Aparato circulatorio

estructura anatómica compuesta por el sistema cardiovascular que conduce y hace circular la sangre

El aparato circulatorio o sistema circulatorio[a]​ es la estructura anatómica compuesta por el sistema cardiovascular, que conduce y hace circular la sangre, y por el sistema linfático que conduce la linfa, unidireccionalmente hacia el corazón.

Aparato circulatorio
Circulatory System es.svg
Esquema del sistema cardiovascular que muestra las arterias y venas principales (en color rojo y azul, respectivamente) para la circulación sanguínea.
Latín [TA]: systema cardiovasculare
TA A12.0.00.000
TH H3.09.00.0.00001
Función

Transporta los nutrientes, gases y hormonas a los diferentes tejidos. Recoge igualmente los desechos metabólicos que se tienen que eliminar por los riñones (orina), y el dióxido de carbono que deberá ser exhalado en los pulmones. A su vez defiende el cuerpo de infecciones y ayuda a estabilizar la temperatura y el pH para poder mantener la homeostasis:

  • Transporte de sustancias nutritivas
  • Transporte de desecho celular
  • Defensa inmunológica
Estructuras
básicas
Corazón, arterias, venas, capilares, sangre
Sinónimos
Sistema cardiovascular, sistema circulatorio
Enlaces externos
FMA 7161
[editar datos en Wikidata]

La sangre es un tipo de tejido conjuntivo fluido especializado, con una matriz coloidal líquida, una constitución compleja y de un color rojo característico. Tiene una fase sólida (elementos formes), que incluye a los leucocitos (o glóbulos blancos), los eritrocitos (o glóbulos rojos), las plaquetas y una fase líquida, representada por el plasma sanguíneo.

La linfa es un líquido transparente que recorre los vasos linfáticos y generalmente carece de pigmentos. Se produce tras el exceso de líquido que sale de los capilares sanguíneos al espacio intersticial o intercelular, y es recogida por los capilares linfáticos, que drenan a vasos linfáticos más gruesos hasta converger en conductos que se vacían en las venas subclavias.

La función principal del aparato circulatorio es la de transportar nutrientes y oxígeno a las células del cuerpo y recoger los desechos metabólicos que se han de eliminar después por los riñones a través de la orina, o por los pulmones que eliminan el dióxido de carbono (CO2) a través del aire espirado.

Índice

Tipos de sistemas circulatoriosEditar

 
Pseudoceros bifurcus es un platelminto que carece de sistema circulatorio

La misión principal del sistema circulatorio es hacer llegar el oxígeno y los nutrientes a todas las células del cuerpo. En los animales muy pequeños este proceso se puede realizar por simple difusión, como ocurre en los poríferos y celentéreos, por tanto animales como las esponjas y medusas carecen de sistema circulatorio. A medida que la evolución ha generado organismos vivos de mayor tamaño, ha desarrollado sistemas para distribuir el oxígeno y los nutrientes por todas las células, creando conductos especiales destinados a tal fin, es necesario también un fluido que realice el transporte, hemolinfa en el caso de los insectos o sangre en los vertebrados. Asimismo es preciso un mecanismo que impulse los fluidos nutritivos, de esta forma algunos vasos hipertrofiaron su pared para constituir un sistema de bombeo eficaz que finalmente dio lugar al corazón. [1]

Cerrado o abiertoEditar

  • Sistema circulatorio cerrado: En este tipo de sistema circulatorio es el más evolucionado. La sangre viaja por el interior de una red de vasos sanguíneos, sin salir de ellos. El material transportado por la sangre llega a los tejidos a través de difusión. Es característico de todos los vertebrados, incluido el ser humano.
  • Sistema circulatorio abierto: Se llama también sistema lagunar y no funciona con sangre sino con un líquido denominado hemolinfa. Este tipo de sistema se da en invertebrados, incluyendo los artrópodos, insectos y algunos moluscos como los caracoles y almejas, pero no en cefalópodos que disponen de un sistema circulatorio cerrado. El fluido nutritivo circula a través de pequeños vasos que vierten su contenido en lagunas cuyo volumen ocupa alrededor del 30% del total del animal. De esta forma, el líquido puede entrar en contacto con todas las células y se realiza el intercambio de nutrientes, posteriormente el circuito continua con otros vasos que recogen el líquido de las lagunas iniciándose de nuevo el proceso.[2]

Simple o dobleEditar

La circulación de la sangre o circulación sanguínea describe el recorrido que hace la sangre desde que sale hasta que vuelve al corazón. La circulación puede ser simple o doble:

  • Circulación simple: ocurre cuando la sangre forma un solo ciclo y en su recorrido pasa una sola vez por el corazón. La sangre pasa una vez por el corazón en cada vuelta.
  • Circulación sanguínea doble, la sangre pasa dos veces por el corazón en cada vuelta.

