Abrir menú principal
Arthur Schopenhauer (1788-1860), exponente de la posición antinatalista.

El antinatalismo es la posición filosófica, política o demográfica contraria a la reproducción y el nacimiento de nuevos seres humanos. El antinatalismo es lo contrario al natalismo.

El antinatalismo atribuye un valor negativo a la procreación. Los antinatalistas argumentan que las personas deben abstenerse de procrear ya que es un acto éticamente incorrecto (algunos también reconocen la procreación de otros seres sintientes como moralmente incorrectos). En escritos académicos y literarios, varios fundamentos éticos fueron establecidos para confirmar el antinatalismo.[1]​ El término “antinatalismo” se establece en oposición al término "natalismo" o “pro-natalismo”, y probablemente fue usado por primera vez como denominación de esa posición por Théophile de Giraud (nacido en 1968) en su libro L'art de guillotiner les procréateurs: Manifeste anti-nataliste.[2]

El antinatalismo puede tener fundamentos filosóficos, de carácter ético y moral, políticos y demográficos.[3]​ Puede ser defendido a título individual, por asociaciones y por gobiernos y organismos internacionales que desarrollen políticas de población antinatalistas para alcanzar objetivos socioeconómicos y estratégicos que requieren un óptimo de población.

Índice

En las religionesEditar

Las enseñanzas de Buda (c. 400 A.C.), entre las Cuatro nobles verdades y el comienzo del Mahāvagga, son interpretadas por Hari Singh Gour (1870-1949) de la siguiente manera:

Buda declara sus proposiciones en el estilo pedante su edad. El las presenta en una forma de sorites; aunque, como tal, es lógicamente defectuoso, todo lo que él desea transmitir es lo siguiente: Ajeno al sufrimiento al que la vida está sujeta, el hombre genera hijos y, por lo tanto, esta es la causa de la vejez y de la muerte. Si él apenas percibiese el sufrimiento que el acrecentaría con su acto, el desistiría de la procreación de niños; de esta forma se detendría la operación de la vejez y de la muerte.[4]

Los marcionistas afirmaban que el mundo visible es una creación maligna de un demiurgo bruto, cruel, celoso y rabioso, Yahweh. De acuerdo con esta enseñanza, las personas deben oponerse a Él, abandonar su mundo, no crear personas y confiar en el Dios bueno de la misericordia, extranjero y distante.[5][6][7]

Los Encratitas observaron que el nacimiento lleva a la muerte. Para dominar a la muerte, las personas deben desistir de la procreación: “no producir hierba fresca para la muerte”.[8][9][10]

Los Maniqueos, [11][12][13]​ los Bogomilos[14][15][16]​ y los Cátaros[17][18][19]​ creían que la procreación condena el alma al aprisionamiento en la materia mala. Ellos veían a la procreación como un instrumento de un dios malo, un demiurgo, o de Satanás, que aprisiona el elemento divino de la materia y, de esta manera, hace que el elemento divino sufra.


Antinatalismo radical y antinatalismo demográficoEditar

Las posiciones antinatalistas radicales, que cuestionan cualquier nacimiento, con posturas antinatalistas de carácter demográfico, que defienden un control de la natalidad y un control de la población al considerar que una población mundial excesiva (superpoblación) puede tener consecuencias desastrosas para la humanidad y su supervivencia a la vista de los límites de crecimiento de la Tierra.

Teodicea y antropodiceaEditar

Julio Cabrera considera la cuestión de un Ser creador en relación a la teodicea y argumenta que así como es imposible defender la idea un Dios bueno como creador, también es imposible defender la idea de un buen hombre como creador. En la paternidad, el padre humano imita al padre divino, en el sentido de que la educación puede ser entendida como una búsqueda de “salvación”, o de “camino correcto” para un hijo. Sin embargo, un ser humano podría optar por no sufrir de ninguna manera, mas no sufrir y posteriormente serle ofrecida la posibilidad de salvación del sufrimiento. En la opinión de Cabrera, el mal no es asociado con la ausencia de ser, sino con el sufrimiento y la muerte de aquellos que están vivos. Por lo tanto, al contrario, el mal es solamente asociado con el ser.[20]

Karim Akerma, en relación al problema moral del hombre como creador, introduce la antropodicea, un concepto similar al de teodicea. Su opinión se cifra en que cuanta menos fé existe en el Dios Creador Todo-Poderoso, mas urgente se torna la cuestión de la antropodicea. Akerma entiende que, para aquellos que quieren llevar vidas éticas, la generación de sufrimiento requiere una justificación. El hombre no puede más exentarse de responsabilidad por el sufrimiento a través de una entidad imaginaria que establece principios morales. Para Akerma, el antinatalismo es una consecuencia del colapso de los esfuerzos de la teodicea y del fracaso de las tentativas de establecer una antropodicea. Según él, no hay metafísica ni teoría moral que puedan justificar la producción de nuevas personas y, por lo tanto, la antropodicea es indefendible, tanto como la teodicea.[21]

Ética negativaEditar

Julio Cabrera propone un concepto de “ética negativa” en oposición a lo que él ve como éticas “afirmativas”, que afirman el ser.[20][22][23][24][25]​ El describe la procreación como una manipulación, un daño, y como el envío unilateral y no-consensual de un ser humano hacia una situación inmoral, dolorosa y peligrosa. Para Cabrera, esta situación, la vida humana es “estructuralmente negativa”, en la medida en que sus componentes constitutivos son inherentemente adversos. Los más preeminentes de esos componentes son, según él, los siguientes:

A) En el nacimiento, el ser humano gana un ser decreciente (o “menguante”) en el sentido de un ser que comienza a acabar desde su mero surgimiento, siguiendo una dirección única e irreversible de desgaste y declive y cuyo total acabamiento puede consumarse en cualquier momento.

B) El ser humano es afectado, desde el inicio de su surgimiento, por tipos de desgastes/fricciones: dolor físico (en forma de enfermedades, accidentes, catástrofes a cuales siempre se está expuesto); desánimo (categoría que abarca fenómenos como la falta de voluntad, cansancio, falta de fuerzas, sensación de falta de sentido, desmotivación, tedio y depresión); e “inhabilitación moral”. De acuerdo con la ética negativa, los humanos son “moralmente descalificados”: no somos capaces de obrar moralmente con todos. Esa inhabilitación no ocurre por causa de una “maldad” intrínseca de la naturaleza humana, sino por la situación estructural en la que nos encontramos desde siempre. En esta situación, los seres humanos son constreñidos por varios tipos de dolor, en espacios limitados para la acción e intereses que muchas veces entra en conflicto. No necesitamos tener malas intenciones para tratar a los otros con desconsideración; somos compelidos a hacerlo para sobrevivir, perseguir nuestros proyectos y huir del sufrimiento. La inhabilitación moral es para Cabrera la peor cosa en la vida humana y en la procreación: al procrear, se genera otro humano que no podrá vivir moralmente. Cabrera también llama la atención del hecho de que la vida esté asociada al riesgo constante de sentir fuertes dolores físicos, lo que es común en la vida humana, por ejemplo, como resultado de una dolencia grave, y sustenta que la mera existencia de tal posibilidad nos inhabilita moralmente, ya sea porque, debido a eso, podemos en cualquier momento perder, como resultado de su ocurrencia, la posibilidad de un funcionamiento digno y moral, incluso en un grado mínimo.

