Batallón Sagrado de Tebas

El Batallón Sagrado de Tebas (en griego antiguo ἱερὸς λόχος / hieròs lójos) fue una unidad militar de élite griega formada por 150 parejas de amantes, todos varones, y que formaban la fuerza élite del ejército tebano en el siglo IV a.C., poniendo fin a la dominación de Esparta. Su predominio empezó con su papel crucial en la batalla de Leuctra en 371 a.C. La unidad fue aniquilada por Filipo II de Macedonia en la batalla de Queronea en 338 a.C.

FormaciónEditar

El registro más antiguo que se conserva sobre el Batallón Sagrado por su nombre data del año 324 a.C., en la oratoria Contra Demóstenes del logógrafo ateniense Dinarco. Menciona que el Batallón Sagrado era comandado por el general Pelópidas y que, junto con Epaminondas, que comandaba el ejército de Tebas (Beocia), fue responsable de la derrota de los espartanos en la decisiva batalla de Leuctra (371 a.C.).[1][2]

Plutarco (46-120 d.C.), oriundo de la aldea de Queronea, es la fuente de la descripción más importante que se conserva sobre el Batallón Sagrado.[3][4]​ Según él, el Batallón Sagrado fue formado originalmente por el beotarca Górgidas, poco después de la expulsión de la guarnición espartana que ocupaba la ciudadela tebana de Cadmea.[5]​ El autor macedonio del siglo II d.C., Polieno, en sus Estratagemas en la guerra, también señala a Górgidas como el fundador del Batallón Sagrado.[6]​ Sin embargo, Dion Crisóstomo (c. 40-120 d.C.), Jerónimo de Rodas (c. 290-230 a.C.) y Ateneo de Naucratis (c. 200 d.C.) atribuyen en cambio tal mérito a Epaminondas.[1][7][8]

La fecha exacta de la creación del Batallón Sagrado, y si fue creado antes o después de El banquete de Platón (c. 424-347 a.C.) y de la obra de título similar de su rival Jenofonte (c. 430-354 a.C.), también han sido motivo de debates durante mucho tiempo. La fecha generalmente aceptada de la creación del Batallón Sagrado es entre el 379 y el 378 a.C.[9]​Antes de esta fecha, aparecen referencias a fuerzas de élite tebanas que también contaban con 300 miembros. Heródoto (c. 484-425 a.C.) y Tucídides (c. 460-395 a.C.) escriben sobre una fuerza de élite de 300 tebanos aliados con los persas, que fueron aniquilados por los atenienses en la batalla de Platea (479 a.C.). Heródoto los describe como "los primeros y los mejores" (πρῶτοι καὶ ἄριστοι) entre los tebanos. Diodoro también menciona 300 hombres escogidos (ἄνδρες ἐπίλεκτοι) presentes en la batalla de Delio (424 a.C.), compuestos por heníojoi (ἡνίοχοι, "aurigas") y parabátai (παραβάται, "los que caminan al lado"). Aunque ninguno de ellos menciona al Batallón Sagrado por su nombre, es posible que se refieran a este o, al menos, a sus precursores.[10][11]​ El historiador John Kinloch Anderson cree que el Batallón Sagrado estuvo efectivamente presente en Delio, y que Górgidas no lo estableció, sino que simplemente lo reformó.[12]

En el viejo debate en torno a las obras de Jenofonte y Platón, el Batallón Sagrado ha figurado de forma destacada como una posible forma de fechar cuál de los dos escribió primero su versión de El banquete. El Sócrates de Jenofonte en su Banquete menciona con desaprobación la práctica de colocar amantes uno al lado del otro en la batalla en las ciudades-estado de Tebas y Elis, argumentando que mientras la práctica era aceptable para ellos, era vergonzosa para los atenienses. Tanto Platón como Jenofonte eran atenienses. Según el académico clásico británico Sir Kenneth Dover, se trata de una clara alusión al Batallón Sagrado, que refleja el conocimiento contemporáneo, si bien anacrónico, de Jenofonte acerca de la práctica tebana, ya que la fecha dramática de la obra misma es alrededor del 421 a.C.[13][14][15]

Sin embargo, es el discurso del personaje Fedro en El banquete de Platón que se refiere a un "ejército de amantes" el que se relaciona de manera más famosa con el Batallón Sagrado,[16][17][18]​ si bien técnicamente no se refiere a éste, ya que el ejército al que se refiere es hipotético.[19]​ Dover argumenta en consecuencia que Platón escribió primero su Banquete, ya que el Fedro de Platón utiliza un lenguaje que implica que la organización aún no existía. Reconoce, sin embargo, que Platón puede haber puesto simplemente la hipótesis en boca de Fedro según la supuesta fecha dramática previa de la obra (c. 401 a.C.). Esto solo demostraría que Platón tenía más en cuenta su cronología en su Banquete que Jenofonte, y que en realidad era bien consciente del Batallón Sagrado en su época.[20]

ComposiciónEditar

Según Plutarco, los 300 hombres escogidos a dedo fueron elegidos por Górgidas puramente por su capacidad y mérito, sin tener en cuenta la clase social.[21]​ Estaba compuesta por 150 parejas de hombres,[22]​ cada una de las cuales estaba formada por un erastês (ἐραστής, "amante") mayor y un erômenos (ἐρώμενος, "amado") menor. Ateneo de Naucratis también escribe que la Banda Sagrada estaba compuesta por "amantes y sus favoritos, indicando así la dignidad del dios Eros en que abrazan una muerte gloriosa por sobre una vida deshonrosa y reprobable",[23]​ mientras que Polieno describe la Banda Sagrada como compuesta por hombres "consagrados el uno al otro por obligaciones mutuas de amor".[24]​ El origen del apelativo "sagrado" de la Banda Sagrada no ha sido explicado por Dinarco ni por otros historiadores, pero Plutarco afirma que se debe a un intercambio de votos sagrados entre el amante y el amado en el santuario de Yolao (uno de los amantes de Heracles) en Tebas. También menciona tangencialmente la caracterización que hace Platón del amante como "amigo inspirado por Dios"[21]

La Banda Sagrada estaba estacionada en Cadmea como fuerza permanente, probablemente como defensa contra futuros intentos a manos de fuerzas extranjeras de tomarse la ciudadela.[25][26][27]​ En ocasiones se la denominaba "Banda de la Ciudad" (ἐκ πόλεως λόχος), debido a que su entrenamiento militar y su alojamiento corrían a cargo de la polis de Beocia. Su entrenamiento regular incluía la lucha y la danza. El historiador James G. DeVoto señala que Góorgidas había servido anteriormente como hiparco (oficial de caballería), por lo que es probable que también se les proporcionara entrenamiento ecuestre.[21]​ Las edades exactas de los miembros de la unidad no constan en los testimonios antiguos. Sin embargo, comparándolos con los reclutas de la unidad de élite espartana hippeis (ἱππεῖς)[note 1]​ y con los reclutas atenienses epheboi (ἔφηβοι), DeVoto estima que los aprendices eran incorporados como miembros de pleno derecho a la Banda Sagrada a la edad de 20 a 21 años,[21]​ tras lo cual sus erastai les entregaban un juego completo de armaduras.[28]​ Probablemente terminaban su servicio a los 30 años.[21]

Las parejas consistían en un miembro de mayor edad o "heniojoi" (conductor) y uno más joven o "paraibatai" (compañero). La motivación para el uso del "ejército de amantes" en batalla lo expresa Plutarco:

Para varones de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros.

De acuerdo con Plutarco, Górgidas inicialmente distribuyó al Batallón Sagrado de Tebas a lo largo de sus líneas de batalla como un cuerpo de élite para fortalecer la resolución de los demás, pero entonces Pelópidas, después de que el Batallón hubiese luchado con éxito en la batalla de Tegira, lo usó como una especie de guardia personal. El Batallón Sagrado de Tebas fue una parte importante de la infantería griega durante cerca de 33 años. Participó, como punto fuerte de la formación tebana, en las batallas de Leuctra y de Mantinea que humillaron el poderío de los espartanos, golpes de los que nunca se recuperaron, incluso acabaron como fuerza a considerar en Grecia, al disminuido ejército de los Homoioi.

