Abrir menú principal

Ballet Español de Cuba

El Ballet Español de Cuba, dirigido por el Primer Bailarín y Coreógrafo Eduardo Veitía (La Habana, 1964), es una agrupación cubana de danza, fundadora de la primera academia de danzas españolas en América, nació en abril de 1987, con el nombre de Conjunto de Danzas Españolas, bajo el auspicio de la prima ballerina absoluta Alicia Alonso; en aras de ampliar su repertorio el grupo comenzó a llamarse poco después de su debut Ballet Español de La Habana y a finales del año 2000, gracias al prestigio alcanzado en la docencia y en la interpretación artística, adoptó el nombre de Ballet Español de Cuba, convirtiéndose así en una compañía de alcance nacional.

En dos décadas de intenso que hacer el Ballet Español de Cuba ha sido reconocido como la máxima expresión del género en el país, por el respeto y la seria indagación en el trabajo técnico y coreográfico que le ha permitido crear un estilo propio dentro del panorama de la danza española. Con un repertorio que abarca desde el clásico hasta el flamenco más genuino y la fusión, a partir de obras altamente reconocidas en el panorama mundial, la afamada compañía se ha presentado en escenarios de Europa y América, donde ha recibido el reconocimiento del público y elogios de la crítica en relevantes festivales.

Unidad Artística DocenteEditar

El Ballet Español de Cuba, en el año 1994 y bajo la dirección del Maestro Eduardo Veitía, creó la Primera Academia de la Danza Española en Cuba, con el propósito de formar nuevos valores y bailarines en este género, que de manera profesional pudieran asumir repertorios más ambiciosos, complejos y de mayor calidad artística. Desde sus inicios y hasta hoy, esta escuela funciona día a día en los salones de la sede del Gran Teatro de la Habana, con mucho rigor y teniendo como profesores aquellos bailarines de generaciones precedentes, pasando sus conocimientos a las generaciones venideras. Durante años se realizaron graduaciones donde egresaban bailarines que no obtenían un título oficial por no estar ministerialmente registrada la academia, pero ya en el año 2004, el Ministerio de Educación y el Ministerio de Cultura, incorporaron de manera oficial esta enseñanza con la terminología de UNIDAD ARTÍSTICA DOCENTE del Ballet Español de Cuba, la cual desde entonces existe como Módulo de Danzas Españolas de la E.N.A. (Escuela Nacional de Artes) en la que ingresan alumnos de ambos sexos con 15 años de edad y 9.º. Grado de escolaridad, para cursar estudios que incluyen la enseñanza general (10, 11 y 12 grado) y las asignaturas de la especialidad cuyos planes de estudios son muy abarcadores. Estos alumnos egresan de esta enseñanza con el Título de Bailarines – Profesores Graduados de Nivel Medio en la especialidad de Danzas Españolas y tienen la oportunidad de continuar estudios en el Instituto Superior de Arte. Son decenas los jóvenes que cada año se presentan a las rigurosas pruebas de ingreso donde los interesados deben poseer condiciones y características muy específicas, ya que el objetivo es que estos alumnos, al graduarse, tengan toda la preparación y el nivel requerido para formar parte de la compañía.

HistoriaEditar

En 1959 con el triunfo de la Revolución surgen una serie de condiciones que traen como consecuencia casi la total desaparición de la hispanidad de nuestro ámbito cultural. Entre ellas las más fuertes fueron la no entrada al país de nuevas figuras de la Danza Española y el éxodo de los profesores más importantes tras la clase elitista depuesta. Así mismo se incentiva el cultivo de la raíz africana que pertenecía a una mayoría oprimida y relegada hasta ese momento, en tanto la raíz española dormía en un triste letargo, siendo solo interés de las Sociedades Culturales Españolas. Nuestra Prima Ballerina Absoluta Alicia Alonso, cubana genuina y defensora de nuestro acervo cultural comprendió de inmediato el peligro que acechaba a nuestra cultura si dejábamos morir una de sus dos raíces más importantes. Es por eso que se da a la tarea de revivir la tradición danzaría española en Cuba creando una compañía profesional de este tipo. En noviembre de 1986 en el marco del X Festival de Ballet de La Habana visita la isla Trini Borrul, primera figura del Teatro Liceo de Barcelona, mito del ballet universal y una excelente pedagoga del arte danzario español. A petición de Alicia accede a dar clases a algunos bailarines del Ballet Nacional de Cuba, materializándose así el empeño de Alicia Alonso bajo la tutela de Trini Borrul. También en marzo de ese mismo año empieza a funcionar una Escuela de Danza Española en el Gran Teatro de La Habana con el asesoramiento del Ballet Nacional de Cuba.