C) El ser humano está equipado de mecanismos de creación de valores positivos de todo tipo: (Morales, estéticos, religiosos, científicos, eróticos, artísticos, etc.) que funcionan como defensa contra A y B, mecanismos que el ser humano debe mantener constantemente activos. Según Cabrera, todos los valores positivos que aparecen dentro de la vida humano son reactivos y paliativos; ellos son introducidos debido a la lucha permanente, ansiosa, esforzada y con resultados inciertos que libramos contra el ser decreciente y friccionado/desgastado ganado en el nacimiento, para ser finalmente derrotados por su plena consumación. Cabrera acredita que un enorme número de humanos en todo el mundo no consigue soportar esa lucha precipitada contra la estructura terminal de su ser, lo que lleva a consecuencias destructivas para ellos y otros: suicidios, enfermedades nerviosas de mayor o menor gravedad o comportamiento agresivo. El acepta que la vida puede, en circunstancias normales e incluso en circunstancias anormales y dramáticas, ser soportable (sin embargo, en una dolencia grave o una injusticia social inmensa, ella puede volverse insoportable) y también que los humanos son capaces – por su propio mérito y esfuerzo- de tornar la vida no apenas soportable, sino muy agradable (aunque no para todos, porque el precio de la vida placentera de unos puede ser – y frecuentemente lo es- la vida desagradable de otros), pero afirma que también es problemático procrear a alguien para que intente volver su vida agradable al luchar contra la resistencia de la situación difícil y opresiva que le damos al generarlo. Parece más razonable, en la opinión de Cabrera, simplemente no colocarlo en una situación en la cual tendrá que reaccionar con resultados tan inciertos. Y concluye que: “todo lo que nos decimos para poder continuar viviendo no tiene sentido para aquel que todavía no es”.

Cabrera denomina el conjunto de estas características A-C la “terminalidad del ser”.

Cabrera considera la procreación como una manipulación ontológica y total: el propio ser de alguien es fabricado y usado, y por lo tanto, en contraste con casos intra-mundanos en que se es colocado en una situación dañosa, en el caso de la procreación no hay cualquier posibilidad de defensa contra ese acto. Según Cabrera, la manipulación de la procreación es visible principalmente en el carácter no-consensual y unilateral de ese acto, de manera que procrear es per se inevitablemente asimétrico, sea una procreación premeditada, o sea debido a negligencia; está siempre vinculado a intereses (o desintereses) de otros humanos, no del humano creado. Más allá de eso, Cabrera afirma que, en su opinión, la manipulación de la procreación generalmente no se limita al acto de creación en sí, sino que continua en el proceso de educación del niño/a, donde será moldeada/o de acuerdo con las preferencias de los padres para su satisfacción. Él enfatiza que, aunque no sea posible evitar la manipulación durante la procreación, es perfectamente posible evitar la procreación en sí, y que, entonces, ninguna regla moral es violada si la criatura no es perjudicada de forma alguna. De acuerdo con Cabrera, en la ética, y también en las éticas afirmativas, hay un concepto abarcador que él llama la “Articulación Ética Fundamental”, “AEF”: la consideración de los intereses de los otros, no manipular y no perjudicar. La procreación es para él una violación obvia de la AEF. En su opinión, los valores incluidos en la AEF ya son ampliamente aceptados por las éticas afirmativas e, de ser abordados radicalmente, deben llevar al rechazo de la procreación. Cabrera distingue entre “muerte estructural” (“ME”), (similar a la mortalidad, pero con un grado de abstracción mayor y más abarcador de la situación humana), el proceso de morir iniciado por el nacimiento y “muerte puntual” (“MP”), el momento en que se deja de existir. En su opinión, reconocer a la muerte (en el sentido de la ME) como mala y lamentar tener que morir, debe ser idéntico a reconocer el nacimiento como malo y arrepentirse de nacer, ya que no nos es posible no nacer no-mortalmente.

Ninguna posibilidad de obtener consentimentoEditar

Julio Cabrera, Seana Shiffrin, Gerald Harrison, Juilia Tanner y Asheel Singh argumentan que la procreación es moralmente problemática a causa de la imposibilidad de obtener consentimiento del humano que será creado. Cabrera argumenta que la procreación es una violación de la autonomía porque no tenemos el consentimiento de un humano cuando obramos en nombre de el a través de la procreación, y que un agente racional, poseyendo informaciones confiables sobre la situación humana y la capacidad de opinar en su posible venir a existir, puede no escoger nacer y sufrir los dolores asociados a la existencia (esta es una referencia a un experimento mental mental propuesto por Richard Hare, que supone que sería obvio escoger el nacimiento).[26]

(1) Ningún gran daño está en juego si la acción no fue tomada:

(2) Si la acción fue tomada, los daños sufridos por la persona creada pueden ser muy severos

(3) Una persona no puede escapar de la condición impuesta sin un costo muy alto (el suicidio es muchas veces una opción físicamente, emocionalmente y moralmente insoportable)

(4) El procedimiento de consentimiento hipotético no se basa en los valores de la persona que tendría que soportar la condición impuesta.[27]

Gerald Harrison y Julia Tanner argumentan que cuando queremos afectar significativamente a alguien com nuestra accion y no es posible obtener su consentimento, entonces la posición estándar debe ser no tomar tal acción. La excepción es, de acuerdo con ellos, acciones por las cuales queremos evitar que alguien sufra un daño mayor (por ejemplo, empujar a alguien fuera del camino de un piano en caída libre). Sin embargo, en la opinión de ellos, tales acciones ciertamente no incluyen la procreación, porque antes de tomar esa acción, nadie existe.[28][29][30]

Asheel Singh enfatiza que no es acertado pensar que venir a la existencia es siempre un daño general para reconocer el antinatalismo como una visión correcta. En su opinión, es suficiente pensar que no hay derecho moral de infligir daños serios y evitables a los otros sin su consentimiento.[31]

Imperativo kantianoEditar

Julio Cabrera,[32]​ David Benatar[33]​ (nacido en 1966), y Karim Akerma[34]​, argumentan que la procreación es contraria al imperativo práctico de Immanuel Kant (de acuerdo con Kant, un hombre nunca debe ser usado como un medio para un fin, mas siempre como un fin en sí mismo). Ellos argumentan que una persona puede ser creada para el bien de sus padres o de otras personas, pero que es imposible crear a alguien por su propio bien; y que, por lo tanto, siguiendo la recomendación de Kant, nosotros no debemos crear nuevas personas. Heiko Puls argumenta que las consideraciones de Kant en relación a deberes parentales y procreación humana en general implican argumentos para un antinatalismo éticamente justificado. Kant, sin embargo, de acuerdo con Puls, rechaza esa posición en su teleologia por razones meta-éticas.[35]​ Seana shiffrin enúmera cuatro factores que, en su opinión, justifican el consentimiento hipotético de la procreación como un problema:

