Abrir menú principal

Australopithecus afarensis

homínido extinto de la subtribu Hominina

Australopithecus afarensis es un homínido extinto de la subtribu Hominina que vivió entre los 3,9 y 3 millones de años. Era de contextura delgada y grácil, y se cree que habitó solo en África del este (Etiopía, Tanzania y Kenia). La mayoría de la comunidad científica aceptó que puede ser uno de los ancestros del género Homo.[cita requerida]

Symbol question.svg
 
Australopithecus afarensis
Rango temporal: Plioceno, 3,9 Ma-3 Ma
A.afarensis.jpg
Reconstrucción de "Lucy", en Cosmocaixa, Barcelona.
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Primates
Familia: Hominidae
Género: Australopithecus
Especie: Australopithecus afarensis
Johanson; White & Coppens, 1978
Reconstrucción facial de A. afarensis.
La reconstrucción del esqueleto de Lucy. Museo de Historia Natural de Cleveland.

Índice

DescubrimientoEditar

Fue descubierto en 1974 por Donald Johanson, Yves Coppens y Tim White en el yacimiento de Hadar, valle del río Awash, Etiopía. El espécimen encontrado en aquel momento fue mundialmente conocido como Lucy.[nota 1]

Este descubrimiento destacó especialmente por ser el Australopithecus mejor conservado descubierto hasta aquella fecha. Así fue posible comprobar que la capacidad para caminar erguido, como los humanos actuales, fue muy anterior al crecimiento del cerebro. El estudio de su dentadura aclaró aspectos fundamentales sobre la evolución de los homínidos y descubrió la evolución simultánea de géneros, de manera que la línea Paranthropus, se apartó de otras y en particular de la que evolucionó hacia Homo.[cita requerida]

Los restos de Lucy fueron encontrados en el lugar donde habitaba la tribu Afar, de ahí el nombre afarensis, y junto con otros doce individuos de la misma especie, incluido cráneos, conforman lo que se llama "la primera familia".

En años recientes se han descubierto muchos restos fósiles más antiguos que los de Lucy, motivo por el cual dejó de ser considerada la "abuela de la humanidad", aunque el hallazgo no perdió importancia. Hoy, los restos de Lucy están resguardados en una caja fuerte en Addis Abeba, capital de Etiopía.

Características físicasEditar

Australopithecus afarensis es, como todo Australopithecus, un primate bípedo erguido, pero diferente de los humanos en varios aspectos:

  • Capacidad craneal entre 380 y 450 cm3, lo que correspondería al tamaño del cerebro de un chimpancé y cercano a la tercera parte del de un humano actual promedio.
  • Su pecho no tenía forma de barril, como en los humanos, sino que se estrechaba hacia arriba (forma de campana).
  • El dimorfismo sexual era muy marcado, siendo los machos mucho más corpulentos que las hembras, con un promedio de masa corporal de 45 kg para los machos y 29 kg para las hembras.[2]

Morfología óseaEditar

Como se ha dicho, el cráneo relativamente pequeño, con un volumen parecido al de los antropomorfos actuales, aunque en comparación con el tamaño del cuerpo era relativamente grande. Además, su cara era bastante grande y se proyectaba delante del cráneo, debido al tamaño de los dientes (prognatismo).

El cráneo presenta pequeñas crestas sagitales y nucales, comparables a los del gorila macho actual, pero mucho más pequeñas.[3]

A diferencia de los antropomorfos, los caninos de Australopithecus afarensis son reducidos aunque se proyectan ligeramente delante del diente adyacente. Los incisivos son grandes (asociados al régimen frugívoro). Los molares y premolares son de tamaño sustancial, con superficies planas.

De su boca también se concluye que el paladar es muy similar al del hombre actual porque aunque grande, forma una curva que no es parabólica, ni de lados paralelos, como en los grandes simios.