Su única derrota se produjo en la batalla de Queronea, en 338 a. C., batalla decisiva en la que Filipo II de Macedonia y su hijo Alejandro Magno terminaron con la independencia de las ciudades-estado griegas. Filipo había estado cautivo en Tebas, donde aprendió sus tácticas militares. El resto del ejército tebano huyó cuando se enfrentó a las abrumadoras fuerzas de Filipo II y Alejandro, pero el Batallón Sagrado, rodeado, se mantuvo firme y cayeron donde estaban. Plutarco cuenta que Filipo, ante la visión de los cadáveres amontonados en una pila y entendiendo de quiénes se trataban, exclamó:

«Perezca quien sospeche que estos varones o sufrieron o hicieron algo inapropiadamente».
 
El león de Queronea, que preside el túmulo de los caídos del batallón sagrado en la batalla de Queronea.

Aunque Plutarco afirma que los 300 componentes del batallón murieron ese día,[4]​ en las excavaciones de la tumba comunal de Queronea, que está coronada por un impresionante león funerario, fueron hallados 254 esqueletos.[29][30]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Hippeis, que significa literalmente "caballería", es también el nombre genérico de las unidades de élite griegas de entre 300 y 1000 hombres. Aunque inicialmente luchaban como jinetes, durante el siglo IV a.C. lo hacían principalmente como infantería pesada hoplita. Compárese con los caballeros. (DeVoto, 1992)