Huelga de vientres y neomalthusianismoEditar

A finales del siglo XIX y principios del XX un grupo de autores franceses neomalthusianos -Fernand Colney –autor de La grève des ventres en 1907-, Paul Robin, Eugène Humbert, León Marimont, André Lorulot, Gabriel Giroud y el español Luis Bulffi de Quintana defendieron la Huelga de vientres como medida antinatalista demográfica que redujera el número de hijos y por tanto de familias numerosas -en las clases bajas- que acababan en la miseria. Todos ellos fueron miembros de la "Liga de la regeneración humana" o "generación consciente" y son considerados como los primeros defensores de uso de los métodos anticonceptivos y precursores, por tanto, de la planificación familiar.[36]

Peter Wessel ZapffeEditar

Peter Wessel Zapffe (1899-1990) ve a los humanos como una paradoja biológica. La conciencia se volvió excesivamente evolucionada en los seres humanos, volviéndonos incapaces de funcionar normalmente como los otros animales: la cognición nos da más de lo que podemos cargar. Nuestra fragilidad e insignificancia en el cosmos se hacen visibles para nosotros. Queremos vivir, pero a causa de como evolucionamos, somos la única especie cuyos miembros están conscientes de que están destinados a morir. Somos capaces de analizar el pasado y el futuro, tanto de nuestra situación como la de otros, imaginar el sufrimientos de billones de personas (tanto como de otros seres vivos), hayan ellos vivido en el pasado o estén viviendo hoy, y sentir compasión de su sufrimiento. Anhelamos justicia y significado en un mundo donde ninguno de los dos ocurre. Esto garantiza que la vida de los individuos conscientes sea trágica. Tenemos deseos: necesidades espirituales de lo que esa realidad es incapaz de satisfacer, y nuestra especie todavía existe apenas porque limitamos nuestra consciencia para protegerla de lo que esa realidad realmente implica. La existencia humana equivale a una red enmarañada de mecanismos de defensa, que pueden ser observados individualmente y socialmente en nuestros patrones de comportamiento diarios. De acuerdo con Zapffe, la humanidad debe cesar este auto-engaño, y la consecuencia natural sería su extinción al abstenerse de la procreación.[37][38][39]

RealismoEditar

Algunos antinatalistas creen que la mayoría de las personas no evalúan la realidad de manera precisa, lo que afecta su deseo de tener hijos. Peter Wessel Zapffe identifica cuatro mecanismos represivos que usamos, de manera consciente o no, para restringir a nuestra consciencia de la vida y del mundo.

  • Aislamiento – Un rechazo arbitrario de nuestra conciencia y de la conciencia de los otros sobre todo de los pensamientos y sentimientos negativos asociados a los hechos desagradables de nuestra existencia. En el día a día, eso se manifiesta como un acuerdo tácito para mantener el silencio en ciertos asuntos – especialmente alrededor de los niños, para evitar inculcarles un miedo al mundo y de lo que les espera en la vida, antes de que puedan aprender otros mecanismos.
  • Anclaje – la creación y uso de valores personales para garantizar nuestra conexión con la realidad, como nuestros padres, nuestra casa, nuestra calle, nuestra escuela, Dios, la iglesia, el Estado, la moralidad, el destino, las leyes de la vida, el pueblo, el futuro, la acumulación de bienes materiales o autoridad, etc. Eso puede ser caracterizado como crear una estructura defensiva, “una fijación de puntos internos, la construcción de paredes alrededor, la lucha líquida de la conciencia”, y defender la estructura contra amenazas.
  • Distracción – cambiar el enfoque hacia nuevas impresiones para huir de circunstancias e ideas que consideramos perjudiciales o desagradables
  • Sublimación – reorientar las partes trágicas de la vida en algo creativo o valioso, normalmente a través de una confrontación estética para el propósito de catarsis. Nos enfocamos en lo imaginario, en lo dramático, en lo heroico, en lo lírico y en los aspectos cómicos de la vida, para permitirnos y a los otros una fuga de su verdadero impacto.

De acuerdo con Zapffe, los trastornos depresivos son frecuentemente “mensajes de una percepción más profunda e inmediata de la vida, frutos amargos una genialidad del pensamiento”. Algunos estudios parecen confirmar eso; se habla sobre el fenómeno del realismo depresivo, y Colin Feltham escribe sobre el antintalismo como una de sus posibles consecuencias.[37]​ Algunos estudios parecen confirmar eso, Se habla sobre el fenómeno del realismo depresivo, y Colin Feltham escribe sobre el antinatalismo como una de sus consecuencias posibles.[40]

David Benatar, citando numerosos estudios, enumera tres fenómenos descritos por psicólogos, que, según él, son responsables por el hecho de que nuestras auto-evaluaciones no son confiables:

1. Tendencia al optimismo – tenemos una perspectiva positivamente distorsionada de nuestras vidas en el pasado, el presente, y en el futuro.

2. Adaptación (o acomodación, habituación) – nosotros nos adaptamos a situaciones negativas y ajustamos nuestras expectativas de acuerdo con ellas.

3. Comparación – para nuestras auto-evaluaciones, más importante de como nuestras vidas están yendo es como nuestras vidas están siendo comparadas con las vidas de los otros. Uno de los efectos de eso es que los aspectos negativos de la vida que afectan a todos no son llevados en consideración para evaluar nuestro propio bienestar. Además, somos más propensos a compararnos con aquellos que están en una situación peor de aquellos que están en una situación mejor.

Benatar concluye:

Los fenómenos psicológicos anteriormente descriptos no son sorprendentes a partir de una perspectiva evolutiva. Ellos militan contra el sucidio y son a favor de la reproducción. Si nuestras vidas son tan malas como yo todavía sugiero que son, y si las personas estuviesen propensas a ver esa verdadera calidad de sus vida tal cual ella es, ellas podrían estar mucho más inclinadas a matarse, o por lo menos a no producir más tales vidas. El pesimismo, entonces, tiende a no ser seleccionado naturalmente.[41]

Thomas Ligotti (nacido en 1953) llama la atención sobre la similaridad entre la filosofía de Zappfe y la terror management theory (teoría del manejo del terror). La Terror management theory argumenta que los humanos están equipados con habilidades cognitivas únicas más allá de lo necesario para la supervivencia, lo que incluye el pensamiento simbólico, autoconsciencia, y percepción de sí mismos como seres temporales conscientes de la finitud de su existencia. El deseo de vivir junto con la inevitabilidad de la muerte causa terror en nosotros. La oposición a ese miedo es una de nuestras principales motivaciones. Para escapar del miedo a la muerte, construimos estructuras defensivas a nuestro alrededor para garantizar nuestra inmortalidad simbólica o literal, para nosotros sentirnos como miembros valiosos en un universo significativo, y para enfocarnos en protegernos de amenazas externas inmediatas.[42]

La muerte como un dañoEditar

Marc Larock presenta una visión que el llama “deprivacionalismo”.[43]​ De acuerdo con esta visión:

(1) Cada persona tiene interés en adquirir una nueva preferencia satisfecha

(2) Siempre que una persona es privada de una nueva preferencia satisfecha, eso viola un interés y, por lo tanto, causa daños.

