Autogolpe de Estado

Un autogolpe es una forma de golpe de Estado que ocurre cuando el líder de un país, a pesar de haber llegado al poder por medios legales, disuelve o desconoce al poder legislativo y prohíbe a sus miembros ejercer sus funciones.

Caballería en las calles de París durante el golpe de Estado en Francia de 1851 por el que el presidente elegido democráticamente Louis-Napoléon Bonaparte tomó el poder dictatorial. Un año más tarde fue proclamado Emperador de los franceses.

Ilegal y arbitrariamente, asume poderes extraordinarios que no se conceden en circunstancias normales. Otras medidas tomadas pueden incluir la anulación de la constitución del país y la suspensión de los tribunales civiles. En la mayoría de los casos, al jefe de Estado se le otorgan poderes dictatoriales (se convierte en dictador).[1][2]

ReferenciasEditar