Broletto

El término broletto arengario o simplemente broletto designa el recinto donde se solían realizar las asambleas ciudadanas y la administración de la justicia en las ciudades lombardas a partir del siglo XI. Posteriormente el término se usó para designar el palacio del cónsul, del podestà y genéricamente el ayuntamiento.[1]

La Piazza Broletto de Lodi.
Lado sur del patio del broletto de Brescia.
El Palazzo Comunale de Piacenza.

El broletto se construía con la planta baja abierta mediante un pórtico para permitir la presencia de los ciudadanos y para administrar la justicia en presencia de numerosas personas, mientras que en la planta superior se encontraba una gran sala para las reuniones del Consejo General.[1]

Habitualmente se trata de edificios del siglo XIV, con arcos de medio punto o apuntados según la época y construidos en piedra o ladrillos según la zona. Tienen dos plantas, la inferior, que habitualmente es un pórtico abierto donde se celebraban asambleas del pueblo o el mercado, y la superior, donde hay amplias estancias con ventanas grandes donde se celebraban las reuniones de las juntas o donde daban audiencia los jueces.[2]​ A menudo estas estructuras se encuentran cerca de la iglesia principal de la ciudad debido a la estrecha relación entre el mundo laico y el eclesiástico característica de esta época.

Se encuentran ejemplos destacables de broletti en las siguientes ciudades:

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b «Broletto in Enciclopedia Italiana» (en italiano). Treccani. Consultado el 6 de noviembre de 2016. 
  2. «Broletto in Enciclopedia dell'Arte Medievale» (en italiano). Treccani. Consultado el 6 de noviembre de 2016.