La forma de la pelvis es importante ya que de ella se han realizado estudios necesarios para determinar el caminar bípedo erguido de los Australopithecus; es de su pequeño tamaño en comparación a los antropomorfos y presenta un canal de parto, en la hembra, más pequeño que el actual y con una notoria forma de riñón. Las hembras de la especie no necesitaban tener un gran canal de parto, debido al pequeño tamaño del cráneo de las crías.

Las falanges de los dedos son curvadas, tanto las de las manos como las de los pies (en forma más marcada en estos últimos). Esta característica sugiere que tenían gran capacidad de subir y colgarse de las ramas de los árboles, por lo que se piensa que estos eran su medio más o menos habitual.[3]

Uso de herramientasEditar

Las primeras herramientas usadas por un ancestro humano datan de hace unos 2,5-2,6 millones de años, atribuyéndose su fabricación a Homo habilis. Sin embargo, una investigación[4]​ llevada a cabo por un equipo internacional y multidisciplinar de investigadores concluyó que Australopithecus afarensis utilizaba piedras afiladas para extraer la carne de los huesos y obtener el tuétano de los mismos.

De confirmarse esta tesis, aportaría importantes novedades[5]​ en la investigación sobre los orígenes del ser humano, ya que supondría el consumo de carne, relacionado con el tamaño del cerebro, adelantando este, y asociado al uso de herramientas, 800.000 años antes de lo que se suponía.

No obstante, esta postura se encuentra con numerosos detractores. Manuel Domínguez-Rodrigo, arqueólogo español, sostiene que los huesos fueron pisoteados por animales. Tim D. White, de la Universidad de California, afirma haber trabajado en la zona durante 40 años y no haber encontrado una sola herramienta de piedra. Sileshi Semaw, de la Universidad de Indiana, cree que a veces los investigadores confunden marcas en los huesos con el pisoto de animales u otras causas naturales.[6]

Fósiles importantesEditar

 
Reconstrucción del rostro de la niña Selam, 100 000 años más antigua que Lucy. Fue descubierta por el antropólogo etíope Zeresenay Alemseged (1969-) en el año 2000 a diez kilómetros de distancia de Lucy.

PraeanthropusEditar

Algunos autores ubican a Australopithecus afarensis y a Australopithecus anamensis en un género aparte llamado Praeanthropus.[7]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. La bautizaron Lucy porque cuando se encontraron sus restos sonaba la canción Lucy in the Sky with Diamonds de los Beatles en el campamento de la excavación.[1]

ReferenciasEditar

  1. [1] Consultado el 30sep14
  2. McHenry HM (1992). «Body size and proportions in early hominids». Am J Phys Anthropol. (en inglés) 87 (4): 407-31. PMID 1580350. 
  3. a b Libro "La especie elegida", 1998, de Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez. Capítulo 5 "El chimpancé bípedo", subtítulo "Retrato de cuerpo entero de un australopiteco", aproximadamente en el sitio 26% del libro
  4. McPherron, Shannon P.; Alemseged, Zeresenay; Marean, Curtis W.; Wynn, Jonathan G.; Reed, Denné; Geraads, Denis; Bobe, René; Béarat, Hamdallah A. (12 de agosto de 2010). «Evidence for stone-tool-assisted consumption of animal tissues before 3.39 million years ago at Dikika, Ethiopia». Nature (en inglés) 466 (7308): 857-860. ISSN 0028-0836. doi:10.1038/nature09248. Consultado el 27 de noviembre de 2016. 
  5. Ciudad Universitaria Virtual de San Isidoro. «El uso de herramientas por los australopecinos». Consultado el 27 de noviembre de 2016. 
  6. Publicado por Guillermo Caso de los Cobos el agosto 15, 2010 a las 2:00pm. «¿Utilizaban herramientas los homínidos hace más de tres millones de años?». Consultado el 27 de noviembre de 2016. 
  7. Grine, F.E.; Ungar, P.S.; Teaford, M.F. y El-Zaatari, S. (2006): Molar microwear in Praeanthropus afarensis: Evidence for dietary stasis through time and under diverse paleoecological conditions. Journal of Human Evolution, 51(3): 297-319

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar