Basílica de San Julián de Brioude

basílica situada en Alto Loira, en Francia

La basílica [de] San Julián (en francés, basilique Saint-Julien) es una basílica medieval francesa de estilo románico auvernés situada en la pequeña ciudad de Brioude en el departamento de Haute-Loire, en la región de Auvernia-Ródano-Alpes. Dedicada a san Julián de Brioude, un soldado romano convertido al cristianismo que fue martirizado en el año 304, es la iglesia románica más grande de Auvernia.

Basílica [de] San Julián de Brioude
Basilique Saint-Julien de Brioude
Logo monument historique Clasificado MH (1840)[1]
Brioude - Basilique St-Julien - JPG1.jpg
Vista de la cabecera
Localización
País Bandera de Francia Francia
División Bandera de Auvernia-Ródano-Alpes Auvernia-Ródano-Alpes
Subdivisión Alto Loira
Localidad Brioude
Coordenadas 45°17′37″N 3°23′04″E / 45.29361111, 3.38444444
Información religiosa
Culto Católico
Diócesis Arquidiócesis metropolitana de Clermont
Uso Iglesia
Estatus iglesia
Advocación san Julián de Brioude
Historia del edificio
Construcción Siglos XI-XII
Datos arquitectónicos
Tipo Iglesia
Estilo Románico auvernés
Año de inscripción 1840
Planta del edificio
Planta con las diferentes fases de construcción. La nave comprende cinco tramos; no se indica: la fachada occidental y el campanario fueron restaurados en el siglo XIX. La cripta se remonta al siglo V.
Planta con las diferentes fases de construcción. La nave comprende cinco tramos; no se indica: la fachada occidental y el campanario fueron restaurados en el siglo XIX. La cripta se remonta al siglo V.
Mapa de localización
Basílica [de] San Julián de Brioude ubicada en Auvernia
Basílica [de] San Julián de Brioude
Basílica [de] San Julián de Brioude

Fue objeto de una clasificación al título de monumento histórico de Francia,[2]​ parte de la primera lista de monumentos históricos del país, la lista de monumentos históricos de 1840, que contaba con 1034 monumentos.

La iglesia fue erigida en basílica menor por Pio XII el 26 de abril de 1957.[3]

HistoriaEditar

El primer santuario dedicado a san Julián se remonta a finales del siglo IV. Fue construido en el lugar de la supuesta tumba del santo por una dama española en agradecimiento por el cumplimiento de su voto.[4]Gregorio de Tours, que paso un tiempo en la basílica, informa que la reputación del santo se propagó, atrayendo a los peregrinos. Una primera iglesia fue entonces construida. El duque Victorius, gobernador visigodo de Auvernia, la adornó con columnas de mármol procedentes de monumentos antiguos;[5]​ los restos de columnas acanaladas que están ahora en la cripta son quizá una parte de ellas.[6]​ Un clero está llevando a cabo para celebrar el culto y acoger a los fieles: Gregorio de Tours menciona en sus escritos la existencia de un monasterio y de monjes.[4]

Esta iglesia merovingia pudo haber sido destruida por un incendio. Una iglesia carolingia construida en los siglos VIII y IX[6]​ la sucedió de la que es testimnio actual el mosaico del coro. En 825, un edicto le confirió una amplia autonomía y la «inmunidad», es decir la exención de tasas.[7]​ Un acto de 874 menciona un capítulo de canónigos, fuerte de 21 casas, al que se confía la custodia de la tumba de santo.[7]​ El papa Formoso (891) le habría concedido, después de una visita, no rendir cuentas más que a la Santa Sede.[7]​ Aprovechando la decadencia del Imperio carolingio, los Guilhelmides tomaron posesión de Brioude, donde se convirtieron en abades: el duque Guillermo I de Aquitania, que murió en el año 918, fue por ello enterrado cerca de la tumba de San Julián.

Brioude pasó después a depender de los condes de Gévaudan, y después de los condes de Auvernia. El capítulo de Saint-Julien cuenta entonces en su seno con los descendientos de las familias más grandes de Auvernia. Acogía en especial a Odilon de Mercœur y Robert de Turlande, que lo postergan, sin embargo, el uno a la abadía de Cluny, y el otro a la vida eremítica, y después a la fundación de la abadía de Chaise-Dieu.[8]

