Cártel de Guadalajara

cartel mexicano de drogas

El Cártel de Guadalajara o Cártel de Jalisco fue la primera organización criminal mexicana dedicada exclusivamente al narcotráfico, formada en los años 80 por Miguel Ángel Félix Gallardo, Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo, con el objetivo de transportar opio, marihuana, y posteriormente, cocaína a los Estados Unidos.

Cártel de Guadalajara
Territorio México
Aliados Cártel de Medellín (Desarticulado)
Cártel de Juárez
Cártel del Golfo (Desarticulado)
Ramón Matta Ballesteros (Condenado en Estados Unidos)
Cártel del Norte del Valle (Desarticulado)
Actividades delictivas Homicidio,
secuestro,
extorsión,
narcotráfico,
crimen organizado,
lavado de dinero
Operacional 1980-1989
Estatus Desarticulado

Félix Gallardo fue el precursor de formar un solo cartel hegemónico para así poder llevar marihuana y opio hacia los Estados Unidos de manera más eficiente y beneficiosa para todos los narcotraficantes mexicanos del momento, es decir formar un monopolio del narcotráfico. Para ello reunió a todos los principales cabecillas de cada plaza, realizaron un pacto, y durante un periodo controlaron el precio de los narcóticos, además de evitar disputas y competencias entre ellos.

Años después Félix Gallardo comenzó a trabajar con los cárteles colombianos, empezando con el cartel de Cali y el cartel de Medellín liderado por Pablo Escobar. Estos enlaces se dieron gracias a un acuerdo con el narcotraficante Juan Matta-Ballesteros. Todo comenzó porque desde Colombia ya no se podía llevar la cocaína directamente en aviones a través de Miami, ruta que antes usaban sin mayor problema. Entonces Felix Gallardo aprovechó la oportunidad y le ofreció a los de Cali y a Escobar llevar la cocaína a través de la frontera entre México y los Estados Unidos. Los carteles colombianos aceptaron, y así comenzó la asociación entre estas organizaciones.

DesarticulacionEditar

A raíz de la captura de sus líderes y el principal colaborador del cártel, Juan Matta-Ballesteros, este se desintegra retirándose del crimen organizado. Antes de entrar en prisión, Felix Gallardo deja el negocio del narcotráfico a sus principales subalternos; entre ellos, Amado Carrillo, Joaquín Guzmán Loera, Ismael Zambada, Juan José Esparragoza Moreno y los Hermanos Arellano Félix, entre otros. Cuando los sucesores de Felix Gallardo empiezan a tener disputas internas y enemistarse, es cuando el narcotráfico en México empieza a volverse un río de sangre, que a día de hoy sigue y ha aumentado desmesuradamente.