Balanza comercial

Balance del comercio de bienes y servicios (países de la zona euro)

La balanza comercial consiste en los pagos y cobros que se derivan del comercio de mercancías mediante el registro de las importaciones y exportaciones de un país cualquiera durante un período. No contempla la prestación de servicios entre países, ni la inversión o movimiento de capitales. Es uno de los componentes de la balanza de pagos. El saldo de la balanza comercial es la diferencia entre exportaciones e importaciones, es decir, entre el valor de los bienes que un país vende al exterior y el de los que compra a otros países.[1]​ Se habla de superávit comercial cuando el saldo es positivo, es decir, cuando el valor de las exportaciones es superior al de las importaciones, y de déficit comercial cuando el valor de las exportaciones es inferior al de las importaciones.[1]​ Si las exportaciones netas son cero —sus exportaciones y sus importaciones son exactamente iguales— se dice que el país tiene un comercio equilibrado.

Entre los factores que podrían influir en las exportaciones y en las importaciones netas de un país se encuentran:[2]

  • Los gustos de los consumidores por los bienes interiores y por los bienes extranjeros.
  • Los precios de los bienes en el interior y en el extranjero.
  • Los tipos de cambio a los que los individuos pueden utilizar la moneda nacional para comprar monedas extranjeras.
  • Las rentas de los consumidores interiores y de los extranjeros.
  • El coste de transportar bienes de un país a otro.
  • La política del gobierno con respecto al comercio internacional.

ReferenciasEditar

  1. a b «Balanza comercial, relación de intercambio y tipo de cambio el en un modelo intertemporal de optimización». Monetaria (Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos) 12 (3). 1989. 
  2. Mankiw, N Gregory. Principios de Economía. Mc Graw Hill.