Incompleta o completaEditar

  • Incompleta: Se produce mezcla de sangre oxigenada y desoxigenada.
  • Completa: No existe mezcla de sangre oxigenada y desoxigenada).

Circulación sanguínea en los vertebradosEditar

En los vertebrados más evolucionados de características homeotermas, como las aves y los mamíferos incluido el ser humano, el corazón tiene cuatro cámaras (es tetracameral) y la circulación es doble y completa.

En la circulación sanguínea doble la sangre recorre dos circuitos, tomando como punto de partida el corazón.[3]

  • Circulación menor o circulación pulmonar o central. La sangre pobre en oxígeno parte desde el ventrículo derecho del corazón por la arteria pulmonar que se bifurca en sendos troncos para cada uno de ambos pulmones. En los capilares alveolares pulmonares la sangre se oxigena a través de un proceso conocido como hematosis y se reconduce por las cuatro venas pulmonares que drenan la sangre rica en oxígeno, en la aurícula izquierda del corazón.
 
Esquema de la circulación humana.

En realidad podría considerarse que no son dos circuitos sino uno, ya que ambos están conectados. El circuito completo es:

  1. Ventrículo izquierdo, arteria aorta, arterias y capilares sanguíneos
  2. Venas cavas.
  3. aurícula derecha, ventrículo derecho, arteria pulmonar, arterias y capilares sanguíneos pulmonares.
  4. Venas pulmonares.
  5. aurícula izquierda y ventrículo izquierdo, donde se inició el circuito.

Es importante notar que la sangre venosa aunque es pobre en oxígeno y rica en dióxido de carbono, contiene todavía un 75 % del oxígeno que hay en la sangre arterial y solamente un 8 % más de carbónico.

  • Circulación portal

La circulación portal es un subtipo de la circulación general originado de venas procedentes de un sistema capilar, que vuelve a formar capilares en el hígado, al final de su trayecto. Existen dos sistemas portal en el cuerpo humano:

  1. Sistema porta hepático: Las venas originadas en los capilares del tracto digestivo desde el estómago hasta el recto que transportan los productos de la digestión, se transforman de nuevo en capilares en los sinusoides hepáticos del hígado, para formar de nuevo venas que desembocan en la circulación sistémica a través de las venas suprahepáticas a la vena cava inferior.
  2. Sistema porta hipofisario: La arteria hipofisaria superior procedente de la carótida interna, se ramifica en una primera red de capilares situados en la eminencia media. De estos capilares se forman las venas hipofisarias que descienden por el tallo hipofisario y originan una segunda red de capilares en la adenohipófisis que drenan en la vena yugular interna.

Circulación en pecesEditar

 
Sistema circulatorio en los peces.

Los peces poseen circulación cerrada, simple (la sangre sólo pasa una vez por el corazón en cada vuelta) e incompleta (hay mezcla de sangre oxigenada y desoxigenada). El corazón es tubular y rectilíneo, y muestra un seno venoso que recoge la sangre, una aurícula y un ventrículo impulsor. La sangre viene de las venas del cuerpo cargada de CO2 hacia el corazón. El ventrículo impulsa la sangre a través de la arteria branquial hacia las branquias, donde se oxigena y circula por arterias para repartirse por todo el cuerpo. El retorno de la sangre desoxigenada al corazón se realiza mediante venas.

Circulación en anfibiosEditar

 
Sistema circulatorio de los anfibios.

En los primeros vertebrados pulmonados (anfibios y reptiles no cocodrilianos) el corazón está en posición torácica y aparece una circulación doble, ya que existe un circuito menor o pulmonar, que lleva la sangre venosa a los pulmones y trae de vuelta al corazón la sangre arterial desde ellos, y el circuito mayor o general, que lleva la sangre arterial al resto del cuerpo y retorna la sangre venosa al corazón.