En noviembre de 1986 se comienza el proceso de evaluación y selección de los bailarines para la nueva compañía que se fundara, por una comisión presidida por Alicia Alonso y en la que también se encontraban Salvador Fernández, Hugo Marcos, Mirta Plá y Joaquín Banegas. El núcleo inicial de lo que seria la compañía estuvo formado por siete muchachas procedentes de la Sociedad Española Concepción Arenal y que ya durante 1987 comienzan hacer pequeñas actuaciones en estos centros e incluso en algunos programas de la Televisión Cubana. Aunque esta compañía tiene vida desde 1987, no es hasta marzo de 1988 que se oficializa como tal bajo el nombre de Conjunto de Danzas Españolas del Gran Teatro de La Habana, al asumir la dirección uno de sus fundadores, el maestro Eduardo Veitía, y con el objetivo de ampliar su repertorio, cambio el nombre por el de Ballet Español de La Habana. A finales del año 2000, por resolución del Ministerio de Cultura y por el prestigio alcanzado como institución, tanto en la docencia como en lo artístico, asume el nombre definitivo de Ballet Español de Cuba de alcance nacional.

En 1993 esta agrupación enfrentó la organización de cursos internacionales de Danza Española conocidos como BALLESPA, los cuales se desarrollan cada año en los salones de su sede, El Gran Teatro de La Habana, institución donde radica desde su fundación. En 1994 la compañía creo la Primera Academia de Danza Española en Cuba y Latinoamérica, con el propósito de formar nuevos valores en este género, surgiendo así lo que se conoce como Escuela Cubana de la Danza Española.

El repertorio actual del actual Ballet Español de Cuba lo componen diferentes títulos evaluados y admirados por el público, la prensa y la crítica entre los que se encuentran: La Vida Breve, Tras La Huella, Aquel Brujo Amor, inspirado en la música para el “Amor Brujo” de Manuel de Falla, por el 120 aniversario de su natalicio y 50 de su desaparición, La Casa Alba, basado en la obra “La Casa de Bernarda Alba”, de Federico García Lorca, Carmen, primera puesta en escena llevada al flamenco en Cuba como homenaje a Alicia Alonso inspirada en la obra del novelista francés Prosper Mérimée, La Habana Valdés, basada en la novela “Cecilia Valdés” del escritor Cirilo Villaverde. La Última Zarzuela, dedicada al género lírico en Cuba y España. El Fantasma, inspirada en “El Fantasma de la Opera” de Gaston Leroux y que incorpora elementos de la danza clásica y contemporánea. Danzando Sueños, obra en un solo acto que representa en cuatro cuadros o escenas, igual número de etapas de la obra del pintor cubano Wilfredo Lam, como homenaje en el centenario de su natalicio. Clásico Embrujo Español, creada para homenajear el 55 Aniversario del Ballet Nacional de Cuba y donde están muy presente la técnica y elegancia de los estilos. Frida, dedicada a homenajear la vida y obra de la conocida pintora mexicana Frida Khalo, donde la compañía tuvo el honor de estrenarla en el Teatro de la República, Ciudad de Querétaro coincidiendo con el XIX Aniversario del Ballet Español de Cuba.

El repertorio incluye los principales estilos de la Danza Española, entre ellos: La Escuela Bolera, Estilización, el flamenco, Danzas Regionales, etc. Sus bailarines se han presentado en importantes eventos nacionales e internacionales, como son los festivales internacionales de Ballet de La Habana, Festivales La Huella de España, Festivales internacionales de Teatro, Festival Internacional de Arte Lírico, Primer Certamen Internacional de Danza Española y Flamenco realizado en Madrid, donde se obtuvo el segundo lugar con la coreografía “Sonata y Fandango” de Eduardo Veitía. Han participado además en el máximo evento Cultural Internacional de los 40 años de la Feria de Manizales, Colombia, realizando además una gira de verano por sus principales ciudades. En Cuba el BEC se ha presentado en los diferentes teatros de los municipios y capitales de provincia, así como en todos los teatros importantes de La Habana, siendo la Sala García Lorca del Gran Teatro de la Habana su principal escenario donde se mantiene una habitual programación casi mensual.

El Ballet Español de Cuba, ha trabajado con importantes figuras de la Danza Española del mundo como son Trini Borrul, Goyo Montero, Emilio Sagi, Angel Fernández Montesino, José Antonio Ruiz, Pastora Matos, Manolo Marín, Victoria Eugenia, Johan Focsa, Antonio Jaén, Israel Galván, Eva la Yerbabuena, Maria Juncal, Antonio Falcón, Francis Nuñez, y muchas otras grandes personalidadesdel mundo de la Danza como el Primer Bailarín José Manuel Carreño.

Actualmente el Ballet Español de Cuba bajo la dirección de Eduardo Veitía, se nutre de jóvenes valores egresados de su Unidad Artística Docente, formadora y continuadora de los valores de la Danza Española. Con un vasto repertorio que abarca desde el clásico hasta el flamenco más genuino y la fusión. Esta compañía constituida en su mayoría por jóvenes celebró su XXV Aniversario llevando a todos la tradición de las raíces hispanas. Entre todas sus figuras, destacan sus Primeros Bailarines, la Msc. Leslie Ung Torrens, Graciela Santana y el Lic. Daniel Martínez, quienes ya han demostrado en multitud de ocasiones sus grandes dotes para la interpretación en todos los estilos de clásico español y el flamenco.