Aurelia Navarro

Pintora española

Aurelia Navarro Moreno (Granada, 1882-Córdoba, 9 de febrero de 1968) fue una pintora española.

Aurelia Navarro
Información personal
Nacimiento 1882 Ver y modificar los datos en Wikidata
Pulianas (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1968 Ver y modificar los datos en Wikidata
Córdoba (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Pintora y monja Ver y modificar los datos en Wikidata

Biografía editar

Nació en la casa familiar en la Calle Mártires del municipio de Pulianas. Su padre, José Navarro González, era doctor en medicina y su madre, Resurrección Moreno Olmedo, pertenecía a una familia adinerada, por lo que el hogar de la futura pintora disponía de una posición socioeconómica privilegiada.[1]

Se formó en la Escuela de Artes y Oficios de Granada con José Larrocha y completó sus estudios con Tomás Muñoz Lucena.[2]

Fue pensionada a Madrid por la Diputación provincial de Granada para ampliar su educación artística.[2]

Tenía 22 años la primera vez que participó en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, recibiendo una mención honorífica por su obra Sueño tranquilo (1904) y en dos ocasiones las medallas de bronce con Retrato de Señorita (1906) y con Desnudo femenino (1908); por esta última recibió muchos elogios y mucha atención de la prensa por ser una de las primeras pintoras españolas que representó un desnudo femenino.

Para la experta en arte y estudiosa de la vida y obra de la pintora, Magdalena Illán, retratar un cuerpo femenino siendo mujer, tuvo consecuencias para Aurelia Navarro porque "Era un tema tabú para cualquier mujer en ese momento. Que una mujer pintara aquello se consideraba contrario a la moral" y para ella fue un acto de valentía.[3]

Esta misma idea se confirma al tener cuenta el contexto histórico, como señala la historiadora María Dolores Jiménez-Blanco que "Durante muchos años, las academias de arte no daban acceso a las mujeres a las clases de desnudos. Se consideraba que no estaban preparadas para eso. Para un hombre no era impúdico y para una mujer sí. Eso te dice hasta qué punto se les consideraba menos preparadas intelectualmente para confrontar un cuerpo desnudo".[3]​ Con Desnudo Femenino, Navarro quiso demostrar que podía hacer lo mismo que el sistema artístico valoraba en un hombre.[4]

Fue una de las primeras socias de la Asociación Española de Pintores y Escultores, y una de las 6 mujeres que fundaron la institución en 1910, donde había 180 varones.[5][3]

Su familia, especialmente su padre, consideraba que el ambiente artístico madrileño y la repercusión mediática no eran adecuados para una mujer joven y presionó para que regresara a Granada.[6]​ Continuó pintando en su ciudad natal y participó en varias muestras del Centro Artístico hasta 1916.

Para Illán no quedó claro si Aurelia Navarro entró en el convento por decisión propio o fue obligada a ello, porque con Desnudo femenino -que para ella es un autorretrato de la pintora- [4]​"Dinamitó todas las normas morales del momento. No encaja que posteriormente ingresara en un convento".[3]​ En este sentido, Jiménez Blanco apuntó sobre lo sucedido que "el éxito artístico de una mujer se veía peligroso, es por eso por lo que los padres deciden que vuelva a Granada y la obligan a dejar su carrera. En lugar de apreciar el éxito, sus padres lo consideran inapropiado. Es muy revelador."[4]

Aunque su maestro, Tomás Muñoz Lucena intentó convencer a la familia para que Aurelia Navarro siguiera formándose en Roma, pero no lo consiguió, porque su padre nunca aprobó la faceta artística de su hija.[3]

Las presiones sociales y familiares la llevaron a una profunda crisis y a una progresiva pérdida de inspiración artística. En 1923 decidió ingresar en la Congregación de las Adoratrices y redujo su producción artística a algunas obras religiosas.[7]

Como religiosa estuvo en Roma, Madrid y Málaga y finalizó sus días en el convento de Córdoba, donde falleció.