Larock argumenta que si una persona es privada de un número infinito de nuevas preferencias satisfechas, ella sufre un número infinito de daños y que tal privación es la muerte, a la cual conduce la procreación. Todos nosotros somos traídos a la existencia, sin nuestro consentimiento, y a lo largo de nuestras vidas, nos familiarizamos con una infinidad de bienes. Infelizmente, hay un límite para la cantidad de bien que cada uno de nosotros tendrá en nuestras vidas. Eventualmente, cada uno de nosotros morirá y seremos permanentemente excluidos de la perspectiva de cualquier bien adicional. La existencia, vista de esta manera, parece ser una broma.

Larock afirma que no es correcto neutralizar su visión afirmando que la muerte también es un beneficio infinitamente grande para nosotros, porque nos protege de un número infinito de nuevas preferencias frustradas. Él propone un experimento mental en el cual tenemos dos personas, María y Tom. La primera persona, María, muere a los cuarenta años a consecuencia de complicaciones causadas por una enfermedad degenerativa. María hubiera vivido por algún tiempo más, si no fuera por las complicaciones, pero sólo sentiría cosas malas en su vida, no buenas. La segunda persona, Tom, muere a la misma edad debido a la misma enfermedad, pero en su caso la enfermedad está en tal estadio de gravedad que su cuerpo ya no es capaz de funcionar. Según Larock, es malo cuando alguien, como en el caso de Tom, encuentra la imposibilidad de continuar disfrutando de cosas buenas de su vida; la vida de todos llega a tal punto, si alguien vive lo suficiente y nuestras intuiciones no nos dicen que eso generalmente es bueno o incluso neutro. Por lo tanto, debemos rechazar la visión de que la muerte también es un beneficio infinitamente grande: porque pensamos que Tom fue desafortunado. En el caso de María, nuestras intuiciones nos dicen que su infortunio no es tan grande como el de Tom. Su infortunio disminuye por el hecho de que la muerte la salvó de un futuro en que llegaría a experimentar cosas malas. Larock piensa que, a pesar de la imposibilidad de experimentar cosas buenas futuras nos parezca perjudicial, la mera falta de una posibilidad lógica de experimentar cosas malas futuras no parece ser una ventaja compensatoria para nosotros. Si así fuese, no habría nada de extraño en reconocer que Tom no sufrió ningún infortunio. Pero él es una víctima de su infortunio, tanto como María. Sin embargo, el infortunio de Maria no parece haber sido tan grande porque su muerte la priva un gran sufrimiento. Larock es de la opinión de que la mayoría de las personas verá ambos casos de esa manera. Esta conclusión supuestamente lleva al hecho de que reconocemos que existe una asimetría entre los daños y beneficios que trae la muerte.

Larock resume su visión de la siguiente forma:

La existencia de todo paciente moral en nuestro mundo reposa sobre un error de cálculo moral bruto. A mi parecer, la no-procreación es el mejor medio de corregir ese error.

Utilitarismo negativoEditar

El utilitarismo negativo argumenta que minimizar el sufrimiento posee mayor importancia moral que maximizar la felicidad.

Hermann Vetter (nacido en 1933) concuerda con los presupuestos de Jan Narveson (nacido en 1936)[44]

1. No hay obligación moral de tener un hijo, incluso si tuviésemos la garantía de que él sería muy feliz al transcurrir su vida

2. Hay una obligación moral de no tener un hijo en el caso que fuese previsto que él sería infeliz. Sin embargo, el está en desacuerdo con la conclusión de Naverson:

3. En general - si no puede ser previsto ni que el hijo será infeliz o que traerá desutilidad para los demás - no hay deber para tener o no al hijo.

En vez de eso, el presenta la siguiente matriz teórica de decisión:

El hijo será más o menos feliz El hijo será mas o menos infeliz
Generar al hijo Ningún deber cumplido o violado Deber violado
No generar al hijo Ningún deber cumplido o violado Deber cumplido

Basado en eso, el concluye que no debemos crear personas.[45][46]

Se entiende inmediatamente que el acto de “no generar un hijo” domina al acto de “generar un hijo” puesto que no hay consecuencias igualmente buenas como el otro acto en un caso y mejores consecuencias en el otro caso. Entonces es preferible el otro acto ya que no podemos excluir con certeza la posibilidad del hijo de ser más o menos infeliz; y nosotros nunca podemos. Entonces tenemos, al inverso de (3), la consecuencia de largo alcance: (3’) De cualquier modo, es moralmente preferible no generar un hijo.

Karim Akerma argumenta que el utilitarismo requiere los presupuestos menos metafísicos y es, por lo tanto, la teoría ética más convincente. Él cree que el utilitarismo negativo es correcto, porque las cosas buenas de la vida no compensan las cosas malas; en primer lugar, las mejores cosas no compensan las peores cosas, como, por ejemplo, la experiencia de dolor terrible.</ref>[21]

Bruno Contestabile cita el cuento “Los que se alejan de Omelas”, de Ursula K. Le Guin. En este cuento, la existencia de la ciudad utópica de Omelas y el estado favorable de sus habitantes dependen del sufrimiento de una niña torturada en un lugar aislado y que no puede ser ayudada. La mayoría acepta esta situación y permanece en la ciudad, pero aquellos que no concuerdan, que no quieren participar de ella, “se alejan de Omelas”. Contestabile traza un paralelo aquí: para que Omelas exista, la niña debe ser torturada y, de la misma forma, la existencia de nuestro mundo está relacionado al hecho de que alguien sea constantemente dañado. Según el autor, los antinatalistas pueden ser vistos como “aquellos que se alejan de Omelas”, que no aceptan tal mundo, y que no aprueban su perpetuación. Él coloca la cuestión: ¿puede ser que toda la felicidad sea capaz de compensar el sufrimiento extremo de incluso una sola persona?[47]

David BenatarEditar

David Benatar argumenta que hay una asimetría crucial entre las cosas buenas y las cosas malas, como placer y dolor: 1. La presencia de dolor es mala; 2. La presencia de placer es buena; 3. La ausencia de dolor es buena, incluso si ese bien no es disfrutado por nadie pero; 4. La ausencia de placer no es mala a menos que haya alguien para quien esa ausencia sea una privación.[48][49]

Escenario A (X existe) Escenario B (X nunca existe)
(1) Presencia de dolor (Mal) (3) Ausencia de dolor (Bien)
(2) Presencia de placer (Bien) (4) Ausencia de placer (No es un Mal)

En relación a la procreación, el argumento continúa afirmando que venir a la existencia genera ambas sensaciones buenas y malas, dolor y placer, mientras que no venir a la existencia no implica ningún dolor o placer. La ausencia de dolor es buena, mientras que la ausencia de placer no es mala. Por lo tanto, la decisión ética se inclina en favor de la no-procreación.

Benatar explica la asimetría usando cuatro otras asimetrías que considera bastante plausibles:

1. Tenemos una obligación moral de no generar personas infelices y no tenemos una obligación moral de generar personas felices. La razón por la cual pensamos que existe una obligación moral de no generar personas infelices es que la presencia de ese sufrimiento sería malo (para los sufridores) y la ausencia de sufrimiento es buena (aunque no haya nadie para disfrutar la ausencia de sufrimiento). Por el contrario, la razón por la cual pensamos que no hay obligación moral de generar personas felices es que, aunque el placer de éstas sea bueno para ellas, la ausencia de placer cuando ellas no vinieron a la existencia no sería malo, porque no habría nadie privado de ese bien.