En estos animales el corazón tiene tres cavidades: dos aurículas (derecha e izquierda) y un único ventrículo bastante musculoso. La aurícula derecha recibe la sangre venosa procedente del resto del cuerpo, y la manda al ventrículo para que éste la bombee a los pulmones a través de la arteria pulmonar. La aurícula izquierda recibe la sangre arterial procedente de los pulmones, la manda al ventrículo y éste la bombea al resto del cuerpo a través de la aorta. Entre las dos arterias existe un pequeño tubo llamado conducto arterioso o conducto de Botal. Las aurículas se contraen de forma sucesiva, por lo que la mezcla de sangres en el ventrículo es escasa. De todas formas, la circulación doble será incompleta.

Circulación en reptilesEditar

 
Sistema circulatorio de los reptiles.

Los reptiles tienen un aparato circulatorio cerrado, doble e incompleto; es decir, la sangre no sale de los vasos durante su recorrido, pasa dos veces por el corazón y en el ventrículo se mezcla la sangre que llega a los pulmones y la que llega del resto del cuerpo. El corazón se divide en tres cavidades; dos aurículas y un ventrículo con una ligera separación, excepto en los cocodrilos que está perfectamente tabicado. De la aurícula izquierda sale la vena pulmonar que trae sangre (oxigenada) de los pulmones y de la aurícula derecha, la vena cava que trae la sangre (sin oxígeno) del resto del cuerpo. Del ventrículo sale una sola arteria que lleva la sangre a los dos circuitos; pulmonar y sistémico.

Sistema cardiovascular humanoEditar

 
Sistema circulatorio en mamíferos:
Circuito sistémico: *Arterias sistémicas (en rojo) *Venas sistémicas (en azul) Circuito pulmonar: *Arterias pulmonares (en rojo) *Venas pulmonares (en azul).

Los componentes principales del sistema cardiovascular humano son el corazón, la sangre, y los vasos sanguíneos. En él están incluidos: la circulación pulmonar, un recorrido a través de los pulmones, donde se oxigena la sangre; y la circulación sistémica, el recorrido por el cuerpo para proporcionar sangre oxigenada. Un adulto promedio contiene aproximadamente 5 litros de sangre, lo que representa aproximadamente el 7 % de su peso corporal total. La sangre se compone de plasma, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Ciclo cardiacoEditar

Los capilares son los vasos sanguíneos más numerosos del cuerpo. Todas las células del organismo se encuentran cerca de un vaso capilar de donde tomarán alimentos y oxígeno y dejarán el dióxido de carbono. Los vasos capilares están conectados a venas pequeñas, las cuales se juntan para formar venas más grandes. Las venas que devuelven la sangre de la cabeza y los brazos se juntan para formar la vena cava superior. La sangre de la parte inferior del cuerpo es llevada hacia el corazón por la vena cava inferior.

Ambas venas cavas, superior e inferior, llevan la sangre al atrio derecho, una de las cuatro cavidades del corazón. De allí pasa al ventrículo derecho a través de la válvula tricuspidea. El ventrículo derecho se contrae y empuja la sangre, a través de la válvula pulmonar, hacia la arteria pulmonar.

La arteria pulmonar se divide en dos ramas que llevan la sangre hacia los vasos capilares de cada pulmón, donde el oxígeno entra en la sangre y el dióxido de carbono sale de ella. Después, la sangre regresa por las venas pulmonares hasta el atrio izquierdo y de allí, pasando por la válvula mitral, llega al ventrículo izquierdo. El ventrículo izquierdo empuja la sangre a través de la válvula aórtica hacia la arteria aorta, quien lleva la sangre nuevamente oxigenada a todos los capilares de nuestro cuerpo y así se completa el ciclo.[5]

Sistema de conducción del corazónEditar

Los latidos cardiacos normales son controlados por el propio corazón. Para que el corazón funcione se necesita de un nodo senoatrial (sinusal), también llamado marcapaso, que se encuentra en el atrio derecho. Este nodo dispara, aproximadamente cada segundo, un impulso nervioso en forma de onda de contracción que hace que las aurículas se contraigan, posteriormente este impulso nervioso llega a otro nodo que se encuentra entre los dos atrios, inmediatamente encima de los ventrículos, este último nodo tiene como función llevar el impulso nervioso a través de los nervios cardiacos.

Latido cardiacoEditar

El corazón de una persona en descanso impulsa (gasto cardiaco), más o menos cinco litros de sangre por minuto, o sea 75 ml por latido. Durante los 70 años de vida promedio de un individuo, su corazón late unas 2600 millones de veces.

