Arribes (geografía)

Arribes, arribas o arribanzos son los términos, del idioma leonés,[1]​ utilizados para denominar el peculiar accidente geográfico formado por los ríos de la zona enclavada entre las provincias españolas de Salamanca y Zamora, y los distritos portugueses de Braganza y Guarda.[2][3][4][5]​ Generalmente se suele identificar el término arribes con arribes del Duero, pero existen también arribes del Águeda, arribes del Esla, arribes del Huebra, arribes del Tormes y arribes del Uces.[2][5][6][7][8]

Esta característica geomorfológica común en toda la zona da lugar a una ecorregión, comarca natural o territorio de relación económica, cultural y turística entre sus localidades. Se conoce como «As Arribas» en Portugal,[4]​ «Las Arribes» en Salamanca y mayoritariamente como «Los Arribes» en Zamora, aunque en esta última también se usa el término tradicional de «Las Arribas».[9]

EtimologíaEditar

Estas tierras reciben numerosos nombres en las distintas comarcas de la zona. En todo caso sus denominaciones son de carácter popular y transmitidas de generación en generación.[10]

Arribes es un vocablo de la lengua asturleonesa, con derivación etimológica del latín «ad ripa-ae», que significa «junto a la orilla».[1]​ La forma asturiana escrita «les arribes» era usada en las actuales comarcas de Sayago, Aliste y La Ribera, así como en la zona colindante portuguesa, para referirse a las depresiones geográficas del Duero, el Esla, el Huebra, el Tormes y el Uces.[1][11][4]​ La pronunciación de la «e» podría haber variado en distintas épocas de la historia entre los actuales fonemas castellanos «a» y «e» o incluso presentarse con el fonema «ə» o parecidos, como ocurre en otras lenguas peninsulares como el catalán o el portugués, lo que explicaría la existencia de la forma «las arribas», en distintas poblaciones de la provincia de Zamora, y la forma «as arribas» en portugués.[1]​ El término escrito «arribes» aparece por primera vez en una obra escrita en 1885.[10]​ Tras la consolidación de la forma escrita y pronunciada «arribes», sobre todo en la comarca salmantina de La Ribera, aparece la forma «arribis», ya que a veces la «e» en leonés y extremeño tiende a pronunciarse casi o totalmente como una «i» castellana, quizás por influencia del portugués.[1][12]​ Para los zamoranos existe además el vocablo «arribanzo», algo más conciso, con el que se refieren a los enormes roquedos o gigantescas rocas graníticas que conforman los valles.[13]​ Entre los habitantes de algunos pueblos de la comarca salmantina de La Ramajería también son conocidos como «Los Farallones».

Frente a estos nombres locales, a partir de mediados de los años 70 se ha ido imponiendo la denominación «los arribes», en masculino, por influencia externa de la administración y de algunos medios de comunicación. Los naturales de las comarcas zamoranas de Sayago y Aliste han empezado a utilizar esta forma, y aunque todavía emplean las autóctonas «las arribas» y «arribanzos», estas han quedado algo desplazadas en favor de la primera, y es la zona portuguesa el único sitio donde todavía prevalece decir «as arribas».[1][14]​ En el sur, los naturales de la comarca salmantina de La Ribera, ahora más conocida como las Arribes, siguen utilizando su variación tradicional «las arribes», en femenino, variación que con la creación del parque natural se ha extendido también para designar los tramos fronterizos del Duero y el Águeda en la vecina comarca de El Abadengo donde antes prácticamente no se usaba.[1][15]

El término «arribas», con «a», es hoy un vocablo del diccionario en la lengua portuguesa, sinónimo de «ribas», que significa laderas del río, costa alta y escarpada o margen elevada del río.[16][17]

GeologíaEditar

La actual morfología y composición litológica de estas tierras se debe a los procesos geológicos endógenos que afectaron a la zona junto a la erosión milenaria de las aguas de sus ríos.

HistoriaEditar

La orogenia hercínica de la Era Primaria o Paleozoica (600-225 millones de años) ocasiona la unión de todas las masas continentales del planeta, que se fusionan formando la Pangea.[18]​ De este modo, se deforma la litosfera y se produce la emersión del denominado Macizo Hespérico, una enorme cadena montañosa resultante del choque de las placas, compuesta de granito, pizarra y cuarcita, sobre la que se asienta la actual meseta central.[18]​ Es por esto por lo que en las profundas incisiones originadas por los ríos de esta zona se pueden contemplar los denominados arribanzos o gigantescas rocas graníticas.

Durante la Era Secundaria o Mesozoica (225-68 millones de años) se disgrega la Pangea y se forma la estructura actual de la corteza terrestre.[18]​ La erosión desgasta intensamente las formaciones paleozoicas dando como resultado el paisaje actual de la penillanura zamorano-salmantina.[18]​ Las profundas capas graníticas, al contactar con los sedimentos paleozoicos, originan micacita y gneis en algunos puntos.[18]

 
Roquedos graníticos de los arribes del Tormes vistos desde el mirador de la presa de Almendra.
 