La construcción de la iglesia románica actual data de la segunda mitad del siglo XI. Se vio favorecida por el desarrollo de Brioude convertido en un lugar de peregrinación y en una etapa de las tres grandes peregrinaciones medievales: el camino de Santiago de Compostela, de Roma y de Jerusalén. El capítulo intentó entonces liberarse de la tutela de los condes de Auvernia. El papa Urbano II, llegado a predicar la Primera Cruzada a Clermont en 1095, tomó Saint-Julien bajo su responsabilidad directa, y su sucesor, Pascual II confirmó el derecho del capítulo a designar su abad y su preboste.[8]​ El rey Luis VII afirmó también que el capítulo dependía de él.[9]​ Mientras tanto, los desacuerdos empezaron a surgir dentro del mismo capítulo, lo que reflejaba la rivalidad entre las familias de Mercœur y de Auvernia. En 1223, después de la anexión de la región de Auvernia al dominio real, el capítulo adquiere a los condes de Auvernia sus derechos feudales sobre Brioude.[9]​ El capítulo de Saint-Julien mantuvo su control sobre Brioude hasta la Revolución, que vio su eliminación. La iglesia, reasignado para su uso como parroquia en 1794,[9]​ ve uno de sus campanarios abatido y el otro decapitado.

En 1837, Prosper Mérimée visitó Saint-Julien y la describió como una «iglesia bizantina de un gran carácter, que a pesar de todo lo que ha sufrido, todavía puede ser clasificada entre los edificios más notables con que cuenta Auvernia.»[10]​ Obtuvo su clasificación al título de los monumentos históricos en la lista de 1840.[1]​ La restauración de la iglesia fue confiada al arquitecto diocesano Aymon Mallet, quien dirigió los trabajo inspirándose en otros grandes edificios románicos de Auvernia, borrando el paso de las disparidades de estilo debido a una construcción bastante larga.[11]​ Por último, la iglesia fue erigida en basílica menor por Pio XII el 26 de abril de 1957.[3]

El Capítulo de Saint-Julien-de-BrioudeEditar

Hubo en Brioude un capítulo noble cuyos miembros, que tenían que demostrar su pertenencia a la nobleza más antigua de Auvernia, tenían, como los de Lyon, el título del canónigo-conte.

ArquitecturaEditar

Arquitectura exteriorEditar

La cabeceraEditar

La basílica de Saint-Julien de Brioude presenta un coro adornado con un mosaico de rosetas en piedras policromadas y de una de cabecera con deambulatorio y capillas radiantes. A diferencia de las iglesias llamadas «mayores» de la Baja Auvernia, la basílica de Saint-Julien carece del «macizo barlongo», ese macizo alargado transversalmente que corona el crucero del transepto y tiene dos tejados inclinados que enmarcan el nacimiento del campanario, macizo responsable de la silueta característica de esas «iglesias mayores» auvernesas. Por otra parte, presenta a nivel de las ventanas ornamentaciones que nunca se ven en las «iglesias mayores»: las ventanas del deambulatorio y sus capillas radiantes están encuadradas por columnas con capiteles, mientras que las del coro se enmarcan por vanos ciegos, formando así tripletas.

Arquitectura interiorEditar

El interior de la iglesia se caracteriza por una bella policromía de piedras grises, rojas, blancas y negras que provienen de canteras cercanas: la piedra arenisca roja procede de Allevier (Azérat), la piedra caliza de Beaumont, el basalto de La Vergueur (Saint-Just-près-Brioude) y el mármol de Lauriat. Armonizan con el pavimento, en guijarros del Allier blancos y negros, con patrones geométricos de arabescos.

La nave, de 74 m de largo, tiene cinco tramos. Está apoyada en columnas de planta cuadrada, coronadas por capiteles decorados con diversos motivos: quimeras, sirenas, palmetas estilizadas, hojas de acanto, espíritus alados, un minotauro e incluso Hermes criofores. Otros evocan escenas de la vida cotidiana: un domador de monos, un avaro con su libro de cuentas, un combate de caballeros. Tres capitales historiados representan a Cristo en majestad, un ángel orando y las Santas mujeres en la tumba. Algunas columnas todavía muestran rastros de frescos.

A la entrada de la nave, el nártex está coronado por una tribuna que alberga la capilla de Saint-Michel, accesible por una pequeña escalera de caracol. Soporta el campanario de planta cuadrada. Bajo la linterna del coro se encuentra la "cripta" que aloja los restos de san Julián: los vestigios del martyrium inicial se encuentran en el subsuelo al sobreelevar el suelo en los tiempos modernos. Las naves laterales desembocan en un gran deambulatorio, flanqueado por cinco capillas radiantes.

