Abrir menú principal

Antonietta Dell'Era

Antonietta Dell'Era en el estreno del ballet Cascanueces, 1892

Antonietta Dell'Era-Marsop (Milán, 10 de febrero de 1860; Berlín, 1945)[1][Nota 1]​fue una bailarina italiana que desarrolló su vida profesional principalmente en Italia, Alemania y Rusia. Como prima ballerina del Mariinski, interpretó por primera vez el papel del Hada de Azúcar en el El cascanueces, el último ballet de Chaikovski.

BiografíaEditar

Realizó su formación en danza en la Academia de Milán con el sistema de Carlo Blasis.[2]​ Consiguió sus primeros éxitos como integrante de la compañía de ballet del Teatro Dal Verme en Milán, Barcelona y en El Cairo, donde sustituyó a la primera bailarina en La Devâdâcy del coreógrafo fancés Hippolyte Monplaisir.

En 1879, tras una notable actuación como protagonista en el Teatro Vittorio Emanuele de Mesina, como primera bailarina en una coreografía de Ferdinando Pratesi, decide trasladarse a Berlín, probablemente siguiendo los pasos y el consejo de Virginia Zucchi (por aquel entonces la escuela de Berlín tenía gran atractivo para los bailarines y para el mundo de la música y la danza, en parte gracias a la fama de las coreografías del hijo de Filippo Taglioni, Paolo Taglioni.) [3]

Antonietta Dell'Era consolidó de manera más contundente su carrera como bailarina con su desempeño en la compañía de ballet de la corte real en Berlín (la Staatsoper Unter den Linden), donde estuvo contratada entre 1881 y 1909. Desde allí viajaba por temporadas a Rusia, donde se presentó por primera vez en julio de 1865 en un teatro de verano Arkadija en San Petersburgo con un papel en una opereta.[3]

El 18 de diciembre de 1892 se estrenó en el Teatro Mariinski de San Petersburgo El Cascanueces de Chaikovski con un libreto de Marius Petipa. Dell'Era, entonces ya conocida por sus artes acrobáticas únicas en el ballet de la época, desempeñó el papel protagónico, pasando a la historia de la danza como La primera Hada de Azúcar.[3]​ Sin embargo, en su momento la crítica no fue buena y lejos de destacar estos aspectos técnicos (que además tenían fuertes detractores entre los seguidores de la escuela clásica francesa [3]​) se centró en el cuerpo de la bailarina misma, criticándola por ser «regordeta» y poco atractiva. Debido a esta crítica superficial, Chaikovski murió sin ver su obra coronada por el éxito. Sin embargo, la popularidad internacional ha trascendido el siglo y las fronteras, especialmente en presentaciones navideñas en muchas ciudades del mundo.[4]

Sin embargo, en los años que siguieron hubo muchas otras actuaciones exitosas de modo que cuando se retiró de los escenarios de danza, en 1909, había alcanzado prestigio y había logrado acumular algún patrimonio. Antes de morir, en 1945 según la Fundación que lleva su nombre, expresó su deseo de que sus bienes sirvieran para ayudar a bailarines del teatro de Berlín que atravesasen dificultades financieras „por enfermedad o incapacidad para trabajar" o a sus familias para solventar los gastos de la formación de los bailarines o, en casos de enfermedad, como apoyo para financiar medidas de recuperación. En Berlín se estableció finalmente en 2005, después de sesenta años, una fundación denominada Dell'Era-Gedächtnis-Stiftung, para organizar el cumplimiento de esta disposición del testamento.[5]​ La Fundación entrega ayudas de mantenimiento, becas para formación de bailarines y cursos de capacitación, ayudas para gastos de tratamientos médicos, rehabilitación, estadías en casas de reposo, etc.[1]

NotasEditar

  1. Según otras fuentes se desconoce el lugar y fecha de fallecimiento.[2][3]

ReferenciasEditar

  1. a b «Dell'Era-Gedächtnis-Stiftung» [Fundación para la Memoria de Dell'Era]. Staatsballet Berlin. Consultado el 1 de enero de 2017idioma= inglés y alemán. 
  2. a b Paris y Bayo, 1997, p. 98.
  3. a b c d e Conceta, 1990, «DELL'ERA, Antonietta».
  4. «50 Years Of ‘The Nutcracker’ Ballet, In Stunning Photos». The Huffington Post. 24 de diciembre de 2014. Consultado el 1 de enero de 2017. 
  5. «Das Vermächtnis erfüllen - die „Dell´Era-Gedächtnis-Stiftung“ endlich gründen!» [Cumplir el legado - Fundar por fin la Fundación para la Memoria Dell‘Era!]. Parlamento de Berlín. Comunicación de Thomas Flierl,Senator für Wissenschaft, Forschung und Kultur. 

BibliografíaEditar