Audición

percepción sensorial del sonido

La audición está constituida por los procesos psicofisiológicos que proporcionan al ser humano la capacidad de oír. El conducto auditivo externo o meato auditivo externo es una cavidad del oído externo cuya función es conducir el sonido (las vibraciones provocadas por la variación del aire) desde el pabellón auricular hasta el tímpano.

Sonido editar

El sonido es la característica del medio molecular en que se encuentra el ser humano. Una de las principales características que tiene el sonido, para ser audible por el ser humano, es que su frecuencia mantenga entre los 20 y 20 000 Hz.[1]​ La cantidad de sonidos diferentes que puede oír el ser humano es muy grande, se utiliza una escala logarítmica de presiones, llamada decibelios que abrevia la inmensa cantidad de valores posibles.

Percepción editar

La audición es la percepción de las ondas sonoras que se propagan por el espacio, en primer lugar, por nuestras orejas, que las transmiten por los conductos auditivos externos hasta que chocan con el tímpano, haciéndolo vibrar. Estas vibraciones generan movimientos oscilantes en la cadena de huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo), los que son conducidos hasta el perilinfa del caracol. Aquí las ondas mueven los cilios de las células nerviosas del órgano de Corti que, a su vez, estimulan las terminaciones nerviosas del nervio auditivo. O sea, en el órgano de Corti las vibraciones se transforman en impulsos nerviosos, los que son conducidos, finalmente, a la corteza cerebral, en donde se interpretan como sensaciones auditivas.

Proceso de la audición humana editar

Más allá de las ondas sonoras (física del sonido), el proceso de la audición humana implica procesos fisiológicos, derivados de la estimulación de los órganos de la audición, y procesos psicológicos, derivados del acto consciente de escuchar un sonido.

El oído capta los sonidos de la siguiente forma:

La oreja capta las ondas sonoras que se transmiten a través del conducto auditivo hasta el tímpano. El tímpano es una membrana flexible que vibra cuando le llegan las ondas sonoras. Esta vibración llega a la cadena de huesecillos que amplifican el sonido y lo transmite al oído interno a través de la ventana oval. Finalmente las vibraciones "mueven" los dos líquidos que existen en la cóclea (perilinfa y endolinfa), deformando las células ciliadas existentes en el interior. Estas células transforman las ondas sonoras en impulsos eléctricos que llegan al nervio auditivo y de este nervio a la corteza auditiva que es el órgano encargado de interpretar los sonidos.

El lóbulo temporal se ocupa de varias funciones, incluido el lenguaje. Cuando se escucha música, o hablar a alguien, esta región está tratando de descifrar la información. El procesamiento de información de audio y memoria auditiva se gestionan aquí.[2]

Divisiones del sistema auditivo editar

Podemos dividir el sistema auditivo en dos partes:

Oído interno,oído medio y oído externo

Pérdida auditiva editar

Existen varios tipos diferentes de pérdida auditiva: hipoacusia conductiva, hipoacusia neurosensorial y tipos mixtos.

Existen grados definidos de pérdida de audición:[3][4]

  • Pérdida auditiva leve - Las personas con pérdida auditiva leve tienen dificultades para seguir el ritmo de las conversaciones, especialmente en entornos ruidosos. Los sonidos más silenciosos que pueden oír las personas con pérdida auditiva leve con su mejor oído están entre 25 y 40 dB HL.
  • Pérdida auditiva moderada - Las personas con una pérdida auditiva moderada tienen dificultades para seguir las conversaciones cuando no utilizan audífonos. Por término medio, los sonidos más bajos que oyen las personas con pérdida auditiva moderada con su mejor oído están entre 40 y 70 dB HL.
  • Pérdida auditiva severa - Las personas con pérdida auditiva severa dependen de audífonos potentes. Sin embargo, a menudo dependen de la lectura de labios incluso cuando utilizan audífonos. Los sonidos más silenciosos que oyen las personas con pérdida auditiva severa con su mejor oído están entre 70 y 95 dB HL.
  • Pérdida auditiva profunda - Las personas con pérdida auditiva profunda tienen una gran dificultad auditiva y dependen principalmente de la lectura de labios y del lenguaje de signos. Los sonidos más silenciosos que oyen las personas con hipoacusia profunda con su mejor oído son de 95 dB HL o más.

Causas editar

  • Hereditaria
  • Condiciones congénitas
  • Presbiacusia
  • Adquirida
    • Pérdida de audición inducida por ruido
    • Fármacos y productos químicos ototóxicos
    • Infección

Prevención editar

La protección auditiva consiste en el uso de dispositivos diseñados para prevenir pérdida auditiva inducida por ruido (NIHL), un tipo de hipoacusia postlingual. Los diversos medios utilizados para prevenir la pérdida de audición se centran generalmente en reducir los niveles de ruido a los que están expuestas las personas. Una forma de hacerlo es mediante modificaciones ambientales como el silenciamiento acústico, que puede conseguirse con una medida tan básica como forrar una habitación con cortinas, o tan compleja como emplear una cámara anecoica, que absorbe casi todo el sonido. Otro medio es el uso de dispositivos como tapones para los oídos, que se introducen en el canal auditivo para bloquear el ruido, u orejeras, objetos diseñados para cubrir por completo los oídos de una persona.

