Abrir menú principal

La batalla de Cartago fue el enfrentamiento final y decisivo de la tercera guerra púnica entre la ciudad púnica de Cartago en África (cercana a la actual Túnez) y la República romana. El asedio de Cartago duró dos años y terminó en la primavera de 146 a. C. con el saqueo y la destrucción total de la ciudad.

Batalla de Cartago
Tercera guerra púnica
Carthage villas-romaines 1950.jpg
Ruinas de Cartago
Fecha c. 149-primavera de 146 a. C.
Lugar Cartago (TúnezBandera de Túnez Túnez)
Coordenadas 36°51′11″N 10°19′23″E / 36.8530555556, 10.3230555556Coordenadas: 36°51′11″N 10°19′23″E / 36.8530555556, 10.3230555556
Resultado Victoria decisiva romana
Final de las guerras púnicas
Destrucción del imperio y la ciudad de Cartago
Beligerantes
Spqrstone.jpg República romana Carthage standard.svg Cartago
Comandantes
Spqrstone.jpg Publio Cornelio Escipión Emiliano
Manio Manilio
Carthage standard.svg Asdrúbal el Beotarca
Fuerzas en combate
80 000 pedites y 4000 jinetes 400 000:
90 000 defensores,
310 000 civiles
Bajas
17 000 muertos 350 000 muertos
50 000 esclavizados

DesarrolloEditar

Después de la declaración de guerra, un ejército romano bajo el mando del cónsul Manio Manilio desembarcó en el norte de África en 149 a. C., Cartago se rindió y entregó rehenes y armas. Sin embargo, tras la exigencia de los romanos de abandono y destrucción total de la ciudad, sorprendentemente, la facción cartaginesa que antes proponía un completo sometimiento a Roma se decidió por la defensa a ultranza.

Los cartagineses mataron a todos los itálicos presentes en la ciudad, liberaron a los esclavos para que ayudaran en la defensa, pidieron el regreso a Asdrúbal y otros exiliados alejados para complacer a Roma o estar a favor de la rendición y con el pretexto de enviar una embajada a Roma consiguieron una moratoria de 30 días. Trancaron las puertas de la ciudad, reforzaron los muros y se dieron a rearmarse con todo el metal que podía servir. El desafío se prolongó durante dos años. Los 300 000 cartagineses fraguaron alrededor de 300 espadas, 500 lanzas y 140 escudos. También produjeron más de 1000 proyectiles para las catapultas. Las mujeres donaron sus cabellos para hacer cuerdas para los arcos.[1]

Los romanos eligieron al joven, pero popular, Escipión Emiliano como cónsul, habilitando una ley especial para ser admitido a pesar de la restricción de edad. Escipión restauró la disciplina, derrotó a los cartagineses en Neferis, y sitió la ciudad de cerca, más la construcción de una presa para bloquear el puerto.

Sobre la primavera del año 146 a. C., los romanos rompieron al fin las murallas de la ciudad pero no encontraban una manera efectiva de tomarla. Cada edificio, casa y el templo se habían convertido en una fortaleza y cada cartaginés había tomado las armas. Los romanos se vieron obligados a moverse lentamente, capturar la ciudad casa por casa, calle por calle y luchar contra cada soldado cartaginés guiado por la desesperación. Finalmente, después de horas y horas de combates casa por casa, los cartagineses se rindieron. Se estima que 50 000 habitantes sobrevivientes fueron vendidos como esclavos. A continuación, se niveló la ciudad. La tierra que rodeaba Cartago fue finalmente declarada ager publicus (tierras públicas), y se compartió entre tanto con los agricultores locales como con los colonos romanos.

ConsecuenciaEditar

Antes del final de la batalla, un evento dramático tuvo lugar: 900 sobrevivientes, la mayoría de ellos desertores romanos, habían encontrado refugio en el templo de Eshmún, en la ciudadela de Birsa, a pesar de que ya se estaba quemando. Negociaron así su rendición, pero Escipión Emiliano expresó que el perdón era imposible ya fuere para Asdrúbal, el general que defendió la ciudad, como para los desertores. Asdrúbal llegó más tarde a la ciudadela a rendirse y orar por la misericordia (pues había torturado a prisioneros romanos frente al ejército romano[2]​). En ese momento la mujer de Asdrúbal supuestamente salió con sus dos hijos, insultó a su marido, sacrificó a sus hijos y saltó con ellos al fuego que los desertores habían comenzado.[1]​ Los desertores, consternados, se arrojaron también a las llamas,[1]​ provocando el llanto de Escipión Emiliano. Recitó una oración de la Ilíada de Homero,[3]​ una profecía sobre la destrucción de Troya, que podría aplicarse ahora a finales de Cartago. Escipión declaró que el destino de Cartago podría ser un día el de Roma.[4][5]

ReferenciasEditar

  1. a b c Apiano de Alejandría, Las guerras púnicas, "La Tercera Guerra Púnica"
  2. Apiano, Punica pg. 118
  3. Homero: Ilíada; libro 6
  4. Polibio: Historias, Libro XXXVIII, Excidium Carthaginis, 7–8 y 20–22. Loeb classical library, 1927, pg. 402–409 y434–438.
  5. Historias
  • Duncan B. Campbell, "Besieged: siege warfare in the ancient world", Osprey Publishing, 2006, ISBN 1-84603-019-6, pg. 113–114

36°51′11″N 10°19′23″E / 36.8531, 10.3231