2. Es extraño mencionar los intereses de un hijo potencial como una razón por la cual decidimos generarlo, y no es extraño mencionar los intereses de un hijo potencial como una razón por la cual decidimos no generarlo. Que el hijo pueda ser feliz no es una razón moralmente importante para generarlo. Por el contrario, que el hijo pueda ser infeliz es una razón moral importante para no generarlo. Si la ausencia de placer es mala incluso si no exista nadie que experimente su ausencia, entonces tendríamos una razón moral significativa para generar un hijo y para generar la mayor cantidad posible de hijos. Sin embargo, si la ausencia de dolor no fuese buena incluso si alguien no experimentase este bien, entonces no tendríamos una razón moral significativa para no generar un hijo.

3. Algún día podemos arrepentirnos por el bien de un hombre cuya existencia estaba condicionada a nuestra decisión, y que lo creamos –un hombre pode ser infeliz y la presencia de su dolor sería ruin. Pero nunca nos sentiremos arrepentidos por el bien de un hombre cuya existencia estaba condicionada a nuestra decisión, y que no creamos –un hombre no será privado de la felicidad, porque él nunca existirá, y la ausencia de felicidad no sería mala, porque no habría nadie privado de ese bien.-

4. Sentimos tristeza por el hecho de que, en algún lugar, personas nacen y sufren, y no sentimos tristeza por el hecho de que algunas personas no vinieron a la existencia en un lugar donde hay personas felices. Cuando sabemos que en algún lugar personas nacerán y sufrirán, sentimos compasión. El hecho de que personas no nacieron y sufrieron en alguna isla o planeta desierto es bueno. Eso ocurre porque la ausencia de dolor es buena, incluso cuando no hay alguien que está experimentando este bien. Por otro lado, no sentimos tristeza por el hecho de que, en alguna isla o planeta desierto, las personas no vinieran a la existencia y no estén felices. Eso ocurre porque la ausencia de placer es mala solo cuando alguien existe para ser privado de ese bien.[50]

De acuerdo con Benatar, al generar un hijo, nosotros somos responsables no solo por el sufrimiento de ese hijo, sino que nosotros podemos ser co-responsables por el sufrimiento de los descendientes posteriores de este hijo:

"Suponiendo que cada pareja tenga tres hijos, los descendientes acumulativos de una pareja original en diez generaciones totalizan 88.572 personas. Eso constituye mucho sufrimiento inútil y evitable. Ciertamente, la responsabilidad total por todo eso no es de la pareja original, pues cada nueva generación enfrenta la decisión de continuar con esa línea de descendientes. Sin embargo, ellos tienen alguna responsabilidad por las generaciones que les siguen. Si alguien no desiste de tener hijos, difícilmente puede esperarse que sus descendientes así lo hagan".[51]

Benatar cita estadísticas, mostrando a donde lleva la creación de personas. Se estima que:

  • Más de quince millones de personas murieron de desastres naturales en los últimos 1.000 años.
  • Cerca de 20.000 personas mueren de hambre todos los días.
  • Un número estimado de cerca de 840 millones de personas sufren de hambre y desnutrición.
  • Entre 541 d.C. y 1912, se estima que más de 102 millones de personas murieron de peste.
  • La epidemia de gripe de 1918 mató a 50 millones de personas.
  • 11 millones de personas mueren a cada año de enfermedades infecciosas.
  • Las neoplasias malignas se llevan más de 7 millones de vidas cada año,
  • Cerca de 3.5 millones de personas mueren por año en accidentes.
  • Cerca de 56.5 millones de personas murieron en 2001, lo que es más de 107 personas por minuto.
  • Antes del siglo XX, más de 133 millones de personas fueron muertas en asesinatos en masa
  • En los primeros 88 años del siglo XX, 170 millones (y posiblemente 360 millones) de personas fueron fusiladas, golpeadas, torturadas, acuchilladas, quemadas, muertas por inanición, congeladas, aplastadas, u obligadas a trabajar hasta la muerte; enterradas vivas, ahogadas, ahorcadas, bombardeadas, o muertas en cualquier otra de las innumerables manera que los gobiernos han infringido la muerte en ciudadanos desarmados, indefensos y extranjeros.
  • Hubo 1.6 millones de muertes relacionadas a conflictos del siglo XVI, 6.1 millones en el siglo XVII, 7 millones en el siglo XVIII, 19.4 millones en el siglo XIX, y 109.7 millones en el siglo XX,
  • Accidentes relacionados a guerras causaron 310.000 muertes en el año 2000.
  • Cerca de 40 millones de niños son maltratados cada año,
  • Más de 100 millones de mujeres y niñas fueron sujetas a mutilación genital
  • 815.000 personas cometieron suicidio en 2000[52]​ (actualmente, se estima que alguien comete suicidio cada 40 segundos, más de 800.000 personas por año).[53]

Más allá de los argumentos filantrópicos que “surgen de una preocupación con los humanos que serán traídos a la existencia”, Benatar también afirma que otro camino para el antinatalismo es el argumento misantrópico, que en su opinión puede ser descripto de la siguiente forma:

Otra vía para el anti-natalismo se da a través de lo que yo llamo el argumento “misantrópico”.[54]​ De acuerdo con ese argumento, los humanos son una especie profundamente defectuosa y destructiva que es responsable por el sufrimiento y muerte de billones de otros humanos y animales no-humanos. Si ese nivel de destrucción fuese causado por otra especie, nosotros nos recomendaríamos rápidamente que nuevos miembros de esa especie no fuesen traídos a la existencia.[55]

AbortoEditar

El antintalismo puede tomar una posición específica sobre la moralidad del aborto.

De acuerdo con Benatar, una persona comienza a existir- no como un organismo en el sentido biológico, sino como un ser en sentido ético (como entidad con intereses morales relevantes) – cuando surge la conciencia, cuando un feto es sintiente, y solo hasta antes de aquel punto, el aborto es moral, mientras que si el embarazo continúa sería inmoral. Benatar refiere a estudios cerebrales EEG y estudios sobre la percepción del dolor del feto, que afirma que la conciencia fetal no ocurre antes de las veintiocho semanas del embarazo, antes de la cual es incapaz de sentir dolor.[56]​ Contrariamente a eso, el último informe del Royal College of Obstetricians and Gynaecologists (2010) ha mostrado que el feto gana conciencia nunca antes de la vigésima cuarta semana del embarazo.[57]​ Algunos presupuestos de este informe sobre lo sintiente del feto después del segundo trimestre fueron criticados.[58]​ De manera semejante, argumenta Karim Akerma. El distingue entre organismos que no distinguen propiedades mentales y seres vivos que poseen propiedades mentales. Según su punto de vista, que el llama de visión mentalista, un ser vivo comienza a existir cuando un organismo (u otra entidad) produce una forma simple de consciencia por primera vez.[59][60]

Julio Cabrera afirma que el problema moral del aborto es significativamente diferente del problema moral de la procreación, porque en el caso del aborto, ya existe un ser en algún punto de su proceso de desenvolvimiento, y no más un no-ser. El enfatiza que es difícil determinar si matamos a alguien cuando tenemos un aborto, aunque el afirma que, en su aspecto estrictamente manipulador, el aborto está más próximo de la procreación que de la abstención de la procreación y, en su opinión, el aborto de un feto saludable equivale a matar un ser humano y, por lo tanto, es moralmente injustificable. De acuerdo con Cabrera, el aborto es una violación de la autonomía y es inmoral por el mismo motivo que la procreación.[61]

Adopción en vez de procreaciónEditar

Herman Vetter,[45]​ Théophile de Giraud,[62]​ Tina Rulli[63]​ e Karim Akerma[64]​ argumentan que, actualmente, en vez de involucrarse en el acto moralmente problemático de la procreación, puede hacerse el bien adoptando niños que ya existen. De Giraud enfatiza que, en todo el mundo, existen millones de niños que necesitan ser cuidados.

