Cámbium

En botánica, el cámbium o meristemo secundario es un tejido vegetal meristemático específico de las plantas leñosas, situado entre la corteza y el leño,[1]​compuesto normalmente por una capa única de células embrionarias y también de felógeno

Cámbium en un tronco

El cámbium vascular es un meristema lateral del tejido vascular de las plantas.[2][3]​El cámbium vascular es el origen del xilema secundario (que crece hacia adentro) y del floema secundario (que crece hacia afuera), y se localiza entre estos tejidos en el tallo y la raíz. Algunos tipos de hojas también tienen cámbium vascular.[4]

CaracterísticasEditar

Cada año el cámbium origina dos capas de células adultas. La primera, hacia el interior, es de leño (xilema); éstas son las que forman la madera y se reconocen luego como anillos de crecimiento. La segunda, hacia afuera, es otro tipo de tejido el floema, que transporta savia elaborada en dirección a las raíces.

El cámbium es un meristemo primario remanente, formado por un rastro de células embrionarias derivadas del meristemo apical. Este, situado en el extremo de crecimiento, deja detrás de él además tejidos adultos. El cambium es responsable del crecimiento secundario en grosor de los tallos, es un meristemo secundario, formado por células adultas que vuelven a recuperar su carácter meristemático.

El cámbium vascular consiste en dos tipos de células:

  • Iniciales fusiformes (células altas, axialmente orientadas)
  • Iniciales radiales (células casi isodiamétricas - más pequeñas y de formas angulares)

Estructura y funciónEditar

 
Sección de un tallo de Helianthus. Las células del cámbium vascular (F) se dividen para formar el floema en la parte exterior, ubicado por debajo del capuchón del manojo (E), y el xilema (D) por el interior. La mayor parte del cámbium vascular se encuentra en este caso en los manojos vasculares (óvalos de floema y xilema juntos) pero se comienza a unirse a los mismos en el punto punto F entre los manojos.

El cámbium presente entre el xilema primario y el floema primario se denomina cámbium fascicular (dentro de los haces vasculares). Durante el crecimiento secundario, las células de los rayos medulares, en una línea (como se ve en sección; en tres dimensiones, es una lámina) entre haces vasculares vecinos, se convierten en meristemos y forman un nuevo cambium interfascicular (entre haces vasculares). El cámbium fascicular e interfascicular se unen así para formar un anillo (en tres dimensiones, un tubo) que separa el xilema primario y el floema primario, el anillo de cámbium. El cámbium vascular produce xilema secundario en el interior del anillo, y floema secundario en el exterior, separando el xilema y el floema primarios.

El cámbium vascular suele estar formado por dos tipos de células:

  • Iniciales fusiformes (altas y orientadas axialmente)
  • Iniciales de rayo (más pequeñas y de forma redonda a angular)

Mantenimiento del meristemo cambialEditar

El cámbium vascular se mantiene mediante una red de bucles de retroalimentación de señales que interactúan. Actualmente, tanto las hormonas como los péptidos cortos han sido identificados como portadores de información en estos sistemas. Mientras que una regulación similar ocurre en otros meristemos de las plantas, el meristemo cambial recibe señales tanto del lado del xilema como del floema para el meristemo. Las señales recibidas desde el exterior del meristemo actúan para regular a la baja los factores internos, lo que promueve la proliferación y diferenciación celular.[5]

Regulación hormonalEditar

Las fitohormonas que intervienen en la actividad cambial vascular son la auxina, el etileno, la giberelina, la citoquinina, el ácido abscísico y probablemente otras más por descubrir. Cada una de estas hormonas vegetales es vital para la regulación de la actividad cambial. La combinación de diferentes concentraciones de estas hormonas es muy importante en el metabolismo de las plantas.

