practica esencialmente desde la región del Norte Chico hasta la zona central de Chile, tiene cinco estilos plenamente diferenciados y cada uno de ellos lleva el nombre del valle o de la cuenca en la que predomina. Organizados principalmente por hombres de las zonas rurales, los bailes chinos se caracterizan por la ejecución de saltos y flexiones de piernas al ritmo de una música instrumental isométrica interpretada con percusiones y flautas de origen precolombino. El abanderado del baile canta coplas de tema religioso, memorizadas o improvisadas, cuyas estrofas narran relatos piadosos, y le acompañan dos filas simétricas de músicos y bailarines, a partes iguales. Un tamborilero dirige la coreografía de las danzas y marca también el compás de la música. Cada grupo cuenta con un abanderado y acompañantes, que suelen ser mujeres. La música, las danzas y las coplas se aprenden mediante observación directa, imitación y transmisión en el seno de las familias. Los bailes chinos son instrumento de participación en la vida social, que prestigian a los que participan en ellos. Constituyen modelos de integración y cohesión sociales que cuentan con la adhesión de casi totalidad de las comunidades locales y, además, confieren un sentimiento de identidad y solidaridad a quienes los practican. (UNESCO/BPI)

Mejores prácticas de salvaguardiaEditar

El artículo 18 de la convención de la Unesco de 2003 estipula que el comité intergubernamental selecciona periódicamente entre las propuestas presentadas por los estados partes, programas, proyectos y actividades de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial que reflejen mejor los principios y objetivos de la convención. Bolivia, Chile y Perú cuentan conjuntamente con un proyecto entre las mejores prácticas de salvaguardia bajo el título de Salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial de las comunidades aymaras de Bolivia, Chile y Perú[12], seleccionado en 2009.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «Chile». UNESCO Culture Sector. Consultado el 29 de octubre de 2015. 
  2. «Chile - Información sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial». UNESCO Culture Sector. Consultado el 29 de octubre de 2015. 
  3. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) (2011). «World Heritage Convention - Chile». whc.unesco.org. Consultado el 16 de abril de 2011. 
  4. Parque Nacional Rapa Nui
  5. Iglesias de Chiloé
  6. Barrio histórico de la ciudad portuaria de Valparaíso
  7. Oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura
  8. Ciudad minera de Sewell
  9. Qhapac Ñan, sistema vial andino
  10. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) (12 de abril de 2011). «Tentative Lists - Chile». whc.unesco.org. Consultado el 10 de mayo de 2015. 
  11. «El baile chino». UNESCO Culture Sector. Consultado el 26 de noviembre de 2014. 
  12. Salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial de las comunidades aymaras de Argentina, Bolivia, Chile y Perú

Enlaces externosEditar