Abrir menú principal

Una autocrítica es un examen crítico de los comportamientos y obras propios.[1]​ Puede producirse durante una reflexión personal o una discusión en grupo, pero también en juicios y disculpas públicas.

Filosofía y sociologíaEditar

El término de crítica proviene del griego kritikē (κριτική), «(la acción de) discernir». Tener una actitud crítica con uno mismo es ser capaz de discernir y reconocer las propias limitaciones. De esta manera, la autocrítica es esencialmente algo interno: el reconocimiento de la finitud humana en general y más específicamente de la finitud propia. La autocrítica permite saber que hemos cometido y podemos cometer errores, y que somos, en tanto que sujetos, perfectibles.

El perfeccionismo, a raíz de los fracasos o imprevistos vividos, pueden llevar a un individuo a dudar de sus propias capacidades y a una autocrítica excesivamente rigurosa. Esto conlleva albergar sentimientos de inferioridad, culpa y fracaso.[2]

PolíticaEditar

En política, y más concretamente en el marxismo, la autocrítica, para un político, un militante o un grupo de ellos, es el hecho de analizar y reconocer públicamente ante las autoridades responsables sus propios errores o desviaciones respecto de la línea oficial del partido.[1]

Sin embargo, en regímenes como el soviético, la autocrítica no garantizaba la rehabilitación política. A menudo, aquellos forzados a hacer autocrítica eran expulsados del partido, despojados de sus derechos civiles o incluso condenados a muerte.

ReferenciasEditar

  1. a b Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «autocrítica». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  2. De Rosa, Lorena; Dalla Valle, Ariel; Rutsztein, Guillermina; Keegan, Eduardo (noviembre de 2012). «Perfeccionismo y autocrítica: consideraciones clínicas». Revista Argentina de Clínica Psicológica XXI (3): 209-215. Consultado el 20 de junio de 2019.