DecoraciónEditar

La basílica alberga un mobiliario de gran interés. La Virgen llamada de Chariol, del siglo XIV, en piedra volcánica. La Virgen con el pájaro, estatua en madera dorada un poco más tardía, muestra a la Virgen con el Niño Jesús que sostiene en la mano a un pájaro. La Virgen parturienta, estatua de madera policromada del siglo XV, es una rara representación de la Virgen María, poco antes de la Natividad: alargada, la cabeza apoyada en la mano derecha y la mano izquierda posada en un vientre ligeramente redondeado, la Virgen espera sonriendo el parto. La estatua probablemente proviene de un nacimiento de tamaño natural.[12]​ El Cristo leproso, procedente de la leprosería de Bageasse, es una estatua en madera encolada policromada más grande que el natural y que data de inicios del siglo XV; según la leyenda, un leproso habría yacido sobre la estatua implorando la curación: la enfermedad habría sido entonces transferida a la estatua. Una estatua de mármol de Santiago de Compostela, de la misma época, adorna ahora el pórtico norte.

La restauración de 1957 ha despojado los muros del revestimiento y restaurado la piedra arenisca con su cálido color . También ayudó a destapar 140 m2 de decoración pintada. La capilla de San Juan Bautista, en el deambulatorio, muestra los cuatro jinetes del Apocalipsis guiados por Cristo y dirigiéndose hacia un ciborium; una figura de Cristo glorioso los sobrevuela, y, a su izquierda, el apóstol Juan escribe al dictado del Espíritu Santo. La capilla de San Miguel, en la tribuna sur del nártex, también está decorada con frescos del siglo XIII: en la bóveda, Cristo en gloria está rodeado de los cuatro evangelistas, de ángeles y santos, mientras que en el muro de corte se muestra, en la parte inferior, el infierno y, en la parte superior, la victoria de los arcángeles Miguel y Gabriel sobre Satanás. Los pilares que soportan la tribuna y cuatro pilas de la nave están decoradas igualmente con pinturas.

Las antiguas vidriera de la iglesia desaparecieron durante la Revolución. Las vidrieras contemporáneas son obra de François Baron-Renouard en 1983 y del dominico Kim En Joong en 2008.[13]

