Abrir menú principal

Historia general de las cosas de Nueva España

crónica de Indias escrita por Bernardino de Sahagún
(Redirigido desde «Códice Florentino»)
Una página del Códice Florentino. Este códice, escrito en náhuatl y español, es el documento original de la Historia general de las cosas de Nueva España.

Historia general de las cosas de Nueva España es el título de una obra escrita, traducida, editada y supervisada por el religioso franciscano español Bernardino de Sahagún, entre los años de 1540 y 1585, poco después de la Conquista de México por parte de los españoles. También es denominado Códice Florentino y anteriormente conocido como Códice Laurentino, ya que se encuentra resguardado en la Biblioteca Laurenciana o conocida también como Biblioteca Medicea Laurenciana de Florencia, Italia. Otras versiones afirman que podría ser copia de textos o documentos anteriores.[1]

Está disponible en línea en el portal de la Biblioteca Digital Mundial, gracias a la promoción y financiamiento de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. En la actualidad, el estudio de esta obra es absolutamente necesario para todo aquel que quiera comprender la realidad del mundo indígena, particularmente el del altiplano mexicano[2]​. [3]

AntecedentesEditar

 
Historia general de las cosas de Nueva España (original de la Biblioteca Medicea Laurenziana)

Para realizar el libro, Bernardino de Sahagún recurrió a la indagación directa entre los nativos mexicanos, concentrándose en la región central de México. Por ello, algunos antropólogos —especialmente los mexicanos— reclaman para el fraile franciscano el ser uno de los antecesores de la moderna etnografía.[4]​ De hecho, se trata de una copia de materiales originales que se han perdido.[5]​ Los materiales originales fueron los registros de conversaciones y entrevistas con indígenas en las poblaciones de Tlatelolco, Texcoco de Mora y Tenochtitlán. Además de informes de los estudiantes indígenas trilingües, formados por el fraile en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, (ubicado en la actual ciudad de México) estos escribieron sus interpretaciones, las que pasaron a hacer parte del texto . Estos alumnos fueron Antonio Valeriano, oriundo de Azcapotzalco; Antonio Vejarano, de Cuahuhtitlán; Martín Jacobita, de Tlatelolco; Pedro de San Buenaventura y Andrés Leonardo, también oriundo de Tlatelolco[6]

Todos los informantes de Bernardino de Sahagún habían pertenecido a la élite mexica. La indagación del fraile franciscano comenzó en el mismo período en que estuvo a cargo de la institución que él mismo había fundado en 1536. Entre 1539 y 1558, Bernardino de Sahagún sirvió como misionero en lo que actualmente son los estados de Puebla e Hidalgo. En Tepeapulco (actualmente en el estado de Hidalgo), sitio al que llegó en 1558, Bernardino de Sahagún recogió otras informaciones con las que enriqueció el texto que había venido redactando desde 1547 y que habría de convertirse en el texto definitivo, con el nombre que lo conocemos actualmente. Algunos autores han manifestado dudas con respecto a la influencia de Sahagún en el contenido del texto. Por ejemplo, en fragmentos del libro número XII, donde nombran en una predicción la llegada de españoles en caballo cuando en América no había caballos.

" Y la seguda vez, que miro en el espejo que tenia el aue de ay a vn poco vio muchedumbre de gente iunta q venian todos, armados encima del cauallos"[7]

El propósito de Bernardino de Sahagún al escribir su texto era el dar a conocer entre sus colegas misioneros algunos de los aspectos de la cultura y la historia de los pueblos del altiplano central de México. Lo anterior debía proporcionarles a los evangelizadores algunas herramientas para conocer mejor algunas situaciones a las que podrían enfrentarse en su intento por ganar adeptos para la Iglesia católica entre los naturales de América. En un pasaje de su texto, Bernardino de Sahagún escribió:

{{cita|puesto que los predicadores y confesores médicos son de las almas, para curar las enfermedades espirituales conviene que tengan experiencia de las medicinas y de las enfermedades espirituales: el predicador, de los vicios de la religión [mesoamericana] para enderezar contra ellos su doctrina, y el confesor para saber preguntar lo que conviene, y saber entender lo que dijeron tocante a su oficio. Para predicar contra esas cosas, y aun para saber si las hay, es menester saber cómo las usaban [los indígenas] en tiempo de su idolatría.Error en la cita: Error en la cita: existe un código de apertura <ref> sin su código de cierre </ref> Este códice, llamado así porque se conserva en la Biblioteca Medicea Laurenciana de Florencia, constituye una copia que envió Bernardino de Sahagún a Roma con el padre Jacobo de Testera para que fuera entregada al papa Pío V en 1580.

Quizá más que cualquier otra fuente, esta obra ha sido de ayuda para saber sobre las costumbres de los aztecas en los años anteriores a la conquista española. Aunque no sería sino en 1905 que Francisco del Paso y Troncoso la publicó, en forma de láminas en Madrid y luego, en 1979, el gobierno mexicano, a través del Archivo General de la Nación, sacó a la luz una copia completa del códice , tal y como se conserva actualmente. Antes de ese año, sólo habían estado disponibles las traducciones al español censuradas y reescritas.