Se ha demostrado que las hormonas auxinas estimulan la mitosis, la producción de células y regulan el cambium interfascicular y fascicular. La aplicación de auxina en la superficie de un tocón de árbol permitió que los brotes decapitados continuaran su crecimiento secundario. La ausencia de hormonas de auxina tiene un efecto perjudicial en una planta. Se ha demostrado que los mutantes sin auxina mostrarán un mayor espacio entre los cámbium interfasciculares y un menor crecimiento de los haces vasculares. Por lo tanto, la planta mutante experimentará una disminución del agua, los nutrientes y los fotosintatos que se transportan a través de la planta, lo que finalmente conduce a la muerte. La auxina también regula los dos tipos de células del cambium vascular, las iniciales de los rayos y las fusiformes. La regulación de estas iniciales garantiza que se mantenga la conexión y la comunicación entre el xilema y el floema para la translocación de nutrientes y que los azúcares se almacenen de forma segura como recurso energético. Los niveles de etileno son elevados en las plantas con una zona cambial activa y todavía se están estudiando. La giberelina estimula la división celular cambial y también regula la diferenciación de los tejidos del xilema, sin efecto alguno sobre la tasa de diferenciación del floema. La diferenciación es un proceso esencial que cambia estos tejidos a un tipo más especializado, lo que conlleva un papel importante en el mantenimiento de la forma de vida de una planta. En los álamos, las altas concentraciones de giberelina se correlacionan positivamente con un aumento de la división de las células cambiales y un incremento de la auxina en las células cambiales del tallo. La giberelina también es responsable de la expansión del xilema a través de una señal que viaja desde el brote hasta la raíz. Se sabe que la hormona citoquinina regula el ritmo de la división celular en lugar de la dirección de la diferenciación celular. Un estudio demostró que los mutantes tienen una reducción en el crecimiento del tallo y la raíz, pero el patrón vascular secundario de los haces vasculares no se vieron afectados con un tratamiento de citoquinina.

El anillo cambialEditar

 
Inclusión de una señal de "Stop" clavada, antes de 1971, en un plátano en La Genevraye (Seine et Marne).

La zona generativa está compuesta por una sola capa de células y es sinuosa, luego, al aumentar el diámetro, toma la forma de un cilindro[6]​ a veces llamado "anillo cambial". El cambium se crea a partir de las células del parénquima interfascicular[7]​ que sufren desdiferenciación.[8]​ Un anillo completo resulta de la fusión de dos tipos de zonas celulares: las células del cambium interfascicular [7]​ y las células del cambium intrafascicular.[9]​ Esta fusión forma así el anillo cambial. En algunas plantas, especialmente en las dicotiledóneas leñosas, se forma un anillo cambial tan pronto como cesa el crecimiento en longitud, a veces después de unos diez días, comienza la estructura secundaria, el felógeno se iniciará más tarde.

L'accroissement en diamètre peut provoquer des inclusions. Voir l'image ci-contre.

En otras plantas, especialmente las monocotiledóneas, el cámbium sólo se encuentra dentro de los haces vasculares[10]​ entre el xilema primario y el floema primario.
Siendo este cámbium discontinuo, ya no hablamos de un anillo cambial. En las monocotiledóneas, la ausencia de cambium y su corolario, la ausencia de formaciones secundarias, dificulta mecánicamente la ramificación del aparato vegetativo.[11]

Nutrición humanaEditar

 
Retirando tiras de líber de la corteza exterior de un pino

El líber, también llamado floema secundario o corteza interior de algunos árboles, ha sido consumido por el ser humano como alimento. Debe evitarse eliminar el cámbium de alrededor de un árbol, ya que esto lo matará.[12]

El líber de los siguientes árboles es comestible y se ha consumido:[12]sauce (Salix alba), haya (Fagus sylvatica, Fagus orientalis), arce (todos), abedul (Betula pendula [13]​), tilleul (todos), olmo (Ulmus glabra, Ulmus minor/campestris, Ulmus fulva), Álamo (Populus alba, Populus nigra, Populus tremula), Roble de Pensilvania,[14]​ y Pinaceae (todos). Más concretamente:

  • En los países nórdicos, el líber del sauce, el abedul y el haya se mezclaba con harina de cereales ;
  • En Noruega y China se mezclaba el rabo de olmo con harina; también se daba a los bebés y a los enfermos;
  • En Escandinavia, el líber de haya y abedul se mezclaba con harina;
  • En Laponia y Siberia, se consumía el líber de abedul; el cambium de Larix decidua se consumía entre los yakutos siberianos en un caldo de leche, harina y pescado[15]
  • En Europa, el líber de los álamos y del Pinus sylvestris se comía mezclado con harina; más ampliamente, el líber de la familia de las pináceas se cortaba en tiras y se cocinaba como la pasta;
  • El líber del pino lodgepole era consumido por los nativos americanos;
  • en Asia, se consumía el líber del álamo;
  • El tronco de la palma de sagú es la dieta básica de los Korowai[16]​ y los Punan, que son pueblos cazadores-recolectores.

El cámbium (reserva de células madre) y el felógeno pueden regenerarse si la herida no es demasiado extensa. En el álamo, se forma una nueva corteza en el plazo de un mes.[17]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Guía técnica de semilleros y viveros frutales. IICA. Consultado el 5 de marzo de 2017. 
  2. Peña, José Ramón Alonso (1 de enero de 2011). Manual de histología vegetal. Editorial Paraninfo. ISBN 9788484764298. Consultado el 5 de marzo de 2017. 
  3. Wang Dian, Chen Yan, Li Wei, Li Quanzi, Lu Mengzhu, Zhou Gongke, Chai Guohua. Vascular Cambium: The Source of Wood Formation. Frontiers in Plant Science, Vol 12, 2021 [1] doi 10.3389/fpls.2021.700928, ISSN=1664-462X
  4. Ewers, F.W. 1982. Secondary growth in needle leaves of Pinus longaeva (bristlecone pine) and other conifers: Quantitative data. American Journal of Botany 69: 1552-1559. [2]
  5. Etchells, J. Peter; Mishra, Laxmi S.; Kumar, Manoj; Campbell, Liam; Turner, Simon R. (Abril 2015). «La formación de madera en los árboles aumenta al manipular la división celular regulada por PXY». Current Biology 25 (8): 1050-1055. PMC 4406943. PMID 25866390. doi:10.1016/j.cub.2015.02.023. 
  6. Prost P.-J., La botanique ses applications agricoles, t. I Morphologie, anatomie, physiologie de la reproduction, Paris, Baillière et Fils, 1966, 1re éd., 328 p., p. 162
  7. a b Células infasciculares: células situadas entre los haces vasculares.
  8. Alain Routeaud (2006). univ-ag.fr/deugsv/Documents/Cours/LS5-BV4.pdf «LasAngiospermas». p. 35. Consultado el 14 de enero de 2010. «Este cambium se individualiza a partir de células madre parenquimatosas, ya relativamente diferenciadas. Por lo tanto, estas células sufren una desdiferenciación ». 
  9. Células intrafasciculares: células situadas dentro de los haces vasculares.
  10. Lüttge U., Kluge M. et Bauer G. (trad. de l'allemand), Botanique : traité fondamental, Paris, Tec et Doc, 1997, 3e éd., 588 p. (ISBN 2-7430-0141-0), p. 376
  11. Aymonin G.-G., Guignard J.-L. et Baillet A., Pourquoi les Monocotylédones ? Une introduction pour une clé, vol. 151 (Acta botanica gallica), t. 2, Châtenay-Malabry (France), Société botanique de France, 2004, 8 p. (ISSN 1253-8078, lire en ligne [archive]), p. 139-146
  12. a b François Couplan, Le régal végétal : plantes sauvages comestibles, Paris, Editions Ellebore, 1er janvier 2009, 527 p. (ISBN 978-2-86985-184-9
  13. François Couplan (1 de enero de 2010). Cocina salvaje - comodar un millar de plantas olvidadas. Editions Sangre de la terre. p. 637. ISBN 978-2-86985-245-7. 
  14. François Couplan, Cuisine sauvage : accommoder mille plantes oubliées, Paris, Editions Sang de la terre, 1er janvier 2010, 637 p. (ISBN 978-2-86985-245-7
  15. Couplan, François (2009) Le regal végétal : plantes sauvages comestibles]; Editions Ellebore, 527 páginas
  16. Video en YouTube.
  17. Jia-Jia Chen, Jing Zhang et Xin-Qiang He, « Tissue regeneration after bark girdling: an ideal research tool to investigate plant vascular development and regeneration », Physiologia Plantarum, vol. 151, no 2, 1er juin 2014, p. 147–155, ISSN 1399-3054

BibliografíaEditar

  • Andreas Bresinsky, Christian Körner, Joachim W. Kadereit, Gunther Neuhaus, Uwe Sonnewald: Strasburger – Lehrbuch der Botanik. 36. Auflage. Begründet von E. Strasburger. Spektrum Akademischer Verlag, Heidelberg 2008, ISBN 978-3-8274-1455-7.
  • Wolfram Braune, Alfred Leman, Hans Taubert: Pflanzenanatomisches Praktikum I. Zur Einführung in die Anatomie der Samenpflanzen. 9. Auflage. Spektrum Akademischer Verlag, Heidelberg 2007, ISBN 978-3-8274-1742-8.