Abrir menú principal

Armisticio de Focșani

El Armisticio de Focșani fue el nombre que recibió el alto el fuego acordado por los Imperios centrales y el Reino de Rumanía el 9 de diciembre de 1917 en la población rumana homónima, que precedió a la paz entre las dos partes, consignada en el Tratado de Bucarest del 7 de mayo de 1918.

AntecedentesEditar

La agudización del proceso revolucionario en Rusia preocupaba a los mandatarios rumanos, que dependían tanto de las divisiones rusas como del armamento francobritánico que les llegaba a través de Rusia para sostener el frente.[1]​ La propuesta de paz del nuevo Gobierno soviético ruso surgido de la Revolución de Octubre les sumió en la desesperación.[2]​ Los Gobiernos aliados occidentales insistieron en que los rumanos se mantuviesen en el conflicto, pero tanto a los embajadores de la Entente en Iaşi como al jefe de la misión militar francesa, el general Henri Mathias Berthelot y a los responsables políticos y militares rumanos, les pareció inviable.[3]​ La retirada a Besarabia y Ucrania que exigía el primer ministro francés Georges Clemenceau exigía unas vías de comunicación y una logística (alojamiento, víveres, abrigo en el duro invierno de la región) que no existían.[2]

Negociaciones y treguaEditar

El general ruso al mando del frente rumano, Dmitri Shcherbachov, optó el 3 de diciembre por solicitar un armisticio al enemigo.[4]​ Para entonces ya no controlaba a sus unidades y ese mismo día habían comenzado las negociaciones entre los Imperios centrales y el Gobierno soviético.[4]​ El primer ministro rumano, Ion Brătianu, obtuvo el acuerdo de los mandos militares y de los embajadores de la Entente para participar en la petición de Shcherbachov.[5]​ Este propuso tratar con los representantes enemigos en la localidad rumana de Focșani.[5]​ El 4 de diciembre se dio orden a las unidades rumanas de que cesasen toda operación.[5]​ Las negociaciones comenzaron el día 7 y concluyeron con un acuerdo dos días después, el día 9.[6]

El rápido acuerdo, alcanzado porque todas las partes deseaban pactar cuanto antes, permitió a los rumanos disponer de tropas para ocupar la vecina Besarabia.[7]​ El alto el fuego precedió a la posterior firma de la paz el 7 de mayo de 1918.[8]

ReferenciasEditar

  1. Torrey, 1998, pp. 292-293.
  2. a b Torrey, 1998, p. 293.
  3. Torrey, 1998, pp. 293-295.
  4. a b Torrey, 1998, p. 296.
  5. a b c Torrey, 1998, p. 297.
  6. Torrey, 1998, p. 298.
  7. Torrey, 1998, pp. 307, 310.
  8. Torrey, 1998, pp. 291, 311.

BibliografíaEditar

  • Torrey, Glenn L. (1998). Romania and World War I (en inglés). Center for Romanian Studies. p. 400. ISBN 9789739839167.