NotasEditar

  1. a b La entrada de la Base Mérimée la describe, en historique, del siguiente modo:
    En 389, el sencilla oratorio dedicada a San Julián, se convierte en iglesia. Destruida en parte por los árabes en el siglo VIII, la basílica es relevantada por Béranger, conde de Toulouse y conde beneficiario de Auvernia, que comenzó los trabajos hacia 820. La obra fue acabada en 893 por Guillermo el Piadoso, duque de Aquitania. En 924 y 927, la iglesia fue destruida otra vez por los normandos. Una campaña de trabajos se llevó a cabo en el siglo XIII. El nártex data de finales del siglo XI. Las tribunas del nártex y el primer tramo de la nave lateral sur, hacia 1120. El pórtico sur, los cuatro primeros tramos de la nave y las de los laterales correspondientes, pilas del crucero, hacia 1130. La cúpula de la tribuna del nártex, de mediados del siglo XII. el El pórtico Norte, el quinto tramo de la nave, cruceros, linterna del transepto con su torre octogonal, coro, datados de finales del siglo XII. Cuarta y quinta bóvedas de crucería de la nave de mediados del siglo XIII. Bóvedas y ventanas de los tres primeros tramos, datados del siglo XIV. En 1793, destrucción de la torre cuadrada y demolición de la flecha de la torre octogonal, de 33 metros de altura. Durante una campaña de trabajos llevada a cabo desde 1848 hasta 1850, el arquitecto Bravard reconstruyó la torre cuadrada del nártex y cubrió con terrazas la nave central y las laterales. Entre 1862 y 1864, el arquitecto Mallay consolida el campanario octogonal que corona el transepto y lo remata con una flecha. En 1907 se inició el retiro de los recubrimientos de los frescos de los absidiolos que quedaban y continuó en 1957 con la actualización de las pinturas murales de la nave. En 1964, la restauración del antiguo pavimento de guijarros policromos descubierto a 40 cm por debajo del siguiente.
    Originalmente, la custodia de la tumba del santo fue asegurada por 80 caballeros que formaron una milicia guerrera que luego se convirtió en un cuerpo de canónigos. Después, la iglesia fue servida por 54 sacerdotes que recibieron de Luis el Piadoso la regla de los canónigos regulares. Estos canónigos formaron un capítulo que fue señor de la ciudad y del condado, con derecho de alta, media y baja justicia. Estas prerrogativas se mantuvieron hasta la Revolución (trad. propia Wikipedia).
    En 389, le simple oratoire dédié à Saint-Julien, devient église. Détruite en partie par les Arabes au 8e siècle, la basilique est relevée par Béranger, comte de Toulouse et comte bénéficiaire d'Auvergne, qui commença les travaux vers 820. L'oeuvre est achevée en 893 par Guillaume le Pieux, duc d'Aquitaine. En 924 et 927, l'église est à nouveau détruite par les Normands. Une campagne de travaux est menée au 13e siècle. Narthex daté de la fin du 11e siècle. Tribunes du narthex et première travée du bas-côté sud, vers 1120. Porche sud, quatre premières travées de la nef et celles des bas-côtés qui leur correspondent, piles de la croisée, vers 1130. Coupole de la tribune du narthex, du milieu du 12e siècle. Porche nord, cinquième travée de la nef, croisillons, lanterne du transept avec sa tour octogonale, choeur, de la fin du 12e siècle. Quatrième et cinquième voûtes d'ogives de la nef du milieu du 13e siècle. Voûtes et fenêtres des trois premières travées, datées du 14e siècle. En 1793, destruction de la tour carrée et démolition de la flèche de la tour octogonale, haute de 33 mètres. Lors d'une campagne de travaux menée de 1848 à 1850, l'architecte Bravard reconstruisit la tour carrée du narthex et couvre de terrasses la nef et les bas-côtés. Entre 1862 et 1864, l'architecte Mallay consolide le clocher octogonal qui surmonte le transept et le coiffe d'une flèche. En 1907 est entrepris le débadigeonnage des fresques des absidioles qui reste se poursuit en 1957 avec la mise à jour des peintures murales de la nef. En 1964, rétablissement de l'ancien pavage de galets polychromes découvert à 40 cm sous le suivant.
    A l'origine, la garde du tombeau du saint était assurée par 80 chevaliers formant une milice guerrière qui devint ensuite un corps de chanoines. Puis, l'église fut desservie par 54 clercs qui reçurent de Louis le Débonnaire la règle des chanoines réguliers. Ces chanoines formaient un chapitre qui était seigneur de la ville et du comté, avec droit de haute, moyenne et basse justice. Ces prérogatives se maintinrent jusqu'à la Révolution.
    Referencia n.º PA00092615 en la base Mérimée del Ministerio de Cultura de Francia.
  2. Referencia n.º PA00092615 en la base Mérimée del Ministerio de Cultura de Francia.
  3. a b Basilique Saint-Julien de Brioude, guide du visiteur, p. 6.
  4. a b Courtillé, de Framond y Porte, 2004, p. 6.
  5. Pietri, 1988, p. 28
  6. a b Basilique Saint-Julien de Brioude, guide du visiteur, p. 4.
  7. a b c Courtillé, de Framond y Porte, 2004, p. 9.
  8. a b Courtillé, de Framond y Porte, 2004, p. 11.
  9. a b c Courtillé, de Framond y Porte, 2004, p. 12.
  10. «église byzantine d'un grand caractère, qui malgré tout ce qu'elle a souffert, peut être encore rangée parmi les édifices les plus remarquables que compte l'Auvergne», p. 23.
  11. Courtillé, de Framond y Porte, 2004, p. 24.
  12. Anne Courtillé, Marie en Auvergne, Bourbonnais et Velay, éditions de Borée, 2001, p. 99.
  13. Diocèse du Puy-en-Velay (29 de junio de 2008). «Bénédiction des nouveaux vitraux de la basilique de Brioude». Archivado desde el original el 15 de marzo de 2016. Consultado el 7 de agosto de 2017. 

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Anne Courtillé (1991). Auvergne et Bourbonnais gothiques. Nonette: éditions Créer. p. 395 y ss. ISBN 2902894686. 
  • Anne Courtillé; Martin de Framond; Jacques Porte (2004). Brioude et la basilique Saint-Julien. Nonette: éditions Créer. ISBN 2-848190-09-4. .
  • Gabriel Fournier; Bernadette =Fizellier-Sauget (2000). L'Auvergne de Sidoine Apollinaire à Grégoire de Tours : histoire et archéologie. (título capítulo: Saint-Julien de Brioude (Haute-Loire) : approche archéologique). Clermont-Ferrand: Presses Universitaires Blaise Pascal. ISBN 978-2877410823. 
  • Gabriel Fournier, Brioude. Basilique Saint-Julien, p. 66-68 , en Les premiers monuments chrétiens de la France, tomo 2, Picard éditeur, París, 1996 ISBN 2-7084-0498-9 ; p. 327
  • Eugène Lefèvre-Pontalis (1905). «Les Dates de Saint-Julien de Brioude». Congrès archéologique de France, LXXI×10{{{1}}} session : séances générales tenues au Puy en 1904 70 (París/Caen: A. Picard / H. Delesques). pp. 542-555. ISSN 0069-8881. Consultado el 1 de diciembre de 2012. 
  • Luce Pietri (1988). «Prosopographie d'un pèlerinage : Saint-Julien de Brioude (Ve-VIe siècles)». Mélanges de l'Ecole française de Rome. Moyen Âge, Temps modernes 100 (1). pp. 23-38. 

Enlaces externosEditar