Abrir menú principal

Arquitectura gótica en Italia

La arquitectura gótica italiana (gotico “temperato”) tiene características propias que la distinguen considerablemente de la arquitectura gótica del lugar de origen, Francia (gótico francés a partir de la abadía de Saint-Denis), y de otros países europeos donde este estilo se había ya extendido (como Inglaterra, Alemania o España, con el gótico inglés, alemán o español). En particular, la innovación técnica y la audacia estructural de las catedrales francesas no fueron aceptadas, prefiriendo mantener la tradición constructiva consolidada en siglos anteriores, e incluso desde un punto de vista estético y formal, no encontró un gran desarrollo transalpino el énfasis vertical casi estático de la arquitectura. Si, por un lado, hubo una aplicación temprana de elementos góticos en la época románica, como los rosetones y las bóvedas de crucería (norte de Italia) y los arcos apuntados (árabe-normando en la Italia meridiona), por otro lado, la tradición románica italiana, influenciada por los modelos bizantino, paleocristiano e incluso grecorromano, se resistía a la masiva sustitución de muros por vanos. Tal cosa se debió, probablemente, a cuestiones puramente prácticas: el clima italiano habría causado en los edificios cubiertos de vidrieras un efecto luminiscente (efecto invernadero), sobre todo en los meses estivales, que haría casi imposible permanecer en el interior de las iglesias. Mantener los muros masivos proporcionaba no sólo una temperatura más adecuada, más fresca, sino también una superficie perfecta en la que se extendían preciosas decoraciones al fresco. Se obtuvo así en Italia un compromiso entre los principios estéticos y estructurales del románico y del gótico, sin aumentos excesivos de altura y reducciones esqueléticas de las masas murarias.

Una posible periodización de la arquitectura gótica italiana contempla:

Los inicios de la arquitectura gótica en ItaliaEditar

 
Basílica de Sant'Andrea (Vercelli).

Italia fue una de las últimas naciones europeas donde se desarrolló el arte gótico. La arquitectura, como en otras partes de Europa, fue al principio un producto de importación. El vector principal consistió en los edificios de la orden benedictina cisterciense, que desde el área de origen borgoñona, en Francia, se expandían por toda Europa occidental. La arquitectura de la Orden del Císter se apoyaba en la construcción gótica. De hecho, era una arquitectura que acogía las principales innovaciones ya expresadas en las catedrales de la Île-de-France, pero en una forma mucho más moderada y, en cierto sentido, "ascética". La decoración figurativa estaba completamente prohibida, los vitrales tienen una extensión reducida y están privadas de color, el verticalismo está frenado, no se permiten torres ni campaniles (campanarios) en el exterior. Sin embargo, se utilizan las bóvedas de arista de arcos agudos en tramos rectangulares y las pilastras a fascio (o polistilos, de sección compleja, a veces polilobulados) que continúan en los nervios de las bóvedas. Los capiteles presentan ornamentos muy simples y predominantemente no figurativos. El trabajo de la piedra es muy preciso, y los espacios definidos dan las típicas planimetrias modulares y de la pulcritud y refinamiento de las nervaduras resulta, además de racional, intensamente abstracto. La arquitectura de esta orden se extendió por todo el Occidente, y el encuentro del nuevo lenguaje con la tradición local también constituyó en Italia la base para desarrollos posteriores.

Los primeros ejemplos de abadías góticas en Italia son el complejo de Fossanova en el Lazio (1187-1206), la aabadía de Casamari, completada en 1217, o la abadía de San Galgano, cerca de Siena, iniciada en 1227 y financiada por Federico II Hohenstaufen. En esta última, más tardía, se nota una evolución del modelo con un adelgazamiento de las pilastras y un mayor número de aberturas que garantizan una mejor iluminación.

La arquitectura cisterciense proporcionó información importante a las órdenes mendicantes, como los franciscanos, dominicos y agustinos, en la fase conspicua de urbanización con nuevos asentamientos que tuvo lugar en Italia entre mediados del siglo XIII y mediados del siglo siguiente. Entre las características distintivas de ese Gótico mendicante, de hecho, había un cierto énfasis en la "decorosa pobreza" y en la simplicidad de los edificios sagrados y en la necesidad de disponer de amplias naves cubiertas con un techo con la estructura de las vigas a la vista, para que los fieles pudieran escuchar los sermones y seguir los rituales sin estorbos visuales, como era el caso en las catedrales de planta basílical.

Un ejemplo temprano de importantes indicios de la "gramática gótica" aunque todavía con una "sintaxis tardorrománica", es la Basílica de Sant'Andrea de Vercelli[1]​ (1219-1227), costeada por el cardenal Guala Bicchieri, que era legado pontificio en Francia (lo que le había permitido admirar las nuevas catedrales). Ya la fachada era muy original, con la inserción de contrafuertes de forma tubular y de dos torres esbeltas que la flanquean, mientras que los portales presentan todavía arcos de medio punto, y las galerías de arcos ciegos recuerdan el románico lombardo y renano. Además de la singular presencia de arcos rampantes volados, el interior es la parte más gótica del edificio, con bóvedas de crucería ojivales de nervaduras bicromáticas, sobre pilares "incantonados" con columnillas sirvientes. Se ha supuesto[2]​ la intervención del escultor y arquitecto Benedetto Antelami, conocedor del gótico francés, del que también son otros edificios de la época, como el grandioso Baptisterio de Parma. Otro ejemplo contemporáneo es el grandioso Baptisterio de Parma, donde trabajó Benedetto Antelami.

