Abrir menú principal
Bandera del Principado de Asturias

Bandera del Principado de Asturias

Datos generales
Territorio Comunidad Autónoma
Uso FIAV 110000.svgFIAV normal.svg
Proporción 2:3
Adopción 19 de diciembre de 1990
Colores      Azul (Pantone 829)     Amarillo (Pantone 109)
Banderas del Principado de Asturias, España y Unión Europea a la entrada del edificio de Presidencia del Gobierno del Principado de Asturias, en Oviedo.

La bandera del Principado de Asturias es la tradicional, rectangular con la Cruz de la Victoria en amarillo sobre fondo azul, según se establece en el Estatuto de Autonomía del Principado de Asturias, en su artículo 3.1. De los brazos de la cruz cuelgan las letras griegas alfa mayúscula y omega minúscula, que significan el principio y el fin (la infinita extensión de Dios). La letra omega es minúscula y no mayúscula, porque así se encuentra en las ilustraciones más antiguas que se conocen, como las pinturas de San Julián de los Prados.

El eje vertical de la Cruz de la Victoria está a una distancia de la vaina de media anchura de la bandera. En su forma de gala o respeto, la bandera se confecciona con tafetán de seda con la Cruz de la Victoria de oro y piedras preciosas, mientras que en los demás casos se hace con tejido fuerte de lanilla o fibra sintética, llevando la Cruz de la Victoria estampada o sobrepuesta. En la versión de la bandera «para uso distinto de su colocación en mástil», la Cruz de la Victoria se sitúa en el centro.

En la Ley 4/1990, de 19 de diciembre se desarrolla la legislación relativa al uso de la bandera, así como sus dimensiones oficiales, lugar de colocación en ceremonias públicas, colores, etc.

Algunos sectores políticos utilizan la denominación de «Asturina» para referirse a ella. El origen del término está en el empleado por Conceyu Bable y el asturianismo político (el primer partido que la usó fue el Conceyu Nacionalista Astur) para referirse a la bandera asturiana en los años 1970.

HistoriaEditar

Bandera Real de Ramiro I (842 - 850).

Se desconocen los estandartes o pendones que pudieron representar al Reino de Asturias, aunque se ha propuesto como bandera real de Ramiro I una enseña blanca de borde rojo con cruz del mismo color, tal como se puede ver en el tumbo A de la Catedral de Santiago de Compostela.[1]​ Elías Carrocera Fernández ha cuestionado esta tesis argumentando que es una reproducción hecha a posteriori, sugiriendo en su lugar que la bandera real de Ramiro I pudo ser una cruz roja de brazos iguales sobre campo de oro basándose en el hecho de que esos eran los antiguos colores de la Iglesia:[2]

Sin temor a equivocarnos, la representación de la batalla de Clavijo en el tumbo de Santiago es una exaltación tardía y utiliza los colores e identificaciones propios de la época; Ramiro, como los reyes francos, creemos que utilizó el amarillo (oro) y rojo (gules) en su pabellones, luchando en una guerra santa bajo la iluminación divina

Elías Carrocera Fernández
Bandera inspirada en el informe de Gaspar Melchor de Jovellanos sobre el blasón que debía pintarse en las banderas del Regimiento de Nobles Asturianos. Redactado a petición del VI marqués de Campo Sagrado, este informe proponía usar como insignia la Cruz de la Victoria, y ha servido de fundamento para que en 1984 se adoptara dicho emblema en el escudo del Principado de Asturias.

El origen de la bandera actual del Principado de Asturias, aunque no está documentado, se remonta a la época de la invasión napoleónica, cuando la Junta General del Principado de Asturias se declara soberana y crea un ejército para responder a los invasores.[3]

El nacimiento de la bandera de Asturias surgió en un momento especialmente agitado de nuestra Historia, como fue la invasión francesa de 1808.  La insurección contra Napoleón comienza en las ciudades de Oviedo y Gijón, cuando en la mañana del 9 de mayo de 1808 un correo llegado de Madrid leyó en público los sucesos acaecidos el día 2 en la capital.

A pedradas respondieron los gijoneses a la orden, bajo pena de muerte, de no guardar armas ni oponer resistencia al ejército imperial francés, mientras los universitarios ovetenses arremetían contra los magistrados de la Audiencia, fieles al gobierno títere de Madrid.

La Junta General del Principado, se reunió en la catedral y nombró nuevo gobernador a Alvaro Flórez Estrada. Los mariscales de Napoleón ordenaron entonces el fusilamiento de 58 ovetenses recluidos por los incidentes del día 9.

La insurrección fue general y el 24 de mayo una multitud enfervorizada asalta la Fábrica de Armas de Oviedollevándose miles de fusiles y pistolas. Al día siguiente, la Junta General del Principado ejerciendo atributos soberanos, declara oficialmente la guerra a Francia. La junta crea el ejército de Asturias, compuesto por veinte regimientos armados en su mayor parte por el botín de la Fábrica de Armas. Este nuevo Exército Defensivo Asturiano contaba con 9.216 soldados y 595 oficiales.

Los dirigentes de la Junta General del Principado se encuentran con la situación de que no tienen bandera para ese flamante Ejército asturiano, ya que actúan únicamente en nombre de Asturias, y proceden a su invención.

Sobre la base de un informe histórico y una propuesta de Jovellanos, que modifican ligeramente, diseñan una bandera azul con la Cruz de la Victoria y la inscripción «Asturies xamas vencida» («Asturias nunca vencida») en color oro. Con esos colores fueron a la guerra los regimientos asturianos, con suerte alterna, hasta la victoria final. La última invasión se produce en mayo de 1812. En esta ocasión logran los franceses llegar hasta Grado donde concentran sus fuerzas para lanzar un ataque sobre Tineo, pero deben abandonar tal idea al ser destrozada la retaguardia por las tropas asturianas. En junio acosados y destrozados, abandonan definitivamente Asturias.

La Cruz de la Victoria que aparece en la bandera de Asturias es una joya del prerrománico asturiano que se guarda en la Cámara Santa de la Catedral de San Salvador de Oviedo, y que se ha convertido en el símbolo de Asturias. Se trata de una cruz latina en madera de roble recubierta de oro y piedras preciosas con los brazos ensanchados en los extremos, de los que penden las letras griegas alfa mayúscula y omega minúscula, que significan el principio y el fin (la infinita extensión de Dios). La letra omega es minúscula y no mayúscula, porque así se encuentra en las ilustraciones más antiguas que se conocen, como las pinturas de San Julián de los Prados. Según cuenta la leyenda se trata de la Cruz que el rey don Pelayo enarboló en la batalla de Covadonga, librada en el año 722, en la que las tropas asturianas derrotaron a las musulmanas.

VariantesEditar

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. «Primera enseñas españolas (Asturias y León)». Armada Española. Consultado el 28 de diciembre de 2008. 
  2. «La oriflama del Reino de Asturias». Elías Carrocera Fernández. 
  3. «Principado soberano». Iker Cortés.