División de la obraEditar

Consta de doce libros en los que Bernardino de Sahagún enumera y relata varios aspectos de la vida e historia de los nativos. Los seis primeros libros tocan de alguna manera los aspectos religiosos de los indígenas del altiplano central. El libro séptimo versa sobre astrología. Los libros octavo, noveno, décimo y undécimo tratan sobre la vida social de los nativos: en ellos se describe el sistema de gobierno, creencias y los sistemas de intercambio de mercancías. El último libro narra la Conquista de México sobre la base de los relatos que le transmitieron sus informantes.

Excavaciones arqueológicas realizadas desde el sigo xx han corroborado unos cuantos aspectos de la obra[8]​ , pero algunos autores que han analizado la obra de Bernardino de Sahagún coinciden en que en ella es posible advertir dos interpretaciones distintas. Una de ellas refleja el discurso del fraile producido desde su propio sistema de creencias, en el que hace una evaluación de la religión y vida de los mesoamericanos. La otra es la del misionero que se limita a describir de manera "objetiva" lo que sus informantes pudieron señalar acerca de la sociedad destruida por la conquista española. Esta deducción se desprende del siguiente texto:

...Encontramos la Historia de Sahagún desgajada en dos vertientes. La primera parece conducida hacia una meta práctica: convencer de la necesidad de destruir la religión aborigen y guardarse contra sus insidias. La segunda persigue una meta bien distinta: convencer igualmente de la necesidad de una vuelta a las sabias leyes naturales del indio. De allí que, inconscientemente, aparezca el mundo indígena en valoraciones tan diversas según se le considere desde una u otra meta.[9]

Otras versiones de la obraEditar

Existe una versión solamente en español del documento de Bernardino de Sahagún. Esta copia fue llevada a Europa en 1580 por Rodrigo de Sequera, y es también conocida como el Manuscrito Sequera. El texto en lengua española fue la base para la Historia General de las cosas de la Nueva España, que se conserva en la biblioteca Laurentina de Florentina. De hecho, Códice Laurentino es el nombre que se le dio al manuscrito una vez que se preparó para su primera edición. Los nombres con que también se conoce a esta obra son posteriores a esta edición y corresponden a los manuscritos originales.

Por otra parte, el Códice Matritense es una copia y compilación de las mismas fuentes del Códice Florentino, correspondiente al material recopilado en Tlatelolco y Texcoco, en lengua náhuatl. Consta de cinco libros, e incluye 175 ilustraciones. Es una traducción fuertemente censurada del Códice Florentino hecha por el propio Bernardino de Sahagún a solicitud de las autoridades españolas. Los dos códices se encuentran en la Biblioteca del Palacio Real y el Museo Real de Historia, en Madrid. Otros nombres incluyen los Códices Matritenses y el Códice de Madrid (que no debe confundirse con el Códice de Madrid Maya). Una versión corta de este documento, titulada Breve compendio de los soles idolátricos que los indios desta Nueva España usaban en tiempos de su infidelidad, fue la que se envió al Papa Pío V.

Galería de imágenes del Códice FlorentinoEditar

Ediciones modernasEditar

La primera edición moderna de la obra la hizo Carlos María Bustamante en México: Impr. del ciudadano A. Valdés, 1829, dedicada al papa Pío VIII.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Antonio Enrique Gil Mondejar (2017), Profesional de las cicatrices del tiempo, Liber Factory, ISBN 8499499864 p. 64.
  2. Gómez, Luis E. (31 de agosto de 1991). «Genealogía de Foucault, arqueología, encierro y poder». Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales 36 (143). ISSN 2448-492X. doi:10.22201/fcpys.2448492xe.1991.143.51947. Consultado el 26 de octubre de 2019. 
  3. Romero Galván, José Rubén. «Historia general de las cosas de Nueva España». 
  4. Palerm, Ángel: Los precursores. Universidad Iberoamericana, México
  5. Códice Florentino
  6. [http://books.google.co.ve/books?id=Jn0GOfLtTFMC&lpg=PA221&ots=6s4xBCPUmv&dq=Mart%C3%ADn%20Jacobita&pg=PA221#v=onepage&q=Mart%C3%ADn%20Jacobita&f=false Vicente Castro, Florencio y Rodríguez Molinero, José Luis: Bernardino de Sahagún, primer antropólogo en Nueva España (Siglo XVI)
  7. de Sahagun, Bernardino. Historia General de las Cosas de Nueva España. Cambridge University Press. pp. 48-48. ISBN 9780511792878. Consultado el 26 de octubre de 2019. 
  8. «Fray Bernardino de Sahagún». 
  9. Villoro, Luis (1996): Los grandes momentos del indigenismo en México. p. 82.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar