Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles (Cartago)

La Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles es un templo católico de la ciudad de Cartago, Costa Rica. Se encuentra en el lugar donde, según la tradición, una joven mulata denominada Juana Pereira, del barrio marginal conocido como Puebla de los Pardos, encontró en 1635 una imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, a la cual pronto se atribuyeron numerosos milagros (acontecimiento que sucedió durante la administración del gobernador español Gregorio de Sandoval Anaya y González de Alcalá y del obispo español Fernando Núñez Sagredo, caracterizada por establecer varias iglesias en “Pueblos de Indios” en los alrededores de Cartago, por lo que se supone que la ermita de la Puebla fue obra suya).En el sitio se construyó una ermita, a la cual sustituyeron después templos de mayor solidez y capacidad, especialmente el edificado en 1675. Fue erigido en basílica durante el episcopado de Monseñor Anselmo Llorente y Lafuente.

Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles (Cartago)
Patrimonio Arquitectónico Nacional (1999)[1]
Basilica de los Angeles.jpg
Localización
País Costa Rica
División Cartago
Coordenadas 9°51′50″N 83°54′46″O / 9.86388889, -83.91277778
Información religiosa
Culto catolicismo
Diócesis Diócesis de Cartago
Advocación Nuestra Señora de los Ángeles
rector José Francisco Arias Salguero
vicario1 John Alejandro Brenes Castillo
Historia del edificio
Fundación 1924
Fundador Monseñor Anselmo Llorente y Lafuente
Construcción 1912-1924 (basílica actual)
Arquitecto Luis Llach Llagostera
Datos arquitectónicos
Tipo Basílica
Estilo arquitectura neobizantina
Altura 1400 msnm
Sitio web oficial

El terremoto del 4 de mayo de 1910 arruinó el templo, que fue reemplazado pocos años después por otro de considerables dimensiones, de estilo bizantino. Se comenzó a construir en 1912. El arquitecto encargado de diseñarla fue Luis Llach Llagostera. Es el principal centro de peregrinación religiosa de Costa Rica, especialmente con motivo de la festividad de la Virgen de los Ángeles, que se celebra el 2 de agosto.

La romeríaEditar

 
Fieles congregados frente a la basílica en la romería de 2011
 
Virgen de los Ángeles en el altar principal de la Basílica
 
La basílica de Cartago en la noche
 
Relieve sobre el dintel de la entrada principal de la Basílica ilustrando el hallazgo de la imagen de la Virgen de los Ángeles por la mulata Juana Pereira.
 
Vista del interior de la basílica: columnas y estructura del techo

El primero de agosto de cada año, en la víspera de la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles, miles de personas acuden al centro religioso en lo que se llama una "romería", en agradecimiento o petición de favores.También en esas fechas y de conformidad con una tradición que data de fines del siglo XVIII, la imagen es trasladada a la catedral de Cartago, ubicada en el centro de la ciudad, donde permanece hasta principios del mes de septiembre, cuando es devuelta a la basílica, con una procesión denominada popularmente la Pasada de La Negrita de los Ángeles.

Se calcula que cada año entre uno y dos millones de personas, (dato que no es certero) participan en la romería. Dicha romería consiste en caminar desde donde uno viva, hasta la Basílica. En el caso de los habitantes de la capital costarricense, esa caminata comprende poco más de 20km de terreno montañoso (hay que cruzar el Cerro de Ochomogo), pero también muchos romeros caminan cientos de kilómetros desde otras partes del país, también los habitantes de Cartago lo que hacen (generalmente) es viajar en autobús a San José y caminar hasta la Basílica de Cartago.

Es común observar gente de todas las edades, niños en brazos de sus padres, jóvenes e incluso adultos mayores.

La Cruz Roja costarricense establece puestos de control a lo largo del recorrido para velar por la salud del romero. Muchas personas también optan por dormir en jardines o tiendas de campaña en parques de Cartago ante la saturación de los servicios de transporte.

El robo de la VirgenEditar

El sábado 13 de mayo de 1950 dos individuos ingresaron a la Basílica y se robaron la imagen de la Virgen con su manto bordado. Además el guardia Manuel Solano Torres fue asesinado. Dada la importancia que tuvo el hecho en la población costarricense que el presidente Otilio Ulate decretó tres días de duelo nacional. El domingo 21 de mayo apareció la imagen sin sus ropajes.

En 1955, José León Sánchez fue condenado por el robo y permaneció en la cárcel por 20 años, en 1999 fue absuelto de toda pena y responsabilidad, al considerarse que hubo errores en el debido proceso.[2]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar