Ariolado (o Ariovaldo) (¿? – 636) fue rey de los lombardos de 626 a 636. Fue duque de Turín, arriano y marido de Gundeperga, hija de Teodelinda y Agilulfo.

Arioaldo
Rey de los lombardos
Información personal
Nombre secular Aroal, Charoald, Ariopalt, Ariwald
Reinado 626 - 636
Nacimiento h. 600
Fallecimiento 636
Religión Arrianismo
Predecesor Adaloaldo
Sucesor Rotario
Familia
Dinastía Caupus
Consorte Gundeperga

Índice

ReinadoEditar

No nos han llegado informaciones sobre la vida de Arioaldo antes de su subida al trono, excepto que era Duque de Turín (dux civitatis Taurinensium)[1]​ y por ello debía ser hombre de confianza de Agilulfo, al que sucedió en el ducado y se casó con su hija. Se tiene conocimiento de un primer matrimonio aunque no se sabe el nombre de la esposa y si tuvo alguna descendencia con ella.

 
Mapa de los territorios lombardos y bizantinos en Italia entre 590-636

Durante los últimos años del reinado de su predecesor Adaloaldo (su cuñado, hijo de Agilulfo y Teodelinda y hermano de Gundeperga) se puso al frente del bando arriana que se oponía a los intentos de catolización de los lombardos conducidos por la reina madre Teodolinda, junto a su hijo el rey.[2]​ Pero más que la motivación religiosa, la oposición podría también entenderse como política, en el sentido de que del acercamiento al catolicismo se derivaba también una pacificación con los bizantinos y por tanto una renuncia implícita a posteriores expansiones territoriales en las áreas italianas que aún controlaban el Emperador y el Papa.[3]​ La revuelta comenzó en 624, y entre 625 y 626 se llegó al destronamiento de Adaloaldo,[4]​ y la coronación de Arioaldo, que dio de nuevo a los arrianos el control del reino y devolvió la capital a Ticinum (Pavía) en lugar de Mediolanum.[4]​ Sin embargo, el partido católico siguió actuando y de algún modo se vio envuelta la reina Gudeperga en una conjura palaciega, junto al Duque del Friuli Taso. La reina fue apartada por un tiempo de la corte de Pavía y enviada a Lomello, aunque este castigo duró poco. La reina fue devuelta a la corte poco después, en un intento de política conciliadora del rey y con la intención de restablecer el equilibrio entre arrianos y católicos. En este mismo sentido se reanudaron las relaciones amistosas con el papa Honorio y se respetó la independencia de los centros religiosos, como la Abadía de Bobbio (católica) que estaba en la diócesis del obispo arriano de Dertona, que pedía la intervención real. Sin embargo, Arioaldo se mantuvo al margen e indicó que las disputas debían aclararse en los sínodos y no por medio del rey.[3]

ReferenciasEditar

  1. Origo Gentis Langobardorum 6
  2. Fredegar: Chronicles IV, Sección 49
  3. a b Hartmann, la historia de Italia en la Edad Media, Volumen II, Parte 1, pág 209
  4. a b Historia Langobardorum IV, 41

BibliografíaEditar

Bibliografía adicionalEditar

  • Azzara, Claudio. L'Italia dei barbari, Bologna, Il Mulino, 2002. ISBN 8815088121
  • Barni, Gianluigi. I longobardi in Italia, De Agostini, Turín-1987, ISBN 8840255389
  • Bonalumi, Felice. Teodolinda. Una regina per l'Europa (Torino, San Paolo 2006)
  • Capo, Lidia. Paolo Diacono. Storia dei Longobardi, Milano, Lorenzo Valla/Mondadori, 1992. ISBN 8804330104
  • Delogu, Paolo. Longobardi e Bizantini in Storia d'Italia, Torino, Utet, 1980. ISBN 8802035105
  • Gaparri, Stefano. Italia longobarda, Roma-Bari, Laterza, 2012. ISBN 9788842098508
  • Hartmann, Ludo Moritz: Geschichte Italiens im Mittelalter Bd. II Teil 1, S.63ff
  • Hodgkin, Thomas. Italy and her Invaders Vol VI, S. 567ff
  • Jarnut,Jörg. Storia dei Longobardi. Torino, Einaudi, 2002. ISBN 88-464-4085-4
  • Menghin, Wilfried. Die Langobarden, Theiss-Verlag, Stuttgart, 1985 ISBN 978-3806203646
  • Neil, Christie. I Longobardi. Storia e archeologia di un popolo, Genova, Ecig, 1997. ISBN 8875457352
  • Possenti, Paolo. Romània e Longobardia in Le radici degli italiani, Milano, Effedieffe, 2001, Vol. II.
  • Rovagnati, Sergio. I Longobardi (Milano, Xenia 2003)


Predecesor:
Adaloaldo
Rey de los Lombardos
626-636
Sucesor:
Rotario