Cantera de la presa de Almendra.
 
Mina de Barruecopardo.

Finalmente, en la Era Terciaria o Cenozoica (68-1,7 millones de años) se produce el progresivo levantamiento del este peninsular como consecuencia de la orogenia alpina.[18]​ La inclinación de la península ibérica hacia el océano Atlántico determina hacia el oeste la orientación de la mayoría de los ríos, incluido el Duero que tiene que abrirse camino entre la llanura dando como resultado sus profundos arribes.[18]

LitologíaEditar

La actual composición litológica del paisaje vino determinada por fuertes periodos de erosión a los que hay que sumar movimientos tectónicos, erupciones magmáticas y un periodo de estancia bajo el agua.

Las rocas de primitivo origen ígneo evolucionaron hasta convertirse en las granodioritas y granitos que ocupan la mayor parte de este territorio, una transformación ocurrió a lo largo de la Era Paleozoica. El granito apareció cuando el magma existente comenzó a enfriarse durante su paulatina ascensión hacia la superficie terrestre. La pizarra surge por los efectos que la Orogenia Hercínica produjo sobre los materiales allí depositados. La aparición de granito y pizarra se produce de forma bastante paralela, siendo su presencia muy abundante en toda la zona, como muestra el hecho de que ambos son materiales habitualmente utilizados en la construcción tradicional de los arribes o por su omnipresencia en las decenas de kilómetros de profundas depresiones horadadas por el Duero y sus afluentes.[cita requerida]

También, aunque en menor abundancia, existen rocas metamórficas intercaladas entre masas de granito y batolito, pero en zonas muy definidas, cuyos límites le son impuestos por la existencia de otros minerales, especialmente el granito.[cita requerida]

La presencia de minerales puede ser calificada de muy variada. Existen filones, aislados y escasos, de plata y oro en el municipio de Pino del Oro. La existencia de sulfuros, calcopirita y pirita se detecta en diversas zonas, en especial en Fermoselle. Respecto a los óxidos, es frecuente su presencia a lo largo de toda la zona. También es significativa la existencia de wolframio, especialmente en las localidades de Barruecopardo, Villadepera y Zafara.[cita requerida]

Entre los silicatos, muy abundantes en todo el territorio, destaca principalmente el cuarzo en varias de sus modalidades, tanto el situado a ras de tierra como el que se encuentra semienterrado, pero en todo caso dando una nota de colorido especial en medio de los caminos de tierra.[cita requerida]

Menos significativa es la presencia de otros minerales como la moscovita, la clorita o el caolín.[cita requerida]

MineríaEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d e f g «Sayago: Orillas del Duero: ¿Arribes o Arribas?». La Opinión-El Correo de Zamora. Archivado desde el original el 12 de abril de 2013. «Para Eusebio Fernández: Arribes, deriva etimológicamente del latín Ripa - ae, femenino, y su significado es orilla, término muy extendido por nuestra geografía nacional, tenemos muchos topónimos con este sufijo: Ribadavia, Ribadeo, Ribadesella, etc. Incluso el sobrenombre de "Ribera", común a todos los pueblos de Las Arribes, posiblemente derive de Ripa - orilla. Añade el profesor salmantino que "Las Arribes" deriva de Ad Ripas, junto a la orilla, evolucionando lingüísticamente a As Arribas, forma que se ha mantenido en el portugués. Su evolución lingüística solo se explica desde la influencia del antiguo asturleonés, que ha perdurado hasta la actualidad en el habla de los pueblos la Ribera, con una marcada cerrazón de las vocales finales a > e > i, y la vocal final o _ u fenómeno aún muy común entre sus habitantes: Ad Ripas > As arribas > Las Arribas; Las Arribas, derivaron a > Las Arribes / Las Arribis. Por otra parte, tener en cuenta que las arribes son un pluralia tantum, que carecen de uso y significado en singular, así pues el empleo de "el arribe", es una incorrección, propia de aquellos que se consideran que tienen un registro lingüístico culto». 
  2. a b «Definición de arribes». Diccionario de la Real Academia Española. Consultado el 29 de marzo de 2011. «Pendientes escarpadas a ambos lados de los ríos Duero, Tormes, Huebra, Camaces y Águeda».  También el río Esla y el río Uces presentan arribes en esta zona. Véanse las fotos de los Arribes del Esla y de las Arribes del Uces
  3. «Los profundos valles». Arribes del Douro. Archivado desde el original el 13 de septiembre de 2011. Consultado el 30 de marzo de 2011. 
  4. a b c «The geomorphological heritage approach in protected areas: Geoconservation vs. Geotourism in Portuguese natural parks» (en inglés). Archivado desde el original el 12 de agosto de 2011. Consultado el 20 de junio de 2011. «The incision of the Douro River and its tributaries on the Iberian Meseta has developed spectacular steep cliffs, regionally named Arribas do Douro, the ‘ex-libris’ of the PNDI. This landscape provides the microclimatic conditions for the traditional production of wine, olive and almond, as well as the support for a great biodiversity. The PNDI is one of the most important nesting habitats in Europe for vultures, eagles and black storks». 
  5. a b Calonge Cano, Guillermo. La excepcionalidad climática de Los Arribes del Duero. pp. 45 y 46. Archivado desde el original el 10 de diciembre de 2011. Consultado el 8 de noviembre de 2011. «Los fondos y los valles de ambos ríos (Duero y Águeda) integran la mayor parte del territorio de "los Arribes". Hay que añadir los tramos bajos y más inmediatos al río Duero de los cursos fluviales que desembocan en él. Entre estos destacan por su amplitud, en línea recta, unos 15 km del río Tormes (desde su desembocadura en el Duero hasta la presa de Almendra), 5 km del arroyo de las Uces y 8 km de la red fluvial Huebra-Yeltes. (…) La parte española de "los Arribes" es el objeto de este estudio». 
  6. de Amorim Girão, Aristides. Portucalense Editora, ed. La excepcionalidad climática de Los Arribes del Duero (en portugués). p. 42. Consultado el 8 de noviembre de 2011. «pelo troço de profundas gargantas, denominadas as arribas do Douro, na linha froteiriça». 
  7. «Arribas do Douro». Instituto de la Conservación de la Naturaleza y de la Biodiversidad (en portugués). Consultado el 8 de noviembre de 2011. «Podem considerar-se duas realidades ecológicas fundamentais, e que definem a ocupação faunística deste espaço: os vales declivosos, por vezes escarpados, designados vulgarmente por arribas, e os planaltos, terrenos de relevo suave acima dos 500 m, onde também surgem escassos relevos quartzítcos residuais. Merecem ainda destaque as bolsas de água correspondentes às 5 barragens hidroeléctricas do Douro e à barragem de Santa Maria de Aguiar». 
  8. «Arribas do Douro». Instituto de la Conservación de la Naturaleza y de la Biodiversidad (en portugués). Consultado el 8 de noviembre de 2011. «Arribas do Douro: Trata-se da principal unidade paisagística do PNDI, seja pela sua enorme extensão seja pelo caracter cénico único, pautado pelos relevos escarpados, que separam abruptamente os terrenos planálticos das margens do Rio Douro, num desnível de 300 a 400 m. Aí abundam os afloramentos rochosos de diversas litologias, nomeadamente, granitos, xistos e quartzitos. O grau de humanização é actualmente baixo, sendo visíveis as parcelas antigas de cultivo de olival e vinha, assentes em socalcos e patamares com muretes, que de acordo com o declive de cada encosta se encontram mais ou menos abandonadas e cobertas de vegetação natural (arbustiva e arbórea)». 
  9. «Zamora les llama Los Arribes, Salamanca Las Arribes». EL MUNDO. 2007. 
  10. a b Vázquez de Parga y Mansilla, Jacinto (1885). Librería Cervantes, 1994 reimpresa, ed. Reseña Geográfica-Histórica de Salamanca y su provincia. Salamanca. 
  11. Martín Martín, Francisco (1996). Artec Impresiones, ed. Las Arribes del Duero (a caballo entre Salamanca y Zamora). Segovia. ISBN 9788489183049. 
  12. Llorente Maldonado, Antonio (1947). Centro de Estudios Salmantinos, ed. Estudio sobre el habla de la Ribera: (Comarca salmantina ribereña del Duero). 
  13. «Los Arribes del Duero». Sayago.com. Consultado el 4 de marzo de 2011. «En la comarca de Sayago y en lenguaje popular, siempre se llamó a esta zona del Duero "Las Arribas" y a los enormes peñascos cortados de las gigantescas rocas graníticas que forman el encajonamiento del río, Los "Arribanzos". Sin embargo, es a partir de mediados de los años 70 cuando desde el exterior se comienza a referenciar a este tramo del río Duero como "Los Arribes"». 
  14. «Zamora les llama Los Arribes, Salamanca Las Arribes». El Mundo. 2007. 
  15. Vázquez de Parga y Mansilla, Jacinto (1885). Librería Cervantes, 1994 reimpresa, ed. Reseña Geográfica-Histórica de Salamanca y su provincia. Salamanca. ISBN 8485664566. 
  16. «Arribas». Dicionário Priberam da Língua Portuguesa (en portugués). 
  17. «O que está na origem de derrocadas das arribas?». Diário de Notícias (en portugués). 
  18. a b c d e f g Universidad de Cantabria, ed. (2001). «Introducción a los condicionantes físicos de las presas». Ingeniería de presas: presas de fábrica. ISBN 9788481022926. 

Enlaces externosEditar