ReferenciasEditar

  1. a b G. S. Shrimpton (1971). «The Theban Supremacy in Fourth-Century Literature». Phoenix (Classical Association of Canada) 25 (4): 310-318. JSTOR 1088061. doi:10.2307/1088061. 
  2. Dinarchus. Against Demosthenes. 
  3. Louis Crompton (2006). Homosexuality and Civilization. Harvard University Press. ISBN 9780674022331. 
  4. a b Plutarco, Pelópidas 18.
  5. Nicholas Ryan Rockwell (2008). The Boeotian Army: The Convergence of Warfare, Politics, Society, and Culture in the Classical Age of Greece. University of California. ISBN 9781109021257. 
  6. Polyaenus (trans. R. Shepherd, 1793). «Book II». Στρατηγήματα [Stratagems in War]. 
  7. Dio Chrysostom (trans. J. W. Cohoon, 1939). «22: Concerning Peace and War». Discourses. Loeb Classical Library. 
  8. Athenaeus of Naucratis (trans. C.D. Yonge, 1854). «XIII: About Women». Deipnosophistae. p. 602. 
  9. William Armstrong Percy, III (2005). «Same-Sex Desire and Love in Greco-Roman Antiquity». En Beert C. Verstraete; Vernon Provencal, eds. Same-Sex Desire And Love in Greco-Roman Antiquity And in the Classical Tradition of the West. Routledge. pp. 36-39. ISBN 9781560236047. 
  10. Nicholas Ryan Rockwell (2008). The Boeotian Army: The Convergence of Warfare, Politics, Society, and Culture in the Classical Age of Greece. University of California. ISBN 9781109021257. 
  11. David Leitao (2002). «The Legend of the Sacred Band». En Martha Craven Nussbaum; Juha Sihvola, eds. The Sleep of Reason: Erotic Experience and Sexual Ethics in Ancient Greece and Rome. University of Chicago Press. pp. 143–169. ISBN 9780226609157. (requiere registro). «Phaedimus Sacred band of thebes. » 
  12. John Kinloch Anderson (1970). Military Theory and Practice in the Age of Xenophon. University of California Press. pp. 89-90,158. ISBN 9780520015647. 
  13. Xenophon (trans. H.G. Dakyns) (1897) [c. 360 BC]. Symposium. «Pero Pausanias, el amante del poeta Agatón, defendió a los que se revuelcan juntos en el libertinaje y dijo que un ejército compuesto por amantes y amados sería el más fuerte. Pues dijo que se avergonzarían de abandonarse mutuamente en la batalla. Pero sería bastante extraordinario que aquellos que están acostumbrados a no prestar atención a la censura y a no tener ningún sentido de la vergüenza ante los demás se avergonzaran, sin embargo, de realizar una acción vergonzosa. Como prueba trajo el ejemplo de los tebanos y los elanos, que tienen experiencia en estas cosas, y afirmó que aunque se acuesten con sus amadas, las juntan en sus filas para la batalla. Pero esto no es una prueba, ya que la situación no es similar: para ellos esta práctica es aceptable, pero para nosotros es sumamente vergonzosa. » 
  14. Gabriel Danzig (2005). «Intra-Socratic Polemics: The Symposia of Plato and Xenophon». Greek, Roman and Byzantine Studies 45: 331-357. 
  15. Paul Walter Ludwig (2002). Eros and Polis: Desire and Community in Greek Political Theory. Cambridge University Press. ISBN 9780521810654. 
  16. Platón. El banquete. «De manera que si por cualquier obra de encantamiento un Estado o un ejército pudiera estar compuesto solamente de amantes y de amados, no existiría otro pueblo que profesara tanto horror al vicio ni estimara tanto la emulación a la virtud. Hombres así unidos, aunque fueran en corto número, podrían vencer a los demás hombres. Porque si hay alguien de quien un amante no quisiera ser visto arrojando al suelo sus armas o abandonando sus filas, es el que ama; preferiría morir mil veces antes que abandonar en el peligro a su bienamado y dejarle sin auxilio, porque no hay hombre tan cobarde a quien Amor no infunda el mayor valor y no lo convierta en un héroe. » 
  17. Paul Walter Ludwig (2002). Eros and Polis: Desire and Community in Greek Political Theory. Cambridge University Press. ISBN 9780521810654. 
  18. Louis Compton (1994). «'An Army of Lovers' - The Sacred Band of Thebes». History Today 44 (11): 23-29. 
  19. Nota al pie 23, p. 182
  20. Gabriel Danzig (2005). «Intra-Socratic Polemics: The Symposia of Plato and Xenophon». Greek, Roman and Byzantine Studies 45: 331-357. 
  21. a b c d e James G. DeVoto (1992). «The Theban Sacred Band». The Ancient World 23 (2): 3-19. 
  22. Paul Walter Ludwig (2002). Eros and Polis: Desire and Community in Greek Political Theory. Cambridge University Press. ISBN 9780521810654. 
  23. Ateneo de Naucratis (trad. C.D. Yonge, 1854). «XIII: About Women». Deipnosophistae. p. 602. 
  24. Polieno (trad. R. Shepherd, 1793). «Libro II». Στρατηγήματα [Estratagemas de la guerra]. 
  25. Nicholas Ryan Rockwell (2008). The Boeotian Army: The Convergence of Warfare, Politics, Society, and Culture in the Classical Age of Greece. University of California. ISBN 9781109021257. 
  26. Arthur Ferrill (1996). «Elite Forces in the Ancient World». En A. Hamish Ion; Keith Neilson, eds. Elite Military Formations in War and Peace. Greenwood Publishing Group. pp. 38-41. ISBN 9780275946401. 
  27. James R. Ashley (2004). The Macedonian Empire: The Era of Warfare Under Philip II and Alexander the Great, 359-323 B.C.. McFarland. p. 434. ISBN 9780786419180. 
  28. Plutarch. «Ἐρωτικός» [Amatorius]. Ἠθικά [Moralia]. 
  29. El león de Queronea Archivado el 14 de noviembre de 2019 en Wayback Machine. en la página del municipio de Lebadea (en griego)
  30. Furio Durando, Grecia. Guía de arqueología, p.98, Madrid, Libsa, 2005, ISBN 84-662-1106-3.