Abrir menú principal

Anexo:Patrimonio de la Humanidad en Chipre

Flag of UNESCO.svg Flag of Cyprus.svg

Chipre cuenta actualmente con tres lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, todos ellos de carácter cultural.[1]​ Además tiene dos bienes culturales inmateriales en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.[2]

Índice

Bienes culturales y naturalesEditar

Chipre cuenta actualmente con los siguientes lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco:

  Pafos
Bien cultural inscrito en 1980.
Localización: Distrito de Pafos

Habitado desde el Neolítico, el sitio de Pafos fue un lugar de culto a las deidades de la fertilidad en la época prehelénica. Luego, este culto sería reemplazado por el de Afrodita, nacida aquí según la mitología griega. El templo de esta diosa es una construcción micénica que data del siglo XII a.C. Los vestigios de villas, palacios, teatros, fortalezas y tumbas confieren a este sitio un excepcional valor arquitectónico e histórico. Los mosaicos de Nea Paphos figuran entre los más bellos del mundo. (UNESCO/BPI)[3]

  Iglesias pintadas de la región de Troodos
Bien cultural inscrito en 1985, extensión en 2001.
Localización: Distrito de Nicosia / Limassol

En esta región se encuentra una de las mayores concentraciones de iglesias y monasterios construidos en tiempos del Imperio Bizantino. Los diez monumentos inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial comprenden desde pequeñas iglesias rurales, cuyo estilo arquitectónico rural contrasta con el refinamiento de su decoración, hasta monasterios importantes como el de San Juan Lampadistis. Todas las iglesias están ricamente ornamentadas con murales que ofrecen una perspectiva excepcional de la pintura bizantina y posbizantina en Chipre. (UNESCO/BPI)[4]

  Choirokoitia
Bien cultural inscrito en 1998, modificación menor en 2012.
Localización: Distrito de Lárnaca
Zona de protección: 6,20 ha. Zona de respeto: 68 ha.

El asentamiento neolítico de Choirokoitia, ocupado desde el séptimo hasta el cuarto milenio antes de nuestra era, es uno de los sitios prehistóricos más importantes del Mediterráneo Oriental. Los vestigios encontrados en las excavaciones han permitido conocer mejor la evolución de la sociedad humana en esta región clave. El sitio, que sólo ha sido excavado en parte, constituye una reserva arqueológica excepcional para futuras investigaciones. (UNESCO/BPI)[5]

Localización del Patrimonio de la Humanidad en Chipre.
*Iglesias pintadas de la región de Troodos.

Lista indicativaEditar

La inscripción en esta lista es la primera etapa para cualquier futura candidatura. Chipre, cuya lista indicativa fue revisada por última vez el 08 de febrero de 2016,[6]​ ha presentado los siguientes sitios:

  Puente de Klirou

Bien natural

Propuesto en 2002

  Puente de Malounta

Bien natural

Propuesto en 2002

  Khandria

Bien natural

Propuesto en 2002

  Kionia

Bien natural

Propuesto en 2002

  Sur de Mathiatis

Bien mixto

Propuesto en 2002

  Paisaje rural de Fikardou

Bien cultural

Propuesto en 2002

  Iglesia de Panayia Chrysokourdaliotissa, Kourdali (extensión de Iglesias pintadas de la región de Troodos)

Bien cultural

Propuesto en 2002

  Troodos - Monte Olimpo

Bien natural

Propuesto en 2002

  Agioi Varnavas e Ilarion en Peristerona

Bien cultural

Propuesto en 2004

  Iglesia de Panagia Aggeloktisti

Bien cultural

Propuesto en 2015

  Complejo del Hala Sultan Tekke y el Lago salado de Lárnaca

Bien mixto

Propuesto en 2016

Patrimonio cultural inmaterialEditar

Actualmente Chipre tiene los siguientes elementos inscritos en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial:

  Los encajes de Lefkara o lefkaritika
Bien inmaterial inscrito en 2009.[7]

La fabricación de encajes en Lefkara, una aldea del sudoeste de Chipre, es una actividad tradicional que data del siglo XIV como mínimo. Inspirados en la artesanía local, así como en bordados de los cortesanos de Venecia –que asentó su poder en Chipre desde 1489– y en motivos geométricos de la antigua Grecia y Bizancio, los encajes de Lefkara se confeccionan a mano y combinan cuatro técnicas principales: el dobladillo, el cortado, el relleno con punto de raso y el ribeteado con punto de aguja. Arte y factor de convivencia social a un tiempo, la fabricación de encajes sigue siendo la actividad primordial de las mujeres de Lefkara. Sentadas en grupo en las callejuelas y patios cubiertos de esta aldea, charlan mientras confeccionan manteles, servilletas y primorosas piezas de encaje de estilo inconfundible. La técnica de este arte, única en su género, se transmite a las muchachas. Estas observan primero de modo informal el trabajo de sus madres y abuelas durante años, y luego reciben lecciones de éstas para aprender a aplicar el hilo de algodón sobre tela de lino. Una vez que llega a dominar completamente su arte, la encajera recurre a su imaginación para ejecutar motivos propios que encarnan a un tiempo la tradición y su creatividad personal. Muestra patente de la capacidad para apreciar otras influencias culturales e integrarlas en la cultura propia, la fabricación de encajes no sólo es un elemento esencial de la vida diaria de las mujeres de Lefkara, sino que también constituye para ellas un símbolo de identidad que las enorgullece. (UNESCO/BPI)

