Armia Ludowa

El Armia Ludowa o AL —nombre en polaco traducido habitualmente como Ejército Popular— fue uno de los principales movimientos de resistencia polaca durante la Segunda Guerra Mundial en la Polonia ocupada por los nazis. Fundado por el Partido Obrero Polaco (PPR), llegó a contar con más de 30.000 partisanos comunistas. Sus objetivos principales eran acabar con las tropas alemanas estacionadas en Polonia, apoyar al Ejército Rojo y a la Unión Soviética durante la Ofensiva del Vístula-Óder y ayudar a la creación de un Estado comunista en Polonia. Pese a su importancia dentro de la liberación de Polonia, el Armia Ludowa se negó a formar parte del Estado secreto polaco y trabajar conjuntamente con el Armia Krajowa.

Armia Ludowa
Orl.jpg
Activa 1 de enero de 1944
País Polonia
Fidelidad State National Council
Tipo unidad militar
Disolución 21 de julio de 1944
Guerras y batallas
Segunda Guerra Mundial

HistoriaEditar

 
Władysław Gomułka, líder del Partido de los Trabajadores Polacos y fundador del Consejo Nacional del Estado.

CreaciónEditar

Al contrario que el Armia Krajowa, la cual fue creada en 1939, el Armia Ludowa no fue establecido hasta 1944. Años atrás, se había empezado a formar un movimiento bautizado como Gwardia Ludowa (traducido al español como La Guardia del Pueblo). Finalmente, el 1 de enero de 1944, el Consejo Nacional del Estado (Krajowa Rada Narodowa, KRN) la oficializó, aportando tropas y armas. La ayuda por parte del KRN permitió que el AL aumentara el número de sus tropas considerablemente, pasando de 10.000 miembros a 40.000 en julio del mismo año. La mayoría de los hombres eran partisanos (cerca de 6.000 personas), soviéticos y civiles.

Aunque su número era mucho más inferior al del Armia Krajowa, la ayuda por parte de la Unión Soviética permitió al Armia Ludowa poseer muchas más armas que el otro movimiento de resistencia polaco. No obstante, el AK estaba mucho mejor estructurado y contaba con mayor disciplina que el Armia Ludowa.[1]

OperacionesEditar

De acuerdo con las afirmaciones del Armia Ludowa, el AL estuvo presente en cerca de 900 operaciones, matando a 20.000 alemanes, descarrillando 350 trenes y destruyendo 79 puentes.[2]​ Sin embargo, las hazañas del AL eran exageradas significativamente por la propaganda comunista en la República Popular de Polonia.[3][4]​ El historiador polaco Piotr Gontarczyk sostiene que sólo alrededor del 5 o 10% de las acciones descritas por el AL tuvieron realmente lugar en el marco de la Segunda Guerra Mundial.[5]​ Además, muchos de los alemanes asesinados por el AL no eran nazis, sino civiles alemanes u oficiales de la administración alemana. Según el historiador estadounidense de origen polaco Mieczyslaw B. Biskupski, AL estaba menos preocupado en la lucha contra los alemanes que en la lucha contra el Armia Krajowa.[6]​ Según Gontarczyk y Janusz Marszal, incluso el Armia Ludowa solía pasar llamadas anónimas sobre el AK a la Gestapo.[7]

El Armia Ludowa también participó en el Levantamiento de Varsovia. Si bien las afirmaciones oficiales del AL mencionaban que unos 1.800 soldados fueron enviados a luchar allí, la investigación moderna sugiere que el número real de tropas rondaba los 500.[8]

A medida que el AL perdía poco a poco apoyos por parte de la Unión Soviética, la cual se encargaba de suministrarle armamento, tropas y suministros, el AL se vio obligado a realizar requisiciones forzadas, recurriendo a robar en mansiones e iglesias para tratar de sobrevivir. El estado de desesperación fue tal que miembros de la AL llegaron a asesinar judíos,[9]​ o incluso a luchar entre ellos.[10]

 
Miembros del Armia Ludowa en un bosque próximo a Lublin.

En una de sus operaciones más secretas y controvertidas, los agentes de la entonces Gwardia Ludowa se apoderaron de un importante archivo del AK el 17 de febrero de 1944. Los documentos de mayor importancia para los del AL fueron confiscados, y el resto fueron entregados a los agentes de la Gestapo. Siete miembros del Armia Krajowa fueron hechos prisioneros, y probablemente ejecutados poco después.[11]

PosguerraEditar

El comandante del Armia Ludowa era el general Michał Rola-Żymierski, y el jefe del Estado Mayor fue miembro del Comité Central del Partido Obrero Polaco, llamado Franciszek Jóźwiak.[2]​ Esto hizo que el Armia Ludowa, tras la Segunda Guerra Mundial, empiece a aumentar aún más su influencia en la por aquel entonces recién creada República Popular de Polonia, gobernada por Bolesław Bierut.

El movimiento anticomunista que empezó a surgir en la década de los 50 contra el Gobierno comunista y el Armia Ludowa hizo que muchos partisanos empezaran a perseguir a todos aquellos desertores y traidores.[12]​ Muchos de ellos recibieron el sobrenombre de soldados malditos. El final del comunismo en Polonia trajo consigo la extinción del Armia Ludowa y la desintegración de su organización. Incluso el Instituto Polaco de Memoria Nacional cataloga el Armia Ludowa dentro del movimiento de partisanos soviéticos en lugar del movimiento de resistencia polaco.[13]

ReferenciasEditar

  1. Gontarczyk, Krzystofiński, Marszalec, Polak (2006), pág. 14
  2. a b Jerzy Jan Lerski (1996). Historical dictionary of Poland, 966–1945. Greenwood Publishing Group. pp. 8-9. ISBN 978-0-313-26007-0. Consultado el 16 de junio de 2015. 
  3. Marek Jan Chodakiewicz; John Radzilowski; Dariusz Tolczyk (2006). Poland's transformation: a work in progress. Transaction Publishers. p. 236. ISBN 978-1-4128-0592-6. Consultado el 16 de junio de 2015. 
  4. Krystyna Kersten (1991). The establishment of Communist rule in Poland, 1943–1948. University of California Press. p. 12. ISBN 978-0-520-06219-1. Consultado el 6 de junio de 2015. 
  5. Gontarczyk, Krzystofiński, Marszalec, Polak (2006), pág. 15
  6. Mieczysław B. Biskupski (2000). The history of Poland. Greenwood Publishing Group. p. 110. ISBN 978-0-313-30571-9. Consultado el 16 de junio de 2015. 
  7. Gontarczyk, Krzystofiński, Marszalec, Polak (2006), págs. 18–21
  8. Gontarczyk, Krzystofiński, Marszalec, Polak (2006), págs. 23–24
  9. Gontarczyk, Krzystofiński, Marszalec, Polak (2006), pág. 17
  10. Gontarczyk, Krzystofiński, Marszalec, Polak (2006), pág. 16
  11. Gontarczyk, Krzystofiński, Marszalec, Polak (2006), págs. 27.35
  12. Michael C. Steinlauf (1997). Bondage to the dead: Poland and the memory of the Holocaust. Syracuse University Press. p. 34. ISBN 978-0-8156-2729-6. Consultado el 16 de junio de 2015. 
  13. Michael Bernhard; Henryk Szlajfer (31 de mayo de 2004). From the Polish Underground. Penn State Press. p. 409. ISBN 978-0-271-02565-0. Consultado el 16 de junio de 2015. 

Enlaces externosEditar