Antintalismo y otros animalesEditar

Algunos antinatalistas reconocen la procreación de animales sintientes no-humanos como moralmente mala, y su esterilización como moralmente buena. Karim Akerma define el antinatalismo, que incluye animales sintientes no-humanos, como el antinatalismo universal[65]​, y el asume tal posición:

Al esterilizar a los animales, podemos liberarlos de ser esclavos de sus instintos y de traer más y más animales cautivos del ciclo del nacimiento, contrayendo parásitos, envejeciendo, enfermando y muriendo; devorando y siendo devorados.[66]

David Benatar enfatiza que su asimetría se aplica a todos los seres sintientes y menciona que los humanos desempeñan un papel en la decisión de cuantos animales habrá: los humanos crean otras especies de animales y son capaces de esterilizar otras especies de animales.[67]

Magnus Vinding argumenta que la vida de los animales salvajes en su ambiente natural es generalmente muy mala. El llama la atención sobre fenómenos como morir antes de la edad adulta, hambre, enfermedades, parásitos, Infanticidio, depredación, ser comido vivo. El cita investigaciones sobre es la vida animal en la naturaleza. Uno de ocho cachorros machos de león sobrevive hasta la edad adulta. Otros mueren como resultado de inanición, enfermedad y muchas veces son víctimas de los dientes y garras de otros leones. Alcanzar la edad adulta es mucho más raro para los peces. Apenas veinte por dos mil salmones masculinos sobreviven hasta la edad adulta. Vinding cree que, si las vidas humanas y la sobrevivencia de los niños fuesen así, los valores humanos actuales no permitirían la procreación; sin embargo, eso no es posible cuando se trata de animales no-humanos, que son guiados por el instinto. El considera que, incluso si alguien no concuerde que la procreación siempre sea moralmente mala, debe reconocer la procreación en la vida salvaje como algo moralmente malo y algo que debería ser evitado (por lo menos en teoría, no necesariamente en la práctica). Él sostiene que la no intervención no puede ser defendida si rechazamos el especismo, y que debemos rechazar el dogma injustificable que afirma que lo que está pasando en la naturaleza es lo que debería estar ocurriendo en la naturaleza.

No podemos permitirnos erroneamente racionalizar el sufrimiento que ocurre en la naturaleza, y olvidar a las víctimas de los horrores de la naturaleza simplemente porque esa realidad no encaja en nuestras teorías morales convenientes, teorías que al final sirven solo para hacernos sentir coherentes y confortables con nosotros mismos delante de una realidad incomprensiblemente mala.[68]

Políticas antinatalistasEditar

Las políticas antinatalistas son aquellas que fomentan el control demográfico sobre la consideración del exceso demográfico. Estas políticas de control de la natalidad se practican por algunos gobiernos, con diferente éxito, desde los años 1970 (en 1972 se publicó el primer informe Los límites del crecimiento). La posición demográfica más radical es la Política de hijo único en la República Popular China. También se han llevado a cabo políticas de planificación familiar (educación sexual, métodos anticonceptivos) en numerosos países, entre ellos la India.

Los límites del crecimientoEditar

El informe de 1972 Los límites del crecimiento, financiado por el Club de Roma y que será actualizado en 1992 y 2004, sostiene básicamente que si el incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación de los recursos naturales se mantiene sin variación, alcanzará los límites absolutos de crecimiento en la tierra durante las próximas décadas. Básicamente el informe señala la imposibilidad de sostener un alto crecimiento de la población con un crecimiento económico, limitado por los recursos disponibles, que satisfaga las necesidades de esa población.

Organizaciones antinatalistasEditar

Organizaciones como la británica Population Matters -que cuenta entre sus patronos con David Attenborough y Paul R. Ehrlich, autor del libro de 1968 Population Bomb-, defienden un antinatalismo relativo, ya que proponen una estabilización de la población en lo que considera un óptimo de población que haga posible la supervivencia de la especie. Considera que actualmente la población del planeta óptima debiera estar entre 2.700 y 5.100 millones.

El Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria o los grupos Sin hijos por elección (Childfree) mantienen posiciones más radicales ya que defienden, respectivamente, la no procreación y la extinción humana.

En España, el colectivo ultrarracionalista Homo Velamine también ha abogado persistentemente por un Estado global que implemente políticas antinatalistas.

Personalidades antinatalistasEditar

El antinatalismo ha sido propuesto por figuras como Sófocles, el poeta Al Ma'arri, Arthur Schopenhauer, Mark Twain, Emil Cioran,[69]​ Brother Theodore, Peter Wessel Zapffe, Philipp Mainländer, Albert Caraco, Gustave Flaubert, Doug Stanhope, Guido Ceronetti,[70][71]Philip Larkin,[72]Chris Korda, Les U. Knight, David Attenborough y Paul R. Ehrlich[73]​ (de Optimum Population Trust), David Benatar,[74]Matti Häyry,[75][76][77]Thomas Ligotti,[78]Nina Paley,[79][80]Richard Stallman[81][82]Serge Latouche,[83]Corinne Maier, Fernando Vallejo, entre otros.

SófoclesEditar

Sófocles escribió en su obra Edipo en Colono: "Lo mejor es no haber nacido, pero si has nacido, lo mejor es volver hacia el lugar de donde se ha venido".[84]

SchopenhauerEditar

Arthur Schopenhauer, en su ensayo On the Suffering of the World, articula su posición como sigue: "Si el acto de la procreación no fuera acompañado de deseo y sentimientos de placer y se basara en la base de consideraciones puramente racionales, ¿existiría la raza humana hoy? Tendríamos compasión por las siguientes generaciones como para preferir ahorrarles la carga de la existencia o al menos para no dejar sobre ellos esta carga a sangre fría".[85]

De modo similar, Benatar argumenta desde la premisa hedonista que infligir dolor es por lo general moralmente erróneo y debe por ello evitarse y la intuición de que el nacimiento de una nueva persona siempre va a traer dolor a esa persona obliga al imperativo moral de no procrear.[74]

Críticas al antinatalismoEditar

La crítica principal, tanto a las políticas de control político de la natalidad -antinatalismo- como a las políticas de fomento de la natalidad -natalismo-, es la consideración general de que ambas políticas consideran a los seres humanos como meros medios o instrumentos para conseguir fines, ya sean éstos de carácter ideológico, político, militar o económico[86][87]​ La libertad individual, establecida en los derechos humanos, los derechos reproductivos, los derechos sexuales y la salud reproductiva, es el instrumento que tienen los seres humanos para decidir o no reproducirse. Las políticas estatales natalistas o antinatalistas no responden, desde ese punto de vista ni a los intereses ni a la libertad de los individuos o ciudadanos de los distintos Estados.[88][89]

Cabe destacar que, no así, el antinatalismo filosófico, aquel que se preocupa del sufrimiento individual inherente a la vida -ajeno a la esfera demográfica-, rechaza precisamente que los seres humanos sean considerados meros medios o instrumentos para conseguir fines, donde caben cualquiera de las razones que alguien pueda tener para ser madre o padre. Es, precisamente, el respeto de la libertad individual del no nacido.

