Anquises

amante de la diosa griega Afrodita

En la mitología griega, Anquises (en griego antiguo Ἀγχίσης Ankhisês) era un hijo de Capis con Temiste (hija de Ilo, hijo de Tros) o Hieromneme (una náyade hija del dios río Simois). Dependiendo de las versiones era un pobre pastor o un príncipe. Fue amado por Afrodita, quien, bajo forma humana, se le unió en el monte Ida mientras apacentaba unos rebaños, unión de la que nació Eneas.

Pierre Lepautre (1659-1744): Eneas y Anquises (Énée et Anchise, 1697). Grupo escultórico inspirado en una obra en cera de François Girardon. Museo del Louvre (París).

Al despertarse después de haber dormido con Afrodita, osó mirarla, y fue tal su admiración ante la diosa que desde entonces su virilidad quedó anulada, completamente destruida, pues tras haber visto a la diosa en su plena desnudez, no sería ya capaz de fijarse ni de amar a ninguna mortal.

Anquises cruzó sus yeguas con los potros divinos del rey Laomedonte.

Tras la Guerra de Troya, Eneas salvó a Anquises y lo llevó junto a los troyanos fugitivos a Italia. Anquises murió al llegar a la ciudad siciliana de Drépano, y fue enterrado allí. Más tarde, Eneas visitó el Hades y vio de nuevo a su padre en los Campos Elíseos.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar