Batalla de Narbona

El asedio de Narbona o batalla de Narbona fue un enfrentamiento entre los foederati visigodos de Aquitania y el Imperio Romano de Occidente. El asedio de la ciudad galorromana por los godos empezó a finales de 436 y terminó en 437, cuando el magister militum Litorio, lugarteniente de Aecio, llegó con una fuerza de hunos y el ejército de la Galia.[1]​ Litorio sorprendió a los visigodos y aplastó a su ejército antes de que pudieran formar una línea de batalla coherente.[2]Próspero de Aquitania narra que para aliviar el hambre de la ciudad sitiada, cada soldado de Litorio acarreó dos medidas de trigo para los ciudadanos de Narbona.[3]

AntecedentesEditar

Los visigodos se asentaron en las tierras romanas de la Aquitania segunda a través de la alianza de foederati entre Valia y los romanos en 418, estableciendo su capital en Tolosa. [4]​ A la muerte de Valia escogieron como rey a Teodorico que, a diferencia de su antecesor, no aceptó aliarse con los romanos y muchos menos se supeditó a su emperador a través de los foedus y se enfrentó a los romanos en diversas ocasiones, intentando extender su territorio hacia la Provenza y acceder a la costa mediterránea, asediando la ciudad de Arlés en dos ocasiones en 425, aprovechando la muerte del emperador Honorio y los desórdenes por la sucesión, y nuevamente en el Sitio de Arlés (430). Las dos incursiones fracasaron gracias a la acción del general romano Flavio Aecio. [5][6][7][8]

SitioEditar

En el año 435 apareció una nueva ocasión para los visigodos de atacar a los romanos, aprovechando nuevamente disturbios y desórdenes en la Galia. También en este año se produjo una revuelta de burgundios y en 436 que se sublevaron y se establecieron en el imperio como federados e invadieron la Galia Belga. [6][9]​ Aprovechando la ocasión, Teodorico rompió la alianza con los romanos y condujo sus tropas personalmente hasta la ciudad de Narbona y le puso en estado de sitio hacia el invierno de 436-437, por lo que la ciudad llegó a estar sitiada durante unos meses, resistiendo hasta que llegaron los refuerzos militares romanos.[6][5][10]​ Aquel mismo año, Aecio, nuevamente actuando para defender la Galia, sofocó la revuelta de los burgundios, pero todavía tenía que lidiar con los bagaudas de Armórica y envió a su lugarteniente Litori, con el apoyo de los hunos[11]​ a Narbona para hacer frente a Teodorico ya sus tropas. Al llegar a la ciudad, Litori consiguió derrotar y expulsar a los visigodos, que se retiraron a su capital.La paz, sin embargo, llegó el 439 después del sitio de Tolosa por parte de los romanos, que terminó con una victoria pírrica de los visigodos. [12][13]

ReferenciasEditar

  1. Sidonio Apolinar, Carmen 7.246-248
  2. Próspero de Aquitania, s.a. 436
  3. Próspero de Aquitania, s.a. 436
  4. Bury, 1911, p. 278.
  5. a b Bury, 1911, p. 279.
  6. a b c Valverde Castro,, p. 48.
  7. Petersen,, p. 43-44.
  8. Wolfram,, p. 175.
  9. Heather,, p. 287.
  10. Petersen,, p. 262.
  11. Plantilla:Ref-llibre
  12. Wolfram,, p. 176.
  13. Hidaci,, p. 36.

BibliografíaEditar

  • Bury, JB (Dir.) . Cambridge Medieval History (en inglés). Nueva York: Macmillan, 1911.
  • Heather, Peter. The Fall of the Roman Empire: A New History of Rome and the Barbarians (en inglés). Oxford: Oxford University Press 2006.
  • Hidacio. Cronicón de Idacio (en castellano). Ourense: Imprenta de A. Otero, 1906.
  • Petersen, Leif Inge Ree. Siege Warfare and Military Organization in the Sucesor States (400-800 AD) (en inglés). Brill Publishing, 2013.
  • Valverde Castro, María Rosario. Ideología, simbolismo y Ejercicio del poder real en la monarquía visigoda: un Proceso de cambio (en castellano). Salamanca : Ediciones Universidad de Salamanca, 2000. ISBN 84-7800-940-X .
  • Wolfram, Herwig. History of the Goths (en inglés). Berkeley y Los Ángeles: University of California Press, 1990. ISBN 0-520-06983-8 .