Abrir menú principal

Bernardino Núñez de Arenas Blanco (Huete, 20 de mayo de 1806 - Villaviciosa de Odón, 21 de diciembre de 1865) fue un periodista, escritor, político y financiero español del siglo XIX, hermano del catedrático y académico Isaac Núñez de Arenas y sobrino del militar y matemático José Núñez de Arenas.

BiografíaEditar

Hijo de Leoncio Núñez de Arenas y de María del Carmen Blanco Buzó, a pesar de su juventud sirvió la administración de correos de la ciudad de Huete, por nombramiento del director general del ramo, desde el 1 de abril de 1822 hasta fin de marzo de 1823, en que la abandonó con motivo de las frecuentes invasiones de las tropas realistas al mando del general Bessières. Y cuando contaba diecisiete años (1823), ya en Madrid, se unió a la sociedad secreta liberal de Los Numantinos junto a Miguel Ortiz Amor, Ventura de la Vega, José de Espronceda y Patricio de la Escosura, entre otros menos conocidos, para vengar la muerte de Rafael del Riego; pero no fue citado ni condenado cuando tal sociedad fue denunciada en 1825.[1]​ El caso es que emigró a Portugal con su padre Leoncio a principios de 1827.[2]

Tras la muerte de Fernando VII y el retorno de los liberales, fue junto a Antonio Ros de Olano, Ventura de la Vega y José de Espronceda uno de los fundadores del periódico El Siglo en 1834, un puntal del Romanticismo que logró llegar a los catorce números a pesar de la censura; según Antonio Ferrer del Río, Bernardino desempeñaba el puesto de director y su piso servía de redacción, mientras que el propietario era un tal Faura; en todo caso, el Duque de Frías era quien estaba implicado en la empresa y no Lista ni Quintana, como ha demostrado Marrast.[3]​ en los primeros números colaboraron además José García de Villalta, Joaquín Francisco Pacheco y Nicomedes Pastor Díaz. El periódico mantuvo polémicas con La Estrella. Al cabo fue prohibido y decidieron fundar otro, La Gaceta de los Tribunales, cuya redacción seguía en el mismo piso de Bernardino en la calle Jardines; este publicaba informes judiciales y resúmenes de causas célebres, pero también artículos políticos, de sesgo más moderado quizá por la presión de la censura; entre sus redactores se encontraba Luis González Bravo, que era también su contable[4]​.

Aunque Bernardino Núñez de Arenas era liberal, al menos al principio, y fue miliciano nacional desde marzo de 1834[5]​ y en 1837 ya había ascendido a capitán,[6]​ fue acusado de algunas irregularidades, entre ellas cobrar mordidas; pero fue al final absuelto.[7]​ Desde el 15 de junio de 1835 trabajó en la comisión de la organización de Correos en el ministerio de Hacienda.[8]​ Por real orden de 13-5-1836 fue ascendido a oficial tercero de la Hacienda Pública, con destino a la contaduría general de valores. Luego se lucró con la desamortización de Mendizábal;[9]​ estos méritos (o esta venalidad) le valieron una exitosa carrera como funcionario de varios ministerios, en especial de Hacienda, siendo además diputado a Cortes en seis ocasiones por las circunscripciones de Ciudad Real (1840), Madrid (1844) y Toledo (1857-65).[10]​ En 1839 alcanzó el puesto de jefe de sección, continuando siendo oficial tercero de la Contaduría General de Valores.[11]​ Desde 1 de diciembre de 1841 sirvió de auxiliar de la empresa de arriendo de la sal con 20.000 reales anuales, haciendo cesado en 10 de octubre de 1844 por ser incompatible su ocupación con los trabajos de las Cortes. Fue además Oficial de los Consejos de España e Indias y de Hacienda pública, Jefe superior de Administración y Consejero real de Agricultura, Industria y Comercio, Director General de Agricultura y, durante el bienio progresista (1954-1956), Director de la Escuela de Montes situada en Villaviciosa de Odón, para la que escribió Cartas sobre la existencia y conservación de los montes, (1854), donde defiende que los propios municipales no sean enajenados ni vendidos, vocal de la comisión para la Exposición Universal de París de 1855; en esa comisión estaban, entre otros, Pascual Madoz, Agustín Pascual y su futuro consuegro Francisco de Paula Mellado. En 1859 aparece como socio de la empresa minera Sociedad de desagüe y explotación en Sierra Almagrera.[12]​ Aunque se jubiló en 1861,[13]​ desde 1854 cobraba una pensión por incapacidad.

Escribió la novela histórica El Siglo XVI en Francia, ó, Ulina de Montpensier (1831) y participó en la revista Observatorio Pintoresco (1837) con los artículos “Fragmentos de un Delirio”, “Un Recuerdo” y “El Sueño” y en el semanario enciclopédico El Iris, dirigido por su amigo y consuegro, el famoso editor Francisco de Paula Mellado. Fue socio de la Sociedad Económica de Amigos del País de Madrid desde 1834 y del Liceo Artístico y Literario de Madrid al menos desde 1838, y anduvo también por la tertulia del café Solito y la de El Parnasillo en el café Príncipe.

Como escritor político destaca su De nuestra situación. Moderados. Exaltados. Tercer partido (1840) donde abogaba por un tercer partido entre el progresista y el moderado, opción que entonces representaban los llamados moderados puritanos, grupo renovador liderado por Joaquín Francisco Pacheco; pero esta tercera vía que llevó a cabo luego Leopoldo O’Donnell en su nuevo partido Unión Liberal ayudado por José Posada Herrera... Precisamente como un hombre de Posada se le define en estos años, un ejemplo de clientelismo. Pasados algunos años, vuelve a presentarse ya en las filas de la Unión Liberal donde estará hasta el final de su vida. Así, lo hace primero en las elecciones de 1857 por la circunscripción de Illescas, y luego en 1858, 1863 y 1865, año en que fallece. Asistieron a su funeral el general O'Donnell, los señores Posada Herrera, el diputado Goicorrotea, el catedrático Coronado y Miguel de los Santos Álvarez entre otros.

En las fichas del Archivo Histórico de las Cortes consta como su única profesión "propietario", pero además fue prestamista y uno de los fundadores del Banco Español de Ultramar, empresa que nacía impulsada directamente por el grupo económico de apoyo político a las empresas de Juan de Dios Álvarez Mendizábal. También fue socio fundador de la sociedad anónima mercantil La Gran Antilla, estrechamente ligada al banco anterior y con intereses financieros en las islas de Cuba y Puerto Rico; algunos de esos intereses consistían en la compraventa de esclavos; en esta sociedad participaba también el tío de la reina Isabel II Francisco de Paula. Se casó con Fernanda Bravo Coronado, de la que tuvo cuatro hijos, entre los que cabe destacar a Matilde Núñez Arenas Bravo, que casó con Fernando Mellado Leguey (1842 - 1912), hijo de su amigo el famoso impresor y editor Francisco de Paula Mellado, y su nieta Carmen Mellado y Núñez, que se casó con Manuel Gutiérrez Jiménez, de Ronda, cuya hermana Isabel estaba casada con Saturnino Calleja, famoso creador de la editorial Calleja. Bernardino fundó en 1843 con el famoso Francisco de Paula Mellado “La Unión Literaria”, una fundición de caracteres tipográficos de imprenta y grabados, que luego cambió de nombre.[14]

ObrasEditar

  • A los defensores de la invicta Bilbao: al ejército del Norte, s. a.
  • De nuestra situación: Moderados, Exaltados, Tercer partido, Madrid: Imprenta de Mellado, 1840.
  • El Siglo XVI en Francia, ó, Ulina de Montpensier, novela histórica, Madrid: Imprenta de D. J. Palacios, 1831.
  • Cartas sobre la existencia y conservación de los montes dirigidas al Excmo. Señor Ministro de Fomento, Madrid: Establecimiento tipográfico de Francisco de Paula Mellado, 1854.

ReferenciasEditar

  1. Cf. Robert Marrast, José de Espronceda y su tiempo..., Barcelona: Crítica, 1989, p. 51 y ss.
  2. R. Marrast, op. cit., p. 120, nota 254.
  3. R. Marrast, op. cit., p. 268.
  4. R. Marrast, op. cit., p. 284.
  5. R. Marrast, op. cit., p. 289.
  6. Eco del Comercio, 14-8-1837.
  7. Carmen Simón Palmer (1974) en el artículo: “Intelectuales y artistas en la Milicia Nacional de Madrid”, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 10.
  8. AHN, Hacienda, leg. 331/201, expediente personal de Núñez de Arenas que cita Marrast, op. cit., p. 305, nota 196.
  9. Robles Macharaviaya, op. cit. afirma que "compró al menos en la provincia de Cuenca, en Garcinarro y en Mazarulleque, muy cerca de Huete donde nació. Compró también en Navarra. Fue también propietario de tierras en Villaviciosa de Odón, donde él mismo tenía casa y pasaba largas temporadas"; muchas de esas tierras se las vendió luego al editor Mellado.
  10. Según Robles, elecciones 19.1.1840 (Ciudad Real). 3.9.1844 (Madrid), 25.3.1857 (Toledo), 31.10.1858 (Toledo), 11.10.1863 (Toledo)y 1.12.1865 (Toledo).
  11. Real Decreto de 13-9-1839
  12. La América, 26-6-1859.
  13. La Correspondencia de España: diario universal de noticias, año XIV, núm. 1049, 9 de agosto de 1861.
  14. Robles Macharaviaya (Agosto de 2016). «Genealogía Núñez Arenas».