Antinatalismo en la cultura popularEditar

MúsicaEditar

PelículasEditar

BibliografíaEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. K. Akerma, Antinatalismus – Ein Handbuch, epubli, 2017.
  2. K. Akerma, Antinatalismus – Ein Handbuch, epubli, 2017, página 301.
  3. Romero, David (11 de marzo de 2017). «"Renuncien a traer hijos a este mundo": el resurgimiento del antinatalismo». RT. Consultado el 12 de marzo de 2017. 
  4. H. Singh Gour, The Spirit of Buddhism, Whitefish, Montana: Kessinger Publishing, 2005, páginas 286–88.
  5. H. Jonas, The Gnostic Religion: The Message of the Alien God and the Beginnings of Christianity, Boston: Beacon Press, 1958, páginas 144–145.
  6. Clement of Alexandria, Stromateis, Books 1–3 (The Fathers of the Church, volume 85), Washington D.C.: CUA Press, 2010, páginas 263–271
  7. P. Karavites, Evil, Freedom, and the Road to Perfection in Clement of Alexandria, Leiden: Brill, 1999, página 94.
  8. P. Brown, The Body and Society: Men, Women, and Sexual Renunciation in Early Christianity, New York: Columbia University Press, 1988, página 96.
  9. G. Quispel, Gnostica, Judaica, Catholica: Collected Essays of Gilles Quispel, Leiden: Brill, 2008, p. 228.
  10. Clement of Alexandria, Stromateis, op. cit., páginas. 295–296.
  11. H. Jonas, The Gnostic..., op. cit., páginas 228 e 231.
  12. Gardner and S.N.C. Lieu, Manichaean Texts from the Roman Empire, New York: Cambridge University Press, 2004, páginas 7 e 22.
  13. S.G. Kochuthara, The Concept of Sexual Pleasure in the Catholic Moral Tradition, Rome: Gregorian Biblical BookShop, 2007, página 165.
  14. D. Obolensky, The Bogomils: A Study in Balkan Neo-Manichaeism, New York: Cambridge University Press, 2004, página 114.
  15. F. Curta, Southeastern Europe in the Middle Ages, 500–1250, New York: Cambridge University Press, 2006, página 236.
  16. J. Lacarrière, The Gnostics, London: Owen, 1977, página 116.
  17. M.J. Fromer, Ethical issues in Sexuality and Reproduction, St. Louis: Mosby, 1983, página 110.
  18. S. Runciman, The Medieval Manichee: A Study of the Christian Dualist Heresy, New York: Cambridge University Press, 1947, páginas 151–152.
  19. D. Elliott, Spiritual Marriage: Sexual Abstinence in Medieval Wedlock, Princeton: Princeton University Press, 1995, páginas 133–134.
  20. a b [1] J. Cabrera, Projeto de Ética Negativa, São Paulo: Edicões Mandacaru, 1989 (segunda edição: A Ética e Suas Negações, Não nascer, suicídio e pequenos assassinatos, Rio De Janeiro: Rocco, 2011).
  21. a b K. Akerma, Verebben der Menschheit?: Neganthropie und Anthropodizee, Freiburg im Breisgau: Verlag Karl Alber, 2000.
  22. J. Cabrera, Crítica de la moral afirmativa: Una reflexión sobre nacimiento, muerte y valor de la vida, Barcelona: Gedisa, 1996 (segunda edição em 2014). [2] J. Cabrera, A critique of affirmative morality (A reflection on death, birth and the value of life), Julio Cabrera Editions, Brasília 2014 (edição inglesa).
  23. J. Cabrera, Ética Negativa: problemas e discussões, Goiânia: UFG, 2008.
  24. [3] J. Cabrera, T. Lenharo di Santis, Porque te amo, Não nascerás!: Nascituri te salutant, Brasília: LGE, 2009.
  25. J. Cabrera, Mal-estar e moralidade: situação humana, ética e procriação responsável, Brasília: UNB, 2018.
  26. [4] J. Cabrera, T. Lenharo di Santis, Porque..., op. cit, pp. 66–79.
  27. [5] S. Shiffrin, Wrongful Life, Procreative Responsibility, and the Significance of Harm, Cambridge University Press, 1999, p. 133.
  28. [6] G. Harrison, J. Tanner, Better Not To Have Children, Think 2011, volume 10, issue 27, p. 113.
  29. [7] G. Harrison, Antinatalism, Asymmetry, and an Ethic of Prima Facie Duties, South African Journal of Philosophy, volume 31, issue 1, 2012.
  30. [8] G. Harrison, Antinatalism and Moral Particularism, Essays in Philosophy, volume 20, issue 1, Is Procreation Immoral?, article 5, 2019.
  31. [9] A. Singh, Assessing anti-natalism: a philosophical examination of the morality of procreation, University of Johannesburg, 2012, p. 5.
  32. [10] J. Cabrera, T. Lenharo di Santis, Porque..., op. cit, páginas 52–67.
  33. D. Benatar, Better Never to Have Been: The Harm of Coming into Existence, Oxford: Clarendon Press, 2006, páginas 129–131.
  34. [11] K. Akerma, Theodicy shading off into Anthropodicy in Milton, Twain and Kant, Tabula Rasa. Die Kulturzeitung aus Mitteldeutschland, 2010, número 49.
  35. H. Puls, Kant’s Justification of Parental Duties, Kantian Review 21 (1), 2016, páginas 53–75.
  36. Recensión al libro de Ronsin Francis, La grève des ventres; propagande malthusienne et baisse de la natalité en France, XIXe-XXe siècles, Reedición París, Aubier, 1980 , 256 p.
  37. a b P.W. Zapffe, The Last Messiah, Philosophy Now, 2004, número 45, páginas 35–39.
  38. P.W. Zapffe, Om det tragiske, Oslo: Pax Forlag, 1996.
  39. P.W. Zapffe, H. Tønnessen, Jeg velger sannheten: En dialog mellom Peter Wessel Zapffe og Herman Tønnessen, Oslo: Universitets forlaget, 1983.
  40. C. Feltham, Depressive Realism: Interdisciplinary perspectives, Routledge, Abingdon 2016.
  41. D. Benatar, Better..., op. cit., páginas 64-69.
  42. T. Ligotti, The Conspiracy against the Human Race: A Contrivance of Horror, New York: Hippocampus Press, 2010, páginas 112-113.
  43. [12] M. Larock, Possible preferences and the harm of existence, University of St. Andrews, 2009.
  44. J. Narveson, Utilitarianism and New Generations, Mind, 1967, LXXVI (301), páginas 62–67.
  45. a b H. Vetter, The production of children as a problem for utilitarian ethics, Inquiry 12, 1969, páginas 445–447.
  46. H. Vetter, Utilitarianism and New Generations, Mind, 1971, LXXX (318), páginas 301–302.
  47. B. Contestabile, The Denial of the World from an Impartial View, Contemporary Buddhism: An Interdisciplinary Journal, volume 17, edição 1, Taylor and Francis, 2016.