Gestión editar

La pérdida de audición, cuando está causada por una pérdida neuronal, no puede curarse en la actualidad. En cambio, sus efectos pueden mitigarse mediante el uso de dispositivos audioprotésicos, es decir, dispositivos de asistencia auditiva como audífonos e implantes cocleares. En un entorno clínico, esta gestión es ofrecida por otólogos y audiólogos.

Relación con la salud editar

La pérdida de audición está asociada con la enfermedad de Alzheimer y la demencia, con un mayor grado de pérdida de audición asociado a un mayor riesgo.[5]​ También existe una asociación entre la diabetes tipo 2 y la pérdida de audición.[6]

En vertebrados editar

 
Un gato puede oír sonidos de alta frecuencia hasta dos octavas más altos que un humano.

No todos los sonidos son normalmente audibles para todos los animales. Cada especie tiene un rango de audición normal tanto para la amplitud como para la frecuencia. Muchos animales utilizan el sonido para comunicarse entre sí, y la audición en estas especies es particularmente importante para la supervivencia y la reproducción. En las especies que utilizan el sonido como principal medio de comunicación, la audición suele ser más aguda para la gama de tonos producidos en las llamadas y el habla.

Gama de frecuencias editar

Las frecuencias capaces de ser oídas por el ser humano se denominan audio o sónicas. Normalmente se considera que el rango está entre 20 Hz y 20.000 Hz.[7]​ Las frecuencias superiores a la auditiva se denominan ultrasónicos, mientras que las frecuencias por debajo del audio se denominan infrasónico. Algunos murciélagos utilizan los ultrasonidos para la ecolocalización durante el vuelo. Los perro pueden oír ultrasonidos, que son el principio de los silbatos para perros "silenciosos". Las serpientes perciben los infrasonidos a través de sus mandíbulas, y las ballenas barbadas, jirafas, delfines y elefantes los utilizan para comunicarse. Algunos peces tienen la capacidad de oír de forma más sensible gracias a una conexión ósea bien desarrollada entre el oído y la vejiga natatoria. Esta "ayuda a los sordos" de los peces aparece en algunas especies como la carpa y el arenque.[8]

Discriminación temporal editar

La percepción humana de la separación temporal de las señales de audio se ha medido en menos de 10 microsegundos (10µs). Esto no significa que las frecuencias superiores a 100 kHz sean audibles, sino que la discriminación temporal no está directamente acoplada a la gama de frecuencias. Georg Von Békésy, en 1929, al identificar las direcciones de las fuentes sonoras, sugirió que los humanos pueden resolver diferencias temporales de 10µs o menos. En 1976, las investigaciones de Jan Nordmark indicaron una resolución interaural superior a 2 µs.[9]​ La investigación de Milind Kuncher de 2007 resolvió la desalineación temporal por debajo de 10µs.[10]

Véase también editar

Referencias editar

  1. Schiffman, Harvey (2001). «4». La Percepción Sensorial. Limusa Wiley. p. 73. ISBN 968-18-5307-5. 
  2. National Geographic. Features. Mappig Memory in 3D. Making Memories. Forming Memories. Inmediate Memory. Auditory Information. Consultado: 05/06/2.012
  3. «Definición de la pérdida de audición - clasificación de la pérdida de audición». hear-it.org. 
  4. Martini A, Mazzoli M, Kimberling W (December 1997). «Una introducción a la genética de la audición normal y defectuosa». Ann. N. Y. Acad. Sci. 830 (1): 361-74. Bibcode:1997NYASA.830..361M. PMID 9616696. S2CID 7209008. doi:10.1111/j.1749-6632.1997.tb51908.x. 
  5. Thomson, Rhett S.; Auduong, Priscilla; Miller, Alexander T.; Gurgel, Richard K. (16 de marzo de 2017). «La pérdida de audición como factor de riesgo de demencia: Una revisión sistemática». Laryngoscope Investigative Otolaryngology 2 (2): 69-79. ISSN 2378-8038. PMC 5527366. PMID 28894825. doi:10.1002/lio2.65. 
  6. Akinpelu, Olubunmi V.; Mujica-Mota, Mario; Daniel, Sam J. (2014). «¿Se asocia la diabetes mellitus tipo 2 con alteraciones en la audición? A systematic review and meta-analysis». The Laryngoscope 124 (3): 767-776. ISSN 1531-4995. PMID 23945844. S2CID 25569962. doi:10.1002/lary.24354. 
  7. D'Ambrose, Christoper; Choudhary, Rizwan (2003). shtml «Gama de frecuencias de la audición humana». En Elert, Glenn, ed. The Physics Factbook. Consultado el 22 de enero de 2022. 
  8. Williams, C. B. (1941). «El sentido del oído en los peces». Nature 147 (3731): 543. Bibcode:1941Natur.147..543W. ISSN 0028-0836. S2CID 4095706. doi:10.1038/147543b0. 
  9. Robjohns, Hugh (August 2016). «Precisión en el dominio temporal de MQA y calidad de audio digital». soundonsound.com. Sound On Sound. Archivado desde el original el 10 de marzo de 2023. 
  10. Kuncher, Milind (agosto 2007). «Audibilidad de la difuminación temporal y la desalineación temporal de señales acústicas». boson.physics.sc.edu. Archivado desde el original el 14 de julio de 2014. 

Enlaces externos editar