Astaroth

Demonio

Astaroth en demonología, es el Gran Duque del Infierno en la primera jerarquía con Belcebú y Lucifer; él es parte de la trinidad maligna. Es una figura masculina que probablemente lleva el nombre de la diosa Astarté del Próximo Oriente.

Astaroth

Astaroth es un príncipe coronado del infierno, un ángel que se corrompió cuando visitó el mundo del hombre, y su caída causó mucha controversia pues una vez fue un serafín y Príncipe de la Orden de los Tronos. Aunque descendió al mal por su propia mano, este demonio asegura estar libre de pecados.

AntecedentesEditar

El nombre Astaroth se derivó en última instancia del de la diosa fenicia Astarté del segundo milenio antes de Cristo, un equivalente de la Ishtar babilónica y la anterior Inanna sumeria. Se la menciona en la Biblia hebrea en las formas Ashtoreth (singular) y Ashtaroth (plural, en referencia a múltiples estatuas de ella). Esta última forma fue transliterada directamente en las primeras versiones griegas y latinas de la Biblia, donde era menos evidente que había sido un plural femenino en hebreo.

DescripciónEditar

Según el Pseudomonarchia Daemonum (1577), aparece en la forma de un ángel infecto, sentado en un dragón infernal y llevando una víbora en su mano izquierda. Se indica que el invocador debe acercarse con un anillo mágico para soportar su aliento pestilente. En la edición ilustrada del Diccionario Infernal (1818), aparece como un hombre desnudo con alas con plumas, coronado, sosteniendo una serpiente en una mano y montando una criatura con alas de dragón y cola de serpiente.

Según los demonólogos del siglo XVI, sus ataques contra los hombres son más poderosos en agosto. Según Sebastien Michaelis, es un demonio de la primera jerarquía, quien seduce a través de la pereza, vanidad y filosofías racionalizadas. Su adversario es San Bartolomé, quien protege de él ya que resistió sus tentaciones. Para otros, enseña matemáticas y artesanías, puede hacer invisibles a los hombres, llevarlos a tesoros ocultos y responder cualquier pregunta que se le formule. También se decía que podía otorgar a los mortales poderes sobre las serpientes. Según Francis Barret (d.C 1801), es el príncipe de los acusadores e inquisidores.

Apariciones en la literaturaEditar

El nombre de "Astaroth" como demonio masculino se encuentra por primera vez en El libro de Abramelín, supuestamente escrito en hebreo en torno al 1458, y repetido en la mayoría de grimorios ocultos de los siglos siguientes. Astaroth también se presenta como un archidemonio asociado con el qlifot (fuerzas adversas) según los textos cabalísticos.

ReferenciasEditar

http://www.esotericarchives.com/solomon/weyer.htm#par28

Lon Milo DuQuette y Christopher S. Hyatt. Goetia ilustrada de Aleister Crowley (1992). New Falcon: Temple, AZ, EE. UU., p. 52.