  48. D. Benatar, Why it is Better Never to Come Into Existence, American Philosophical Quarterly, 1997, volume 34, número 3, páginas 345-355.
  49. D. Benatar, Better..., op. cit., páginas 30–40.
  50. D. Benatar, Better..., op. cit., páginas 31–35.
  51. D. Benatar, Better..., op. cit., páginas 6–7.
  52. D. Benatar, Better..., op. cit., páginas 88–92.
  53. [13] International Association for Suicide Prevention, World Suicide Prevention Day.
  54. D. Benatar, D. Wasserman, Debating Procreation: Is It Wrong To Reproduce?, Oxford University Press, New York 2015, páginas 87–121.
  55. [14] "We Are Creatures That Should Not Exist": The Theory of Anti-Natalism, The Critique, julho 15, 2015.
  56. D. Benatar, Better..., op. cit., páginas 132-162.
  57. [15] Royal College of Obstetricians and Gynaecologists, Fetal Awareness – Review of Research and Recommendations for Practice, London: RCOG Press, 2010.
  58. [16] M.W. Platt, Fetal awareness and fetal pain: the Emperor's new clothes, Archives of Disease in Childhood, 2011, volume 96, edição 4.
  59. K. Akerma, Lebensende und Lebensbeginn: Philosophische Implikationen und mentalistische Begründung des Hirn-Todeskriterium, Lit, Hamburg 2006.
  60. K. Akerma, Antinatalismus – Ein Handbuch, epubli, Berlin 2017, p. 404.
  61. [17] J. Cabrera, T. Lenharo di Santis, Porque..., op. cit, páginas 68-69, 77.
  62. [18] T. de Giraud, L'art de guillotiner les procréateurs: Manifeste anti-nataliste, Nancy: Le Mort-Qui-Trompe, 2006, página 51.
  63. T. Rulli, The Ethics of Procreation and Adoption, Philosophy Compass 11/6, 2016, páginas 305-315.
  64. K. Akerma, Antinatalismus..., op. cit., página 74.
  65. K. Akerma, Antinatalismus... op. cit., pp. 100-101.
  66. [19] K. Akerma, Manifest zum antinatalismus. Zur Ethik des Antinatalismus. Für Nachkommenlosigkeit bei Mensch und Tier, pro-iure-animalis, July 2014. [20] Tradução em inglês.
  67. D. Benatar, Better..., op. cit., pp. 2–3 (introduction), 163.
  68. [21] M. Vinding, The Speciesism of Leaving Nature Alone, and the Theoretical Case for "Wildlife Anti-Natalism", 2017.
  69. Cioran, Émile Michel (1981). Del inconveniente de haber nacido (1ª edición). España: Taurus. 
  70. Ceronetti, Guido (1986). El silencio del cuerpo (1ª edición). Barcelona: Versal. p. 36. ISBN 84-86311-53-5. «El hombre se atreve a permitirse todavía crueldades, cuando comete ya tranquilamente y repetidamente el acto más cruel de todos: engendrar». 
  71. Ceronetti, Guido (1986). El silencio del cuerpo (1ª edición). Barcelona: Versal. p. 72. ISBN 84-86311-53-5. «Me parecería normalísimo que una mujer embarazada abortara después de haber hojeado un periódico». 
  72. Larkin, Philip (1974). «This be the verse». High Windows (1ª edición). Faber and Faber. ISBN 978-0-571-11451-1. «Man hands on misery to man. It deepens like a coastal shelf. Get out as early as you can, And don’t have any kids yourself.» 
  73. "Tener más de dos hijos es egoísta e irresponsable". Entrevista a Paul Ehrlich, Biólogo de poblaciones, El País, Rafael Méndez, 06/11/2009
  74. a b Benatar, David (2006). Better Never to Have Been. Oxford University Press, USA. ISBN 9780199296422. doi:10.1093/acprof:oso/9780199296422.001.0001. 
  75. [22] Matti Häyry, The rational cure for prereproductive stress syndrome, Journal Of Medical Ethics, 2004, 30(4), s. 377–378.
  76. [23] Matti Häyry, The rational cure for prereproductive stress syndrome revisited, Journal Of Medical Ethics, 2005, 31(10), s. 606–607.
  77. [24] Matti Häyry, Arguments and Analysis in Bioethics, Rodopi, 2010, s. 171-174.
  78. Ligotti, Thomas; Brassier, Ray (2010). The Conspiracy Against the Human Race: A Contrivance of Horror. Hippocampus Press. ISBN 978-0982429693. 
  79. The Wit & Wisdom of Cancer en Youtube
  80. The Stork en Youtube
  81. «RMS -vs- Doctor, on the evils of Natalism». Consultado el 2 de septiembre de 2010. 
  82. Richard Stallman. «Why it is important not to have children.». Consultado el 25 de mayo de 2013. 
  83. Serge Latouche, El crecimiento tiene que ser demográfico, La apuesta por el decrecimiento: ¿cómo salir del imaginario dominante?, Icaria, 2008
  84. J. Michael Walton (1996). The Greek sense of theatre:Tragedy reviewed (2 edición). Amsterdam: Routledge. p. 91. ISBN 9783718658527. Consultado el 8 de agosto de 2009. 
  85. On the Sufferings of the World, Arthur Schopenhauer
  86. Síntesis y comentario por Ignacio Pardo del libro de Matthew Connelly (2008) Fatal Misconception. The Struggle to Control World Population. Harvard University Press
  87. Artículo sobre la viabilidad de la situación demográfica, 1 de agosto de 2012
  88. Antrazyt,Jyoti Shankar Singh, Un nuevo consenso sobre población: balance y propuestas en el umbral del ..., pág. 65
  89. Derechos sexuales y reproductivos, en ddeser, México
  90. Petridis, Alexis (24 de julio de 2014). «Shabazz Palaces: Lese Majesty review – spectacular, way-out hip-hop». The Guardian. Consultado el 1 de abril de 2015. «the lyrics seem less concerned with any coherent meaning than the joy of playing with words and images. You can just about work out that Down 155th in the MCM Snorkel is a reflection on the early days of Digable Planets, but five contributors to the website Rap Genius have thus far attempted to unpick They Come in Gold with no real success. They've identified a reference to the ancient Syracusian practice of banishment known as petalism, and what may or may not be a reference to efilism, a branch of the antinatalist philosophical position advanced by Schopenhauer». 
  91. Entrevista a Corinne Maier, "Una persona sin hijos es un peligro para el capitalismo", Paula Corroto, 30/03/2008, Público

Enlaces externosEditar