Boidae

familia de serpientes que agrupa a las boas
Este artículo trata de la familia de serpientes conocidas vulgarmente como boas. Para el género del mismo nombre, véase Boa.

Los boídos o boas (Boidae) son una familia de serpientes constrictoras, es decir que matan a sus presas por constricción, encerrándolas entre sus anillos.

Symbol question.svg
 
Boidae
Argentine Boa.JPG
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Infraorden: Alethinophidia
Familia: Boidae
Gray, 1825

CaracterísticasEditar

Algunas características físicas son:

  • En general son de dimensiones grandes o extremadamente grandes. Entre las boas se encuentran algunas de las especies de serpientes más grandes.
  • Cuerpo tosco y macizo.
  • Ojos pequeños, de pupila vertical.
  • Premaxilar desprovisto de dientes.
  • Ausencia de hueso supraorbital.
  • Reproducción vivípara.
  • A ambos lados de la cloaca presentan espolones, que son vestigios de las patas posteriores locomotoras.

Pueden ser arborícolas, terrícolas, acuáticas o cavadoras.

Distribución geográficaEditar

Presentan un área de dispersión muy amplio, ya que se pueden hallar en difundidos a través del continente americano, Europa Oriental, Asia Occidental, África Septentrional, Madagascar y en ciertas islas de Oceanía.

Relación y diferencias con la familia PythonidaeEditar

Son parientes cercanos, tanto los boideos como los pitónidos se distinguen por su carácter poco evolucionado, por ejemplo, no disponen de veneno, carencia que se ven obligados a suplir mediante el empleo de la técnica de constricción para matar a sus presas. Ambas familias varían en el tamaño de sus especies, habiendo algunas de gran tamaño y otras con dimensiones más discretas. Ambas son constrictoras, pero no son venenosas y algunas de las especies tienden a ser muy similares en apariencia, con cuerpos largos y gruesos.[1]

Viven en lugares diferentes. Las boas viven en el hemisferio occidental, en América, aunque existen algunas especies en Madagascar. Suelen preferir lugares húmedos y selváticos, aunque hay algunas especies que se encuentran en África. En el caso de las pitones se encuentran en Asia, Australia y África.

Tienen diferencias físicas destacables, sobre todo en lo que se refiere al cráneo y las filas de dientes. Las boas constrictoras pueden llegar a ser muy largas, sobrepasando los cuatro metros. Sus cabezas no tienen huesos y poseen una menor cantidad de dientes. En el caso de las pitones también son muy largas, pero su cabeza tiene una estructura mucho más definida y poseen una buena cantidad de dientes. Las pitones se pueden distinguir de las boas en que tienen dientes en el premaxilar, un pequeño hueso en la parte frontal de la mandíbula superior.

Las boas tienen reproducción vivípara (dan a luz a través de un saco vitelino y una membrana), mientras que las pitones son ovovivíparas (ponen huevos).[2]​ Hay algunas excepciones, ya que pueden haber especies de boa de arena que ponen huevos (Ej.: Eryx johnii).

TaxonomíaEditar

Se toman en cuenta las siguientes especies, según UICN:[3]

La familia Boidae se divide en las siguientes subfamilias, según "The Reptile Database":[4]

ReferenciasEditar

  1. «Boas y pitones, ¿qué diferencias hay entre estas serpientes?». okdiario.com. 13 de abril de 2017. Consultado el 14 de julio de 2020. 
  2. Millidge, Judith. (1999). Serpientes. Edimat Libros. ISBN 84-8403-106-3. OCLC 47852083. Consultado el 17 de julio de 2020. 
  3. «The IUCN Red List of Threatened Species». IUCN Red List of Threatened Species. Consultado el 13 de julio de 2020. 
  4. Uetz, P. & Jirí Hošek (ed.). «Boidae». Reptile Database. Reptarium. Consultado el 23 de diciembre de 2013.