Arquitectura del siglo XIIIEditar

 
Catedral de Ferrara, con la loggia dei mercanti.
 
Interior de la abadía de San Galgano (provincia de Siena).

En este siglo se construyeron muchos edificios de las órdenes mendicantes, siendo algunos de los más importantes:

También en este siglo se comenzó la construcción de varias catedrales, entre otras:

Pisa representa un caso unico in Italia, donde el arte gótico se fundió armónicamente con el arte románico:

En muchas ciudades se vivió una auténtica competición por la altura.

Un lugar de particular importancia en el arte del siglo XIII es el de la arquitectura civil y militar desarrollada en el sur de Italia con el emperador Federico II de Suabia y en los siglos siguientes con las dinastías angevina y aragonesa del Reino de Nápoles. Entre algunas de las obras más importantes se recuerdan:

  • Puerta triunfal de Capua (destruida)

y también hubo en esa zona notables ejemplos de arquitectura religiosa, como:

Siglo XIVEditar

Hacia finales del siglo XIII comenzaron importantes obras edificatorias que se culminarán en el Trecento (XIV), y que aun hoy siguen siendon hitos urbanos en cada una de sus ciudades, tanto en arquitectura civil como religiosa. En Florencia destacó como arquitecto Arnolfo di Cambio:

En Umbría:

En Venecia:

En Nápoles:

En Pisa:

 
Interior del duomo di Milano
 
Exterior de la Catedral de Milán.
 
Vista superior de la Basílica de San Petronio (Bolonia).

Al final del siglo se iniciaron las dos mayores obras tardogóticas italianas:

  • Catedral de Milán. Este edificio es una excepción en el Gótico italiano, por la presencia documentada de arquitectos de Europa central, que diseñaron un proyecto similar a la catedral de Colonia, y que entraron en conflicto con los arquitectos italianos y franceses. No se terminó hasta el siglo XIX en pleno clima de revival neogótico e historicista, ya con criterios neogóticos, integrando eclécticamente las diversas escuelas de pensamiento arquitectónico y las estratificaciones artísticas debidas a la prolongación de la obra y las extraordinarias dimensiones del edificio.
  • Basílica de San Petronio (Bolonia). Este edificio también es una excepción, ya que fue construido por voluntad no de las autoridades eclesiásticas, sino de las civiles, para representar los logros cívicos de la ciudad (la universidad de Bolonia, el libero Comune, el Liber Paradisus —que proclamaba la abolición de la esclavitud— y la participación en las Cruzadas).

También en el siglo XIV con la llegada de los aragoneses a Sicilia, se importó el estilo gótico catalán, siendo la Catedral de la Asunción en Erice un valioso ejemplo. Luego, floreció el Gótico Chiaramontano con el Palazzo Chiaramonte-Steri en Palermo, la Iglesia de María Santissima Assunta en Castelbuono, o el Castello di Montechiaro en Palma di Montechiaro.

Siglo XVEditar

En el Quattrocento prosiguieron las obras comenzadas en los siglos precedentes.

Otro concurso histórico en Florencia (1419), que tuvo los mismos protagonistas que el de escultura de 1401, llevó a la realización de la cúpula de Brunelleschi[10]​ para la catedral gótica (Santa Maria del Fiore), en lo que se considera el inicio del nuevo lenguaje arquitectónico del Renacimiento. Esa cúpula considerada una de las obras maestras renacentistas, debe leerse como un extraordinario fruto tardomedieval de la cultura proyectual y técnica de la tradición.

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

  • Pierluigi De Vecchi ed Elda Cerchiari, I tempi dell'arte, volume 1, Bompiani, Milano 1999.

NotasEditar

  1. Scheda su Sant’Andrea sul sito del politecnico di Torino II Facoltà di Vercelli. Fuente citada en basilica di Sant'Andrea
  2. Atribución de Giulio Carlo Argan
  3. it:Basilica di San Domenico (Bologna)
  4. it:Chiesa di San Francesco (Bologna)
  5. Napoligrafia. Fuente citada en it:Chiesa di Sant'Eligio Maggiore
  6. Sito ufficiale della Basilica di Santa Maria di Collemaggio. Fuente citada en it:Basilica di Santa Maria di Collemaggio
  7. Lionello Puppi, Pier Paolo Celega(Ceilega, Zellega) in Dizionario Biografico degli Italiani, Roma, Istituto dell'Enciclopedia Italiana, 1979, Vol. 23. Fuente citada en it:Pier Paolo Celega
  8. Giovanni Mariacher. BONO (Bon, Buon), Bartolomeo in Dizionario Biografico degli Italiani. Treccani. Fuente citada en it:Bartolomeo Bono
  9. E. Carelli S. Casiello, Santa Maria di Donnaregina a Napoli, Napoli 1975. Fuente citada en it:Chiesa di Santa Maria Donnaregina
  10. Rowland Mainstone, Brunelleschi's Dome of S. Maria del Fiore and some related Structures, «Transactions of the Newcomen Society», 42, 1969-70. Fuente citada en it:Cupola del Brunelleschi
  11. Pierluigi De Vecchi ed Elda Cerchiari, I tempi dell'arte, volume 1, Bompiani, Milano 1999. Fuente citada en it:Cattedrali e basiliche gotiche italiane
  12. Borrelli, fuente citada en it:Chiesa di San Fermo Maggiore