Estilo artístico editar

Su obra se centra en representaciones de figuras femeninas de corte intimista y su estilo se caracteriza por pincelada suelta y paleta suave.

Obra editar

Magdalena Illán calcula que pintó un centenar de obras entre 1904 y 1916. Parte de su obra se ha perdido por la calidad de los materiales, pasteles y acuarelas principalmente. Otra parte está repartida entre familiares y descendientes de su hermano José. La Diputación de Granada posee el Desnudo femenino premiado en 1908 y la Casa Ajsaris muestra Pensativa en su colección.

Obras:

  • Sueño tranquilo (1904)
  • Joven con mantón (1905), Colección Ignacio Navarro
  • Retrato de la señorita A.M. (1906)
  • La merienda (1906)
  • Una bacante (1906)
  • Una artista (1906)
  • Jugando con las gallinas en el carmen (1906)
  • Desnudo femenino (1908), Diputación de Granada
  • Estudio de figura con capuchina (1908)
  • Retrato (1908)
  • Desnudo (1908)
  • El almuerzo (1908)
  • Niñas haciendo flores
  • Niña en el Carmen
  • La Oración (1914)
  • Santísimo sacramento (1915), Iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Granada
  • Éxtasis (1916)
  • Retrato de María Micaela del Sacramento, fundadora de la Orden de las Adoratrices

Véase también editar

Referencias editar

  1. SANTOS MORENO, María Dolores - Pintura del siglo XIX en Granada : arte y sociedad, Tesis doctoral, 1997
  2. a b ARÓSTEGUI M., Antonio y LÓPEZ R., Antonio. “60 años de arte granadino (1900-1962). Aula de Cultura del Movimiento, Granada, 1974. Pág. 190
  3. a b c d e «La pintora española que acabó en un convento por retratarse desnuda». www.publico.es. Consultado el 10 de diciembre de 2020. 
  4. a b c Riaño, Peio H. (10 de octubre de 2020). «El desnudo que acabó con la artista en un convento». EL PAÍS. Consultado el 10 de diciembre de 2020. 
  5. «Asociación Española de Pintores y Escultores». 
  6. ILLÁN MARTÍN, Magdalena. «“Una Joven Que Vale Mucho Y Que Llegará a Ser Una Pintora eminente”: Aurelia Navarro En La Escena artística española De Comienzos Del Siglo XX». Atrio. Revista De Historia Del Arte, n.º 25 (diciembre). Sevilla, España:224-39. 2019
  7. «Nota de Prensa Museo Nacional del Pradoː El Museo Nacional del Prado retomasu actividad expositiva con “Invitadas” (5 de octubre de 2020)». 

Bibliografía editar

  • SANTOS MORENO, María Dolores: Aurelia Navarro Moreno. Una artista granadina por descubrir. Granada artística, 2022. ISBN 978-84-09-40758-3
  • ILLÁN MARTÍN, Magdalena: Aurelia Navarro. Semblanza de una artista contra corriente. Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2021. ISBN 978-84-13-40372-4
  • JIMENEZ-BLANCO, María Dolores. Catálogo de la exposición "Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1931)" - Capítulo 15. Artistas Pioneras en el tránsito a la modernidad. 2020. ISBN 9788484805441
  • TORRES LÓPEZ, Matilde: La mujer en la docencia y la práctica artística en Andalucía durante el siglo XIX, Universidad de Málaga, Tesis Doctoral, 2007.
  • DE DIEGO, Estrella: La mujer y la pintura del XIX español. (Cuatrocientas olvidadas y algunas más), Ensayos de Arte Cátedra, Madrid, 1987, pp. 191-197.
  • VALVERDE CANDIL, Mercedes y ZUERAS TORRENS, Francisco. Coordinadores. “Un siglo de pintura cordobesa, 1791-1891”. Catálogo. Edit. Excma. Diputación Provincial de Córdoba. Córdoba, 1984. Págs. 21-36.
  • ANTEQUERA, Marino: Pintores granadinos, Obra Cultural de la Caja de Ahorros de Granada, Granada, 1974.

Enlaces externos editar