  El duelo poético Tsiattista
Bien inmaterial inscrito en 2011.[8]

La improvisación poética oral denominada Tsiattista es una tradición viva que se suele practicar, con acompañamiento de violín o laúd, en justas en las que un poeta-cantante trata de superar a otro con versos ingeniosos compuestos por dísticos rimados. Desde mucho tiempo atrás, este género poético es un componente popular de las fiestas de boda, las ferias y otros regocijos públicos en los que la muchedumbre entusiasta anima a los poetas a recitar. La forma métrica más corriente es el verso de quince sílabas en un dístico rimado, pero algunos poetas utilizan versos de seis, ocho o incluso nueve sílabas. Los “tsiattistaes” (poetas-cantores) más populares son personas de gran ingenio, están muy familiarizados con las tradiciones poéticas y musicales, y poseen un rico vocabulario y una fértil imaginación. Suelen ser hombres de condición modesta y educación limitada que transmiten sus obras oralmente. Hoy en día, los “tsiattistaes” son principalmente hombres de una cierta edad, pero algunas mujeres de talento han empezado recientemente a dar representaciones. Los poetas tienen que dominar el dialecto chipriota, poseer un buen conocimiento de la poesía popular de Chipre y recurrir al repertorio de la Tiattista ya existente y popularizada, pero ante todo han de ser capaces de improvisar nuevos dísticos sobre un tema específico en un tiempo estrictamente limitado y tienen que saber dar la réplica a sus adversarios. (UNESCO/BPI)

  La dieta mediterránea
Bien inmaterial inscrito en 2010, ampliado en 2013.[9]
Este elemento es compartido con Croacia  Croacia, España  España, Grecia  Grecia, Italia  Italia, Marruecos  Marruecos y Portugal  Portugal

La dieta mediterránea comprende un conjunto de conocimientos, competencias prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos. El acto de comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo. Es un momento de intercambio social y comunicación, y también de afirmación y renovación de los lazos que configuran la identidad de la familia, el grupo o la comunidad. Este elemento del patrimonio cultural inmaterial pone de relieve los valores de hospitalidad, buena vecindad, diálogo intercultural y creatividad, así como un modo de vida que se guía por el respeto de la diversidad. Además, desempeña un papel esencial de factor de cohesión social en los espacios culturales, festejos y celebraciones, al agrupar a gentes de todas las edades, condiciones y clases sociales. También abarca ámbitos como la artesanía y la fabricación de recipientes para el transporte, conservación y consumo de alimentos, como platos de cerámica y vasos. Las mujeres desempeñan un papel fundamental en la transmisión de las competencias y conocimientos relacionados con la dieta mediterránea, salvaguardando las técnicas culinarias, respetando los ritmos estacionales, observando las fiestas del calendario y transmitiendo los valores de este elemento del patrimonio cultural a las nuevas generaciones. Por su parte, los mercados locales de alimentos también desempeñan un papel fundamental como espacios culturales y lugares de transmisión de la dieta mediterránea en los que la práctica cotidiana de intercambios fomenta la concordia y el respeto mutuo. (UNESCO/BPI)

Véase también Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

ReferenciasEditar

  1. «Cyprus». UNESCO Culture Sector. Consultado el 22 de enero de 2013. 
  2. «Chipre - Información sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial». UNESCO Culture Sector. Consultado el 22 de enero de 2013. 
  3. «Pafos». UNESCO Culture Sector. Consultado el 24 de enero de 2013. 
  4. «Iglesias pintadas de la región de Troodos». UNESCO Culture Sector. Consultado el 24 de enero de 2013. 
  5. «Choirokoitia». UNESCO Culture Sector. Consultado el 24 de enero de 2013. 
  6. Lista indicativa de Chipre
  7. «Los encajes de Lefkara o lefkaritika». UNESCO Culture Sector. Consultado el 22 de enero de 2013. 
  8. «El duelo poético Tsiattista». UNESCO Culture Sector. Consultado el 22 de enero de 2013. 
  9. «La dieta mediterránea». UNESCO Culture Sector. Consultado el 16 de agosto de 2014. 

Enlaces externosEditar