Cada latido cardiaco consta de una contracción o sístole, seguida de relajación o diástole. Entre cada latido el corazón descansa aproximadamente 0.4 segundos. El ritmo cardiaco normal es de 55 a 80 latidos por minuto.[6]

La circulación pulmonarEditar

El sistema circulatorio pulmonar es la parte del sistema cardiovascular en el que la sangre pobre en oxígeno se bombea desde el corazón, a través de la arteria pulmonar, a los pulmones y vuelve, oxigenada, al corazón a través de la vena pulmonar.

La sangre privada de oxígeno procedente de la vena cava superior e inferior, entra en la aurícula derecha del corazón y fluye a través de la válvula tricúspide (válvula atrio ventricular derecha) y entra en el ventrículo derecho, desde el cual se bombea a través de la válvula semilunar pulmonar en la arteria pulmonar hacia los pulmones. El intercambio de gases se produce en los pulmones, mediante el cual se libera CO2 de la sangre, y se absorbe el oxígeno. La vena pulmonar devuelve la sangre ya oxigenada a la aurícula izquierda.[7]

La circulación sistémicaEditar

La circulación sistémica es la circulación de la sangre a todas las partes del cuerpo, excepto los pulmones. Es la parte del sistema cardiovascular que transporta la sangre oxigenada desde el corazón a través de la aorta desde el ventrículo izquierdo donde la sangre se ha depositado previamente a partir de la circulación pulmonar, al resto del cuerpo, y devuelve la sangre pobre en oxígeno al corazón. La circulación sistémica es, en términos de distancia, mucho más larga que la circulación pulmonar, ya que recorre cada parte del cuerpo.

CuidadosEditar

Existen diferentes medidas preventivas que ayudan a evitar las enfermedades del aparato circulatorio, principalmente las que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. Algunas de las más importantes son:

  • Ejercicio físico: La realización de ejercicio físico moderado con regularidad es un factor de suma importancia que favorece la circulación de la sangre, por lo que previene las enfermedades de las arterias y el corazón.
  • Alimentación sana y variada: Una alimentación sana, con buenas cantidades de frutas, verduras, cereales; con pocas grasas, pocas frituras, e ingerida con moderación, favorece el buen funcionamiento del aparato circulatorio, evitando enfermedades del mismo.
  • Acudir periódicamente al médico: Visitar periódicamente al médico es una medida que puede ayudar a prevenir las enfermedades del corazón y el aparato circulatorio o a detectarlas de forma precoz.
 
Ilustración anatómica del siglo XIII que muestra la circulación sanguínea

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Aparato: «Disposición de un número de partes que actúan conjuntamente en la realización de una función especial; se utiliza en la nomenclatura anatómica para designar un número de estructuras u órganos que actúan juntas en el servicio de una función específica».
    Sistema: «Grupo o serie de partes o entidades interconectadas o interdependientes (objetos, órganos u organismos) que funcionan juntos con una finalidad común o producen resultados imposibles de alcanzar por sólo uno de ellos actuando u operando por separado».
    Diccionario enciclopédico ilustrado de medicina Dorland. Tomo 6. 27.ª edición. 1996.

ReferenciasEditar

  1. Zaidett Barrientos Llosa: Zoología general. Consultado el 20 de febrero de 2018
  2. [1] Google libros: Biología: la vida en la tierra Escrito por Gerald Audesirk, Teresa Audesirk, Bruce E. Byerspag, p. 550.
  3. Ciencias naturales y su didáctica Julia Morros Sardá, pp. 121-122.
  4. Circulación mayor o circulación sistémica o general.
  5. Dr. Javier Pascuzzi. «ciclo cardiaco». http://www.med.unne.edu.ar/enfermeria/catedras/fisio/clases07/010. Consultado el 12 de noviembre de 16. 
  6. «El latido cardíaco». Centro de Información Cardiovascular del Texas Heart Institute. Consultado el 14 de noviembre de 16. 
  7. Avelina Tortosa i Moren. «SISTEMA CARDIOVASCULAR: ANATOMÍA». https://www.infermeravirtual.com/files/media/file/100/Sistema%20cardiovascular.pdf?1358605522. 

BibliografíaEditar

  • Reiber C. L. & McGaw I. J. (2009). A Review of the "Open" and "Closed" Circulatory Systems: New Terminology for Complex Invertebrate Circulatory Systems in Light of Current Findings. International Journal of Zoology 2009: 8 pages. doi:10.1155/2009/301284.
  • Patwardhan K. The history of the discovery of blood circulation: unrecognized contributions of Ayurveda masters. Adv Physiol Educ. 2012 Jun;36(2):77-82.

Enlaces externosEditar