Batalla de Montecatini

La batalla de Montecatini se libró el 29 de agosto de 1315 entre Uguccione della Faggiola, en aquel momento señor de Pisa y Lucca y una coalición de fuerzas en las ciudades de Florencia, Siena, Prato, Pistoya, Arezzo, Volterra, San Gimignano, etc. con el apoyo de los angevinos de Nápoles. Contra todas las expectativas de la batalla fue ganada por el ejército pisano, guiado por Uguccione della Faggiola.

Batalla de Montecatini
Filippo di Taranto Uguccione della Faggiola.jpg
Felipe I de Anjou y Uguccione della Faggiola en una ilustración del siglo XIV.
Fecha 29 de agosto de 1315
Lugar Montecatini, Italia
Resultado Victoria decisiva pisana
Beligerantes
Firenze-Stemma.png República de Florencia
Siena-Stemma.png República de Siena
Blason comte fr Anjou.svg Reino de Nápoles
Shield of the Republic of Pisa.svg República de Pisa
Shield Republic of Lucca.jpg República de Lucca
Mercenarios alemanes
Comandantes
Felipe de Tarento
Carlos de Tarento 
Pedro Tempesta 
Carlo di Guido da Battifolle 
Uguccione della Faggiola
Castruccio Castracani

Se trataba de un encuentro impar, por un lado estaba Florencia, entonces una de las ciudades más ricas y poderosas de Italia y de Europa, con numerosas ciudades aliadas y el apoyo angevino dirigido por Felipe I de Tarento, hijo el rey de Nápoles, Carlos II, por el otro Pisa, una ciudad en decadencia después de la derrota de Meloria y Lucca, una ciudad de segundo plano en el primer cuarto del siglo XIII, pero no muy entusiasta siendo gobernado por los pisanos.

Según los cronistas de la época fue la gran desproporción de fuerzas en el campo y en especial llevaron a los florentinos a subestimar y dar por sentado el resultado de la batalla. Florencia y sus aliados no sólo no se molestó en motivar y mantener vivo el espíritu de lucha de sus hombres, pero ellos subestimaron el único punto fuerte de la formación pisana, representado por un contingente de 1.800 caballeros mercenarios alemanes, que llegaron a Italia con las tropas imperiales de Enrique VII de Luxemburgo y que se mantuvieron después al servicio de Pisa al son de florines, pero al mismo tiempo fueron impulsados por un odio profundo hacia los güelfos y los angevinos. Y en memoria de los soldados alemanes muertos en la batalla fue construido en Pisa, la Iglesia de San Jorge de los alemanes.

De los tres líderes Carlos de Acaya murió en combate, Pedro Tempesta probablemente se ahogó, Felipe de Tarento, afiebrado, no participó siquiera en la batalla, y huyó tan pronto como fue posible dentro de los muros de Florencia.

Entre las víctimas y los presos por los que tuvieron que pagar enormes rescates la batalla se convirtió para Florencia en una derrota aplastante. Un cronista contemporáneo Giovanni Villani dice que una de las grandes familias florentinas, pocos fueron los que no tenían que contar entre su pena después de la batalla.

FuentesEditar

  • Hyett, Francis Adams (1903), Florence: Her History and Art to the Fall of the Republic, Methuen & Co.