Abrir menú principal
Durante las semanas iniciales del Occupy Wall Street, algunas personas protestaron por considerar que la falta de noticias se debía a un apagón informativo.

Apagón Informativo o Silencio Informativo (en italiano: Silenzio Stampa) se refiere a la censura de noticias, especialmente en los medios de comunicación de masas, relativas a algún asunto. Un apagón informativo puede ser voluntario y aceptado por los medios o puede ser forzado por el Gobierno o el Estado. El tema es objeto de controversia, especialmente en tiempo de paz, ya que algunos lo consideran una violación de los derechos humanos y una represión de la libertad de expresión. Apagón de prensa es una expresión similar pero se refiere específicamente a los medios impresos.

Los apagones informativos son usados especialmente en tiempo de guerra para evitar, en lo posible, dar facilidades al servicio de inteligencia del enemigo. En algunos casos se impone la censura oficial y en otros los medios colaboran voluntariamente en apoyo del país como ocurrió en Gran Bretaña durante la II Guerra Mundial.

EjemplosEditar

HistóricosEditar

Algunos ejemplos de apagón informativo podrían ser la prohibición a los medios de comunicación del sur de Japón de emitir durante los lanzamientos de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki[1]​ o la escasez de corresponsales independientes en Iraq durante la Guerra del Golfo.[2]

Durante la II Guerra Mundial la Oficina de Censura de los Estados Unidos envió mensajes a periódicos y emisoras de radio pidiéndoles que no informaran acerca de avistamientos o explosiones de las bombas globo lanzados sobre EEUU. De esta manera, cuando los japoneses planearan futuras acciones, no tendrían información fiable sobre la efectividad de los globos. Como resultado, los japoneses sólo conocieron el destino confirmado de uno de los globos que cayó sobre los Estados Unidos, en Wyoming, y que no explotó. Este apagón informativo se levantó después de que se produjeran las primeras muertes por las bombas globo, para asegurar que la población estaba advertida. Se creyó que el conocimiento del riesgo haría estar a la gente en alerta y se evitarían muertes. De todos modos, los japoneses pararon todos los lanzamientos apenas seis meses después.[3]

En Gran Bretaña, al principio de la II Guerra Mundial, la noticia de la pérdida de 4.000 vidas en el hundimiento del RMS Lancastria se ocultó para evitar que afectara a la moral de la población civil, la cual pasaba por momentos muy delicados. Los periódicos ya han publicado suficientes desastres, al menos por hoy, fue el comentario del Primer Ministro Winston Churchill al enterarse de la noticia.[4]​ Finalmente fue publicada cuando la noticia fue conocida en el extranjero.

En la actualidadEditar

Por lo general, cuanta mayor es la libertad de un país y más sensacional sea la historia, más probable es que alguna organización se salte el apagón y publique la noticia. Sin embargo estos son algunos casos más o menos efectivos. Un apagón informativo fue usado durante la huelga de transportes de Nueva York en 2005 para permitir una negociación de los contratos más eficaz entre las dos partes.[5]

En 2008, en Canadá, durante el rapto de la reportera Melissa Fung fue impuesto un apagón informativo para asegurar su retorno a salvo. Todos los medios fueron obligados al silencio consiguiendo que el público canadiense desconociera el destino de Fung.

En 2008, el hecho de que el Príncipe Harry, entonces tercero en la línea sucesoria del trono británico, estuviera sirviendo en activo en Afganistán, estaba condicionado, por su seguridad, al apagón informativo de los medios británicos. Sin embargo, fue traído inmediatamente a casa después de que los medios extranjeros rompieran el apagón.[6]

El 22 de junio de 2009, cuando saltó la noticia de que el reportero del New York Times, David Rohde, había conseguido escapar de sus raptores talibanes, pocos eran los que sabían que había estado secuestrado, porque durante los siete meses que él y sus dos colegas afganos estuvieron en manos de los talibanes, The Times mantuvo esa información totalmente oculta. En aras de la seguridad de los reporteros, The Times pidió a otras grandes organizaciones de noticias que hicieran lo mismo. La NPR (National Public Radio) manejaba docenas de noticias sobre el secuestro de las que no informó presionada por los colegas de Rhodes. Kelly McBride, quien enseñaba ética del periodismo en el Instituto Pointer, declaró que ella estaba "realmente asombrada" por el apagón informativo. McBride también dijo que el apagón podría dañar la credibilidad de las organizaciones de noticias.[7]


 
La página de Wikipedia en inglés durante el 18 de enero de 2012, ilustrando el apagón internacional en protesta a las leyes SOPA y PIPA.

Algunos críticos con los medios han cuestionado también si la masacre de Wichita recibió poca o ninguna cobertura en los principales medios de comunicación para mantenerse dentro de lo políticamente correcto en lo que se refiere a la raza de las víctimas y los culpables. Tales críticas también incluían los Asesinatos de Channon Christian y Christopher Newsom en Tennessee en 2007.[8][9][10]

El 18 de enero de 2012, la misma Wikipedia participó voluntariamente en un apagón Informativo en protesta por la Stop Online Piracy Act (SOPA)

En el fútbol (Silenzio Stampa)Editar

En el mundo del fútbol un apagón informativo es también llamado Silenzio Stampa, expresión del italiano que literalmente significa "Silencio de prensa". Este término se refiere específicamente a cuando los representantes de un club de fútbol o una selección nacional y sus jugadores rechazan dar entrevistas, ruedas de prensa y en general colaborar con los medios. Esto ocurre sobre todo durante los torneos importantes o cuando el club cree que el medio informativo en cuestión no describe al club y sus actividades de un modo objetivo. La expresión Silenzio Stampa nació durante la Copa Mundial de Fútbol de 1982 en España cuando la Selección de fútbol de Italia impuso un apagón de noticias debido a los rumores y falsedades que se publicaron en la prensa.[11][12]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Matsubara, Hiroshi (8-5-2001) Prejudice haunts atomic bomb survivors, Nci.org. Cons. 2 Dic. 2008
  2. BBC News (6-4-2009) US war dead media blackout lifted Cons. 21 Ago. 2009
  3. Smith, Jeffery Alan (1999). War & Press Freedom: The Problem of Prerogative Power -. Language Arts & Disciplines. 
  4. Churchill, Winston (1948). Cómo se fraguó la Tormenta. 2º Volumen de memorias (1949 edición). 
  5. NYSun.com: Media Blackout (17 de diciembre de 2005)
  6. Gammell, Caroline (28 de febrero de 2008). «How the Prince Harry blackout was broken». The Daily Telegraph. Consultado el 9 de septiembre de 2011. 
  7. Melissa Block (23 de junio de 2009) Reporter's Escape From Taliban Spurs Ethics Debate, en NPR.org
  8. The Wichita Horror, the brutal murders by Jonathan and Reginald Carr: The Heartbreak of a city by Denise Noe, Court TV's Crime Library
  9. Mansfield, Duncan; Associated Press (17 de mayo de 2007). «Critics say news media ignoring Knoxville couple slaying». The Florida Times-Union. Archivado desde el original el 16 de enero de 2016. Consultado el 18 de julio de 2014. 
  10. «Is political correctness to blame for lack of coverage over horrific black-on-white killings in America's Deep South?». The Daily Mail. 16 de octubre de 2009. 
  11. Lawrence, Amy (28 de mayo de 2006). «Italians kick up a stink». The Guardian. Consultado el 25 de abril de 2007. 
  12. Williams, Richard (10 de septiembre de 2004). «The silent right of militant millionaires». The Guardian. Consultado el 25 de abril de 2007.